Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

El estado federal alemán de Mecklemburgo-Pomerania Occidental registrará un Fondo de Protección Climática que clasifica al gasoducto Nord Stream 2 como "el componente más importante para la protección del medioambiente" y mediará en la finalización y puesta en marcha del proyecto, escribe el periódico Bild.

Según el medio, para eludir las sanciones de EEUU contra el gasoducto ruso Nord Stream 2 en los próximos días se creará un "fondo de protección del clima" que pronto identificará al gasoducto como "el componente más importante para la protección del medioambiente en Mecklemburgo-Pomerania Occidental" y luego hará todo lo posible para completarlo y ponerlo en marcha.

Por su parte, las empresas alemanas amenazadas por las sanciones de EEUU proporcionarán oficialmente sus servicios e instalaciones a esta misma base para la finalización del oleoducto. Por lo tanto, desde el punto de vista técnico, ninguna empresa interactuará con el Nord Stream 2. De esta manera, no habrá fundamentos para las sanciones estadounidenses y se pondrá en marcha el proyecto ruso-europeo.

Además, la Oficina Federal Alemana de Navegación e Hidrografía acordó reanudar los trabajos de construcción del gasoducto para diciembre. Además, señaló que está considerando una solicitud para continuar los trabajos de construcción en enero-abril de 2021.

Hasta ahora, ninguno de los participantes del Nord Stream 2 —OMV, Royal Dutch Shell Plc, Uniper SE, Engie SA y Wintershall AG— ha abandonado el proyecto, a pesar de la presión de Estados Unidos.

Por su parte, el operador de la construcción, Nord Stream 2 AG, declaró que el gasoducto está casi 100% financiado. Según la empresa, el proyecto cuenta con todos los recursos y apoyos financieros necesarios para completar la construcción y la puesta en funcionamiento. La financiación ha sido proporcionada por Gazprom y sus socios europeos.

La Autoridad de Vías Navegables y Transporte Marítimo de Stralsund ya ha informado a los capitanes de los barcos sobre el inicio el 5 de diciembre de las obras de construcción al sur de Adlergrund, en el mar Báltico, donde se encuentran los dos ramales del oleoducto.

El gasoducto Nord Stream 2, impulsado por una alianza de empresas de Rusia, Alemania, Austria, Francia y los Países Bajos, conectará a los dos primeros países por el fondo del mar Báltico. La infraestructura, concebida para diversificar las rutas del suministro del gas ruso a Europa y elevar la seguridad energética, constará de dos ramales para transportar hasta 55.000 millones de metros cúbicos de gas natural.

La construcción fue suspendida en diciembre de 2019 después de que Washington amenazara con sanciones a la empresa suiza Allseas que realizaba las obras.

A principios del mes pasado, la Cámara de Representantes y el Senado de EEUU decidieron incluir sanciones contra Nord Stream 2 en el presupuesto de defensa a partir del año fiscal 2021.

Las restricciones a las compañías de seguros y de certificación que ayudan a Rusia a completar la construcción del oleoducto se establecerán en la Ley de Defensa Nacional de 2021, cuya aprobación está prevista para finales de este año.

Rusia y Alemania estudian proyectos conjuntos para producir hidrógeno

MOSCÚ (Sputnik) — Rusia analiza con Alemania vías de cooperación y posibles proyectos conjuntos para producir y exportar hidrógeno, aseguró el vice primer ministro ruso Alexandr Nóvak.

"Actualmente estamos explorando distintas formas de colaboración, entre ellas una hoja de ruta conjunta para el desarrollo de la industria del hidrógeno, la apertura de empresas mixtas y la realización de proyectos piloto para producir y exportar hidrógeno a Alemania", dijo la autoridad en un foro empresarial ruso-alemán.

Nóvak remarcó que la cooperación de los dos países en este ámbito podría ser suficientemente rentable para ambas partes.

El vice primer ministro recordó que la Estrategia Nacional de Energía busca situar al país entre los principales productores y exportadores mundiales del hidrógeno al 2035.

Rusia se apoya en sus enormes reservas de gas natural que son suficientes para producir el hidrógeno, el combustible del futuro.

Fuerzas de paz rusas en Transnistria: ¿se prepara una provocación que favorezca intervención de la OTAN?

Víctor Ternovsky. Transnistria puede convertirse en un punto caliente desde el punto de vista militar si las fuerzas de paz rusas abandonan ese territorio en disputa, tal y como exige la presidenta electa de Moldavia, Maia Sandu. Así lo advierten desde el Parlamento de Rusia, al tiempo que la Cancillería acusó de irresponsabilidad a la flamante jefa de Estado.

Según Bogdán Bezpalko, miembro del Consejo Presidencial ruso de Relaciones Internacionales, la reactivación de la fase bélica del conflicto, congelado desde 1992, es un escenario probable.

"Las élites de Moldavia quisieran reintegrar Transnistria al territorio nacional, pero evitando el uso de la fuerza militar. Al mismo tiempo, una escalada armada, que además involucre a militares rusos, sí que sería deseada por actores externos. Podrían forzar a que Moldavia dé este paso, independientemente de si responde o no a sus intereses", alertó.

Consultado al respecto por Radio Sputnik, el analista geopolítico español Enrique Refoyo tampoco descartó que la situación avance en esa dirección.

Argumentó que el país está encabezado ahora por "un político occidentalista que va a hacer todas las labores posibles para beneficiar, no a Moldavia, sino a sus patrocinadores", donde "el hecho de que lo primero que diga es que tienen que irse las tropas rusas de la misión de paz en Transnistria" no es ninguna casualidad.

Refoyo, quien observó en primera persona los recientes comicios presidenciales en Moldavia, testimonió el abierto respaldo a Maia Sandu durante la campaña electoral "por todos los medios de comunicación occidentales, por partidos occidentales, por ONGs occidentales".

"Hasta se podría esperar un intento de ocupación armada [de Transnistria], o bien por militares no regulares, o por diversos manifestantes, estilo de revolución de color o guerra no convencional para tratar de ocupar la zona de Transnistria, intentar llevar al choque con tropas rusas y, a partir de allí, favorecer una intervención de la OTAN en ese territorio", subrayó el analista, al indicar que esa zona, en cierta medida olvidada por Rusia desde la caída de la URSS, nunca "quedó olvidada" por Occidente, que ahora la usa en su estrategia para "presionar" a Moscú.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente