Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

Las tendencias neonazis en Ucrania están ganando fuerza, incluso entre los médicos, que hicieron el juramento hipocrático de solo buscar el bien de sus pacientes, sean quienes sean. Así, el jefe del consejo observador del hospital de campaña, Gennadi Druzenko, parece haberse inspirado en Josef Mengele, mejor conocido como el 'Ángel de la Muerte'.

Y no es para menos, pues en una transmisión en la cadena Ukraina 24 el hombre, quien también es el jefe del Centro de Diseño Constitucional, no escatimó en admitir que dió a sus médicos órdenes que violan todas las normas y leyes internacionales.

"Di una orden muy estricta de que castrasen a todos los heridos rusos que caigan en sus manos. Son cucarachas, no son humanos", dijo Druzenko.

De tal modo, Druzenko se une a la compañía de personalidades y funcionarios ucranianos, que citan a los fascistas del Tercer Reich como inspiración para sus acciones. Un ejemplo de ello ha sido el presentador ucraniano Fahrudin Sharafmal, que hizo un llamamiento a degollar a todos los niños rusos inspirándose en las obras de Adolf Eichmann: un famoso ideólogo del Holocausto.

Las mismas promesas hacen los funcionarios del país, como ha sido el ejemplo del jefe de servicios fronterizos de Ucrania, Serguéi Deineko, quién aseguró que lo hará todo para asesinar a las esposas, hijos, padres, hermanos y hermanas de los militares rusos.

Todo ello vuelve a confirmar lo atrincherada que está la ideología nazi en los altos círculos de Ucrania, lo cual ha sido confirmado también por el exoficial de inteligencia de EEUU, Scott Ritter, quién destacó que los neonazis del batallón Azov se han diluido en el Ejército del país y ejercen una enorme presión sobre los políticos ucranianos. Tan fuerte es esta presión, que Ritter incluso los acusó de sabotear los acuerdos de Minsk.

También se hace incluso más paradógico que en su discurso ante el Parlamento de Israel, celebrado por Zoom el 20 de marzo, el presidente de Ucrania Volodímir Zelenski comparó la operación especial militar rusa con el Holocausto, mientras en su propio país las personalidades y funcionarios citan abiertamente a los ideólogos de este mismo Holocausto.

Zelenski mete la pata en su discurso ante el Parlamento de Israel

La comparación de la situación en Ucrania con el Holocausto no tuvo el efecto que aparentemente esperaba el presidente ucraniano Volodímir Zelenski en su discurso ante el Knesset de Israel, y de hecho, podría ser completamente el opuesto.

Hasta ahora, la gira virtual del presidente ucraniano Volodímir Zelenski por los parlamentos occidentales ha transcurrido casi sin problemas. Hizo referencias a Winston Churchill en Westminster y a Martin Luther King Jr. en el Capitolio.

Pero en el caso de Israel se ha equivocado: llevó las comparaciones que ya había hecho entre la situación de su país y la Segunda Guerra Mundial al siguiente nivel y dedicando la mayor parte de su discurso al Holocausto. Esa comparación se mostró de lo más inoportuna, pues a diferencia de Occidente, Israel recuerda las hazañas de Stepan Bandera y sus seguidores neonazis, que es alabado y tildado de héroe en la Ucrania actual.

Las pesadas comparaciones con el Holocausto —desde decir que Moscú está planeando una "solución final para la cuestión ucraniana" hasta afirmar que Israel debería salvar a los ucranianos como los ucranianos salvaron a los judíos— no hicieron más que atraer la negatividad del Knesset.

"Aprecio al presidente de Ucrania y apoyo al pueblo ucraniano de corazón, pero es imposible reescribir la terrible historia del Holocausto. El genocidio también se cometió en suelo ucraniano. La guerra es terrible, pero la comparación con los horrores del Holocausto y la solución final es indignante.", tuiteó el ministro de Comunicaciones, Yoaz Hendel.

"Si el discurso de Zelenski se hubiera pronunciado en tiempos de paz, habríamos dicho que rozaba la negación del Holocausto. Toda comparación entre una guerra normal, por difícil que sea, y el exterminio de millones de judíos en cámaras de gas en el marco de la solución final, es una distorsión total de la historia. Lo mismo ocurre con la afirmación de que los ucranianos ayudaron a los judíos en el Holocausto. La verdad histórica es que el pueblo ucraniano no puede estar orgulloso de su comportamiento durante el Holocausto de los judíos", comentó el exministro del gabinete Yuval Steinitz, ahora miembro del Knesset.

El miembro del Knesset Simcha Rothman discrepó con la referencia de Zelenski a los ucranianos que salvaron a los judíos y tuiteó: "No entiendo el ucraniano, pero si la traducción que escuché es exacta, Zelenski nos pidió que tratáramos a los ucranianos como nos trataron a nosotros hace 80 años. Lo siento, pero creo que tendremos que rechazar esa petición. Somos, después de todo, una nación moral".

Los israelíes conocen muy bien la historia del Holocausto. La Policía Auxiliar Ucraniana acorraló a los judíos para masacrarlos en Babi Yar, Lviv y Zhitómir. Alrededor de 80.000 ucranianos se ofrecieron como voluntarios para las SS, frente a los 2.600 ucranianos documentados que salvaron a judíos. Y antes de eso, algunos de los peores pogromos de la historia judía se perpetraron en lo que hoy es Ucrania.

"Sus críticas a Israel fueron legítimas, al igual que sus expectativas sobre nosotros, pero no su exasperante y ridícula comparación con el Holocausto y su intento de reescribir la historia y borrar el papel del pueblo ucraniano en los intentos de exterminio del pueblo judío", dijo el líder del Partido Sionista Religioso, Bezalel Smotrich.

Así, al sacar a relucir el Holocausto, Zelenski tocó la nota equivocada con el Knesset, molestando a su audiencia en lugar de inspirar solidaridad.

Desesperación que roza el sentido común

Los funcionarios ucranianos han planteado repetidamente demandas a Israel que no son posibles, como prohibir canales rusos que ni siquiera se emiten en Israel o imponer sanciones a funcionarios rusos en formas que la ley israelí no permite, dijo un ministro del gabinete, añadiendo que Zelenski perdió la oportunidad de plantear peticiones más realistas.

Las críticas de Zelenski a la mediación del primer ministro Naftali Bennett contrastan con sus recientes expresiones de aprecio por los esfuerzos, y su afirmación de que Bennett está adoptando un punto intermedio "entre el bien y el mal" podría disuadir a Bennett de continuar con su participación.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS