Portada - Últimas noticias

El Ejército de EE.UU. anunció el viernes que está enviando más armas, vehículos blindados y tropas al noreste de Siria para contrarrestar a Rusia en la zona.

El despliegue incluye un puñado de vehículos blindados M2A2 Bradley, radares avanzados Sentinel para rastrear helicópteros rusos y más patrullas de aviones de combate y helicópteros artillados Apache a fin de apoyar a las fuerzas terrestres estadounidenses.

Además, el Departamento de Defensa de Estados Unidos (el Pentágono) enviará unas 100 tropas adicionales que se suman a las más de 500 fuerzas estadounidenses que operan en el noreste de Siria.

Según los funcionarios de Defensa de EE.UU., los refuerzos representan una demostración de fuerza después de una serie de enfrentamientos cada vez más intensos entre los militares estadounidenses y rusos.

Un funcionario estadounidense explicó a la cadena local de televisión CNN que “estas acciones y estos refuerzos son una señal clara para que Rusia se adhiera a los procesos de distensión mutuos y para que Rusia y otras partes eviten acciones poco profesionales, inseguras y provocativas en el noreste de Siria”.

El coronel Wayne Marotto, portavoz de la llamada coalición contra el grupo terrorista Daesh, liderada por EE.UU., indicó que el emplazamiento de unidades de infantería mecanizadas, incluidos los vehículos de combate Bradley, en Siria tiene la finalidad de garantizar la protección de las fuerzas de la coalición y preservar su libertad de movimiento para que puedan continuar sus operaciones de manera segura.

El nuevo despliegue se produjo el mismo día en que el presidente de EE.UU., Donald Trump, declaró que las tropas estadounidenses “están fuera de Siria”, pero se quedan en las zonas donde se encuentran los campos petroleros. “Estamos fuera de Siria aparte de que conservamos el petróleo. Yo me quedé con el petróleo. Tenemos tropas que protegen el petróleo. Además de eso, estamos fuera de Siria”, afirmó.

El enfrentamiento más grave de este año entre Rusia y EE.UU. en Siria ocurrió el 25 de agosto, cuando siete soldados estadounidenses resultaron heridos durante una colisión con un convoy militar ruso en el noreste del país árabe.

Las regiones norteñas de Siria, en especial Al-Hasaka, área abundante en recursos petroleros, son escenario de una escalada de tensiones provocada por EE.UU., cuyas tropas se han medido en varias ocasiones con efectivos del Ejército sirio, así como con las fuerzas rusas que realizan patrullas diarias en esta zona a petición de Damasco.

Tanto Siria como Rusia condenan la presencia ilegal de EE.UU. en el país árabe y le acusan de mantener a sus uniformados en las zonas orientales con el objetivo de saquear los recursos petroleros sirios.

Estados Unidos instala nuevo radar avanzado en el noreste de Siria

Estados Unidos del presidente Donald Trump instala un nuevo radar avanzado Sentinel y aumenta las patrullas de aviones de combate en el noreste de Siria.

“EE.UU. ha desplegado un radar Sentinel, ha aumentado la frecuencia de las patrullas de aviones de combate estadounidenses (…) y ha desplegado vehículos de combate Bradley para reforzar las fuerzas estadounidenses en el área de seguridad del este de Siria”, anunció el viernes Bill Urban, el portavoz del Comando Central de EE.UU. (Centcom, por sus siglas en inglés).

También sostuvo que estas acciones son una clara demostración de la determinación del país norteamericano para defender a las fuerzas de su llamada coalición contra la banda terrorista Daesh.

Tal y como indica el diario estadounidense The New York Times (NYT), dichos refuerzos suman alrededor de 100 soldados a las más de 500 fuerzas norteamericanas que ya están desplegadas allí.

Según el rotativo, el nuevo despliegue se produjo el mismo día en que el inquilino de la Casa Blanca declaró que las tropas estadounidenses “están fuera de Siria”, excepto para proteger los campos petroleros de la región. “Aparte de eso, estamos fuera de Siria”, dijo Trump en una conferencia de prensa.

De hecho, EE.UU., que ha revertido su anterior decisión de retirar todas sus tropas de Siria, tiene desplegados, mayormente en el norte del territorio árabe, cientos de militares y vehículos blindados, alegando apoyar a sus aliados y “proteger” los pozos de petróleo de los grupos terroristas.

El mandatario sirio, Bashar al-Asad, critica la obsesión de Washington con el petróleo sirio, un hecho que, a su entender, demuestra el estilo nazi que aplica el mandatario estadounidense.

Además, Al-Asad asegura que en cuanto se hagan con el control de los últimos feudos de las bandas takfiríes, el Ejército sirio expulsará a las fuerzas invasoras de EE.UU.

Atacan convoy de EEUU que llevaba piezas para helicópteros en Irak

Un convoy logístico de las tropas estadounidense ha sido blanco de un ataque con bomba en la provincia de Salah al-Din en el centro de Irak.

La acometida se ha producido este viernes cerca de la ciudad de Samara cuando un artefacto explosivo colocado en una carretera estalló al paso de una caravana militar de la llamada coalición, liderada por Estados Unidos, la cual transportaba suministros bélicos y piezas para los helicópteros de combate Apache.

De acuerdo con las fuentes locales, un militar estadounidense y una miembro de seguridad iraquí resultaron heridos en el ataque, mientras varios vehículos blindados quedaron dañados.

De momento, ningún grupo se ha atribuido la responsabilidad de la ofensiva, pero los grupos armados no identificados han atacado con frecuencia los convoyes y bases de EE.UU. en Irak, así como la zona donde se encuentra la embajada norteamericana en Bagdad, la capital iraquí.

Una explosión sacude la base militar iraquí Speicher

EL CAIRO (Sputnik) — Una explosión se produjo en la base militar iraquí Speicher, en la provincia de Saladino, en el centro del país, comunicaron los servicios de seguridad iraquíes.

"Una explosión se produjo en la base Speicher, en un almacén de municiones donde se encontraban varios dispositivos explosivos", dice el comunicado, citado por la cadena Al Sumaria.

La nota indica que la explosión se produjo debido al incumplimiento de las normas de almacenamiento de las municiones.

El comandante del cuartel operacional de la provincia, Abd al Mohsen Hatem, negó las informaciones de que la explosión fuera resultado de un ataque contra la sede de las milicias proiraníes Fuerzas de Movilización Popular, situada en el territorio de la base Speicher.

"La sede de las Fuerzas de Movilización Popular en el territorio de la base Speicher no fue bombardeada", aseguró en unas declaraciones a la agencia INA.

En julio pasado dos explosiones sacudieron la base militar Speicher. Entonces los servicios de seguridad afirmaron que las explosiones se produjeron a causa de un calor extremo e incumplimiento de las normas de almacenamiento de las municiones.

En 2014 la base militar Speicher fue ocupada por ISIS (autodenominado Estado Islámico, proscrito en Rusia y varios países), que perpetró entonces una de las mayores masacres en su historia al asesinar al menos a 1.095 cadetes no suníes.

ONU: Milicianos proturcos cometen crímenes de guerra en Siria

La ONU ha denunciado que los grupos armados y terroristas, apoyados por Turquía, están perpetrando “crímenes de guerra” en las regiones norteñas de Siria.

En un comunicado emitido este viernes,la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH, por sus siglas en inglés) advierte sobre el “alarmante patrón” de graves violaciones en las regiones sirias controladas por las tropas turcas y sus mercenarios, donde habrían aumentado los asesinatos, secuestros, traslados ilegales de personas, incautaciones de propiedades y desapariciones forzosas, entre otros crímenes.

La citada oficina, dirigida por Michelle Bachelet, insta al Gobierno turco a “lanzar inmediatamente una investigación imparcial, transparente e independiente sobre los incidentes, a rendir cuentas del destino de las personas detenidas y secuestradas por los grupos armados afiliados y a procesar a los autores de lo que podría, en algunos casos, constituir crímenes a ojos del derecho internacional, en especial crímenes de guerra”.

En el texto también se refiere a un reciente informe presentado por unos investigadores de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que confirma la muerte de 116 civiles, entre ellos 22 menores de edad, entre enero y septiembre de este año en las zonas norteñas de Siria, debido a los artefactos explosivos y las armas usados por los milicianos apoyados por Ankara.

La nota también menciona unas denuncias “preocupantes” sobre el posible traslado de numerosos civiles al territorio turco, tras ser detenidos en el norte de Siria.

La ONU, asimismo, denuncia que los grupos terroristas pro-Turquía castigan a los sirios mediante la suspensión de los suministros de agua y electricidad, además de limitar el bombeo de agua para la provincia nororiental de Al-Hasaka y las zonas adyacentes, donde vive un millón de personas.

Recientemente, estos milicianos han aumentado sus ataques y actos criminales contra los civiles y los miembros del Ejército sirio tanto en Al-Hasaka como en las provincias septentrionales del país árabe, entre ellas Alepo e Idlib.

El Gobierno de Damasco ha denunciado una y otra vez la presencia militar ilegal de Turquía en su país, así como el apoyo financiero, armamentista y logístico que da a los grupos extremistas, especialmente, el Frente Al-Nusra (autoproclamado Frente Fath Al-Sham), e impedir el avance del Ejército Árabe Sirio en Idlib, último bastión de los terroristas en el país árabe.

Manifestación de residentes sirios en Hasaka contra la ocupación turca y estadounidense

Los sirios se dieron cita el viernes en la localidad de Quba Zaki, en el municipio de Qamishli, en la provincia nororiental de Hasaka para expresar su enérgico rechazo a la ocupación por parte de Turquía y EEUU de partes del territorio sirio.

“Los manifestantes exigieron la salida inmediata de las tropas de Washington y Ankara de todo el territorio sirio”, según informó el corresponsal de SANA.

También, condenaron las medidas económicas coercitivas y la guerra para hacer pasar hambre al pueblo sirio, así como las sanciones injustas representadas por la llamada “Ley César”.

Los congregados reafirmaron que el bloqueo económico no cambiará la posición del pueblo sirio, que rechaza la presencia de la ocupación y llama a defender la patria junto al Ejército sirio.

Durante la manifestación, se levantaron banderas nacionales y pancartas con frases que condenan las prácticas de las fuerzas de ocupación turcas y estadounidenses y sus mercenarios.

Casi ningún día pasa en Siria sin una protesta o un acto de resistencia a las fuerzas de ocupación de EEUU y Turquía que están ilegalmente presentes en el país.

EEUU contrabandea con 30 camiones cisterna crudo sirio a Irak

Estados Unidos ha trasladado a Irak 30 camiones cisterna cargados con el petróleo robado de las regiones del este y el noreste de Siria.

La agencia siria oficial de noticias, SANA, informó el sábado que las tropas de Estados Unidos en coordinación con las milicias kurdas delinearon la estrategia y ejecutaron el hurto.

Según indicó el medio, citando a varios activistas locales bajo condición de anonimato, el convoy de 30 camiones llenos del petróleo saqueado de los pozos que los soldados estadounidenses han ocupado en la región siria de Al Yazira, se dirigió a Irak a través del cruce fronterizo ilegal de Al-Walid (en el norte de Irak), conocido en Siria como Al-Tanf.

El convoy partió el sábado por la noche hacia el territorio iraquí por el cruce ilegal de Al-Walid en el área de Al-Yarubia en el campo oriental de la provincia de Al-Hasaka, sita en el este de Siria”, precisó.

Las tropas norteamericanas ocupan la mayor parte de los pozos petrolíferos ubicados en el noreste de Siria y a lo largo del río Éufrates, en concreto en Al-Hasaka y Deir Ezzor.

EE.UU. ha intensificado el contrabando ilegal del crudo sirio después de firmar un contrato con las milicias kurdas para extraer el oro negro de las zonas orientales y nororientales de Siria, donde Washington ha establecido de manera ilegal algunas bases militares.

El Gobierno de Damasco ha condenado el mencionado pacto, describiéndolo como “nulo” y un “acuerdo entre ladrones”, al tiempo que ha asegurado que las fuerzas invasoras de Estados Unidos y las milicias kurdas serán derrotadas al igual que los grupos terroristas, que ya fueron eliminados por el Ejército sirio.

En reiteradas ocasiones, el mandatario de Siria, Bashar al-Asad, ha fustigado la obsesión de la Administración de Donald Trump con el petróleo sirio, un hecho que, a su entender, demuestra el estilo nazi que aplica su homólogo estadounidense.

Tropas iraquíes toman el control de la base más peligrosa de Daesh

Las fuerzas iraquíes logrado tomar el control de la base más peligrosa del grupo terrorista Daesh, ubicada en la provincia de Salah al-Din, en el centro de Irak.

Mayid al-Qatran, el jefe de la Policía de la ciudad de Al-Sharqat, en la provincia de Salah al-Din, ha informado que las fuerzas de seguridad locales, primero, despejaron el área de Zurganous, en el sur de la localidad y, después, con el respaldo de Ejército, la Policía y las Unidades de Movilización Popular (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe), se hicieron con el control de la base terrorista.

Esta zona es uno de los bastiones más peligrosos del grupo terrorista Daesh y despejarla causó varias bajas entre los miembros de esta banda, así como la destrucción de 13 de sus escondites”, ha precisado Al-Qatran.

Asimismo, ha adelantado que pronto se lanzará otra operación para acabar con la presencia de terroristas en las áreas aledañas a Zurganous.

Según informes, después de una operación para liberar Al-Hawija, en la provincia de Kirkuk (norte) en 2017, y de otra para liberar la ciudad de Al-Qayara, ubicada al sur de Mosul (norte), que marcó la derrota de Daesh en Irak, remanentes de este grupo terrorista se refugiaron en la isla de Ganous.

Sin embargo, desde entonces y a pesar de las evidentes actividades de Daesh en la región, la coalición estadounidense que opera en la zona, supuestamente, contra el terrorismo, no realizó ninguna operación militar efectiva para erradicar a los elementos extremistas.

Por eso, esta región de la provincia norteña de Salah al-Din se convirtió en una base importante de Daesh, desde donde organiza ataques terroristas contra Mosul, Majmur (suroeste de Mosul) y Kirkuk.

A pesar de que Bagdad anunció en diciembre de 2017 el fin de la lucha contra Daesh, los remanentes de esta banda todavía operan en territorio iraquí a través de células durmientes. Para erradicarlos, las tropas iraquíes han comenzado operaciones de gran envergadura en las provincias de Kirkuk, Salah al-Din, Diyala (este) y Al-Anbar (oeste), entre otras.

El Gobierno de Bagdad responsabiliza a EE.UU. del aumento de las actividades de los extremistas, debido al apoyo que brinda Washington a los terroristas para desestabilizar el país y justificar así la presencia “ilegal” de las tropas norteamericanas.

¿Primeros pasos hacia el fin de la ocupación turca en Idleb?

¿Se está acabando la ocupación turca en Idleb? El ejército turco empieza a sangrar seriamente y Turquía habla del inicio de una retirada. ¿Qué está pasando exactamente? En los últimos días, la situación de seguridad en el norte de Siria, en las áreas ocupadas por Turquía, ha seguido deteriorándose y el ejército turco ha comenzado a acumular pérdidas.

Los enfrentamientos han aumentado entre terroristas pro-Ankara del Ejército Nacional Sirio (ENS) y elementos kurdos de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) en una gran área que se extiende desde Ras al Ain, en el noroeste de la provincia de Hassaka hasta en Afrin, en la provincia de Alepo. Pero las FDS no lo son todo en esta historia: Assad está llevando a cabo de forma lenta pero segura su trabajo de “soberanizar” el territorio nacional.

Hace unos días se lanzó uno de los ataques más violentos que ha conocido el ejército de ocupación turco contra sus posiciones militares en las montañas Jindires, ubicadas en el distrito de Afrin. Al menos 7 posiciones del ejército turco y las fuerzas del ENL fueron blanco de “misiles guiados antitanques”. Siete militares turcos perdieron la vida al igual que un número de elementos del ENS, según la cifra oficial de Ankara, que obviamente aún está por verificar.

Un vídeo publicado en línea muestra a los atacantes de identidad desconocida empuñando misiles antitanque AT13 Metis-M contra los ocupantes turcos, un arma nunca vista en 10 años de combates en Siria. El sistema Metis-M tiene una guía de misiles semiautomática, con órdenes transmitidas a través de un enlace cableado. Tiene un alcance de aproximadamente 2 km y un poder de penetración de hasta 900 mm en blindaje plano de acero. Esta formidable arma rusa, solo ha sido utilizada en los últimos años por las fuerzas del Ejército sirio, y mucho más raramente por ciertos grupos terroristas y las FDS, que están más provistas de armas estadounidenses.

Citado por el sitio web libanés, Al Masdar News, el Ministerio de Defensa turco anunció el miércoles (16 de septiembre) que uno de los puestos de observación del ejército turco erigidos en Idleb había sido objeto de un ataque.

Moscú había ofrecido a Ankara reducir el número de puntos de observación turcos en Idleb, pero Turquía rechazó la oferta de Rusia.

“En la zona de desescalada en Idleb, varios grupos de personas se acercaron a nuestros puestos de observación 3, 4, 5, 6, 7, 8 y 9. Parecían civiles. Nuestro puesto número 7 fue asaltado. Posteriormente, se dispersaron después de que reaccionáramos”, explicó el Ministerio de Defensa turco en Twitter, acusando del ataque a fuerzas sirias pro-gubernamentales.

El mismo día, Sputnik publicó las imágenes que mostraban a decenas de personas asaltando el puesto de observación turco, ondeando banderas sirias y palestinas. Algunos de ellos treparon al edificio e instalaron allí fotografías del presidente sirio Bashar Assad. Por lo tanto, es un movimiento paralelo el que está ocurriendo: ataques contra EEUU en Deir Ezzor y Hassaka y ataques contra Turquía en Hassake e Idleb. TASS dijo que las recientes “consultas Rusia-Siria” se han centrado recientemente en la retirada turca de sus puestos de observación.

Según TASS, en una reunión celebrada en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Turquía, una delegación técnica rusa presentó propuestas para reducir el número de puntos de observación del ejército turco en Idleb. “Después de que la parte turca se negara a retirar sus puestos de observación e insistiera en mantenerlos, se decidió reducir el número de fuerzas turcas presentes en Idleb y retirar las armas pesadas de la región”. Entonces, ¿Rusia está a punto de sacar a Ankara por la puerta? Es posible dado que los turcos necesitan a Rusia con su actual crisis en el Mediterráneo.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente