Portada - Últimas noticias

A pesar de los intentos de Occidente de aislar a Rusia económicamente, gran parte de las naciones no se sumó a las sanciones impuestas a Moscú, escribe The Economist en un artículo publicado el 16 de abril.

Según el periódico, aunque el caso de la India es el "más inconveniente de los que se abstienen en serie de la campaña de Occidente para castigar" al president ruso Vladímir Putin, el país no es el único en adoptar una postura independiente de Washington. "En Asia, en Oriente Medio, África y América Latina incluso los viejos aliados y clientes de EE.UU. están rechazando sus súplicas para imponer sanciones a Rusia o al menos criticarla", escribe The Economist.

"El apoyo a Ucrania en gran parte del mundo es escasa, advierten los diplomáticos, y también es así la paciencia de los que se abstienen que puede 'cuajarse' en oposición", advierten los autores.

Asimismo, subrayan que el apoyo a Rusia es más fuerte en África que considera al país el "sucesor" de la Unión Soviética que le brindó ayuda para luchar contra las potencias coloniales. Mientras, aunque la mayoría de las naciones latinoamericanas se unió a la resolución de la ONU sobre Ucrania el pasado mes de marzo, "hay poco apetito en la región para unirse al régimen de las sanciones" contra Rusia.

Aunque el impacto que estas naciones pueden tener en la economía rusa no parece ser muy fuerte debido a los lazos económicos relativamente débiles, los 40 países que se opusieron o se abstuvieron de la resolución constituyen una cuarta parte del PIB mundial y el 20 % de sus exportaciones, y podrán ser de importancia "geopolítica" en la situación actual, estima el medio.

"Enviar una señal"

Los autores señalan que la decisión de no sumarse a la campaña de Washington se debe a diversos "incentivos comerciales, compromisos ideológicos, ambiciones estratégicas o simple miedo". "Además, ven una oportunidad de enviar una señal", afirma la publicación, en referencia a países como Arabia Saudita o los Emiratos Árabes Unidos que buscan también resolver sus problemas internos.

De acuerdo con el medio, una razón adicional son las preocupaciones de que las sanciones contra Rusia generen una subida de los precios de la energía y los alimentos en el mundo.

Preocupaciones "hipócritas"

"Otra objeción relacionada es que Occidente se obsesiona por un conflicto europeo que no es una preocupación global real mientras minimiza o ignora los abusos de derechos humanos en otros lugares", agrega.

Así, a la luz del contexto de la guerra de EE.UU. en Irak y el bombardeo de Libia por parte de la OTAN en 2011, las preocupaciones de Occidente sobre la soberanía de Ucrania parecen a Oriente Medio y Turquía "egoístas e hipócritas". "La bienvenida cálida de Europa a los refugiados europeos, comparada con la que fue concedida a los refugiados sirios, genera indignación", sostiene el artículo.

Análisis: Sanciones contra Rusia y organizaciones internacionales

Valentin Katásonov

Hay miles de organizaciones internacionales diferentes en el mundo: globales y regionales, interestatales y públicas, científicas, deportivas, culturales, religiosas, económicas, etc. Entre ellos, el primer lugar en cuanto a autoridad e influencia lo ocupa la Organización de las Naciones Unidas (ONU), establecida en 1945, sus miembros son 193 estados.

Muchos organismos internacionales reaccionaron de una forma u otra a la guerra de sanciones del colectivo Occidente contra Rusia que comenzó a finales de febrero de este año. Incluida la ONU. Algunas organizaciones simplemente hicieron (y continúan haciendo) declaraciones expresando su actitud hacia la guerra de sanciones, así como la operación militar rusa en Ucrania (que llevó a Occidente a imponer sanciones). Otras organizaciones toman algunas decisiones y llevan a cabo acciones prácticas que pueden influir en el curso de los acontecimientos relacionados con la guerra de sanciones.

Para ser honesto, esperaba que la ONU, como la máxima autoridad en el mundo de las organizaciones internacionales, diera una evaluación legal de las sanciones. Cualquier estudiante de derecho internacional sabe que solo son legítimas las sanciones de los estados miembros de la ONU contra otros estados miembros de la ONU que sean aprobadas por el Consejo de Seguridad de la ONU. No hubo tal aprobación.

Además, durante casi un mes y medio, los representantes de algunos estados han estado pidiendo sanciones más duras desde la tribuna de la ONU. Tales llamados socavan el derecho internacional y la autoridad de la ONU, que ya es extremadamente baja hoy. Después del final de la Guerra Fría y el colapso de la URSS, Estados Unidos comenzó a realizar intentos activos para convertir a la ONU en un instrumento obediente de su política. Y las sanciones unilaterales actuales de Estados Unidos y sus aliados contra Rusia demuestran una vez más que Washington está tratando de utilizar a la ONU como otra herramienta de sanciones contra Moscú.

A través de su gente, Washington organizó una histérica campaña antirrusa bajo el lema: "Excluir a Rusia del Consejo de Seguridad de la ONU". De hecho, Rusia en el Consejo de Seguridad impide la adopción de la misma resolución que legalizaría las sanciones actuales.

Washington, aunque actúa como un atracador en el ámbito internacional, quisiera recibir carta blanca de la ONU por su atraco. Y luego, después de todo, ¿quién sabe cómo se desarrollarán los acontecimientos? ¿Qué pasa si esta guerra de sanciones para Washington termina con un nuevo Tribunal de Nuremberg? Y así sería una coartada, o al menos una responsabilidad solidaria en forma de resolución del Consejo de Seguridad de la ONU.

Pero no habrá tal coartada porque es prácticamente imposible excluir a Rusia del Consejo de Seguridad en este momento. Para hacer esto, es necesario cambiar la Carta de la ONU, y las enmiendas a la Carta que necesita Washington definitivamente no son apoyadas por la mayoría de los países miembros. Washington, apretando los dientes, busca otras formas de limitar la influencia de Rusia como miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU.

Los expertos no descartan que Washington pueda lograr su objetivo: amenazando a alguien, comprando y sobornando a alguien. Washington no entiende una sola cosa: si logra hacer esto, entonces la existencia de la ONU perderá todo sentido. Corta fanáticamente la rama en la que él mismo se sienta. Esto es muy similar a lo que hizo Washington cuando congeló las reservas de divisas de Rusia a finales de febrero. Con esta sanción, cortó la rama del dólar en la que estaba sentado desde 1944 (cuando la Conferencia de Bretton Woods decidió crear un patrón oro-dólar). La rama del dólar aún no se ha roto, pero ya se está resquebrajando.

Detalle curioso. El presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, está siendo utilizado activamente para expresar la idea de excluir a Rusia del Consejo de Seguridad de la ONU. Este payaso realmente creía que se podía hacer. Estaba seguro de que esto sucedería en marzo. Pero eso no sucedió. Y Zelensky dijo en su corazón: entonces el Consejo de Seguridad no es necesario si no puede condenar claramente al “agresor” y apoyar a Ucrania. Por ejemplo, no hay un Consejo de Seguridad, y no hay Rusia con su derecho de veto. Se puede continuar con el pensamiento de Zelensky: no hay Consejo de Seguridad, tampoco hay ONU.

Tales ideas "brillantes" nacen no solo en la cabeza de Zelensky. Sino también en la mente de los funcionarios estadounidenses. E incluso el propio presidente estadounidense, Joe Biden. Es cierto que la idea de Biden se refiere al tema de la membresía de Rusia no en el Consejo de Seguridad de la ONU, sino en el G20 (G-20). El 25 de marzo, durante su visita a Europa, el presidente estadounidense dio un ultimátum al G20: Estados Unidos participará en la cumbre anual de líderes del G-20 en Indonesia (Bali) este noviembre solo si Rusia no está presente en la reunión. De hecho, esta es una demanda para excluir a Rusia del G-20.

La secretaria del Tesoro de EE. UU., Janet Yellen, estuvo inmediatamente de acuerdo con el presidente estadounidense. “El presidente Biden ha dejado claro, y estoy de acuerdo con él, que las cosas no pueden ser como siempre para Rusia en ninguna institución financiera. Pidió excluir a Rusia del G20. Y les he dejado claro a mis colegas en Indonesia que no participaremos en una serie de reuniones si Rusia está presente”, dijo la señora en una audiencia del comité de la Cámara.

La propuesta de Joe Biden también fue aprobada por el primer ministro canadiense, Justin Trudeau. Afirmó que consideraba inapropiada la participación de Rusia en el G20 tras su ataque a Ucrania.

Por cierto, Varsovia insiste en que la idea de excluir a Rusia del G20 no nació en la mente de Joe Biden, sino en la mente de los funcionarios polacos. El 22 de marzo, los líderes polacos sugirieron que la administración estadounidense considere excluir a Rusia del G20 debido a la situación en torno a Ucrania, dijo el ministro polaco de Desarrollo y Tecnología, Piotr Nowak. Anteriormente, el ministro de Relaciones Exteriores de Polonia, Zbigniew Rau, dijo que la república podría reemplazar a Rusia en el G20. Tales ideas pueden clasificarse como alucinaciones políticas.

China y varios otros países del G20 ya han expresado su desacuerdo con la demanda de Washington de una cumbre del G20 en Indonesia. Es de destacar que el representante oficial del Secretario General de la ONU, Stephane Dujarric, al comentar sobre los llamados para excluir a la Federación Rusa del G20, dijo que la decisión de excluir o no a Rusia del G20 está en manos del propio G20.

Se puede esperar que si el jefe de los Estados Unidos no está en Bali, entonces los jefes de Canadá, Australia, Gran Bretaña, Alemania, Francia, Italia y Japón ciertamente se abstendrán de viajar a Indonesia. Es posible que el G20 muera este año. EEUU y sus aliados más cercanos se quedarán en sus "siete" (G7).

Y otros miembros importantes del G20 (China, Rusia, India, Brasil, Sudáfrica) desarrollarán y profundizarán su cooperación en su conocida plataforma BRICS. Sin embargo, es posible que la composición de los BRICS pueda ampliarse para incluir miembros del G20 como Argentina, México, Arabia Saudita y Turquía. Sería bueno invitar allí a Irán, Bielorrusia, Kazajstán y todos los demás que están cansados ​​del dictado estadounidense.

Como un activo de la guerra de sanciones con Rusia, los "estados hostiles" pueden registrar la exclusión de Rusia de una serie de organizaciones en las que la presencia de Rusia le trajo más daño que bien. Así, el Foro Económico Mundial (WEF) suspendió el trabajo con Rusia y canceló la participación de los rusos en el foro de Davos. “ No interactuamos con ninguna persona que haya caído bajo las sanciones, y hemos congelado todas las relaciones con la parte rusa” , dijo a Politico la portavoz del FEM, Amanda Russo.

El otoño pasado, se firmó un Memorando entre el WEF y el gobierno ruso sobre la creación del Centro para la Cuarta Revolución Industrial bajo el Gobierno de la Federación Rusa sobre la base de ANO Tsifrovaya ekonomika. Esta cooperación, según varios expertos rusos, era peligrosa para nosotros desde el punto de vista de la seguridad nacional de Rusia. Las personas informadas dieron un suspiro de alivio cuando se enteraron del boicot que nos anunció el WEF. El memorando mencionado anteriormente también se convirtió en un documento insignificante.

Estados Unidos está presionando a varias organizaciones internacionales para que primero denuncien y luego excluyan a Rusia. E incluso si Rusia no está ni caliente ni fría por estas excepciones, se puede hacer mucho ruido a su alrededor. Una de estas ruidosas acciones se organizó en torno a la membresía de Rusia en el Consejo de Europa y PACE (Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa). El 25 de febrero se suspendió temporalmente.

Más tarde, Rusia anunció que abandonaba PACE por su propia voluntad. El 15 de marzo, Rusia fue expulsada oficialmente del Consejo de Europa. Además, se planteó la cuestión de la exclusión de Rusia de la Comisión de Venecia (un órgano asesor sobre derecho constitucional del Consejo de Europa).

Aquí hay otro ejemplo del ruido anti-ruso creado alrededor de una organización internacional. Este es el Parlamento Europeo. Desde el 16 de marzo, los diplomáticos rusos y bielorrusos tienen prohibido ingresar al edificio del Parlamento Europeo. La jefa del Parlamento Europeo, Roberta Metsola, tuiteó al respecto: “A partir de hoy, los funcionarios diplomáticos y civiles de Rusia y Bielorrusia tienen prohibido ingresar a las instalaciones del Parlamento Europeo. No hay lugar en la Casa de la Democracia para quienes buscan destruir el orden democrático”.

En los medios de comunicación mundiales, esta noticia se presentó de tal manera que los lectores, espectadores y oyentes podrían pensar que Rusia y Bielorrusia estaban excluidas de esta “casa de la democracia”. Pero la realidad es que nunca fue incluida en él. Todas esas prohibiciones y excepciones de ninguna manera dañan a Rusia, sino que la ayudan a deshacerse de la influencia perniciosa de la ideología de la "democracia europea" y el "liberalismo económico".

También hay mucho ruido sobre la membresía de Rusia en la Organización Mundial del Comercio (OMC). Inmediatamente después del 24 de febrero hubo llamamientos para excluir a Rusia de la OMC. Por el momento, la OMC une a 164 estados. Se necesitan dos rondas de votación para excluir a Rusia. A favor de tal decisión, deberán obtenerse las dos terceras partes de los votos en la primera vuelta y las tres cuartas partes en la segunda. Es prácticamente imposible.

Algunos países del Occidente colectivo como miembros de la OMC, sin esperar una decisión de exclusión, comenzaron a tomar medidas de carácter claramente sancionador. Estamos hablando de privar a Rusia del trato de nación más favorecida (NMF) en el comercio. Canadá lo hizo primero. Le siguió Japón.

El 15 de marzo, la OMC recibió de 14 miembros de la OMC (Estados Unidos, Gran Bretaña, la Unión Europea, Moldavia, Canadá, Noruega, la República de Corea, Japón, Albania, Australia, Islandia, Nueva Zelanda, Macedonia del Norte y Montenegro) una declaración de intención de privar a Rusia del trato de nación más favorecida en el comercio. El 17 de marzo, la Cámara de Representantes de EE. UU. apoyó un proyecto de ley para privar a la Federación Rusa del estatus de nación más favorecida.

El proyecto de ley se encuentra actualmente en la cámara alta del Congreso de los Estados Unidos. Con tales acciones unilaterales, Canadá, Japón y los Estados Unidos en realidad se colocan en la posición de infractores flagrantes de las normas de la OMC, como si fueran expulsados ​​de esta organización. También asestan un golpe a la OMC, que puede ser fatal para toda la organización.

Arrollando, Occidente está expulsando a Rusia de la OMC. Y Rusia debería decir "gracias" por esto. De facto, Rusia ya se ha encontrado detrás de las puertas de la organización. Rusia ahora tiene las manos libres y puede determinar su política en el campo del comercio exterior sin tener en cuenta a la OMC y los "accionistas clave" de la organización (principalmente los Estados Unidos), en función de sus intereses nacionales.

Solo es necesario realizar algunos trámites para formalizar la salida de la OMC de jure. Y la facción parlamentaria "Rusia Justa - Por la Verdad" (SRZP) tomó esta iniciativa. El 21 de marzo, presentó a la Duma Estatal un proyecto de ley sobre la salida de Rusia de la OMC. La iniciativa está diseñada para proteger los "intereses nacionales del país", así como hacerlo en "defensa propia" en respuesta a la "presión de sanciones" de Occidente.

El jefe de la facción SRZP, Sergei Mironov, comentó sobre la iniciativa legislativa de la siguiente manera: “Estamos cosechando las consecuencias de la participación en la OMC ahora que Rusia ha comenzado a ser aislada masivamente de los bienes y tecnologías occidentales. Alguien piensa que la OMC se ha convertido en una bendición para Rusia, pero yo no comparto esta posición. Esta organización ha causado mucho daño a la economía rusa, por lo tanto, ante la presión de las sanciones, nuestro país debe retirarse inmediatamente de la OMC”.

Sergei Mironov fue apoyado por el vicepresidente de la Duma estatal Pyotr Tolstoy. El 24 de marzo, dijo que la membresía en la OMC no trae ningún beneficio debido a la posición de Estados Unidos. “Estados Unidos ha entrado en una línea en la OMC que le permite no cumplir con ninguna obligación de la OMC en situaciones de emergencia que amenazan la seguridad de Estados Unidos”, señaló el Vicepresidente. El parlamentario también calificó de " idiota " la decisión misma de ingresar a la OMC (sucedió hace casi diez años, en agosto de 2012).

Particularmente dignas de mención son las propuestas de nuestros "socios" para una mayor presencia de Rusia en las instituciones financieras internacionales (IFI): el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial (BM) y el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo (BERD). Hubo algunos exaltados entre los políticos occidentales que exigieron la exclusión de Rusia de todas estas instituciones.

Fueron asistidos en esto por Kiev, que apeló a Occidente para plantear la cuestión de expulsar a Rusia de estas organizaciones. Así, el 22 de marzo, Artem Shevalev, miembro de la Junta Directiva del BERD de Ucrania, pidió a la dirección del banco que excluyera a Rusia de su membresía. Anteriormente (6 de marzo), el primer ministro ucraniano, Denys Shmyhal, anunció que Ucrania pidió a los aliados que suspendieran la membresía de Rusia y Bielorrusia en el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

En la práctica, es difícil o incluso imposible hacer esto, ya que los procedimientos de toma de decisiones previstos requieren el voto de todos los miembros de las organizaciones. Y es casi imposible reunir el número de votos necesarios para la exclusión. Puede ser un poco más fácil hacer esto en el BERD, donde el porcentaje de países vasallos de Washington entre los miembros de la organización es más alto que en el FMI y el BM.

La exclusión de Rusia del Fondo Monetario Internacional (FMI) no es posible, admitió la secretaria del Tesoro de los Estados Unidos, Janet Yellen, en una audiencia en el Congreso de los Estados Unidos. Solo pudo instruir a los representantes de EE. UU. en el Banco Mundial y el FMI para que se opusieran a "la provisión de asistencia financiera a la Federación Rusa y Bielorrusia de una institución apropiada, excepto para satisfacer las necesidades básicas de la población civil". En cuanto a Rusia, esta instrucción del ministro estadounidense no la calienta ni la enfría. Dado que Moscú no ha solicitado préstamos ni al FMI ni al Banco Mundial desde hace muchos años.

Por lo tanto, Washington no puede plantear la cuestión de la exclusión e incluso la suspensión de la membresía de la Federación Rusa en las IFI. Pero él está tratando de plantear la cuestión de limitar los poderes de la Federación Rusa. La directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, enfatizó que el liderazgo no está discutiendo el tema de suspender la membresía de Rusia en la organización.

El país puede ser excluido solo sobre la base de una violación de las obligaciones económicas de acuerdo con la carta del FMI, y Rusia cumple con todas las obligaciones, explicó Georgieva. Como referencia, observo que Rusia tomó préstamos del Fondo solo en el siglo pasado. Desde 2000, Moscú nunca ha recurrido al fondo en busca de ayuda. Y en enero de 2005, pagó toda la deuda y durante mucho tiempo ha actuado como acreedora del FMI.

Por el momento, el FMI decidió dar un paso tan demostrativo como privar al representante de Rusia, Alexei Mozhin, del título honorífico de decano de la junta directiva del Fondo. Este título se otorga al miembro de la junta directiva que tiene la permanencia más larga en la junta; Mozhin ha estado en la junta directiva durante más de un cuarto de siglo, desde 1996. La decisión fue impulsada por las delegaciones de Estados Unidos, Gran Bretaña y Canadá.

Sin embargo, parece que nuestros "socios" han encontrado una manera de "pellizcar" a Rusia más dolorosamente como miembro del FMI. Las cuentas de la Federación de Rusia con el Fondo tienen una moneda específica denominada "Derechos especiales de giro" (SDR o SDR). Se trata de dinero con una gama limitada de funciones, que el propio Fondo emite de vez en cuando. Su valor se determina diariamente en función del tipo de cambio de mercado de las principales divisas: el dólar estadounidense, el euro, el yuan chino, el yen japonés y la libra esterlina (que constituyen la denominada cesta SDR).

La primera emisión de DEG se realizó en 1969. El último y de un tamaño sin precedentes es el 23 de agosto de 2021 (por un monto equivalente a $ 6 50 mil millones). Ya se han distribuido un total de 660.700 millones de DEG (aproximadamente $943.000 millones). Luego de la emisión de DEG del año pasado, se transfirieron a la cuenta de Rusia 12.300 millones de unidades de esta moneda (en ese momento correspondía a $17.500 millones). En total, la cuenta de la Federación Rusa acumuló DEG por un monto equivalente a alrededor de $ 24 mil millones.La participación de los DEG en las reservas de oro y divisas de Rusia en febrero (en vísperas de congelar una parte significativa de ellas) ascendió al 3,8 por ciento.

El SDR solo puede ser utilizado por los países miembros del Fondo de la siguiente manera: un país puede cambiar el SDR a las monedas de reserva habituales de otros países. Y este derecho incondicional de convertir DEG en otras monedas fue cuestionado por Washington.

El 17 de marzo, el Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes del Congreso de los EE. UU. aprobó un proyecto de ley que prohíbe al secretario del Tesoro de los EE. UU. proporcionar dólares a Rusia y Bielorrusia a cambio de los fondos a su disposición del Fondo Monetario Internacional - DEG. Además, el proyecto de ley obliga al jefe del departamento financiero de EE. UU. a consultar con otros países para que "de igual manera se nieguen a convertir" los DEG de Rusia y Bielorrusia en moneda fuerte.

No sé qué tan efectivo será el trabajo del Secretario del Tesoro de los EE. UU. para persuadir a otros países a este tipo de boicot a Rusia. En el peor de los casos: todos nuestros DEG serán un peso muerto en la cuenta de Rusia con el Fondo. Pero señalaré que en nuestras tres décadas de membresía en el Fondo, nunca hemos tratado de convertir DEG a otras monedas. Nos las arreglamos sin SDR y ahora nos las arreglaremos igual.

Pero cabe señalar que tal iniciativa de Washington perjudica al FMI, reduce la confianza en el Fondo y su moneda DEG (antes se creía que tenía 100% de inmunidad a cualquier sanción unilateral).

Se vuelve bastante obvio que no debemos ser observadores pasivos de cómo el Occidente colectivo está tratando de limitar los derechos y poderes de Rusia en las IFI. Para resumir los resultados de nuestra estancia en el FMI, el BM y el BERD, deberían marcarse con un signo menos.

El mismo Fondo (en relación con él, Rusia resulta ser un acreedor neto) todos los años envía sus "recomendaciones" a Moscú sobre "mejorar" la política monetaria, económica y social del estado. Y todos están en el espíritu del Consenso de Washington. La recomendación más escandalosa del Fondo en los últimos años ha sido su propuesta de reformar el sistema de pensiones ruso.

La conclusión se vuelve más que obvia de que necesitamos salir de estas organizaciones. Gracias a Dios, ninguna sanción puede privarnos de este derecho. Pasemos, por ejemplo, al documento "Artículos, acuerdos del Fondo Monetario Internacional" (un conjunto de varios documentos normativos, una especie de "código" del FMI).

Existe el Artículo XXVI, Sección 1: "Derecho de los Estados miembros a retirarse del Fondo": " Cualquier Estado miembro puede retirarse del Fondo en cualquier momento mediante notificación por escrito al Fondo, en su sede. El Estado miembro se retirará del Fondo a partir de la fecha de recepción por éste de dicha notificación.”

La idea de retirarse de Rusia en la Duma Estatal es promovida activamente por Mikhail Delyagin, un conocido economista y vicepresidente del Comité de Política Económica de la Duma Estatal. Está seguro de que Rusia no necesita en absoluto el Fondo Monetario Internacional e incluso es perjudicial. “Ya hemos pagado todas las deudas externas y nos deshicimos de la dependencia de su dinero crediticio a principios de la década de 2000. Aunque el FMI todavía conserva influencia ideológica e incluso religiosa en los funcionarios liberales rusos. Y tenemos que deshacernos de esto”, dijo M. Delyagin en una entrevista con Parlamentskaya Gazeta el 3 de marzo.

Mi revisión no cubre todas las organizaciones importantes, la membresía en la que Rusia es cuestionada por países de la lista de "estados hostiles" (es decir, aquellos que han impuesto sanciones contra nosotros), o por la propia Rusia. De las iniciativas de Rusia para una retirada voluntaria, podemos mencionar la propuesta del Vice-Presidente de la Duma Estatal, Pyotr Tolstoy. El 24 de marzo declaró: “Nos queda retirarnos de la OMC, de la OMS y de la UNESCO”.

Unas palabras sobre la Organización Mundial de la Salud (OMS). La campaña para el retiro de Rusia de esta organización se lanzó en nuestro país incluso antes del inicio de la actual guerra de sanciones. Así, en noviembre del año pasado, la Organización Pública Interregional "Por los Derechos de la Familia" recogió las firmas de más de 109 mil personas bajo una petición para el retiro de Rusia de la OMS. Se enviaron copias del documento a Putin, la Duma Estatal, el Consejo de la Federación, los líderes de las autoridades ejecutivas y políticos individuales.

Durante la llamada “lucha contra la pandemia de COVID-19”, quedó claro para muchos que la OMS es solo una tapadera y una herramienta para que la élite supranacional interfiera en los asuntos internos de los estados soberanos e implemente su plan de “Gran Reinicio”. Bajo la apariencia de este último se encuentra un plan para tomar el poder en el mundo por un grupo reducido de "elegidos" y establecer un nuevo orden mundial. Sin embargo, la actual guerra de sanciones contra Rusia es una continuación de la implementación del mismo plan de "Gran Reinicio".

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

AVISO IMPORTANTE

¡ATENCIÓN!

El denominado "mundo libre" ha censurado
la señal del canal ruso de TV RT.
Para poder seguir viéndolo en nuestro portal
siga las instrucciones siguientes:
1) Instale en su ordenador el programa
gratuito Proton VPN desde aquí:
2) Ejecute el programa y aparecerán
tres Ubicaciones libres en la parte izquierda
3) Pulse "CONECTAR" en la ubicación JAPÓN
4) Vuelva a entrar en nuestra web y ya 
podrá disfrutar de la señal de RT TV
5) Maldiga a los cabecillas del
"mundo libre" y a sus ancestros

RECOMENDAMOS