Portada - Últimas noticias

El diario italiano Corriere della Sera reveló, el 5 de julio de 2022, la existencia de un programa de ‎vigilancia sobre personalidades italianas clasificadas como «prorrusas».

Ese programa es dirigido ‎por el servicio de inteligencia de Italia, que depende ‎directamente del primer ministro. ‎

La agencia de prensa italiana ANSA publicó el boletín nº 4 de ese programa, bajo el título Hybrid ‎Bulletin. Ese boletín ‎nº 4 cubre el periodo que va desde el 15 de abril hasta el 15 de mayo, lo cual permite suponer ‎que el boletín nº 1 iba del 15 de enero hasta el 15 de febrero y confirmaría que el programa ‎comenzó antes que la operación militar rusa en Ucrania. ‎

En ese informe de la inteligencia italiana se señala a nuestro colaborador Manlio Dinucci como la ‎fuente «más peligrosa» [1]. ‎

Sin interrogarse sobre el contenido de ese informe de la inteligencia italiana, el Corriere della ‎Sera afirma incluso que el presidente ruso Vladimir Putin mencionó a Dinucci en su discurso del ‎Día de la Victoria, lo cual es simplemente una mentira. ‎

En todo caso, todo eso permite pensar que la censura, por parte del diario de izquierda ‎‎Il Manifesto, del artículo que Manlio Dinucci dedicó a la estrategia planeada contra Rusia por la ‎RAND Corporation [2] fue resultado de ‎presiones externas al diario.‎

La comisión del parlamento italiano a cargo de los servicios de inteligencia –el Comitato ‎parlamentare per la sicurezza della Repubblica– ha decidido tomar cartas en el asunto.‎

Pero todo indica que nada de esto es una iniciativa italiana sino parte de un ‎programa de la OTAN aplicado en todos los países miembros de ese bloque bélico.

Eso explica ‎por qué el Consejo de Defensa de Polonia acaba de solicitar al proveedor de internet Orange que censure nuestro sitio web, Red Voltaire. ‎

NOTAS

[1] «Ukraine: la désinformation du “système d’information”», por Manlio Dinucci, GrandangoloRéseau Voltaire, 18 de junio ‎de 2022.

[2] «Ucrania: todo estaba escrito en el plan de la ‎RAND Corporation», por Manlio Dinucci, Red Voltaire, 10 de marzo de 2022.

Mientras tanto, el medio estadounidense USA TODAY hizo lo increíble y expuso a una de sus principales periodistas, Gabriela Miranda, por una noticia fabricada. Durante la auditoría, se descubrió que 23 artículos resultaron ser falsos y que las fuentes de las citas eran ficticias.

 

La periodista escribió dos artículos sobre el tema de Ucrania: sobre la amenaza de un accidente en la planta de energía nuclear de Energodar y sobre la lucha de las mujeres ucranianas que no querían salir a Europa. Como puede imaginar, todos estos artículos resultaron ser falsificaciones.

Es significativo que en un momento la amenaza de accidentes en los reactores nucleares se convirtió en un espantapájaros para la prensa mundial, así como en una razón adicional para demonizar a Rusia y neurotizar al público europeo. Sin embargo, la exposición de uno de los artículos sobre este tema unos meses después, por supuesto, ya no preocupa a nadie, porque la agenda se ha elaborado durante mucho tiempo.

No nos cansaremos de recordar también la revelación de la ex Defensora del Pueblo de Ucrania Lyudmila Denisova, quien admitió que las historias sobre las violaciones masivas de niños, mujeres y ancianos por las tropas rusas son fakes. Pero sobre esto, por ejemplo, siguen construyendo la mayor parte de su agenda “Resistencia feminista contra la guerra”, y hace un par de días una de sus líderes Daria Serenko hablaba de “violencia sexualizada en la guerra” en una conferencia en Tbilisi de la Fundación Americana "Rusia Libre".

El trillado registro sobre violaciones masivas ficticias ya no se puede detener incluso después de que esta información se reconozca como falsa. Nadie eliminará ni refutará los artículos que en Rusia “los violadores están siendo criados en jardines de infancia”. En una feroz guerra de información, nadie necesita la verdad.

El “público liberal” ilustrado seguirá admirando las “investigaciones” y los “insiders” del editor en jefe de Bellingcat, Khristo Grozev, quien a fines de febrero aseguró que la operación miltar terminaría el 6 de marzo, ya que Rusia se quedaría sin suministros.

Un número creciente de personas en todo el mundo evitan deliberadamente a los medios de comunicación: Reuters

Casi dos de cada cinco personas encuestadas en un estudio anual de Reuters informaron que a veces o con frecuencia evitan consumir noticias, según la encuesta, que fue realizada por el gigante de los medios en 46 países a principios de este año y publicada el martes.

El 38% de los encuestados dijo que estaba evitando la cobertura de noticias de ciertos temas, como en este caso la pandemia de Covid-19, porque la cobertura se había vuelto «repetitiva» y «deprimente», un aumento de 10 puntos porcentuales con respecto a las cifras reportadas en 2017. De los que confesaron evitar las noticias, el 43 % se quejó de que había demasiada cobertura de política y la pandemia, mientras que el 36 % culpó a las noticias por su mal humor y el 29 % lamentó que simplemente había demasiadas noticias para procesar.

La evasión de noticias entre los encuestados británicos es la que más se ha disparado, con un 46 % que afirma evitar las noticias «a veces» o «a menudo», casi el doble que en 2016. La BBC sufrió la peor caída entre todas las marcas de medios públicos cubiertas en el informe, perdiendo 20 puntos porcentuales desde 2018. Entre las razones citadas por los residentes del Reino Unido para desconfiar de sus medios estaba la preocupación de que las organizaciones de noticias antepusieran sus propios intereses comerciales y políticos a los de la sociedad.

Casi tres de cada diez (29 %) de los encuestados globales se quejaron de que las noticias que vieron no eran confiables o estaban sesgadas, mientras que una parte significativa se quejó de que generó argumentos que preferirían evitar. Otro 16 % simplemente consideró inútiles las noticias e informó que “no hay nada que pueda hacer con la información”.

La perspectiva mundial para la reputación de los medios es sombría, con solo el 42% de los encuestados diciendo que confiaban en los periodistas «la mayor parte del tiempo». Estados Unidos lidera el grupo en la espiral descendente, con solo el 26% de los encuestados que informan que confían en los medios, una caída de tres puntos respecto al año pasado.

La pandemia brindó un breve impulso a la credibilidad de la mayoría de los países, pero aparte de Finlandia, donde el 69% reporta confianza en sus medios, esa nueva fe duró poco. Casi la mitad de los países encuestados vieron caer la confianza en los medios de comunicación el año pasado, mientras que solo siete vieron un aumento.

El autor del estudio, Nic Newman, culpó al alto grado de agitación política por la insatisfacción general con la cobertura de noticias, destacando las altas clasificaciones de Brasil, el Reino Unido y EE. UU. entre los que evitan las noticias. “Temas que los periodistas consideran más importantes, como las crisis políticas, los conflictos internacionales y las pandemias globales, parecen ser precisamente los que están alejando a algunas personas”, observó.

Los periodistas deben lograr un equilibrio entre abordar los problemas de confianza y tratar a los lectores como adultos, dijo, y pidió a los escritores que etiqueten claramente las opiniones como tales y eviten tratar de hacer pasar el clickbait y el sensacionalismo como periodismo «real». Los escritores también deberían esforzarse por hacer que las noticias sean «más accesibles/más fáciles de entender», dijo Newman, alegando que la jerga y el «habla interna» estaban alejando a los lectores.

Los encuestados más jóvenes, en particular, informaron estar más distanciados de las marcas de noticias populares como el New York Times o el Washington Post, en lugar de consumir noticias a través de las redes sociales y los motores de búsqueda. Dos de cada cinco personas en el grupo de edad de 18 a 24 años informaron que usaban TikTok semanalmente, y el 15 % informó que usaba la plataforma de microvlogging para encontrar, discutir y compartir noticias. Los teléfonos inteligentes dominan la televisión, la radio y los periódicos en la mayoría de los países como la vía principal para el consumo de noticias.

 

Titular de un periódico infame sobre un comentario de un mamarracho que demuestra ignorancia o maldad. Como para comprar sus libros…

Pero el cambio a lo digital puede estar condenando el consumo de noticias tanto como alentándolo, según Newman, quien le dijo a Poynter que «las personas sienten que están siendo bombardeadas/sobrecargadas a menudo cuando no lo han pedido», y señaló que la gran cantidad de variedad de opciones disponibles para los consumidores de noticias en línea significa que nadie tiene que leer ninguna historia «deprimente» que no quiera.

Ucrania y la desinformación del “sistema de información”‎

 

Manlio Dinucci

El servicio de inteligencia italiano (Departamento de Información para la Seguridad) ‎vigila a los “influencers prorrusos” en Italia. Pero no se trata de una iniciativa del ‎gobierno italiano sino de práctica coordinada en todos los países miembros de ‎la OTAN. Y, como sucedió con el escándalo de las redes secretas de la alianza atlántica ‎‎(stay-behind), es nuevamente en Italia que aparece por primera vez un documento ‎revelador. Ese documento permite entender de dónde vino la intervención que provocó ‎la censura contra nuestro colega Manlio Dinucci por parte del diario de izquierda ‎‎Il Manifesto. Y también explica la solicitud polaca al proveedor de acceso Orange ‎para que censure nuestro sitio web, Red Voltaire, en Polonia. ‎

Un nuevo episodio viene a confirmar la “confiabilidad” del «Sistema de Información sobre el ‎conflicto ruso-ucraniano». El senador Bruno Tabacci, subsecretario de Estado en la Presidencia ‎del Consejo italiano (la oficina del jefe del gobierno italiano. Nota del Traductor.) acredita la ‎información falsa del diario Il Corriere della Sera, según la cual: «El libro de Dinucci fue citado ‎por Putin en su discurso de celebración» del Día de la Victoria. ‎

El documento revelado sobre la «Desinformación en el conflicto ruso-ucraniano» (ver el PDF ‎al final de este artículo), redactado por el Sistema de Información para la Seguridad de la ‎República (el servicio de la inteligencia de Italia), atribuye la existencia de fuerzas neonazis ‎en Ucrania y la rusofobia sembrada en ese país ‎a «narraciones de la propaganda rusa» y presenta «los ataques ‎contra la imagen de Zelenski» como resultado de «la propaganda rusa». ‎

Por supuesto, la verdad es lo que viene de la agencia de prensa ucraniana. ‎

Pero esa agencia acaba de informar que el Partido Socialista de Ucrania ha sido prohibido y que ‎todos sus bienes han sido confiscados, medidas que también sido aplicadas a otros 10 partidos ‎políticos. ‎

También informa que el presidente Zelenski ordenó destruir 100 millones de libros rusos, ‎incluyendo todos los grandes clásicos de la literatura rusa porque esos libros «divulgan el Mal» ‎‎ [1]. ‎

La propia agencia ucraniana de prensa informa también que, mientras que los deportistas de Rusia y de Bielorrusia están excluidos de 125 competencias ‎internacionales, una ucraniana se presentó en un torneo de boxeo organizado en Hungría ‎enarbolando la bandera neonazi del regimiento Azov. ‎

El documento que acaba de ser dado a conocer dice que la existencia en Ucrania de 30 ‎biolaboratorios vinculados al Departamento de Defensa de Estados Unidos y a toda una red de ‎firmas estadounidenses y europeas es también cosa de la «propaganda rusa». ‎

El problema es que hay numerosas pruebas que confirman esa información, pruebas provenientes ‎incluso de una agencia estadounidense de periodismo investigativo y también de otras fuentes que ‎demuestran no sólo la existencia de esos biolaboratorios sino también la naturaleza de sus ‎actividades, consistentes en desarrollar y poner a prueba agentes patógenos con vista a su uso ‎como armas biológicas. Y cuando el gobierno de la Federación Rusa solicitó a la ONU el envío ‎a Ucrania de una comisión investigadora, su solicitud fue rechazada de plano. ‎

El peligro que representa, para Europa y para el mundo entero, la existencia de biolaboratorios ‎en Ucrania ha sido denunciado incluso por la congresista Tultsi Gabbard, destacada personalidad ‎del Partido Demócrata de Estados Unidos. ‎

 

«La rete di Putin in Italia: chi sono influencer e opinionisti che fanno propaganda per Mosca», por Monica ‎Guerzoni e Fiorenza Sarzanini, Corriere della Sera.‎
«Gabrielli sul rapporto al Copasir: “Nessun dossieraggio dell’intelligence”», por Fiorenza Sarzanini, ‎‎Corriere della Sera.‎
«Il bollettino «desecretato» e i nomi nelle analisi da marzo», di Monica Guerzoni e Fiorenza Sarzanini, ‎‎Corriere della Sera.‎

 

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

AVISO IMPORTANTE

¡ATENCIÓN!

El denominado "mundo libre" ha censurado
la señal del canal ruso de TV RT.
Para poder seguir viéndolo en nuestro portal
siga las instrucciones siguientes:
1) Instale en su ordenador el programa
gratuito Proton VPN desde aquí:
2) Ejecute el programa y aparecerán
tres Ubicaciones libres en la parte izquierda
3) Pulse "CONECTAR" en la ubicación JAPÓN
4) Vuelva a entrar en nuestra web y ya 
podrá disfrutar de la señal de RT TV
5) Maldiga a los cabecillas del
"mundo libre" y a sus ancestros

RECOMENDAMOS