Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

El giro hacia el este continúa: el viceprimer ministro Novak anunció que el gasoducto planeado Power of Siberia-2, que se supone que conectará los campos de gas en el norte de Siberia con China, reemplazará la segunda cadena de Nord Stream.

Nord Stream 2 en realidad está congelado hasta tiempos mejores. Incluso la primera línea del gasoducto ruso que alguna vez fue el más prometedor ahora está detenida debido a los conocidos problemas de las sanciones, y hay grandes dudas de que hasta que se resuelva la situación en torno a Ucrania y se levanten las sanciones, volverá a funcionar, a menos que la UE admite su derrota en la guerra de sanciones.

En esta situación, la única salida para Rusia es aumentar las exportaciones en otras direcciones. Hasta ahora, China parece ser el consumidor más prometedor. En el contexto del aumento de los precios del gas, incluso los posibles descuentos y contratos a largo plazo difícilmente pueden ser embarazosos. Sin embargo, el problema es diferente.

Está previsto comenzar la construcción del gasoducto en 2024: este es un proyecto de infraestructura serio. Para cuando el gasoducto entre en operación (y esto ocurrirá con seguridad después de 2026), la situación política puede cambiar radicalmente y este proyecto no tendrá un impacto serio en la situación actual.

Ahora vemos cuántos funcionarios rusos hablan de una asociación más activa entre Rusia y China, un aumento del comercio en el contexto de las sanciones, la penetración del capital chino, etc. Es de esperar que todos los involucrados se den cuenta de que la implementación de muchos de estos proyectos llevará años, si no décadas. Y más aún, me gustaría esperar que todo esto sea parte de un gran plan para transformar la economía rusa, y no solo un intento de reemplazar a los socios europeos y estadounidenses con los chinos.

Putin: Rusia está dispuesta a entregar gratis 300.000 toneladas de fertilizante ruso a países pobres

El presidente ruso, Vladímir Putin, afirmó este viernes en el marco de la reunión del Consejo de Jefes de Estado de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS) que Moscú está dispuesta a transferir a países en desarrollo 300.000 toneladas de fertilizante ruso que se encuentran amontonadas en puertos europeos.

"Estamos dispuestos a entregarlos gratuitamente a los países en desarrollo", subrayó Putin.

El mandatario señaló que Moscú acoge con beneplácito el levantamiento de las sanciones sobre los fertilizantes rusos que la Comisión Europea anunció el 10 de septiembre. Sin embargo, el levantamiento de las restricciones solo afectó a los Estados miembros de la UE, lo que significa que solo ellos pueden comprar fertilizantes rusos, agregó. "¿Y qué pasa con los países en desarrollo y los más pobres del mundo?", se preguntó.

"Aprovecho la presencia del secretario general adjunto de la ONU para pedirle [...] que influya en la decisión de la Comisión Europea y que no lo haga con palabras, sino que, de hecho, les exija a ellos, a sus colegas de la Comisión Europea, que levanten estas restricciones, que son, evidentemente, discriminatorias", declaró.

El presidente también destacó que "Rusia aumenta las exportaciones de grano a los mercados mundiales" y precisó que este año Moscú exportará 30 millones de toneladas50 millones el próximo año. "El 90 % de nuestras provisiones llega a los mercados de Asia, África y América Latina", indicó.

Entre otras cosas, el jefe de Estado señaló que "hay una transformación fundamental en la política y en la economía mundiales" que es "irreversible". "Cada vez es más evidente el papel de los nuevos centros de poder, que no interactúan sobre la base de reglas impuestas externamente que nadie ha visto, sino sobre los principios universalmente reconocidos de la supremacía del derecho internacional y la Carta de la ONU", señaló.

Según Putin, el funcionamiento de la OCS se basa en principios "privados de cualquier elemento de egoísmo, tanto en política como en economía", lo que "abre grandes perspectivas para la cooperación ulterior mutuamente beneficiosa".

El Banco Central de Rusia reduce la tasa de interés al 7,5 %

El Banco de Rusia redujo este viernes la tasa de interés en 50 puntos básicos, del 8 % al 7,5 %. Las razones de la decisión, según explicó el regulador, son la continua reducción de la inflación y la recuperación de la demanda interna.

La última vez que la tasa fue ajustada por el banco central ruso fue el 22 de julio. En un comunicado, el organismo explica que "la dinámica de la actividad comercial es mejor de lo que el Banco de Rusia había previsto en julio. Sin embargo, las condiciones externas para la economía rusa siguen siendo difíciles y aún limitan significativamente la actividad económica".

Según el Banco de Rusia, se puede esperar que a finales de año la inflación anual en el país disminuya al 11-13 %, en 2023, al 5-7 %, y en 2024 se sitúe en un 4 %.

Los depósitos bancarios en EE.UU. sufren un desplome récord de 370.000 millones de dólares

Los depósitos en los bancos de EE.UU. experimentaron un desplome récord de 370.000 millones de dólares en el segundo trimestre del año, la primera caída desde 2018, informa The Wall Street Journal citando datos de la Corporación Federal de Seguro de Depósitos estadounidense.

A fecha del 30 de junio, el monto total de los depósitos fue de 19.563 billones de dólares, frente a los 19.932 billones contabilizados a finales de marzo.

Los depósitos en el sistema bancario estadounidense por lo general se mantienen relativamente estables, y en los últimos dos años aumentaron en unos 5 billones de dólares gracias a la inyección masiva de estímulos fiscales y monetarios por parte del Gobierno y la Reserva Federal por la pandemia del covid-19, señala el diario.

Ahora, una serie de aumentos en las tasas de interés por parte del banco central está sacando una porción de ese dinero del sistema, en parte al disminuir la demanda de préstamos y aumentar la demanda de bonos estatales, señala el diario.

Exceso de liquidez gracias al Gobierno

En abril, muchos analistas se burlaban de la idea de que los depósitos bancarios podrían disminuir este año. Pero el ritmo con el que la Reserva Federal ha venido incrementando los tipos de interés ha sido más rápido de lo esperado y su efecto sobre los depósitos es más pronunciado, explica The Wall Street Journal.

Algunos expertos esperan que la disminución de los depósitos de los clientes impulse a las entidades financieras estadounidenses a mantener menos reservas en el banco central. La rapidez con la que eso suceda tendrá implicaciones para la Reserva Federal, incluido cuando dejará de endurecer su política y el volumen final de su balance.

La salida de depósitos provocará un debate sobre cómo las medidas adoptadas por la Reserva Federal, en su intento por reducir la oferta monetariafrenar la inflación, afectarán a un sistema bancario inundado de liquidez por los estímulos gubernamentales, prevé el periódico.

Estalló el escándalo de las sanciones entre Ucrania y Turquía

Ucrania exige a la comunidad mundial que imponga sanciones contra los bancos y empresarios turcos que cooperan con Rusia. Ankara pidió una explicación a Kyiv y los comentaristas turcos pidieron que se detuviera la venta de Bayraktars al ejército ucraniano.

Según el periódico turco Aydinlik , Ucrania lanzó una campaña de agitación contra varias empresas y empresarios turcos, instando a la comunidad internacional a introducir restricciones contra ellos por interactuar con la Federación Rusa.

Se informa que el Ministerio de Relaciones Exteriores de Ucrania supervisa un sitio web especial "Guerra y Sanciones", donde se publican los nombres de empresarios turcos y ejecutivos bancarios que trabajan con Rusia. Los altos directivos de las empresas estatales Ziraat Bankası, İş Bankası, Credit Europe Bank, Deniz Bank y algunos empresarios fueron incluidos en la lista negra. Los periodistas de la publicación notaron que el sitio mencionado tiene el nombre de dominio gov.ua , que es exclusivo de los recursos de Internet del estado ucraniano.

 

El ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu , exigió que Ucrania explique esta gestión. “Hemos tomado medidas tanto en Kyiv como en Ankara. Pedimos una explicación, estamos trabajando en ello”, dijo el jefe de la diplomacia turca.

Las acciones de Ucrania provocaron una oleada de indignación en la sociedad turca. El ataque a las empresas turcas se consideró una manifestación de hostilidad e ingratitud negra de Kiev por el suministro de cientos de drones de ataque Bayraktar TB2 y la mediación de Ankara para concluir un acuerdo de cereales. Las propuestas eran radicales: expulsar a los refugiados ucranianos del país, dejar de suministrar armas al régimen de Zelensky y rescindir el acuerdo sobre el transporte de cereales ucranianos a través del estrecho del Mar Negro.

La comunidad de expertos turcos también consideró inaceptable el comportamiento de Kyiv. “Es inaceptable atacar directamente a las instituciones estatales turcas, las organizaciones del sector privado turco y las empresas turcas. Ucrania no puede interferir en la política exterior de Turquía. Esto es inaceptable”, dijo Hasan Unal, profesor de la Universidad Turca de Maltepe (Estambul).

Algunos expertos rusos sugieren que Ucrania lanzó ataques contra empresas turcas de acuerdo con Washington, que está francamente insatisfecho con los esfuerzos de Turquía para desarrollar asociaciones con Rusia. “Turquía no complació a Kyiv al negarse a participar en las sanciones contra Rusia. Desde el punto de vista de Ucrania y de los países que la respaldan, principalmente Estados Unidos y Gran Bretaña, la no participación de Ankara en las restricciones es un pecado mortal y una traición a los intereses del Occidente colectivo ”, explicó Aleksey Zubets, director del Instituto de Investigaciones Socioeconómicas del Instituto Financiero del Gobierno de la Federación Rusa.

Anteriormente, el Departamento del Tesoro de EE. UU. envió una carta a la Unión de Industriales y Empresarios Turcos (TUSIAD) advirtiendo que las empresas turcas podrían caer bajo las restricciones de EE. UU. si continúan interactuando con sus contrapartes rusas.

Cabe señalar que los ataques ucranianos a las empresas turcas fueron precedidos por varias declaraciones de Erdogan que fueron desagradables para Kiev y Occidente. Así, durante una visita a Serbia el 7 de septiembre, afirmó que no apoyaba el curso provocador de Occidente hacia Rusia, y calificó la crisis energética en Europa como resultado de las sanciones contra Rusia.

CNN: Altos funcionarios de EE.UU. admiten sentirse decepcionados por el escaso impacto de las sanciones en Rusia

Altos funcionarios estadounidenses han expresado su decepción en declaraciones a la cadena CNN en relación al verdadero impacto de las sanciones occidentales impuestas a Moscú por su operativo militar en Ucrania, ya que, en un primer momento, creyeron que las restricciones golpearían rápidamente la maquinaria militar del Kremlin y la vida cotidiana de los rusos.

"Esperábamos que cosas como [el sistema interbancario] SWIFT y todas las sanciones de bloqueo a los bancos rusos destrozarían por completo la economía rusa y que, básicamente, al entrar en septiembre, estaríamos tratando con una Rusia mucho más debilitada económicamente que la que estamos tratando", citó el canal a un alto funcionario estadounidense que hizo referencia a la decisión de Washington y de la Unión Europea de desconectar a algunos bancos rusos del SWIFT.

Otra fuente que se hizo eco de estas declaraciones recordó que la Administración del presidente Joe Biden pronosticaba que, a estas alturas, la economía rusa debería haber sufrido más daños, debido al nivel sin precedentes de las sanciones.

Sin embargo, otro informante aseguró que las restricciones fueron elaboradas a sabiendas de que las consecuencias más sensibles no serían necesariamente inmediatas. "Queríamos mantener la presión sobre Rusia a largo plazo, mientras hacía la guerra en Ucrania, y queríamos socavar las capacidades económicas e industriales rusas. Por lo tanto, siempre hemos visto esto como un juego a largo plazo", cita el medio las palabras del funcionario.

Putin: "La táctica de guerra relámpago económica no funcionó"

Este lunes, el presidente ruso, Vladímir Putin, afirmó que la situación presupuestaria de Rusia es ahora mejor que la de muchos países del G20. En este contexto, Putin constató que los intentos de Occidente de "presionar" a la economía rusa se han visto frustrados. "La táctica de guerra relámpago económica [...] no funcionó, eso es obvio para todos a estas alturas", subrayó.

Mientras, el Banco Central del país redujo este viernes la tasa clave de interés en 50 puntos básicos, del 8 % al 7,5 %. El regulador justificó la decisión por la continua reducción de la inflación, que en agosto se situó en el 14,3 %, y la recuperación de la demanda interna.

El organismo subrayó que "la dinámica de la actividad comercial es mejor de lo que el Banco de Rusia había previsto en julio". "Sin embargo, las condiciones externas para la economía rusa siguen siendo difíciles y aún limitan significativamente la actividad económica", se señala en el comunicado oficial.

Por su parte, el Ministerio del Desarrollo Económico del país indicó en su informe del pasado 31 de agosto que el Producto Interior Bruto se redujo solo en el 1,1 % en los primeros siete meses de este año, una cifra que contrasta con los pronósticos de Biden, quien en abril dijo que el PIB ruso "se reducirá en dos dígitos solo este año".

La caradura de comediante crimina: Gente por amoníaco: Zelenski pone una condición para dar paso a envíos rusos del componente esencial de fertilizantes

El presidente ucraniano, Vladímir Zelenski, declaró este viernes que apoyaría la reanudación de las exportaciones rusas de amoníaco por una tubería que atraviesa Ucrania solo a cambio de prisioneros ucranianos, idea que el Kremlin considera inapropiada.

En una entrevista concedida a Reuters en su oficina presidencial, el mandatario dijo que esa fue su respuesta a una iniciativa de las Naciones Unidas destinada a aliviar el déficit global de fertilizantes, causado por el conflicto en Ucrania y las consecuentes sanciones occidentales impuestas a Rusia, el mayor exportador de fertilizantes antes del conflicto.

"Estoy en contra del suministro de amoníaco de la Federación Rusa a través de nuestro territorio. Sólo lo aceptaría a cambio de nuestros prisioneros. Esto es lo que ofrecí a la ONU", dijo en la entrevista.

La ONU propuso que el fabricante ruso de fertilizantes Uralchem bombee amoníaco por una tubería que conecta la ciudad de Togliatti (en la región del Volga) con Yuzhny, un puerto en el mar Negro, cerca de Odesa (Ucrania). En la frontera ucraniana el gas sería comprado por Trammo, compañía estadounidense que negocia en materias primas.

El ducto, que tiene una capacidad de 2,5 millones de toneladas de amoníaco al año, fue cerrado tras el inicio de la operación militar rusa en el país vecino, en febrero pasado.

"¿Acaso la gente y el amoníaco son lo mismo?"

Dmitri Peskov, portavoz del presidente ruso, fue preguntado por periodistas acerca de si Moscú estaría dispuesta a considerar la propuesta de Zelenski. "¿Acaso la gente y el amoníaco son lo mismo?", respondió.

Mientras tanto, la ONU está discutiendo con Estados Unidos y la Unión Europea la suavización de las sanciones antirrusas en lo que se refiere a alimentos y fertlizantes, según dijo el secretario general de la organización, António Guterres. La crisis energética ha afectado en 70 % las capacidades de producción de amoníaco en Europa.

¿No tan verde ya?: La Unión Europea vuelve a los combustibles fósiles pese a su meta de alcanzar la neutralidad climática

En mayo de 2021, la Comisión Europea adoptó un plan de acción que buscaba reducir los niveles de contaminación y alcanzar la neutralidad climática para el año 2050 apostando cada vez más por las energías renovables. En poco más de un año, el ente comunitario tuvo que revisar sus planes y aunque Bruselas planea renunciar a los suministros de gas ruso, no logrará deshacerse de su dependencia de Moscú este invierno, estiman desde el diario The Guardian.

Los precios del petróleo y del gas se desplomaron tras estallar la pandemia del covid-19, pero recobraron paulatinamente sus posiciones en el 2021. Sin embargo, este año, tras el inicio del operativo militar ruso en Ucrania y las sanciones occidentales contra Moscú, se produjo un considerable recorte de las entregas desde Rusia, lo que se reflejó en un auge de los precios.

Para mediados de agosto, el valor de gas natural superó los 3.100 dólares por 1.000 metros cúbicos, lo que representa un incremento del 610 % en comparación con el mismo período del año pasado, de acuerdo con los datos del mercado neerlandés TTF recogidos por la revista Time. Como consecuencia del aumento del coste de las materias primas, los precios de la electricidad en Europa subieron casi un 300 % hasta alzanzar cifras récord.

En vista de estos altos precios, fábricas de diferentes sectores, como productores de fertilizantes, aluminio o instalaciones de fundición de zinc, suspendieron sus actividades. Mientras, las facturas de la electricidad empujan a los consumidores casi a la pobreza, agrega el diario británico.

Intentos de afrontar la crisis

Ante tal panorama, este invierno los gobiernos de la Unión Europea gastarían al menos 50.000 millones de euros en infraestructura y entregas de combustibles fósiles, incluido el gas y el carbón, para alimentar centrales eléctricas previamente detenidas. Anteriormente, los Veintisiete importaban un 40 % de su gas y más del 50 % de carbón desde Rusia para satisfacer sus necesidades, pero ahora "parece que tienen pocas opciones", destacan desde The Financial Times.

Actualmente, los Estados miembros están elaborando medidas de apoyo financiero comparables a las que se adoptaron para superar la crisis bancaria de 2008. Desde el laboratorio de ideas Bruegel indican que desde septiembre de 2021 hasta julio de 2022 los gobiernos comunitarios asignaron 280.000 millones de euros para proteger a los consumidores del alza de los precios energéticos, disminuir las tarifas de combustibles, pagar por el gas suministrado y ayudar a los hogares vulnerables.

Entre otras medidas, destacan los planes para forzar a las compañías energéticas a compartir las ganancias obtenidas. "En los tiempos en los que vivimos, no puede ser que algunos obtengan unos beneficios extraordinarios y sin precedentes gracias a la guerra y a costa de los consumidores. En estos momentos, los beneficios deben compartirse y canalizarse hacia quienes más los necesitan", declaró este miércoles la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

Un borrador del documento, examinado por Reuters, contempla que las eléctricas europeas no alimentadas con gas se desprendan de sus excesos de ingresos para que luego los gobiernos dirijan esos fondos para ayudar a empresas y ciudadanos con las facturas. Además, se propone introducir un objetivo obligatorio para los países de reducir el consumo de electricidad en el 5 % durante las horas punta.

Mientras, para las centrales nucleares, eólicas y solares se planea establecer un tope de 180 euros por megavatio hora en los ingresos que reciben por la generación de electricidad. Esta cifra es menos de la mitad del precio de mercado. A las empresas de combustibles fósiles se les cobrará un impuesto sobre beneficios inesperados. Asimismo, deberán efectuar "una contribución de solidaridaddel 33 % de sus excedentes imponibles de este ejercicio fiscal, recalca la agencia.

Según Von der Leyen, estas medidas permitirán recaudar más de 140.000 millones de euros que se usarán para amortiguar la crisis.

Aumentar las entregas de gas natural licuado

Aparte de estos esfuerzos, Bruselas programa aumentar los envíos de combustibles fósiles por rutas alternativas. Concretamente, de octubre de 2022 a marzo de 2023 se planea poner en marcha siete terminales flotantes para procesar el gas natural licuado (GNL) procedente de fuentes no rusas en Alemania, Países Bajos, Estonia y Finlandia. El coste mínimo del proyecto es de 3.700 millones de euros.

Se planea construir al menos 19 terminales más alrededor de la UE por casi 10.000 millones de euros, aunque este monto no incluye el levantamiento de infraestructuras necesarias, como gasoductos o muelles. En conjunto, dichas terminales importarían gas por valor de 30.000 millones de euros, según las estimaciones actuales.

Para sustituir las importaciones de gas ruso, Bruselas anunció entre mayo y julio acuerdos de envíos de GNL con EE.UU., Catar, Azerbaiyán, Egipto e Israel. Por ejemplo, el pacto con Washington prevé la entrega de 15.000 metros cúbicos adicionales para este año y de al menos hasta 50.000 metros cúbicos anuales para el 2030.

Entre otras medidas, naciones como Alemania o Países Bajos dieron luz verde para el reinicio de operaciones en termoeléctricas alimentadas por carbón que bien estaban en desuso o debían cerrarse. Estas medidas permitirán quemar 13 millones de toneladas de carbón por un valor de 4.500 millones de euros, evalúan desde el centro Ember Climate.

¿Medidas temporales?

Desde la UE aseguran que las medidas adoptadas y en elaboración para combatir la crisis son de carácter temporal y que el bloque seguirá comprometido con su objetivo de alcanzar la neutralidad climática para el 2050. El comisario europeo para las metas climáticas, Virginijus Sinkevicius, declaró que estos objetivos no están "suspendidos o cancelados".

No obstante, analistas consultados por The Financial Times estiman que las inversiones comunitarias en carbón y GNL podrían atar a la UE a los combustibles fósiles durante más tiempo de lo previsto, socavando así el cumplimiento de sus compromisos.

Ya en mayo de 2022, la Comisión Europea calculó que el bloque necesitaría 210.000 millones de inversiones estatales y privadas para renunciar al gas ruso para el 2027. La mayoría de los recursos se destinaría a energías renovables, y solo 12.000 millones para la infraestructura petrolífera y gasística, así como para el combustible para abastecerla. Pese a ello, de acuerdo a los analistas de Ember, este invierno se gastará más de cuatro veces esa cantidad, y la cifra podría aumentar.

El clima trajo problemas adicionales, dado que la calurosa temporada veraniegaplagada de sequías, causó el agotamiento de las capacidades de hidroeléctricas. En algunos países como España, Portugal o Noruega esto conllevó un aumento de la demanda de gas. En Francia, las plantas nucleares, que ya están bajo presión por cierres de mantenimiento, tuvieron que reducir su capacidad por los bajos niveles del agua necesaria para enfriar los reactores.

¿Quién sale beneficiado?

Además de Washington, Pekín puede ser uno de los beneficiarios de la aguda situación energética en Europa, dado que China es el principal fabricante de producción química a nivel mundial, destacan desde Quartz. A corto plazo, las compañías chinas de este sector sacarán provecho del menor coste de energía, según anotaron desde la empresa de corretaje Huachuang Securities. En este sentido, cabe recordar los reportes de que los recursos energéticos rusos son suministrados a China con descuentos.

Incluso si los precios de gas en Europa bajan, es poco probable que vuelvan a niveles anteriores, estiman los expertos del centro. "Con el desacoplamiento de Europa y Rusia, Europa debe decir adiós a la energía barata. Es una excelente oportunidad para que la industria química china se actualice", pronosticaron.

Mientras, la corporación química alemana BASF no excluye un recorte de producción ante la falta de combustible, mientras otro gigante germano del sector, Covestro, auguró en agosto "el colapso de cadenas enteras de suministro y de producción" si las entregas gasísticas continúan bajando.

La transición verde en vilo

Por su parte, Klaus Rohrig, coordinador de la política climática y energética, advierte que la confianza en la UE como líder verde puede resultar socavada. En este sentido, apunta que el plan de Bruselas de vender permisos adicionales para las emisiones de carbono por un valor de 20.000 millones de dólares significaría "usar la política climática para generar ingresos [adicionales], lo que es un precedente peligroso".

A su vez, el analista del centro Bruegel en Bruselas, Ben McWilliams, subrayó en un reporte publicado este mes que con sus intentos de garantizar la seguridad energética, el bloque podría acabar invirtiendo en infraestructura gasística más de lo que necesita, lo que pone en peligro su meta de recortar las emisiones en el 55 % para el 2030.

Entre tanto, en otro artículo del portal Quartz se señala que la crisis energética en Europa debería ser "un momento para que las [energías] renovables brillen", pero los subsidios estatales a los combustibles fósiles lo impiden, protegiendo a los consumidores de su coste real.

Así, el análisis de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y la Agencia Internacional de Energía (AIE) publicado el 29 de agosto muestra que las subvenciones estatales en cuestión casi se duplicaron en 51 países a nivel global hasta alcanzar 697.000 millones de dólares en 2021.

"Al modificar los precios de los combustibles fósiles mediante estas medidas de apoyo, se eliminan, o al menos se reducen, los incentivos de los precios para cambiar a otros combustibles y someterse a una transición baja en carbono", advirtió Greg Garsous, analista de políticas comerciales en la OCDE.

¿Los generales alemanes nos jugaron por imperdibles?

Helmholtz Smith

… gran parte de la Gran Guerra Patriótica de la Unión Soviética sigue siendo oscura e imperfectamente entendida tanto por los occidentales como por los rusos. Peor aún, esta oscuridad y malentendido ha pervertido la historia de la Segunda Guerra Mundial en general al enmascarar las contribuciones del Ejército Rojo y del Estado soviético a la victoria final de los Aliados.

David Glanz

Después de la guerra, teníamos muchos generales alemanes en nuestras manos y conseguimos que contaran lo que sucedió en el frente oriental, la guerra contra la URSS, de la que sabíamos muy poco. Esto presentó a los generales con un gran dilema. Querían demostrar que, en caso de que hubiera una guerra contra los soviéticos, tendrían cosas útiles que contarles a sus nuevos dueños, pero habían perdido y ¿quién quiere consejos de perdedores? Resolvieron el dilema con lo que Jonathon House ha llamado “las tres coartadas”. Crearon una historia en la que habrían vencido a los soviéticos 1) si tan solo Hitler les hubiera dejado continuar con el trabajo 2) no hubiera habido tanto frío 3) si los soviéticos no los hubieran abrumado con interminables hordas de hombres.

El primero se elimina rápidamente: Hitler escuchó a sus generales la mayor parte del tiempo y se puede argumentar que cuando no lo hizo, tenía razón aproximadamente la mitad del tiempo.

Frío. Sí, Rusia es fría. Pero los pies rusos no se congelan a temperaturas más bajas que los pies alemanes. Los rusos tienen paños para los pies y botas de fieltro, los alemanes tienen calcetines (que tienen agujeros) y botas de cuero ajustadas. ¿Qué preferirías usar cuando hace 40 grados bajo cero? ¿Qué tal la elección entre una ushanka rusa o una gorra de cuña alemana atada con una bufanda? ¿Chaqueta acolchada o gran abrigo de lana flexible? Y así sucesivamente: los rusos se vistieron para el frío y los alemanes no. ¿Qué hay de los lubricantes? Algo agradable y resbaladizo en verano es el pegamento cuando hace mucho frío. En resumen, los rusos estaban listos para luchar en invierno y los alemanes no.

Pero es la tercera coartada la que menos se entiende. Los soviéticos superaron en número a los alemanes, pero no por mucho. En lo que eran realmente buenos era en el engaño estratégico y operativo. Y no parece que los alemanes nunca se dieran cuenta de esto. El engaño es ocultar dónde estás y lo que vas a hacer y pretender estar donde no estás y hacer algo que no harás. Para el primero, riguroso silencio de radio, camuflaje para hacer la ilusión de que no hay nada; para el segundo, equipos ficticios, charlas de radio, ruidos que crean la ilusión de una gran fuerza lista para atacar. Luego, el verdadero ataque, con probabilidades abrumadoras, golpea a los alemanes donde no lo esperaban. Ciertamente superados en número allí, pero no en todo el frente. No está claro si los alemanes alguna vez se dieron cuenta de esto. En definitiva, gracias al éxito de las operaciones de engaño, los alemanes pensaban que había más soviéticos de los que realmente había. Se necesita mucha planificación, mucha habilidad y muchos recursos para engañar a esta escala y no conozco ningún ejército que haya hecho tanto, tan a menudo y tan bien como los rusos. Hasta donde yo sé, los aliados occidentales solo engañaron a esta escala con el grupo de ejército ficticio de Patton en 1944. (¿Y el Ejército Rojo les mostró cómo hacerlo?)

Estas son, como dice House, coartadas de hecho. Hitler no les robó la victoria a sus generales, no planearon para el frío y los rusos los engañaron una y otra vez con los números.

¿Y qué pretendían explicar estas coartadas? Para explicar el hecho de que los rusos eran simplemente mejores en la guerra que los alemanes, por buenos que fueran innegablemente. Estratégica y operativamente, después de la sorpresa inicial, los soviéticos los vencieron siempre. Y esa es la verdad que ocultaban los generales alemanes.

¿Qué parte de esta interpretación errónea sigue circulando e informando los comentarios que ve sobre el desempeño de Rusia en la guerra en Ucrania?

Creo que bastante. Todas esas cosas sobre la mala planificación, la incompetencia, la logística fallida, la mala moral tienen sus raíces en las Tres Coartadas. Excelencia estratégica y operativa, engaño, no tanto.

NOTA Para aquellos que quieran explorar más el tema, la conferencia del Dr. House sobre las Tres coartadas vale la pena. En algún momento de las décadas de 1970 u 1980, el Ejército de EE. UU. estableció una sección de estudios soviéticos bajo el mando del coronel David Glantz . El grupo realizó un trabajo destacado sobre la guerra en el este y Glantz (a menudo junto con House) ha publicado muchos libros sobre cómo y qué hicieron los soviéticos. Este ensayo es un buen punto de partida para su visión general.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente