Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

BRUSELAS (Sputnik) — El aumento de los precios de energía eléctrica en Europa se debe parcialmente a los suministros de gas ruso, declaró la jefa del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde.

"Tenemos impulsores de precios relacionados con la recuperación económica y la demanda, pero también hay otros factores vinculados con las reservas, el viento, las obras técnicas en Noruega, la demanda en China y los suministros de Rusia", dijo Lagarde, añadiendo que todos estos elementos "contribuyen a los altos precios de energía que observamos actualmente".

Los precios en el mercado del gas europeo se han disparado drásticamente en los últimos meses. A principios de agosto pasado, el precio de los futuros más cercanos en el índice holandés TTF era de unos 515 dólares por 1.000 metros cúbicos, y el 6 de octubre superó la barrera histórica de 1.900 dólares.

Después de que el presidente ruso, Vladímir Putin, planteara al Gobierno estudiar las opciones para ayudar a Europa a superar la crisis energética, las cotizaciones de gas en el mercado mundial empezaron a disminuir.

Según expertos, los futuros de gas suben en Europa debido a varios factores: las escasas reservas de gas en los depósitos subterráneos europeos, la oferta limitada por parte de los principales suministradores y la elevada demanda del gas licuado en Asia.

La corporación rusa Gazprom, a su vez, informó en octubre que de enero a septiembre de 2021 sus exportaciones de gas aumentaron el 15,3%, hasta 145.800 millones de metros cúbicos, que es el segundo indicador más grande para los nueve meses en toda la historia de los suministros.

El precio del gas cae en Europa después de que Gazprom anunciara suministros adicionales en noviembre

El precio del gas natural en Europa cayó este jueves por debajo de 1.000 dólares por mil metros cúbicos después de que Gazprom se comprometiera a aumentar el suministro a los países europeos en noviembre.

De acuerdo con los datos de la bolsa londinense ICE, los futuros del gas natural para noviembre de 2021 en el mercado neerlandés TTF se situaron este jueves en 75,30 euros por megavatio hora, esto es, en torno a los 880 dólares por mil metros cúbicos.

El pasado miércoles, el presidente ruso, Vladímir Putin, instó al jefe de Gazprom, Alexéi Miller, a aumentar los suministros de gas a los depósitos europeos después de que se llenaran los almacenamientos subterráneos rusos, un hecho que la empresa tenía previsto completar para el próximo 8 de noviembre.

Moscú asegura que la UE tiene gas suficiente para 6 meses en su depósitos subterráneos

VERONA, ITALIA (Sputnik) — La Unión Europea (UE) dispone de gas suficiente para seis meses en sus depósitos subterráneos, declaró el representante permanente de Rusia ante el bloque comunitario, Vladímir Chizhov.

"La cantidad disminuida [de gas] en los depósitos subterráneos de la UE es suficiente para seis meses", así que la escalada de la situación de los precios "parece especulativa", dijo Chizhov en una entrevista con Sputnik.

Denunció la politización de los temas relacionados con el gas y la energía en el bloque comunitario.

El diplomático señaló que la subida del precio del petróleo, el invierno frío, de poco viento, y el descenso del nivel de los embalses que abastecen las centrales hidroeléctricas en Europa, son los factores que provocaron la situación actual en el mercado del gas europeo.

Los precios en el mercado del gas europeo se han disparado drásticamente en los últimos meses. A principios de agosto pasado, el precio de los futuros más cercanos en el índice holandés TTF era de unos 515 dólares por 1.000 metros cúbicos, y el 6 de octubre superó la barrera histórica de 1.900 dólares.

Después de que el presidente ruso, Vladímir Putin, planteara al Gobierno estudiar las opciones para ayudar a Europa a superar la crisis energética, las cotizaciones de gas en el mercado mundial empezaron a disminuir.

Según expertos, los futuros de gas suben en Europa debido a varios factores: las escasas reservas de gas en los depósitos subterráneos europeos, la oferta limitada por parte de los principales suministradores y la elevada demanda del gas licuado en Asia.

La petrolera rusa Rosneft echa la culpa al capitalismo de la crisis energética

VERONA, ITALIA (Sputnik) — Las fuentes de energía renovables no podrán sustituir por completo al combustible fósil, declaró el presidente de la compañía de energía rusa Rosneft, Ígor Sechin.

"La creencia en las posibilidades ilimitadas de la energía renovable aún no ha sido apoyada por tecnologías confiables [...] Incluso a largo plazo, la energía renovable no podrá reemplazar por completo los recursos energéticos tradicionales", dijo Sechin al intervenir en el Foro Económico Euroasiático.

Sechin señaló que para la transición energética, se necesita un progreso tecnológico serio, en particular la investigación y la búsqueda de nuevos materiales para la producción y almacenamiento de energía.

En este contexto precisó que el desarrollo de nuevos materiales no es una cuestión de energía, sino de cambiar la estructura de la economía.

Al referirse a la neutralidad de carbono, dijo que para alcanzarla no es necesario dejar de utilizar el petróleo y el gas, tampoco el carbón.

"Se debe recordar a los activistas climáticos que obligar a las empresas a retirarse de los proyectos de petróleo y gas no resuelve el problema de la reducción de emisiones", indicó.

Sechin apuntó que incluso si se logra la neutralidad de carbono para el 2050, el cambio climático aún continuará, dado que "el clima de la Tierra nunca ha sido estático".

A este respecto destacó la necesidad de tomar decisiones sobre qué hacer después de 2050 y prepararse para los cambios más ambiciosos de la transición energética.

Sechin además subrayó que la transición energética debe basarse en patrones económicos reales, en vez de las demandas de los activistas climáticos.

"La transición energética debe [...] proporcionar retorno de la inversión y crecimiento del valor a largo plazo mientras satisface la demanda de energía y reduce las emisiones", agregó.

Los costos y esfuerzos para crear energía verde deben distribuirse adecuadamente entre los productores y consumidores de energía, opinó.

Según Sechin, el objetivo principal de la transición energética es garantizar la fiabilidad del suministro de la energía.

La transición energética, añadió, debe estar sincronizada con la provisión de recursos energéticos, suministros confiables de metales y otros materiales, el desarrollo de tecnologías, así como la adaptación del comportamiento del consumidor.

En este contexto subrayó que "el modelo actual de capitalismo" impide poner fin a la crisis energética y destacó la importancia de "asegurar la coordinación entre reguladores, proveedores y consumidores" para evitar que la crisis se extienda a toda la economía mundial.

Además apuntó que el cambio climático ya repercute en la energía y provoca la caída de inversiones en el ámbito de la exploración geológica, la cual, por su parte, causa una disminución en el nivel de reposición de las reservas de petróleo y gas en el mundo.

En este contexto señaló que la época de los precios relativamente bajos para la energía, que "se convirtió en el principal estímulo para el desarrollo de la economía mundial", pronto podría llegar a su fin.

Factores de la crisis en el mercado de gas europeo

Sechin puso de relieve los factores que propiciaron la crisis de gas en Europa y destacó la importancia de tener inventarios del combustible.

"La actual crisis de gas en Europa demostró que poseer reservas del producto es crucial", afirmó Sechin.

En el evento participan altos ejecutivos de importantes petroleras, bancos y otras compañías de Estados Unidos, Gran Bretaña, Italia, Rusia y otros países.

Los precios del gas en el mercado europeo se dispararon en los últimos meses, marcando máximos históricos. Si a inicios de mayo se situaba en 300 dólares por 1.000 metros cúbicos (o 24,48 euros por megavatio hora) en el TTF holandés, el mercado de referencia en el continente, en los últimos días superaba los 1.000 dólares.

Europa habitualmente comienza a reponer sus reservas de gas en los meses del verano septentrional cuando los precios del combustible bajan, algo que no sucedió este año ante la rápida recuperación de la demanda en el mundo tras los cierres durante la pandemia de coronavirus.

Sechin subrayó que los depósitos de gas en Europa están llenos solo al 75%, quince puntos porcentuales menos que la media habitual de 90% y achacó el problema a los insuficientes contratos duraderos.

"Los contratos a largo plazo proporcionan cierta estabilidad al mercado de gas, pero no la garantizan por completo debido a los contratos spot de corto plazo", sostuvo.

Otra de las causas de la crisis, apuntó, es la capacidad limitada de las fuentes renovables para generar suministros estables de electricidad y el aumento en flecha de la demanda.

"De este modo, la crisis de gas se produjo no por una sola causa, sino confluyeron varios factores", resumió.

Para el presidente de Rosneft los elevados precios del hidrocarburo amenazan la recuperación económica de Europa.

Sechin advirtió que el modelo vigente del capitalismo impide hallar una salida a la crisis energética que comienza a expandirse a otros mercados mundiales.

Citó como ejemplos, el déficit de magnesio, un mineral clave para las plantas de aluminio y acero, cuya producción se concentra en China, o la escasez mundial de chips, un mercado que es controlado por Taiwán con una cuota del 25%.

"Todos estos factores nos hacen reflexionar sobre las limitaciones del actual modelo del capitalismo (...) que obstaculizan encontrar una solución a los retos de la actualidad", enfatizó.

El alto ejecutivo llamó a una mayor coordinación entre los entes reguladores, los proveedores y los consumidores para evitar que la crisis contagie a toda la economía mundial.

Suministros de gas desde EEUU a Europa

Las esperanzas de Europa de que Estados Unidos le suministre el gas natural licuado al contado no se han hecho realidad, constató Sechin.

Al intervenir en los márgenes del Foro Económico Euroasiático que se celebra este jueves en la ciudad italiana de Verona, Sechin indicó que la falta de contratos a largo plazo se tradujo en escasas reservas de gas en los depósitos europeos y afectó la crisis gasística en general.

"Tampoco se han hecho realidad las esperanzas de Europa de suministros spot [en virtud de contratos de corto plazo] de gas natural licuado desde EEUU", señaló.

Según el jefe de Rosneft, la crisis actual pone de relieve la fragilidad de los equilibrios en mercados energéticos, y los riesgos asociados con la transición energética forzada y el desaliento de la energía tradicional.

En ese sentido destacó el importante papel que desempeña Rusia como un suministrador fiable de gas al continente.

"Rusia, por su parte, brinda la máxima cooperación para resolver la crisis, garantizando la estabilidad de los suministros de gas a Europa", aseguró Sechin, al destacar que el país siempre ha estado comprometido con sus obligaciones contractuales.

Europa está sufriendo una fuerte subida de los precios de la energía debido a un aumento de la demanda mundial a medida que se acelera la recuperación económica de la pandemia del COVID-19.

Los expertos ven el aumento de los suministros del gas al continente como una de las medidas para combatir la crisis energética.

Análisis: La escasez mundial de petróleo es inevitable

Tsvetana Paraskova

Las compañías petroleras están bajo una presión cada vez mayor para frenar la producción, pero detener el suministro solo agravará los problemas energéticos que enfrenta el mundo hoy y hará subir los precios del petróleo.

La subinversión crónica en nuevo suministro de petróleo desde la crisis de 2015 y la presión sobre las empresas de petróleo y gas para frenar las emisiones e incluso "mantenerlas bajo tierra" probablemente conducirán a un pico de producción mundial de petróleo antes de lo esperado, dicen los analistas.

Este sería un avance bienvenido para los defensores de la energía verde, las agendas del cero neto y el planeta si no fuera por un simple hecho: la demanda de petróleo se está recuperando de la caída impulsada por la pandemia y establecerá un nuevo récord anual tan pronto como sea posible el próximo año.

La transición energética y los diversos planes gubernamentales para emisiones netas cero han llevado a los analistas a pronosticar que la demanda máxima de petróleo se produciría antes de lo esperado hace solo unos años. Sin embargo, a medida que se mantienen las tendencias actuales de inversión en petróleo y gas, el suministro mundial de petróleo podría alcanzar su punto máximo antes que la demanda mundial de petróleo, abriendo una brecha de suministro que conduciría a una mayor volatilidad en el mercado del petróleo, con picos en los precios a mediados de esta década y más allá.

La oferta podría alcanzar su punto máximo antes que la demanda

"Con las tendencias actuales, es probable que la oferta mundial de petróleo alcance su punto máximo incluso antes que la demanda", escribió el departamento de investigación de Morgan Stanley en una nota publicada esta semana por Reuters.

“El planeta pone límites a la cantidad de carbono que se puede emitir de forma segura. Por lo tanto, el consumo de petróleo debe alcanzar su punto máximo”, dijeron analistas de Morgan Stanley.

El problema con el mundo es que el consumo de petróleo (ilusiones, presión de los inversores y todo eso) no está alcanzando su punto máximo. Tampoco alcanzará su punto máximo hasta finales de esta década como muy pronto, según la mayoría de las estimaciones.

La OPEP espera que la demanda mundial de petróleo continúe creciendo hasta mediados de la década de 2030 a 108 millones de barriles por día (bpd), después de lo cual se estabilizará hasta 2045, según la última perspectiva anual del cartel.

Algunos otros analistas esperan un pico de demanda en algún momento a fines de la década de 2020.

Sin embargo, la inversión en nueva oferta está muy por detrás del crecimiento de la demanda mundial de petróleo.

La demanda está creciendo nuevamente después de la crisis de Covid de 2020 y, contrariamente a algunas expectativas de principios de 2020 de que el consumo mundial de petróleo nunca volvería a los niveles previos a la pandemia, actualmente la demanda está a solo unos meses de alcanzar y superar esos niveles.

La brecha de oferta se avecina en unos pocos años

La oferta, por otro lado, parece restringida más allá del horizonte de acuerdos de la OPEP+.

La nueva inversión el año pasado cayó a un mínimo de década y media. El año pasado, la inversión global upstream se hundió a un mínimo de 15 años de 350.000 millones de dólares, según estimaciones de Wood Mackenzie de principios de este año.

Tampoco se espera que la inversión repunte materialmente este año, a pesar de los 80 dólares del petróleo. Esto se debe a que los supermajors se adhieren a la disciplina del capital y prometen objetivos de emisiones netas cero, parte de los cuales algunos de ellos planean alcanzar al frenar la inversión y el desarrollo en nuevos proyectos petroleros no esenciales y poco rentables.

El esquisto estadounidense, por su parte, no se apresura esta vez a "perforarse en el olvido", como dijo Harold Hamm en 2017, ya que los productores estadounidenses buscan finalmente recompensar a los accionistas después de años de invertir flujos de efectivo en la perforación y perseguir el crecimiento de la producción.

Teniendo en cuenta que la demanda de petróleo seguirá creciendo, al menos durante unos años más, la subinversión en nueva oferta sería un problema importante en el mediano y largo plazo.

A pesar de la transición energética, la demanda simplemente no desaparecerá, y se necesitarán nuevos suministros en los próximos años para reemplazar la producción y las reservas en declive.

La industria petrolera necesitará inversiones masivas durante los próximos 25 años para satisfacer la demanda, según la OPEP. La industria necesitará inversiones acumuladas a largo plazo relacionadas con el petróleo, upstream, midstream y downstream de 11,8 billones de dólares para 2045, dice la OPEP.

Patrick Pouyanné, director ejecutivo de Total Energies de Francia, dijo en el Energy Intelligence Forum de este mes que los precios del petróleo se "dispararían hasta un techo" para 2030 si la industria dejara de invertir en nuevos suministros, como sugieren algunos escenarios de cero neto para 2050. “Si dejamos de invertir en 2020, dejamos todos estos recursos en el suelo ... y luego el precio se disparará hasta el techo. E incluso en los países desarrollados, será un gran problema”, dijo Pouyanné.

El petróleo a $ 100 ya no es una predicción escandalosa

Un precio del petróleo de tres dígitos ya no es una predicción escandalosa como lo habría sido a principios de 2020.

Francisco Blanch, director global de investigación de materias primas y derivados en Bank of America, espera que el petróleo alcance los 100 dólares en septiembre de 2022, o incluso antes si este invierno es mucho más frío de lo esperado.

La demanda está regresando, mientras que hemos visto una grave subinversión en la oferta en los últimos 18 meses, dijo Blanch a Bloomberg a fines de septiembre.

“El problema de la subinversión no se puede resolver fácilmente y, al mismo tiempo, tenemos una demanda creciente”, dijo.

“Nos estamos moviendo hacia una camisa de fuerza para la energía, no queremos usar carbón, queremos usar cada vez menos gas, queremos alejarnos del petróleo”, dijo Blanch a Bloomberg.

Si bien es poco probable que el petróleo se mantenga en tres dígitos durante un período prolongado de tiempo, la subinversión se ha convertido en "un problema para varios años" para la industria, señaló Blanch.

Incluso si el petróleo no se mantiene en 100 dólares el barril, una contracción de la oferta en el futuro movería el piso bajo los precios del petróleo más alto y conduciría a picos insostenibles de precios. Por mucho que los activistas climáticos quieran detener la inversión en nuevos suministros, la industria y el mundo no pueden permitírselo porque la demanda de petróleo sigue creciendo.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente