Portada - Últimas noticias

Javier Benítez. EEUU está detrás de los acontecimientos desatados en Bielorrusia tras las elecciones presidenciales del pasado 9 de agosto y que derivaron en la reelección del mandatario, Alexandr Lukashenko, en su cargo. Así lo dejó asentado el Servicio de Inteligencia Exterior de Rusia [SVR] en un reciente informe.

Otra vez, la pista del dinero

20 millones de dólares. Es la friolera que invirtió EEUU entre 2019 y 2020 para los preparativos de las revueltas, denominadas protestas, desde el mismo día del acto eleccionario en Bielorrusia, de acuerdo al director del SVR, Serguéi Narishkin. Así, las protestas en Bielorrusia no fue algo que surgiera espontáneamente producto de la indignación por el resultado de unos comicios: fue algo largamente calculado, financiado y preparado.

El alto cargo fue muy explícito en su descargo: "Ese dinero se utilizó para crear una red de 'blogueros independientes' y cuentas de información en redes sociales, y también para preparar a activistas que participarían en las manifestaciones callejeras".

Y es que la experiencia de EEUU en estas cuestiones ha quedado sobradamente demostrada. Incluso, Narishkin sentencia que EEUU se ha propuesto organizar una revolución de colores en Bielorrusia. Así, las palabras 'EEUU' y 'montaje' van enganchadas de la mano como si fueran sinónimo desde hace muchas décadas. No importa cuándo o dónde se lea o escuche.

Las cartas boca arriba

Por si quedaba algún resquicio de duda, Narishkin incidió en que los activistas más prometedores se trasladaron a países como Polonia, Lituania y Ucrania, donde recibieron la instrucción adecuada por parte de asesores estadounidenses especializados en protestas no violentas.

Unas conclusiones que coinciden con otras hechas desde la propia Bielorrusia, donde Lukashenko avisa que cuatro países satélite de EEUU están detrás de las protestas desatadas en su país. Y no hay sorpresa en sus nombres: Polonia, Lituania, Chequia y Ucrania, que a su entender usan "el clásico libro de texto estadounidenses de las revoluciones de color".

"Está claro: esto es una revolución de colores. Es de manual. Esto es como lo que se hizo en Ucrania, las dos [revoluciones]: la naranja y la del Maidan. Siguen todas unas mismas pautas: utilización de blogueros, de medios de comunicación occidental de forma masiva diciendo que 'aquello es insostenible'", señala el presidente del Observatorio Hispano-Ruso de Eurasia, Fernando Moragón.

"Y aunque en algunos casos en origen pudiera ser un movimiento espontáneo, rápidamente se hacen cargo de él quienes están interesados, fundamentalmente EEUU y sus aliados en cada lugar del mundo, como pasó también en el caso de las protestas en Hong Kong, donde quedó registrado en fotografías las reuniones de varios líderes de las protestas, sobre todo los más radicales, entrevistándose con miembros del cuerpo diplomático norteamericano en Hong Kong", recuerda el analista.

El telón de fondo

Al contextualizar lo que acontece en Bielorrusia, Moragón apunta a que dentro de Europa hay una división que tiene relación con el Nord Stream 2, que no se puede acabar por las presiones de EEUU sobre Alemania.

"Al mismo tiempo tiene que ver con esa fractura que hay en Europa en cuanto a Rusia, entre países que tienen una posición 'relativamente moderada', como puede ser Alemania, y países que son visceralmente antirrusos, como Polonia, los bálticos, como Ucrania —que está fuera de la Unión Europea [UE]—, y EEUU que se sirve de ellos para desestabilizar, tanto a Rusia como a la UE", observa el experto.

"Esto está claro: Bielorrusia es central para Rusia, y no sólo por los lazos históricos, sino porque es uno de los países que constituye la Unión Económica Euroasiática, que es un proyecto importantísimo para Rusia […], y también porque pertenece a la Organización del Tratado de la Seguridad Colectiva, un tratado defensivo".

Asimismo, el analista añade que China y su Nueva Ruta de la Seda tiene en Bielorrusia uno de los centros logísticos básicos para llevar sus trenes a Europa. "De hecho las inversiones chinas en Bielorrusia son muy importantes en todos los aspectos. Es un país clave para China".

Las revueltas que vive Bielorrusia "es otra vez ir destrozando, socavando, la posible influencia que tiene Rusia en todos los ámbitos y en todas las relaciones" y contra la cual "hay una guerra híbrida brutal" de parte de Occidente, concluye Fernando Moragón.

Juan A. Aguilar: "Las protestas en Bielorrusia estaban preparadas de antemano"

El pasado 8 de septiembre el Consejo de Coordinación de la oposición bielorrusa denunciaba el secuestro y desaparición de sus integrantes María Kolésnikova, Antón Rodnenkov e Iván Kravtsov. Automáticamente Occidente empezó a hacer trabajar su maquinaria propagandística. Pero aquellos opositores no habían sido secuestrados ni encarcelados.

'No estaba muerto, estaba de parranda'

Parafraseando la vieja canción 'No estaba muerto, estaba de parranda', los opositores de Bielorrusia 'No estaban secuestrados, huían a Ucrania'. Y así lo demostraron los hechos.

El primero que tocó a rebato fue Maxim Znak, miembro del Consejo de Coordinación [CC] de la oposición bielorrusa. "Recibí información del portavoz del Comité de Coordinación sobre la detención de Kolésnikova", dijo a Sputnik. Y ahí comenzó la coreografía con la precisión de un cirujano plástico.

A renglón seguido, el servicio de prensa del CC denunciaba en su cuenta de Telegram: "Unos individuos desconocidos secuestraron en el centro de Minsk a la miembro de la mesa directiva del Consejo de Coordinación María Kolésnikova, el portavoz Antón Rodnenkov y el secretario ejecutivo, Iván Kravtsov. Su paradero se desconoce".

La coreografía indicaba que el siguiente movimiento debía ejecutarlo la líder de la oposición bielorrusa y excandidata presidencial Svetlana Tijanóvskaya: "Los secuestros de María Kolésnikova, Antón Rodnenkov e Iván Kravtsov son un intento de socavar el trabajo del Consejo de Coordinación e intimidar a sus miembros, las autoridades se equivocan si creen que esto nos detendrá", disparó en su canal de Telegram.

Para entonces, la maquinaria propagandística ya estaba lo suficientemente aceitada como para que, cuando no, el alto representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, el español Josep Borrell, entrara en escena. Ordenó filas y trinó fanfarria afiatada en la red social del pajarito:

"Los arrestos arbitrarios y secuestros por motivos políticos en Bielorrusia, incluidas las acciones brutales de esta mañana contra [el opositor] Andréi Egórov, [la ecologista] Irina Sujii y María Kolésnikova son inaceptables. Las autoridades deben dejar de intimidar a los ciudadanos y violar sus propias leyes y obligaciones internacionales", tuiteó.

Entonces, el Ministerio del Interior, el Comité de Control Estatal y la policía de Bielorrusia se limitaban a no confirmar la información sobre la detención. Mucho menos sobre un presunto secuestro. Con lo que no contaba ninguno de los protagonistas opositores, como la diplomacia europea, era con que sus acciones se precipitarían a la velocidad de la luz.

¿Las mentiras —o montajes— tienen patas cortas?

Apenas horas más tarde de la algarada de Borrell, se conocía que María Kolésnikova era detenida en su intento de cruzar la frontera a Ucrania, adonde sí lograron escapar sus dos socios de aventuras. "[Antón] Rodnenkov y [Iván] Kravtsov han logrado escapar pero Kolésnikova no. Ha sido detenida en la línea fronteriza, mientras que a los fugitivos los están buscando en cooperación con los ucranianos", publicó en la red social Telegram la agencia ATN, subsidiaria de la cadena pública de radio y televisión BTRC.

Entonces, y como en otras ocasiones, vuelven a resonar en las cabezas algunas de las palabras de Borrell, como las tuiteadas "acciones brutales de esta mañana". Es lo que en un juicio oral y en pleno interrogatorio podría resolverse con un 'no más preguntas, su señoría'. Otro resbalón de Borrell.

Cronología de otro montaje de Occidente

Aunque muchos piensen que las revueltas en Bielorrusia tienen su origen en el 9 de agosto con las elecciones presidenciales, donde Lukashenko obtuvomás del 80% de los votos, según datos oficiales, todo arrancó bastante antes.

Así lo entiende el analista internacional Juan Aguilar, quien sitúa el epicentro en el pasado 29 de julio cuando las autoridades bielorrusas arrestaron a 33 ciudadanos rusos acusados de trabajar para la empresa militar privada rusa Wagner. Los arrestos habrían obedecido a una sospecha de Bielorrusia de que estos ciudadanos rusos preparaban disturbios de cara a los comicios.

"El tema anecdótico, lo digo por su nivel de importancia, en toda esta problemática, es lo de estos 'opositores' que lógicamente han mentido, porque no habían sido, ni secuestrados, ni detenidos, ni nada. Intentaban huir a Ucrania", afirma el analista internacional Juan Aguilar.

"¿Por qué se les persigue?", se pregunta de forma retórica el analista, y responde: "Hombre, como se les perseguiría en cualquier país de Europa Occidental por convocar manifestaciones no autorizadas con la intención de derrocar al Gobierno existente. Estos señores no piden autorización para manifestarse, ni nada, sino que convocan, se concentran, en la esperanza de que la represión les ayuda en su intento de deslegitimar el Gobierno de Lukashenko. Esta es la realidad. Y el que ha quedado en evidencia es el señor Borrell, que le dicen lo que tiene que decir, y esta es la realidad", sentencia.

De acuerdo a Aguilar, "más allá de si realmente ha podido haber manipulaciones o no, en las elecciones, esta no es la cuestión por una razón muy sencilla: porque aunque no la hubiera habido, todo el tema ya estaba preparado. Todo el movimiento que ha ocurrido a partir del 9 de agosto ya estaba preparado de antemano", observa.

"No hay que ser ingenuo. Cualquier situación política en cualquier país de Europa, en el día de las elecciones no salen decenas de miles de personas ya con banderas de oposición con todo organizado, todo convocado, canales de Telegram preparados… Es decir, da igual cuál hubiese sido el resultado, los hechos se iban a producir igual porque era una operación preparada de antemano", enfatiza el experto.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente