Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

MOSCÚ (Sputnik) — Las afirmaciones de Minsk sobre presunto complot entre los ciudadanos rusos detenidos y los opositores bielorrusos Serguéi Tijanovski y Nikolái Statkevich son falsas, declaró el cónsul de la Embajada rusa en Minsk, Kiril Pletnev.

"En la orden de detención se indica que el grupo se involucró deliberadamente en un complot con Tijanovski y Statkevich, lo que, en nuestra opinión, es una posición absolutamente inventada que no tiene nada que ver con la realidad", dijo Pletnev a la cadena Rossiya 24.

Comunicó también que los diplomáticos rusos visitaron la víspera a los ciudadanos rusos detenidos en Bielorrusia.

El diplomático afirmó que dispone de una copia de la orden de detención contra los ciudadanos rusos en la cual "se observa una actitud tendenciosa de las autoridades bielorrusas".

En este contexto, el director del Servicio de Inteligencia Exterior de Rusia, Serguéi Narishkin, expresó la esperanza de que se resuelva el caso de los ciudadanos rusos detenidos en Bielorrusia.

"Espero que el incidente se resuelva con el tiempo y se supere", dijo Narishkin ante la prensa.

El jefe de la Inteligencia rusa agregó que le sorprendieron los comentarios de los medios de comunicación bielorrusos sobre el incidente que, en su opinión, carecen de lógica.

"Las élites políticas y círculos gubernamentales de los países europeos califican [la detención de los rusos] como una acción orquestada", indicó.

El pasado 29 de julio, el secretario de Estado del Consejo de Seguridad de Bielorrusia, Andréi Ravkov, confirmó las informaciones de la agencia de noticias bielorrusa Belta de que las autoridades detuvieron a 32 miembros de la empresa militar privada Wagner en las afueras de Minsk, mientras una persona más fue localizada y detenida en el sur del país.

El 30 de julio Ravkov señaló que en contra de los ciudadanos rusos detenidos fue abierto un caso penal y agregó que, según su información, en Bielorrusia se encuentran otros 200 paramilitares, que supuestamente preparan provocaciones durante la campaña electoral del país.

El Kremlin negó las acusaciones de que Rusia envía a Bielorrusia grupos de "mercenarios" para desestabilizar la situación en el país vecino.

Bielorrusia celebrará elecciones presidenciales el próximo 9 de agosto.

La campaña electoral se ha visto enturbiada por la detención de políticos y activistas de la oposición y protestas ciudadanas en Minsk y otras ciudades.

¿Provocación o golpe bajo? Para qué Bielorrusia detuvo a 33 ciudadanos rusos

La detención de ciudadanos rusos en Bielorrusia ha abierto una grieta en las relaciones de los países vecinos. Las autoridades de Minsk anunciaron que se trata de mercenarios que buscaban desestabilizar la situación de cara a las presidenciales, pero los expertos apuntan a varios factores que sugieren que se trata de un juego mucho más complicado.

El 29 de julio, las fuerzas de seguridad bielorrusas detuvieron a 33 ciudadanos rusos. Alegan que se trata de mercenarios que entraron al país con el fin de desestabilizar la situación de cara a las elecciones presidenciales.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, fue el primero en pronunciarse al respecto, tachando estas acusaciones de "calumnias". Recordó que ambos países son "socios cercanos" y que los ciudadanos rusos no estaban involucrados en ninguna acción ilícita ni llevaban consigo material prohibido. Además, llamó a Minsk a respetar los derechos de sus ciudadanos y señaló que espera que esta situación se resuelva por los canales diplomáticos.

La detención dio paso a todo tipo de especulaciones al respecto, pero varios expertos sostienen que es muy poco probable que la versión oficial de Minsk tenga base. Sputnik entrevistó a varios analistas para entender mejor cuáles son las principales versiones de lo sucedido que se barajan hasta el momento.

"Minsk es un centro de conexión internacional"

El día siguiente de la detención, el embajador ruso en Bielorrusia, Dmitri Mézentsev, expresó que los ciudadanos rusos detenidos no tenían planeado quedarse en Minsk, sino que se dirigían a otro destino, sin especificar cuál. Luego llegó el comunicado oficial desde el Ministerio de Exteriores de Rusia, según el cual, los 33 rusos se dirigían a Estambul, capital de Turquía, y que las autoridades de Bielorrusia disponen de toda la documentación necesaria para "establecer la verdad".

La versión de que los rusos no planeaban quedarse en Minsk, sino que se dirigían en realidad a otro lugar parece confirmarse con la evidencia encontrada en el lugar de la detención. Entre sus pertenencias, los agentes bielorrusos encontraron efectivo de Sudán y varias tarjetas sim de ese país. Este país africano se encuentra inmerso en un constante conflicto armado y, desde hace años, los profesionales rusos se encuentran trabajando con las autoridades sudanesas como instructores militares, amparados por los acuerdos bilaterales ruso-sudaneses.

Debido a la pandemia de coronavirus, Rusia ha cancelado los vuelos comerciales entre la mayoría de los países del mundo. Es por eso que, hoy en día, muchos rusos utilizan el país vecino como puerta de entrada y salida hacia el exterior, explica en corresponsal de guerra Semión Pégov, entrevistado por Sputnik.

"No es un secreto para nadie que Minsk se utiliza como una especie de centro de conexión internacional en tiempos de coronavirus, con el fin transportar a este tipo específico de trabajadores. Si fueran militares profesionales, por supuesto, serían transportados en naves diferentes y no necesitarían viajar a Minsk para, de ahí, volar a África. No obstante, como son profesionales que ejercen como particulares, hicieron uso de este corredor", explicó el Pégov.

El corresponsal de guerra aseguró que este tipo de movimientos siempre son acordados de antemano con las autoridades correspondientes. Por eso, supone, quedan dos explicaciones a su detención. En primer lugar, dice, el presidente bielorruso, Alexandr Lukashenko, "pudo haberse aprovechado de la situación para alimentar los sentimientos antirrusos" a días antes de las próximas elecciones presidenciales. De esta manera, podría pretender consolidar a los votantes alrededor de su figura como defensor de la nación ante inexistentes amenazas externas.

La segunda posibilidad, estima, podría ser el reflejo de una lucha interna dentro del poder bielorruso. Lukashenko "podría haber sido traicionado por sus propias agencias de seguridad, que sabían de estos movimientos y decidieron dar paso a esta provocación para dejarlo en una situación muy, pero que muy incómoda. Ante Rusia, sobre todo".

El desarrollo de esta situación dependerá mucho de los próximos pasos que tome Lukashenko y las autoridades bielorrusas en general, pronostica Semión Pegov. Sobre todo, tras la posibilidad de que varios de los detenidos sean entregados a Ucrania, ya que algunos de ellos tienen otra nacionalidad aparte de la rusa.

"En ese caso, sería un golpe muy duro para las relaciones ruso-bielorrusas", concluyó el experto.

Previamente, el analista político Bogdán Bezpalko sostuvo que si los ciudadanos rusos de verdad quisieran organizar una intentona golpista o caos en Bielorrusia, como se les acusa, no se movería abiertamente en grupo y tampoco llevarían uniforme de camuflaje.

"Sin duda, esto es un juego político, un espectáculo montado. Ese show está dirigido, en primer lugar, al público doméstico, se busca atemorizar a los votantes bielorrusos", dijo Bezpalko a Sputnik.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente