Portada - Últimas noticias

Decenas de miles de manifestantes, defensores de que las restricciones vulneran la libertad individual, marcharon por Berlín proclamando el fin de la pandemia.

La marcha, convocada como el "Día de la Libertad", discurrió por las cercanías de la Puerta de Brandeburgo entre consignas contra la "tiranía de Angela Merkel" y sus supuestos aliados, la industria farmacéutica y el multimillonario estadounidense Bill Gates.

Quedó desarmada antes de llegar a su objetivo, la Columna de la Victoria, en el corazón de la capital, en medio de tensiones entre policía y los convocantes. Apenas nadie respetaba el distanciamiento física ni menos aún usaba la mascarilla, pese a ser ésta una de las condiciones impuestas por las autoridades para autorizar la marcha.

La manifestación se transformó entonces en decenas de grupos disgregados dispuestos a concentrarse de todos modos en la Columna, mientras otros se dirigían a objetivos alternativos, como la sede de la Cancillería.

Las autoridades dicen que fueron unos 17.000 manifestantes, según la televisión pública regional RBB, pero las imágenes dejan en evidencia las mentiras de los medios pesebreros.

Las autoridades berlinesas desplegaron un fuerte dispositivo de seguridad; además de esta movilización había convocadas este sábado una veintena de manifestaciones, incluidas tres de signo izquierdista contra la marcha de los negacionistas.

Heridos 18 policías

Un total de 18 policías resultaron heridos al intentar reprimir la protesta realizada en Berlín contra las medidas impuestas para controlar la pandemia del coronavirus en Alemania. Tres de los agentes han tenido que ser trasladados al hospital para su tratamiento, según ha informado la Policía de la capital alemana. La Policía irrumpió en la protesta alegando que los organizadores no habían garantizado las normas de seguridad. La mayoría de los asistentes no llevaron mascarilla ni respetaron la distancia entre personas.

La Policía de Berlín informó de que había desplegado en la zona a 1.100 agentes para controlar el evento y dispersar a la multitud, obligando a los organizadores a abandonar el escenario donde se encontraban alentado a los asistentes. Los asistentes clamaban consignas como "libertad" y "resistencia" y denunciaban que la proclamación de la pandemia de coronavirus era la "mayor teoría conspirativa". La protesta fue convocada bajo la consigna "Fin de la pandemia - Día de la libertad". Las fuerzas de seguridad mantuvieron separada una contramanifestación de grupos parapoliciales de extrema izquierda que gritaba "¡Fuera nazis!", sin que se produjeran incidentes mayores.

Los “conspioanóicos oficiales del régimen liberal” dicen que la marcha era “sospechosa” por  una película filmada por la cineasta alemana Leni Riefenstahl documentando de forma propagandística la asamblea del Partido Nacionalsocialista de Adolf Hitler en Núremberg en 1935 llevaba precisamente el título "Día de la libertad" ("Tag der Freiheit"). Políticos de la coalición del Gobierno alemán se han expresado de forma profundamente crítica con respecto a la protesta contra las restricciones.

"Covidiotas", llamó a los manifestantes la líder del globalista Partido Socialdemócrata Saskia Esken. "¿Otra vez estamos con 1.000 infecciones por día y en Berlín protestan contra las medidas para frenar el coronavirus? No podemos permitirnos esta estupidez", lamentó en Twitter el jefe del grupo derechista y neloberal del Parlamento regional de Brandeburgo, Jan Redmann.

Manifestantes se reúnen frente a la sede de la BBC y marchan hacia Downing Street después de que el gobierno del Reino Unido amplíe las órdenes de usar máscaras

 

Los activistas salieron a las calles de Londres un día después de que el gabinete del Reino Unido expandió sus pautas para cubrirse la cara de forma obligatoria. La manifestación se produce en medio del creciente escepticismo en todo el mundo sobre la eficacia de tales políticas.

Un gran grupo de manifestantes se reunió en Hyde Park el sábado, donde escucharon discursos denunciando las medidas del gobierno contra el coronavirus. Piers Corbyn, hermano del ex líder laborista Jeremy Corbyn, fue uno de los oradores.

 

Con pancartas que decían «Alto a la nueva normalidad, salva vidas», «Libertad sobre el miedo» y «Las máscaras son bozales», los manifestantes marcharon hacia Downing Street, deteniéndose frente a la sede de la BBC en el camino.

Las imágenes de la agencia de video Ruptly de RT muestran una gran multitud, la mayoría sin máscaras, llenando las calles de la capital del Reino Unido mientras marchaban hacia Downing Street.

Un manifestante que habló con Ruptly dijo que le preocupaban las reglas obligatorias de la máscara facial.

«Solía ser una enfermera, una enfermera de salud mental, y una de las cosas que aprendimos como estudiantes de enfermería de salud mental es que se considera una barabaridad poner a la fuerza algo en el cuerpo de una persona sin su consentimiento», dijo.

Recubrimientos faciales se hicieron obligatorios recientemente en tiendas y supermercados en Inglaterra. El primer ministro Boris Johnson anunció el viernes que también se requerirán máscaras en museos, cines, galerías de arte y lugares de culto a partir del 8 de agosto. También retrasó por dos semanas la reapertura de negocios y lugares como pistas de patinaje, pistas de boliche. y casinos.

Al igual que muchos países, el Reino Unido ha experimentado un aumento en los nuevos casos de coronavirus. Con el mayor número de muertes en Europa, Downing Street ha comenzado a reimponer los bloqueos locales y otras estrategias supuestamente diseñadas para detener la propagación del virus. También existe un amplio debate sobre si existe una base científica para muchas políticas contra el coronavirus. El gobierno holandés anunció recientemente que no recomendaría al público usar máscaras, argumentando que no hay suficientes pruebas de que sean efectivas.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19