Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

El multimillonario Piotr Poroshenko ha ganado las elecciones presidenciales en Ucrania en la primera vuelta de los comicios tras obtener el 54,33% de los votos, informa la Comisión Electoral Central tras el escrutinio del 92,16% de los sufragios.

Le sigue con el 12,94% la ex primera ministra Yulia Timoshenko, a quien la revuelta popular de los últimos meses ha sacado de prisión. El 8,40%  de los votantes optaron por el candidato radical Oleg Liashkó, quien aboga por la ruptura de las relaciones diplomáticas con Rusia y la pena de muerte para las fuerzas opositoras del sureste que combaten contra las tropas gubernamentales.

Curiosamente, el magnate llega al poder tras un golpe de Estado propiciado por unas protestas populares que, entre otras cosas, clamaban contra la oligarquía dominante.  

Las elecciones presidenciales en Ucrania de este 25 de mayo fueron convocadas por la Rada Suprema el 22 febrero. Originalmente debían celebrarse en 2015, pero se adelantaron tras el golpe de Estado.

En los últimos meses Kiev envió al Ejército a la parte sudeste de Ucrania, que está sumida en una grave crisis política, social y económica, para calmar las voces de la población descontenta. El operativo especial de Kiev ha llevado a duros enfrentamientos contra las autodefensas de la región con numerosos muertos y heridos.

El oligarca Piotr Poroshenko, conocido como el 'rey del chocolate' por su empresa de dulces, es un integrante frecuente del 'top 10' de la lista de 'Forbes' de Ucrania y fue ministro de Desarrollo Económico y Comercio durante el último mandato de Víktor Yanukóvich. Irónicamente, el que parece ser su principal atractivo también es percibido por muchos como su principal punto débil.

En su afán de complacer al este y al oeste a la vez, se ha ganado la desconfianza de muchos con sus promesas de resolver la situación tanto con la Unión Europea como con Rusia, de garantizar el estatus de la lengua rusa y una serie de garantías que no creen que quiera o pueda realmente cumplir.

Mucho chocolate y poco escrúpulo: la receta que ganó Ucrania

La desilusión en los políticos, que han llevado a Ucrania al borde de la guerra civil, y el anhelo de alguien capaz de sacar al país del abismo económico actual son quizás algunos de los motivos que han convertido al rey del chocolate ucraniano en ganador de las elecciones presidenciales de este domingo.

Hace un año Piotr Poroshenko apenas podía aspirar, quizás incluso con escaso éxito, a la alcaldía de Kiev. La gran revuelta del Maidán catapultó a la cima política al dueño del imperio Roshen, uno de los mayores productores de chocolate en el espacio post5soviético.

Uno de los empresarios más ricos de Ucrania –séptimo, según la revista Forbes– Poroshenko es padre de cuatro hijos y diputado del Parlamento.

Nació en un pequeño pueblo, Bolgrad, en la frontera con Moldavia, el 26 de septiembre de 1965. Su padre, Alexéi Poroshenko, ingeniero jefe de una empresa agrícola, es un hombre enérgico y autoritario.

En los años 70 del siglo pasado la familia se trasladó a Bendery, en Moldavia, donde el padre llegó a ser director de una planta de reparaciones. Se desconoce qué hizo en la segunda mitad de los años 80, algunos afirman que estuvo en la cárcel, por corrupción. En 1992 aparece en Kiev, donde ya vivían sus dos hijos, el mayor, Mijaíl, y Piotr.

De pequeño, Piotr soñó con ser diplomático. No consiguió ingresar en la Universidad de Relaciones Internacionales de Moscú pero cursó la misma carrera en Kiev.

Sin embargo, inició su actividad laboral en un ámbito diferente, en el de los negocios: su padre creó en Kiev la compañía Ukrprominvest que con el tiempo reunió a más de 50 empresas. Hoy en día el imperio de los Poroshenko comprende fábricas de repostería, empresas agrícolas, plantas de autobuses y medios de información.

Durante bastante tiempo Poroshenko permaneció a la sombra de sus padre y hermano mayor hasta que Mijaíl falleció en 1997 en un accidente de tráfico.

En 1998 Piotr consiguió ganar las elecciones parlamentarias en Vinnitsa y entró en el Parlamento Nacional. Desde entonces, militó en varios partidos y agrupaciones. En 2000 también creó un partido propio, Solidarnost, que formalmente sigue existiendo y podría ser reanimado en caso de necesidad tras las elecciones.

En 2001 encabezó la campaña del bloque opositor del futuro presidente Víctor Yúschenko Nuestra Ucrania. Cuando la agrupación ganó los comicios parlamentarios Poroshenko encabezó la Comisión Presupuestaria, la más prestigiosa.

Tras la “revolución naranja” entró en el círculo de allegados de Yúschenko, que se repartía el poder y el dinero en el país, donde permaneció hasta el conflicto con la primera ministra Yulia Timoshenko, que en 2005 les constó los cargos a ambos.

Volvió a pasar brevemente por el Gobierno en 2009, entonces en calidad de ministro de Exteriores.

La llegada al poder de Víctor Yanukóvich en nada afectó a Poroshenko, que apoyó la candidatura del presidente durante la campaña electoral arremetiendo contra su antigua enemiga y principal rival de Yanukóvich, Timoshenko.

En el nuevo Gobierno se convirtió, otra vez por poco tiempo, en titular del Ministerio de Economía. Sin embargo, no pudo proteger a los directores de sus plantas contra los cuales Hacienda instruyó expedientes penales.

En verano de 2013 Poroshenko se preparaba para las elecciones a la alcaldía de Kiev cuando, inesperadamente, el Maidán le abrió nuevos horizontes. Participó en todos los eventos y una ocasión hasta intentó parar los enfrentamientos.

Algunos expertos apuntan que la brevedad de la permanencia de Poroshenko en los cargos públicos se explica por su incapacidad de trabajar en equipo y de acatar órdenes.

Nadie le niega, sin embargo, fuerza de voluntad y de compromiso, su capacidad de negociar hasta con sus enemigos. Eso sí, para muchos, los grandes pecados del rey del chocolate ucraniano son la hipocresía y avaricia.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente