Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

Moscú califica de “farsa” el informe de expertas de la ONU que señalan la supuesta implicación de autoridades rusas en el envenenamiento de Navalni.

Durante una conferencia de prensa realizada este jueves, la portavoz de la Cancillería rusa, María Zajarova, ha instado al Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU) a prestar atención a “la conducta inapropiada de las relatoras especiales, que montaron una farsa en Ginebra (Suiza)”.

La diplomática hacía alusión a un informe emitido el 1 de marzo por dos relatoras de la ONU, Agnes Callamard e Irene Jan, en el que barajan la “probable implicación” de funcionarios presumiblemente de alto nivel del Gobierno de Rusia en el envenenamiento del líder opositor Alexéi Navalni, en agosto de 2020.

Sacando a colación los alegatos de las dos expertas de la ONU que dijeron que el motivo de sus señalamientos era el veneno novichok utilizado en el envenenamiento del opositor, Zajarova ha denunciado que esta involucración entre el caso y las armas químicas “es una provocación que se ha llevado a nivel internacional para crear una agenda falsa en el espacio informativo”.

Conforme a la vocera, estas acciones tienen como el objetivo “distraer la atención de la opinión pública mundial de problemas reales y crear un instrumento para interferir en los asuntos internos” de Rusia.

Esto mientras EE.UU., tras coordinaciones con la Unión Europea (UE), anunció el martes un paquete de sanciones contra varios funcionarios rusos, con el propósito de presionar la puesta en libertad de Navalni.

El 20 de febrero, el Tribunal de Moscú confirmó el fallo del pasado 2 de febrero que había ordenado el ingreso en prisión del opositor, aunque redujo un mes y medio la sentencia inicial de tres años de cárcel, al tener en cuenta el tiempo que había pasado en arresto domiciliario. Según los medios, Navalni podría cumplir su condena en un campo de trabajo forzado.

Después del anuncio de la decisión de la corte moscovita, varias naciones del Occidente solicitaron la liberación de Navalni, entre ellas, EE.UU., Francia, el Reino Unido y Alemania. No obstante, Rusia les recomendó enfocarse en la situación de sus propios territorios.

Las relaciones entre Rusia y la UE, así como EE.UU. ya eran inestables y se volvieron más complejas por el caso de Navalni.

Noruega se suma a las sanciones de la UE contra Rusia por el caso Navalni

MÚRMANSK, RUSIA (Sputnik) — Noruega se une a las sanciones impuestas a Rusia por la Unión Europea en relación con el caso del bloguero opositor ruso Alexéi Navalni, y adoptará medidas idénticas, comunicaron a Sputnik en el Ministerio de Exteriores del reino.

"Noruega se suma a la decisión de la UE y adoptará medidas idénticas a las sanciones de la UE", comentó el organismo su postura.

La cartera, sin embargo, no reveló detalles algunos al respecto.

La Unión Europea impuso el 2 de marzo pasado sanciones contra cuatro ciudadanos de Rusia a causa del arresto de Navalni. Estados Unidos a su vez sancionó a 14 organizaciones y a unas personas "por la fabricación de las armas biológicas y químicas", restringiendo para ellas la obtención de visados y las exportaciones.

Senadores impulsan más sanciones contra el Nord Stream 2 porque dicen que el proyecto daría a Putin el dominio absoluto sobre Europa

Ilya Tsukanov

La semana pasada, el portavoz del Departamento de Estado indicó que Washington continuaba con su revisión de la «actividad sancionable» potencial de las empresas involucradas en la construcción del megaproyecto de infraestructura energética de Rusia y Europa Occidental. El presidente Biden ha calificado a Nord Stream 2 como un «mal negocio para Europa».

Un grupo de senadores republicanos de 40 miembros ha enviado al presidente Joe Biden una carta pidiéndole que imponga sanciones adicionales a Nord Stream 2, diciendo que el proyecto viola las leyes de Estados Unidos y advirtiendo que se está acabando el tiempo para detener la construcción.

Con la construcción del proyecto que se está llevando a cabo actualmente, hay información disponible públicamente sobre embarcaciones y empresas que realizan actividades sancionables.

El hecho de que la Administración no identifique e imponga nuevas sanciones indica su voluntad de permitir que el presidente Putin obtenga un dominio absoluto sobre los suministros de gas de Europa y aumente la influencia geopolítica [de Rusia]”, dice la carta.

Los legisladores señalan que la llamada «Ley de protección de la seguridad energética de Europa» exige la imposición de sanciones y advierten que «el tiempo es esencial» para detener las actividades de construcción. “La Administración no puede hacer la vista gorda ante quienes violan nuestras leyes”, insta la carta.

Los legisladores también expresan su decepción con el informe presentado por la Casa Blanca el mes pasado que identifica al tiendetubos de bandera rusa Fortuna y a su propietario como el único infractor de las sanciones estadounidenses, señalando que el buque y la empresa propietaria ya habían sido sancionados por la administración Trump, con poco impacto aparente en sus actividades de construcción del oleoducto.

Ahora es el momento de actuar. Es fundamental que Estados Unidos haga cumplir nuestras leyes y responsabilice a esas entidades por ayudar a Rusia en la construcción de este peligroso oleoducto ”, concluye la carta.

Los firmantes de la apelación incluyeron a la mayoría de los miembros republicanos del Senado, incluidos Tom Cotton, Marco Rubio, Lindsey Graham, Susan Collins y Mitt Romney.

Estados Unidos ya ha atacado a Nord Stream 2 con dos rondas de sanciones, con la llamada Ley de Protección de la Seguridad Energética de Europa incorporada a la Ley de Autorización de Defensa Nacional de 2019, y se aprobaron más restricciones el 1 de enero de 2021.

La primera ronda de sanciones llevó a AllSeas, un contratista de construcción con sede en Suiza, a retirarse del proyecto, citando la amenaza de sanciones «aplastantes y potencialmente fatales» en su contra. Esto llevó a una congelación en la construcción con menos de 150 km de los 1.230 km del proyecto por completar mientras Rusia transportaba barcos al Mar Báltico para prepararse para terminar el trabajo.

La construcción se reinició a fines del año pasado y se reanudó después de un breve descanso en febrero, con los tiendetubos trabajando actualmente en un tramo del oleoducto en la zona económica exclusiva de Dinamarca, y las sanciones de Estados Unidos contra los buques rusos parecen haber tenido poco impacto hasta ahora. Sin embargo, las nuevas restricciones han llevado a varias empresas de seguros, ingeniería y certificación a retirarse del proyecto.

El proyecto de 9.500 millones de euros está siendo financiado por la rusa Gazprom, la alemana Uniper y Wintershall, la francesa Engie, la austriaca OMV y la empresa holandesa-británica Royal Dutch Shell. Una vez completado, podrá bombear hasta 55 mil millones de metros cúbicos adicionales de gas por año desde Rusia a Alemania a través del fondo del Mar Báltico, duplicando la capacidad de la red Nord Stream existente.

Seguridad energética para «generaciones

Alemania, el principal benefactor europeo de Nord Stream 2, ha rechazado repetidamente la perspectiva de nuevas sanciones extraterritoriales contra el proyecto, calificando los esfuerzos de Estados Unidos en esta dirección como una «usurpación de la soberanía europea» y advirtiendo que está coordinando estrechamente el tema con sus socios de la Unión Europea.

En enero, el ex canciller y presidente de la junta directiva de Nord Stream AG, Gerhard Schroeder, dijo a los medios alemanes que Berlín no puede permitir que Washington dicte su política energética o que amenace un proyecto que, según él, garantizaría la seguridad energética alemana para las «generaciones» venideras.

Si la política estadounidense va a determinar cómo llevamos a cabo nuestra política energética, ¿a dónde conducirá esto? Estados Unidos no puede dictarnos, sin tener en cuenta sus propios intereses, qué gas usamos. Por supuesto, quieren vender su propio gas de fracturación hidráulica a Alemania. Sin embargo, no es amigable con el medio ambiente, es caro y de peor calidad que el gas de tubería”, dijo.

Análisis: 2021: Poutine, fase 3

Estados Unidos y Europa insisten una vez más con sus "sanciones", esta vez con el pretexto de que Rusia no ha cumplido con sus exigencias de "liberar inmediatamente" al oponente Navalny, enviado a una colonia penal y no respetar su revisión judicial. Es cierto que cada vez es más difícil encontrar nuevos motivos para "sanciones", ¡por la fuerza! Entonces, en esta ocasión, cinco altos funcionarios de los servicios de seguridad son objeto de las “sanciones”.

En la práctica, tienen prohibido viajar a Europa y Estados Unidos. Una ridiculez, ya que estos personajes rara vez salen de Rusia, siendo poseedores de secretos de estado. Sus activos en el exterior también están congelados. Nos reímos aún más, porque es obvio que estas personas no tienen cuenta bancaria ni residencia en el extranjero, a diferencia de muchos oligarcas condenados por la justicia en otras partes de Inglaterra y Francia, donde sus fortunas fueron robadas en Rusia. ¡Son recibidos con los brazos abiertos!

Este nuevo traje llega cuando se están gestando eventos importantes en Rusia, con lo que algunos llaman "la fase 3 de Vladimir Putin".

La base de la "fase 1" fue el "discurso de Munich" de Vladimir Putin en 2007 durante la presidencia de George W. Bush. El "discurso de Munich" de Putin fue una "manifestación de resentimiento": "Hemos levantado a Rusia que estaba de rodillas, restaurado su poder, y estamos en una silla lateral en la comunidad mundial". La realización de esta actitud occidental de negarse a considerar a Rusia como un igual está en la fuente de la rehabilitación del ejército y el desarrollo de armas incomparables en cualquier otro lugar. Está aumentando y el nivel de vida está aumentando a gran velocidad. Internamente, este período estuvo marcado por la presidencia de Medvedeev, que se suponía que "acariciaba a los occidentales", considerándose a Medvedeev un "liberal".

En 2014, tras el golpe de Estado en Ucrania fomentado por Occidente con el objetivo de aislar un poco más a Rusia, llegó la “fase 2”: Rusia muestra sus colmillos. Fue entonces el apoyo de Rusia a los prorusos de Novorossya que formaron las Repúblicas de Donetsk y Lugansk, luego la intervención en Crimea tras el referéndum exigiendo la reunificación de esta región con Rusia. Desde 2014, el putinismo ha tomado la forma de un movimiento fundamentalmente antiliberal en el espíritu de un conflicto activo con los países occidentales que multiplica las provocaciones y "sanciones" de todo tipo contra Rusia. Esta "fase 2" pudo prosperar en particular gracias a la suavidad de los países occidentales donde ningún presidente no tenía ni la voluntad ni la capacidad para oponerse a Rusia más que con palabras o medidas económicas que, de hecho, permitió a Rusia impulsar su desarrollo: ni Obama ni Trump ni nadie en Europa. Occidente, en ausencia de unión y voluntad real, permitió que Rusia siguiera haciendo valer sus prerrogativas, llegando a incluir en su Constitución el año pasado que las leyes nacionales prevalecen sobre las leyes internacionales. Un verdadero desaire a las instituciones supranacionales mundiales.

El 18 de febrero, Joe Biden, presidente electo tras un fraude extraordinario, declaró que Estados Unidos estaba consultando a los europeos sobre nuevas sanciones antirrusas y que la decisión no se anunciaría en la reunión de jefes de Estado de la Unión Europea el 25 de marzo y 26, sino antes, en la primera quincena de marzo. También informó que se lanzarían ataques contra Rusia, tras los supuestos (según él) ataques informáticos rusos contra Estados Unidos. Esto se materializó unos días después, con bombardeos estadounidenses en Siria, cuyo presidente Assad cuenta con el fuerte apoyo militar, económico y político de Rusia. Al mismo tiempo, las fuerzas ucranianas están intensificando sus escaramuzas en Novorossya y se están preparando, según información sobre el terreno, para lanzar ataques militares directos allí. Esto, por supuesto, con la ayuda de la OTAN, es decir, los Estados Unidos y la Unión Europea.

Biden se propone una tarea ambiciosa: sacudir el equilibrio actual de la política mundial formando un nuevo "eje de las democracias" por encima de las instituciones internacionales, una nueva alianza de estados que defiendan la democracia liberal, viéndola como una misión histórica. Considerando que estas "democracias" son, en opinión de Biden y los líderes europeos, fundamentalmente opuestas a Rusia, es obvio que una nueva etapa, que algunos llaman "fase 3", comenzará en Rusia donde la política internacional tiene consecuencias para la política doméstica. Por ejemplo, las "sanciones" y la prohibición de importar productos extranjeros han permitido a Rusia reactivar con éxito su producción nacional en muchas áreas y, por lo tanto, crear puestos de trabajo.

El día después de las declaraciones de Biden, pura coincidencia, Vladimir Putin habló a puerta cerrada con altos líderes del FSB, el servicio secreto ruso. Según una fuente interna, el presidente lanzó un verdadero llamado a una mayor movilización ante la agresividad de Occidente. Pero nadie fue tomado por sorpresa ya que durante varios meses muchos cambios en el gobierno y en las agencias federales han permitido que muchos “liberales” sean marginados mientras el propio presidente ha retomado el control en casa, donde aumento del descontento debido a las consecuencias de la crisis global del “covid”.

Por supuesto, no se trata de hablar de un nuevo "telón de acero" entre Rusia y Europa, sino más bien de un "telón ideológico" que se desplegará no para evitar que los rusos se vayan, sino para evitar que los occidentales y su nauseabunda ideología contaminen Rusia. Es cierto que Rusia no cederá en ningún terreno que vaya en contra de sus intereses nacionales, sean cuales sean las “sanciones”, incluso las amenazas y ataques directos de Occidente.

Recordamos que Vladimir Putin declaró en una conferencia internacional que, en su infancia en San Petersburgo, aprendió que cuando se hace evidente que un enemigo está a punto de atacarlo, es mejor atacar primero. En los últimos días, esto se ha traducido en una “hoja de ruta” muy clara en muchos servicios federales: prepárese para, si es necesario, estar listos para atacar primero a los occidentales.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDACIONES