Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

EE.UU. tiene razones ocultas para bombardear las posiciones de la milicia yihadista del Estado Islámico, sostienen medios chinos. La campaña antiterrorista es un mero pretexto para derrocar al presidente sirio Bashar al-Assad.

La coalición internacional presidida por Washington realiza ataques aéreos en Siria sin que haya una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU al respecto y también sin el consentimiento de Damasco: se llevan a cabo con el pretexto de la lucha contra el terrorismo, pero es evidente que el objetivo último –después de acabar con la organización terrorista– es derrocar al régimen de Assad, insiste el portal chino de noticias Sina Military según recoge Want China Times. "China no está cayendo en ese plan enrevesado de EE.UU.", asegura el portal.

De acuerdo con Sina Military, los verdaderos motivos de EE.UU. "se deducen razonablemente" de un simple análisis de sus intereses y la historia moderna del juego geopolítico. "Washington dirige su atención a Oriente Medio después de enturbiar con éxito la situación entre Rusia y Ucrania a principios de este año.  […]   Ahora está aprovechando el caso del Estado Islámico para alinear sus intereses en Oriente Medio", sostiene el portal, que acentúa que Washington ya cuenta con el apoyo de varios países europeos y la Liga Árabe.

China rechaza involucrarse en el juego de EE.UU., subraya Sina Military, que explica por qué es así: "Washington busca hacerse amigo de Pekín solo porque quiere poner fin al continuo apoyo de China a Rusia". El portal acentúa que Pekín ya rechazó la propuesta de la Administración de Obama de unirse a su alianza militar contra el Estado Islámico basándose en su política de no interferencia en los asuntos internos de otros países. Menciona, además, que China ya anunció que no participará ni apoyará las sanciones occidentales contra Rusia.

De acuerdo con el citado portal, en los últimos tiempos Washington está aumentando su presión contra Pekín. Pone como ejemplos una cooperación más tensa con Japón, con el que China está en conflicto a propósito de las islas Diaoyu (Senkaku) y los planes de levantar el embargo contra las ventas de armas a Vietnam (país con el que Pekín también mantiene una disputa territorial). Sin embargo, frente a esta "ofensiva" China no ha de hacer nada: solo seguir el camino en el que se encuentra ahora y "permanecer en calma", ya que EE.UU. por sí mismo "está perdiendo el control sobre su ritmo", concluye Sina Military.

Los “insurgentes moderados”  sirios critican los ataques aéreos de Estados Unidos y se unen poco a poco a los terroristas yihadistas

Cuando hace más de una semana cayeron los primeros misiles estadounidenses contra posiciones de la milicia terrorista Estado Islámico (EI) en Siria, la Coalición Nacional Siria saludó de inmediato los ataques aéreos. Pero la alianza opositora advirtió de inmediato que sólo se debía combatir a los milicianos de EI si a la vez se derrocaba el régimen déspota del presiente sirio Bashar al Assad.

"Al Assad tiene que irse", fue la exigencia clara de la oposición asentada en Estambul, informó DPA.

Entre los rebeldes sirios moderados esa fue una de las reacciones más amable a los ataques aéreos de Estados Unidos y sus cinco aliados árabes. Otros grupos opositores criticaron abiertamente el bombardeo de la coalición. El viernes pasado, activistas sirios enviaron un claro mensaje a Occidente: "Los civiles no necesitan asesinos internacionales".

En Twitter y Facebook circulan imágenes de niños pequeños que -según se asegura- han muerto durante los ataques aéreos de la alianza internacional. Además, en los últimos días han aparecido en Internet varios videos de protestas contra los bombardeos en diferentes ciudades sirias. En las imágenes se ven banderas del Estado Islámico y de otros grupos radicales islámicos.

A los rebeldes no les molestan los ataques contra los extremistas de EI, lo que realmente les irrita es que el régimen de Al Assad saque provecho de los bombardeos. La mayoría de adversarios al régimen no considera que los yihadistas sean el peor de los males en el país, sino las tropas del gobierno.

"El régimen de Al Assad es el principal problema", asegura un activista que reside cerca de la ciudad de Alepo, en el norte del país. Después de todo, el presidente es el responsable de las más de 200.000 muertes en la guerra civil siria. "Al Assad ha sido quien ha generado EI", explica el joven activista.

Muchos opositores incluso sostienen que Estados Unidos está cooperando en secreto con Damasco y que ha abandonado desde hace tiempo el objetivo de derrocar a Al Assad. En su opinión, resultan sospechosas las informaciones de la agencia estatal de noticias Sana, que suele emplear un tono incendiario contra los adversarios del régimen. Cuando se trata de los ataques estadounidenses y de sus aliados árabes, emplea un tono neutro, como si Siria fuese un socio más de la coalición.

La oposición contra los ataques aéreos sirios también la alientan otros grupos radicales islamistas como el frente Al Nusra, una rama siria de la red terrorista de Al Qaida. La milicia comparte la ideología de Estado Islámico, pero ambas formaciones están enemistadas. En lugar de ello, el Frente Al Nusra combate junto a los otros rebeldes contra el EI y el régimen de Damasco.

También adversarios moderados al régimen se han solidarizado con la milicia tras haber sido alcanzados por los ataques estadounidenses. "Nosotros estamos en contra de EI y del terrorismo", dijo un joven manifestante en la ciudad Maarat al-Numan a la emisora opositora Orient News. "Pero nosotros apoyamos de todo corazón el Frente al Nusra".

Y finalmente el EI podría sacar provecho de toda la oposición contra los bombardeos. Según señaló hace unos días el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, desde el inicio de los ataques aéreos, decenas de combatientes se han sumado a las filas de los extremistas. Y también el joven activista de cerca de Alepo advertía: "Si Estados Unidos no bombardea a Al Assad, muchas más personas apoyarán a EI y lucharán con ellos".

En Siria, Estados Unidos no bombardeó al EI sino instalaciones petroleras

Estados Unidos y las monarquías del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) han bombardeado durante días varios puntos del territorio sirio, oficialmente para acabar con el Emirato Islámico.

Los bombardeos han afectado principalmente la región de la ciudad siria de Raqqa –de donde el Emirato Islámico ya se había retirado 2 días antes del inicio de esos ataques [1]– y 12 refinerías.

Según el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH, una oficina de la Hermandad Musulmana que difunde información del MI6 británico), en los bombardeos han muerto solamente 14 yihadistas, que probablemente ni siquiera eran miembros del Emirato Islámico.

EE.UU. y la coalición atacan la mayor planta de gas de Siria

Estados Unidos y los países socios realizaron ataques aéreos contra la principal planta de procesamiento en Siria, informa AFP, que hace referencia al Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.

"EE.UU., con el apoyo de la coalición internacional, llevó a cabo por primera vez ataques aéreos contra la entrada y la zona para hacer oración de la mayor planta de procesamiento de gas de Siria, Konek, que se encuentra bajo el control de los militantes del Estado Islámico (EI)", dijo el representante de la organización Rami Abdel Rahman.

Asimismo informó que ningún militante ha sido abatido, pero que el bombardeo dejó varios heridos, reporta AFP.

En los últimos días los Estados Unidos y las fuerzas de la coalición internacional han realizado varios ataques contra las refinerías de petróleo controladas por el Estado Islámico. Estas refinerías son una de las principales fuentes de ingreso de los yihadistas, advierte el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente