Portada - Últimas noticias

altEl primer ministro de Turquía Recep Tayyip Erdoğan ha vuelto a dar al mundo una sorpresa. Declaró que parte del territorio de Macedonia, Bulgaria, Bosnia y Herzegovina y Tracia Oriental son en realidad "territorios turcos".

Redacción


altEl primer ministro de Turquía Recep Tayyip Erdoğan ha vuelto a dar al mundo una sorpresa. Declaró que parte del territorio de Macedonia, Bulgaria, Bosnia y Herzegovina y Tracia Oriental son en realidad "territorios turcos".

Sus palabras no tardaron en provocar reacciones entre los diplomáticos, además de toda una serie de incógnitas. Unas de ellas es por qué Turquía que aspira a formar parte de la Unión Europea y necesita para ello respaldo de todos los países miembros, Grecia y Bulgaria incluidas, ha decidido dar un paso que podría perfectamente ser interpretado como pretensiones territoriales.

Según informa el diario Aksam, Ankara se ha llevado un disgusto en la última reunión de los ministros de Asuntos Exteriores de la UE, donde se discutió la adhesión de Turquía, Croacia, Serbia e Islandia a la organización. Se decidió que las negociaciones con Serbia empezarán en enero de 2014. El próximo año Bruselas está dispuesta a aceptar la solicitud oficial de adhesión por parte de Bosnia y Herzegovina. Al mismo tiempo, es difícil no darse cuenta de la evidente lucha que ha librado Bruselas por Ucrania.

En cuanto a Turquía, en la mencionada cumbre hubo quienes emitieron pronósticos no demasiado favorables de su posible integración en las estructuras comunitarias. Las negociaciones sobre el asunto están transcurriendo con altibajos: la agenda para Turquía está compuesta por treinta y cinco temas distintos, mientras que se está discutiendo tan sólo el tema veintidós, dedicado a la política regional de Ankara.

Es evidente, por lo tanto, que las autoridades europeas buscan separar a Turquía de los Balcanes, donde su presencia era tradicional. Desde su llegada al poder, los representantes del Partido de la Justicia y el Desarrollo veían en la zona de los Balcanes una de las maneras de posicionarse con seguridad en Europa. Tras la desintegración de Yugoslavia, Occidente reforzaba las posiciones de Ankara en la región, concediéndole ciertas ventajas geopolíticas. En estos momentos, sin embargo, le niega la posibilidad de contar con una sólida base histórica, ideológica y económica para su política en los Balcanes.

No es ningún secreto que en los últimos años Turquía ha invertido mucho en el desarrollo de vía de comunicación y transporte que pasa por los montes Ródope (Bulgaria), Serbia del Sur, la región de Sandzak, Kosovo, Macedonia, Bosnia y Herzegovina y Albania. Ello facilitó en gran medida la aplicación en la zona de la política de integración europea. Y ocurre que los países en cuestión parecen estar bienvenidos en la Europa comunitaria, mientras que a Ankara le toca esperar un tiempo indefinido. Tampoco se debería excluir que el lugar de Turquía en los Balcanes, actualmente vacante, sea ocupado por Grecia.

Esta es la posible razón de la declaración sobre los antiguos dominios del Imperio otomano hecha por el primer ministro Erdoğan, opinan los analistas. Es una muestra de añoranza del pasado, pero también podría deberse al miedo de que a Turquía se le acabe negando la integración en la UE.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS