Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

Tras los fuertes disturbios que terminaron con la vida de cuatro personas y dejaron varios heridos, el presidente electo de EE.UU., Joe Biden, calificó a las personas que irrumpieron ayer en el Capitolio como "terroristas domésticos" y pidió a todos que "no se atrevan a llamarlos manifestantes".

Además, aseguró que quienes participaron en las violentas protestas actuaron inspirados en el "desprecio por la ley" de su adversario, Donald Trump.

"No eran manifestantes, no se atrevan a llamarlos manifestantes. Eran una turba alborotada, insurrectos, terroristas domésticos. Es así de básico, así de simple", señaló Biden durante un evento en la ciudad de Wilmington, Delaware, donde presentó a sus nominados para dirigir el Departamento de Justicia.

Declaraciones contra Trump

Asimismo, el nuevo mandatario criticó al presidente saliente por jugar un papel en el "caos" que este miércoles desataron miles de sus partidarios que alegaban fraude electoral, y cuyos desmanes provocaron la suspensión temporal de la sesión conjunta del Congreso para certificar la victoria de Biden.

"Durante cuatro años hemos tenido un presidente que ha dejado claro su desprecio por nuestra democracia, nuestra Constitución y el estado de derecho en todo lo que ha hecho", agregó el próximo inquilino de la Casa Blanca.

Por su parte, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, quien pidió que se impugnara a Trump y que se despidiera al jefe de la Policía del Capitolio por su manejo de los disturbios, se hizo eco de los comentarios de Biden al llamar "terroristas" a los participantes en la irrupción.

"El presidente incitó a una insurrección armada contra EE.UU.", afirmó Pelosi. Mientras tanto, varios miembros del personal y funcionarios de la actual Administración han renunciado tras los disturbios en la sede legislativa.

Los trumpistas se congregan en varios capitolios estatales de EEUU

Grupos de simpatizantes del presidente, Donald Trump, se reunieron el 6 de enero frente a varios capitolios estatales, entre ellos, el de Georgia. Algunos funcionarios fueron evacuados.

Centenares de personas que se reunieron para oponerse a la victoria del presidente electo, Joe Biden, agitaban carteles en los que se leía "detengan el robo" y "cuatro años más''. La mayoría de ellas no utilizaba mascarillas, y algunas portaban armas en lugares como Oklahoma, Georgia, Arizona, Nevada y el estado de Washington.

Se produjeron algunos enfrentamientos en estados como Ohio y California, y en algunos casos periodistas y manifestantes demócratas fueron rociados con aerosol irritante. La agencia AP también informa de varios arrestos.

Nuevo México

En Nuevo México centenares de manifestantes que agitaban banderas llegaron al capitolio estatal en una caravana de vehículos y a caballo. Como medida de precaución la Policía tuvo que desalojar al personal del edificio, entre él, la oficina del gobernador y la del secretario de Estado.

Los trumpistas cantaron el God Bless America y hicieron sonar las bocinas de sus vehículos. Aunque reivindicaron por megáfono que Trump era el legítimo ganador de los comicios, lo cierto es que Biden se alzó con el triunfo electoral en el estado por un margen de aproximadamente el 11%.

"Es la primera vez en la historia de EEUU que la transferencia pacífica de poder se ve ralentizada por actos violentos", declaró el presidente de la Cámara de Representantes local, el demócrata Brian Egolf. "Es un momento vergonzoso, y confío en que el Congreso pueda recuperarse pronto'', agregó.

Georgia

El secretario de Estado de Georgia, el republicano Brad Raffensperger, y su personal desalojaron sus oficinas en el capitolio cuando unos 100 manifestantes se congregaron en el exterior, algunos portando armas largas.

Raffensperger y su equipo decidieron retirarse, según Gabriel Sterling, un funcionario de alto rango de la oficina del primero.

Trump ha dirigido parte de su ira a Raffensperger en las semanas posteriores a su derrota en el estado por una diferencia de aproximadamente 12.000 votos.

El gobernador republicano del estado de Georgia, Brian Kemp, censuró la invasión del capitolio federal al describirla como "una desgracia y, para decirlo con franqueza, antiestadounidense''.

Utah, Oregon, Kansas, Hawái

En Utah, el personal del gobernador Spencer Cox fue enviado a casa cuando centenares de personas se reunieron en Salt Lake City, tuiteó la vicegobernadora Deidre Henderson. El fotógrafo Rick Egan, del periódico Salt Lake Tribune, reportó que fue rociado con aerosol irritante por un manifestante que le increpó por utilizar mascarilla y le dio un empujón cuando grababa un vídeo de la protesta. Se desconoce por el momento si hubo algún arresto.

Al menos una persona fue arrestada en el capitolio de Oregon, en Salem, por presunto hostigamiento y alteración del orden público mientras varios policías con equipo antidisturbios intentaban lograr que los trumpistas abandonasen el lugar, muchos de los cuales estaban armados.

Los vídeos muestran un enfrentamiento entre manifestantes y contramanifestantes, así como la intervención de la Policía antidisturbios. Sin embargo, para media tarde solo varias docenas de personas permanecían en el lugar, con sus banderas estadounidenses y sus mantas alusivas a Trump chorreando por la lluvia.

En Topeka, Kansas, eslóganes como "detengan el robo'' y "no más mascarillas'' se fueron apagando a medida que terminaba la protesta. Los simpatizantes de Trump ingresaron pacíficamente en el capitolio estatal por los puestos de control y recorrieron exhibiciones históricas.

En Honolulu (estado de Hawái), unos 100 manifestantes hicieron una fila ante el capitolio estatal, donde ondearon banderas estadounidenses y otras alusivas a la campaña de Trump al paso de los vehículos. Sheryl Bieler, una jubilada en este estado ganado por los demócratas, dijo que había ido a "apoyar a nuestro presidente y la integridad de las elecciones''.

Arizona, Wisconsin, Colorado, Carolina del Sur

Además, la noticia de que algunos manifestantes habían irrumpido en el capitolio federal provocó el entusiasmo entre las protestas a favor de Trump en Minnesota, Nevada y Arizona. En Phoenix (Arizona), varios manifestantes armados marcharon al capitolio y varios hombres exhibieron una guillotina.

Simpatizantes de Trump circularon durante varias horas mientras hacían sonar sus bocinas alrededor del capitolio en Madison, Wisconsin, en coches y camionetas que tenían las banderas estadounidenses y alusivas a Trump.

En Colorado, el alcalde de Denver, Michael Hancock, ordenó a las agencias de la ciudad cerrar edificios cuando centenares de personas se reunieron frente al capitolio para protestar contra los resultados electorales.

En Carolina del Sur, los trumpistas acudieron al capitolio pero se retiraron antes de irrumpir en el capitolio federal.

Trump sostiene que la transición será ordenada pero que la lucha por el país "acaba de empezar"

Uno de sus asistentes asegura en Twitter que el presidente no está de acuerdo con lo que los estadounidenses votaron en las elecciones.

"Aunque no estoy para nada de acuerdo con los resultados de las elecciones y los hechos me dan la razón, habrá una transición ordenada el 20 de enero", citó el asistente a Donald Trump en un comunicado en Twitter.

Las dimisiones en la Administración Trump exponen la tensión tras los disturbios

Varios cargos de la administración presidencial de EEUU han ofrecido su renuncia tras el asalto al Capitolio protagonizado por los partidarios del mandatario saliente, Donald Trump.

La jefa de gabinete de la primera dama de EEUU, Stephanie Grisham, había escrito una carta de renuncia, informa CNN, citando a un portavoz de la Casa Blanca.

Los documentos de despido también fueron presentados por la subsecretaria de prensa de la Casa Blanca Sarah Matthews y el secretario de Protocolo Ricky Nyceta.

De acuerdo con una fuente informada del canal, Matthew Pottinger, el asesor adjunto de seguridad nacional Trump, también dimitió.

El propio asesor de seguridad nacional Robert O'Brien y el subjefe de personal Chris Liddell también planean abandonar el equipo del presidente.

El director de Asuntos Rusos y Europeos del Consejo de Seguridad Nacional de EEUU, Ryan Tully, renunció a su cargo también.

"Ryan Tully dejó su cargo", informó la cadena de televisión CNN.

Bloomberg, en tanto, consignó que la renuncia del funcionario respondió a los incidentes ocurridos en el Capitolio.

Además, el propio Donald Trump ha prohibido la entrada a la Casa Blanca al jefe de la oficina del vicepresidente Mike Pence, Mark Short, reporta el canal de televisión NBC.

Los periodistas agregan que Trump tomó esta decisión debido al descontento con Pence, quien, se había negado a oponerse a los resultados de los comicios durante una reunión conjunta de las cámaras del Congreso.

Short, a su vez, asesoró al vicepresidente estadounidense sobre temas relacionados con el conteo de votos electorales.

Además, el exjefe de gabinete Trump, y enviado especial para Irlanda del Norte, Mick Mulvaney, dijo que renunció a su cargo después del accidente.

"Llamé al [secretario de Estado] Mike Pompeo anoche para hacerle saber que renunciaba a eso. No puedo hacerlo. No puedo quedarme ", dijo Mulvaney a la cadena de noticias CNBC.

Mulvaney afirmó que más funcionarios de la Administración Trump pronto podrían renunciar, mientras que otros planean quedarse porque temen que el presidente pueda hacer algo peor antes de dejar el cargo el 20 de enero.

Momento del asesinato de Ashli en el Capitolio

Un vídeo muestra el momento en que un policía mata a una mujer en medio del asalto de partidarios de Donald Trump a la sede del Congreso de EE.UU. el miércoles.

Cuatro personas perdieron la vida cuando simpatizantes del presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump, irrumpieron el miércoles en el Capitolio, situado en Washington D.C. (la capital), para evitar que el Congreso certificara la victoria del presidente electo, el demócrata Joe Biden, en las elecciones de noviembre.

La primera víctima mortal fue una mujer, identificada como Ashli Babbitt, una veterana de las Fuerzas Armadas de EE.UU., quien recibió un disparo en el cuello realizado dentro del edificio por un policía del Capitolio.

En redes sociales circula un vídeo donde se escucha la detonación de un disparo y Ashley Babbitt cae al suelo. Con Babbitt en el suelo y sangrando, algunos manifestantes toman imágenes con sus celulares de la escena, mientras los efectivos de seguridad tratan de apartarlos.

VIDEO

“Un agente disparó su arma de servicio alcanzando a una mujer adulta”, explicó Robert J. Contee, jefe de la Policía Metropolitana de Washington en una conferencia de prensa.

‘EEUU experimenta vuelta de bumerán de revoluciones de colores’

Los eventos en EE.UU. pueden ser el preludio de una crisis del sistema político y “la vuelta del bumerán de revoluciones de colores”, opina un legislador ruso.

“Lo sucedido en Washington es el resultado de la polarización de la sociedad estadounidense (...) El bumerán de las revoluciones de colores, como vemos, retorna a Estados Unidos”, ha comentado este jueves el presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Duma rusa, Leonid Slutski, ante medios de comunicación locales.

Slutski se ha enfocado en lo controversial del sistema electoral de Estados Unidos, añadiendo que esto pone de relieve la falta de legitimidad de las autoridades norteamericanas para entrometerse en los procesos comiciales de otros países y mucho menos alzarse como “faro de la democracia” en el mundo.

El parlamentario ruso ha alertado, además, que el asalto al Capitolio puede ser el preludio de una crisis en el sistema político del país y aupar el divisionismo.

Más de 50 policías de EEUU heridos y varios hospitalizados tras ataque al Capitolio

WASHINGTON (Sputnik) — Más de 50 agentes de la ley de EEUU resultaron heridos y varios de ellos fueron hospitalizados tras los violentos disturbios en el Capitolio (sede del Congreso legislativo) en apoyo del presidente Donald Trump, dijo el jefe de la USCP, Steven Sund, en un comunicado.

"Más de 50 USCP y MPD [Departamento de Policía Metropolitana] sufrieron heridas durante el ataque de hoy al Capitolio. Varios oficiales de la USCP han sido hospitalizados con heridas graves", dijo Sund.

Publican la foto de las bombas halladas cerca del Capitolio de EEUU 

Supuestamente, los artefactos explosivos habían sido plantados durante el asalto de los partidarios de Trump al Capitolio de Washington el 7 de enero.

Las autoridades aún no lograron determinar si se trata de bombas funcionales. La imagen de lo que parecen ser dos artefactos explosivos fue divulgada por los medios estadounidenses después de que estos fueran hallados por las autoridades del país norteamericano.

 

Uno de dichos explosivos fue hallado cerca de la sede del Comité Nacional Republicano, mientras que el segundo estaba a unos 300 metros de la sede del Comité Nacional Demócrata. Los dos edificios se encuentran en las inmediaciones del Capitolio, que fue asaltado por los manifestantes pro Trump el 7 de enero para suspender la certificación de los votos electorales a favor del candidato demócrata, Joe Biden.

Los técnicos emplearon cañones de agua para desactivar los artefactos sospechosos, y después de estudiarlos resultó que efectivamente eran funcionales y podrían haber explotado, comunicó el jefe de la Policía del Capitolio, Steven Sund.

"Ambos dispositivos eran, de hecho, peligrosos y podrían causar un gran daño a la seguridad pública. Los dispositivos fueron desactivados y entregados al FBI para una mayor investigación y análisis", explicó Sund.

Facebook e Instagram bloquean a Donald Trump de forma indefinida

El director ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, ha anunciado este jueves a través de su plataforma que Donald Trump no podrá usar esta red, ni tampoco Instagram, "por tiempo indefinido y al menos durante las próximas dos semanas, hasta que se complete la transición pacífica del poder" en la casa Blanca, con la investidura de Joe Biden, prevista para el 20 de enero.

Zuckerberg explica en su publicación que "los impactantes acontecimientos" de las últimas 24 horas "demuestran claramente" que el actual mandatario tiene la intención de "usar el tiempo que le queda en el cargo para socavar la transición pacífica y legal del poder a su sucesor electo".

La decisión de Trump de utilizar su plataforma "para condonar en lugar de condenar" las acciones de sus partidarios en el Capitolio "ha perturbado con razón" a la sociedad en EE.UU. y en todo el mundo, denuncia el CEO de la red social. Asimismo, destaca que "la prioridad para todo el país" debe ser ahora garantizar que los 13 días restantes y los días posteriores a la toma de posesión de Biden "transcurran pacíficamente y de acuerdo con las normas democráticas establecidas".

"Los riesgos son demasiado grandes"

El primer ejecutivo de la compañía argumenta que en los últimos años se ha permitido que Trump use la plataforma porque la sociedad "tiene derecho al acceso más amplio posible al discurso político, incluso al discurso controvertido". Sin embargo, ahora el contexto es "fundamentalmente diferente", pues implica el uso de la plataforma "para incitar a una insurrección violenta contra un Gobierno elegido democráticamente", enfatiza.

"Creemos que los riesgos de permitir que el presidente continúe utilizando nuestro servicio durante este período son, sencillamente, demasiado grandes", subraya Zuckerberg.

Análisis: Estados Unidos: Una crisis de larga gestación

Atilio Borón

Lo ocurrido no tiene precedentes en la historia de Estados Unidos. Todo un vetusto y enorme entramado institucional concebido por los padres fundadores para evitar los riesgos de la oclocracia –el temido gobierno del populacho- se derrumbó como un castillo de naipes cuando respondiendo a las incesantes arengas de Donald Trump una turba de trumpistas arrolló a las fuerzas de seguridad y tomó por asalto al Capitolio.

El resultado: el Senado tuvo que entrar en receso mientras el vicepresidente Mike Pence era prestamente evacuado por el Servicio Secreto mientras una banda de fascinerosos con ropas de fajina y algunos de ellos armados sentaban sus reales en las salas del Senado y la Cámara de Representantes. El objetivo: impedir que el Congreso certificara la victoria de Joe Biden en la elección presidencial del 3 de noviembre.

La responsabilidad de Trump en estos incidentes es indiscutible. Una parte de los republicanos aportaron lo suyo. Más de cien estaban dispuestos a proponer la anulación de la victoria de Biden, y deben también ser considerados como instigadores del tumulto. Pero sería un error creer que lo ocurrido es responsabilidad exclusiva de Trump y sus secuaces. Este episodio marca la gravedad de la crisis de legitimidad que hace mucho tiempo está carcomiendo al sistema político norteamericano. El ausentismo electoral es un lastre crónico para un sistema que se autoproclama como una democracia cuando no lo es. Abraham Lincoln la definió como el “gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo”. Hoy no sólo intelectuales de izquierda como Noam Chomsky sino hasta académicos del mainstream como Jeffrey Sachs y, antes que él, Sheldon Wolin sostienen en sus intervenciones orales y escritas que el sistema político de Estados Unidos es una plutocracia y no una democracia en la medida en que es el gobierno de los ricos, por los ricos y para los ricos. Esto es lo que explica la quejumbrosa reflexión que hiciera hace unos meses un editorial colectivo del The New York Times al constatar que el 1% más rico acumula más riqueza que el 80% más pobre del país. Es decir, una pseudo-democracia que aplicando las políticas neoliberales decretó las exequias del “sueño americano” y convirtió a ese país en el más desigual del mundo desarrollado.

En los gravísimos sucesos del miércoles, propios de las “anarquías populistas” que Washington ve –y vitupera- por doquier en los países de la periferia hay una indudable corresponsabilidad de los dos partidos.

Los exabruptos de Trump y sus criminales políticas, dentro y fuera de Estados Unidos, se nutrieron durante cuatro años de la falta de voluntad de los demócratas para poner fin a las políticas que beneficiaban al 10% más rico (y sobre todo al 1% de los super-millonarios) del país y para hacer siquiera mínimo esfuerzo para democratizar de verdad al sistema político. No es ocioso recordar ante los violentos incidentes de este miércoles que jamás estuvo en la mente de los padres fundadores crear un sistema democrático: la elección indirecta vía colegios electorales, el carácter optativo del voto, el sufragio en día laborable son las rémoras de un sistema que se constituyó como una república pero no como una democracia.

No es casual que la propia Constitución de Estados Unidos no mencione en un solo lugar la palabra mágica: “democracia”. Y ante una sociedad que ha cambiado tanto como Estados Unidos en los últimos cincuenta años, pasando de ser una sociedad bastante homogénea a una multicultural y desigual, y ante la estolidez de un sistema partidario que no refleja para nada estos cambios la aparición de un demagogo como Trump y su incendiaria retórica podía terminar abriendo las puertas del infierno y soltar a todos los demonios. Eso fue lo que ocurrió ahora. Y esto va para largo y no se solucionará sin reformas sociales, económicas y políticas de fondo, cosa que difícilmente Joe Biden estará dispuesto a impulsar.

China compara asalto a Capitolio de EEUU con violencia en Hong Kong

China compara el asalto al Capitolio de EE.UU., que dejó cuatro muertos, con las protestas en Hong Kong, en las cuales no murió nadie.

La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, Hua Chunying, ha declarado este jueves en una rueda de prensa que “no murió ni un solo manifestante” en las protestas de Hong Kong en el año 2019, cuando el Parlamento de dicha región semiautónoma fue asaltado, pese a que fue un evento más “grave” que el intento de toma del Capitolio de los partidarios del presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump.

Hua ha criticado también los comentarios del secretario estadounidense de Estado, Mike Pompeo, relativos a que Washington sopesaba sanciones a los implicados en las detenciones de más de 50 manifestantes durante los disturbios en Hong Kong.

“La respuesta y las palabras utilizadas por algunos en EE.UU. a lo que sucedió en Hong Kong en 2019 fueron completamente diferentes a las que usaron para referirse los acontecimientos actuales (en Estados Unidos)”, ha observado la funcionaria china.

En otra parte de sus declaraciones, la vocera china ha asegurado que el pueblo estadounidense quiere seguridad y tranquilidad, por lo que hay que regresar a la normalidad, especialmente en plena pandemia del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19.

Presidente de Irán considera “frágil” la democracia occidental

El presidente de Irán, Hasan Rohani, afirma que el caos provocado por los partidarios de Trump en el Capitolio mostró la fragilidad de la democracia occidental.

“Lo que hemos visto en Estados Unidos muestra, ante todo, cómo la democracia occidental es vulnerable y frágil”, ha aseverado este jueves el mandatario persa, en alusión a los hechos de violencia ocurridos el miércoles, cuando miles de partidarios del saliente presidente Donald Trump irrumpieron en el Capitolio e intentaran detener una sesión legislativa conjunta para certificar la victoria del demócrata Joe Biden en las elecciones del pasado noviembre.

En su discurso transmitido por la televisión local, el mandatario ha tachado de populista a Trump y lamentado que, en los países occidentales, el terreno esté “abonado para el populismo, pese a los progresos de la industria y de la ciencia”.

“Un populista asumió el poder y durante cuatro años provocó muchos problemas tanto en su país, como en nuestra región (...). Espero que el mundo entero y los próximos dirigentes en la Casa Blanca aprendan la lección”, ha aseverado Rohani, en alusión a Trump.

El jefe de Gobierno iraní ha instado a la futura Administración estadounidense, que presidirá a partir del 20 de enero el demócrata Joe Biden, a compensar los errores del anterior gobierno y recuperar la posición de “la gran nación estadounidense” en el mundo.

Asimismo, Rohani ha exhortado a los nuevos dirigentes estadounidenses a “volver a la racionalidad” y respetar la ley y el derecho internacional para poder convertir al mundo y a la región de Asia Occidental en mejores lugares.

Rusia: EEUU nunca más podrá presentarse como modelo de democracia

Las autoridades rusas resaltan que EE.UU. no puede dar lecciones de democracia a otros, sobre todo después del asalto de partidarios de Trump al Capitolio.

La portavoz de la Cancillería de Rusia, María Zajarova, ha compartido este jueves en Facebook el tuit de un periodista norteamericano en el que sostiene que “Estados Unidos nunca más podrá decirle al mundo que somos el modelo de la democracia”.

El Ministerio de Exteriores de Rusia ha reaccionado a este evento violento, criticando el sistema electoral estadounidense por ser “propenso a violaciones”.

“Los eventos en Washington muestran que el proceso electoral de Estados Unidos es arcaico, no cumple con los estándares modernos y es propenso a violaciones”, asevera en un comunicado publicado por la agencia de noticias estatal RIA Novosti.

La Cancillería rusa ha lamentado que el pueblo estadounidense esté viviendo tan “dramático momento de su propia historia” y ha deseado que esta nación “sobreviva con dignidad” esta etapa.

En su cuenta en Twitter, el representante permanente adjunto de Rusia ante las Naciones Unidas, Dmitry Polyanskiy, cuestionó que algunos líderes de EE.UU. hayan conceptualizado el asalto al Capitolio como “terrorismo interno” y a la vez cataloguen como “revolución de la dignidad” los eventos similares y mucho más sangrientos en Kiev en 2014, en alusión al golpe de Estado respaldado por EE.UU. que expulsó del poder al presidente de Ucrania, Viktor Yanukovych.

Un antecedente en el Capitolio: M19, el grupo terrorista de mujeres que bombardeó el Capitolio en 1983

Bajo la consigna del "antiimperialismo revolucionario", un grupo de mujeres estadounidenses conformaron una organización terrorista llamada M19 durante la década de los setenta, y se convirtieron en el primer —y único hasta ahora— grupo en bombardear el Capitolio de EEUU en 1983.

Blancas, de clase media y universitarias: así eran las mujeres que, en los últimos años de la década de los setenta, conformaron en Estados Unidos el primer grupo terrorista de extrema izquierda creado y dirigido por mujeres, y único hasta ahora, y que bombardeó el Capitolio en 1983.

De nombre completo Organización Comunista 19 de mayo, el nombre obedecía al cumpleaños compartido del activista por los derechos afroamericanos Malcolm X y el ex presidente de Vietnam del Norte Ho Chi Minh (1945-1949), ambos nacidos en esa fecha.

El historiador estadounidense William Rosenau, que investigó la organización y publicó un libro acerca de su historia titulado "Esta noche bombardeamos el Capitolio de EEUU: la explosiva historia del M19, el primer grupo terrorista femenino de la historia americana", define la ideología de la organización como "antiimperialista revolucionaria", y las ubica, como indica el título, como parte del "primer y único grupo terrorista creado y dirigido por mujeres".

En un resumen breve, se trató de "un grupo esencialmente de gente blanca, de clase media y bien educada, que hizo un viaje esencialmente desde la protesta contra la guerra (de Vietnam —1955-1975—) y los derechos civiles hasta el terrorismo”, dice a la revista Smithsonian.

¿Qué fue el M19?

En el marco de la estrategia belicista estadounidense en Vietnam, especialmente durante la presidencia de Richard Nixon (1969-1974), y de la lucha por los derechos civiles de los negros en el país, varias organizaciones de tendencias izquierdistas se gestaron durante los sesenta y setenta que se pronuniaban en contra de la Guerra y a favor de los derechos civiles, corriente que fue posteriormente denominada New Left (nueva izquierda).

De una de ellas, Weather Underground, que operó desde 1969 hasta fines de la década del setenta, se escindieron varias figuras femeninas, que consideraban que este grupo "había cometido importantes errores ideológicos" al querer ubicar la revolución en EEUU, y consideraba que las "verdaderas revoluciones estaban ocurriendo en el tercer mundo", analiza Rosenau.

Para quienes integraban el M19, "los verdaderos revolucionarios fueron estos luchadores por la libertad del tercer mundo. Y debería ser el trabajo de los antiimperialistas norteamericanos, como se llamaban a sí mismos, apoyar esos movimientos de liberación de cualquier forma que pudieran. Realmente se veían a sí mismos como partidarios y seguidores de estas luchas del tercer mundo en el Medio Oriente, en el sur de África y en este hemisferio en particular. Hablaron de sí mismos como si estuvieran en el vientre de la bestia, en el centro de este monstruo imperialista. Así que tenían una responsabilidad particular, en su opinión, de llevar a cabo acciones para dominar a este monstruo", relata.

Como todo grupo armado, la necesidad de mantener un perfil bajo y no ser descubiertos llevó a sus miembros a intentar no dejar rastro, y existe poca información pública de qué es la organización 19 de mayo. Sin embargo, el también experto en seguridad utilizó registros de los juicios que involucraron a mujeres y hombres de la organización, que sí se encuentran conservados en los centros de Registros Federales de EEUU.

Gracias a ello, Rosenau logró conocer a fondo el modus operandi, la ideología política y los discursos que imperaban en esta singular organización que, aunque duró pocos años, llevó a cabo diversos operativos, desde la ayuda para la fuga de prisión al constructor de explosivos William Morales, del grupo nacionalista puertorriqueño FALN, y a la organizadora del Ejército de Liberación Negro Assata Shakur, hasta varios atentados con bombas entre 1983 y 1984, y el también antes citado al Capitolio en 1983.

Una de sus particularidades, señala Rosenau, es que debatían éticamente acerca del asesinato de policías, fiscales y oficiales militares. Aunque en general se encontraban armados—estaban provistos de una increíble cantidad de arsenales y construían sus propias bombas—, su metodología para los atentados tenía una premisa insalteable: una llamada de advertencia para despejar el área, una explosión, y un mensaje pregrabado para los medios de comunicación en el que se planteaba su mensaje antiimperialista.

¿Quiénes eran las mujeres detrás del M19?

El feminismo fue uno de los elementos en juego a la hora de gestar el M19, especialmente ante un movimiento como el Weather Underground, "que era notoriamente misógino", subraya Rosenau.

"(Dentro de la organización) eran muy conscientes de cualquier tipo de sexismo dentro de sí mismos. La liberación de las mujeres, los homosexuales y las minorías raciales fue mucho más importante para ellos que grupos como Weather Underground. Es importante darse cuenta de que realmente no creían en el llamado "feminismo burgués", la Organización Nacional de Mujeres, la igualdad salarial, todo eso. Sí, todo eso estaba bien, pero lo consideraban una distracción; la liberación de la mujer llegaría de hecho con la revolución política", ilustra.

Su fin último era, en efecto, la derrota del imperialismo y del sistema capitalista, si bien la utopía que tenían en mente no estaba del todo clara, analiza. Para entender lo que los guíaba, "el contexto histórico es absolutamente primordial", aclara.

En los atentados que realizaban esto está claro. Por ejemplo, en septiembre de 1984 atacaron el consulado de Sudáfrica en Nueva York en señal de rechazo al apartheid (vigente en el país hasta 1992). Un año antes, el 7 de noviembre de 1983, llamaron a la centralista del Capitolio de EEUU para advertir que evacuaran el edificio. Diez minutos después, una bomba detonó en el ala norte del edificio. No hubo heridos, pero causó un millón de dólares en daños. Se disolvieron, finalmente, en 1985, luego de que algunas de sus figuras más importantes fueran detenidas y apresadas.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente