Portada - Últimas noticias

El oligarca y exdiputado ucraniano Olexandr Onishchenko reveló a Sputnik detalles sobre las grabaciones telefónicas entre el expresidente Petró Poroshenko y el exvicepresidente estadounidense Joe Biden. Además, denunció cómo Poroshenko ayudaba a lavar el dinero de los demócratas estadounidenses en Ucrania.

Onishchenko, quien fue durante dos años la mano derecha del expresidente Poroshenko durante su gestión, confesó que su trabajo incluía sobornar a los legisladores para obtener la mayoría de votos y así poder cerrar acuerdos económicos que enriquecían al entonces mandatario ucraniano.

El exdiputado asegura que en ese entonces fue testigo del comportamiento corrupto de Poroshenko, por lo que comenzó a grabar las llamadas que sostenía y también realizó copias de documentos incriminatorios de los acuerdos corruptos entre la compañía del exmandatario ucraniano y el hijo del exvicepresidente estadounidense Joe Biden que fueron enviadas a EEUU para su investigación.

El 19 de mayo, el diputado independiente Andréi Derkach hizo públicas estas grabaciones que llegaron a sus manos porque Onishchenko se las envió mediante sus abogados.

Blanqueo de dinero en Ucrania y elecciones en EEUU

Onishchenko considera que las grabaciones y los documentos que reveló podrían ser cruciales para las próximas elecciones de EEUU y solo es cuestión de tiempo para ver el efecto.

"La Administración Trump las usará de nuevo en septiembre. Debido al coronavirus, todavía están esperando", opinó.

Agregó que estas pruebas demuestran los acuerdos corruptos que incluían la participación de la empresa Burisma del expresidente ucraniano.

"Recibieron muchos documentos sobre diversas transferencias financieras de América y Europa a Ucrania. Este dinero fue lavado a través de la compañía privada de Poroshenko. A su vez, el dinero fue devuelto de Ucrania a EEUU, donde se utilizó para la campaña electoral de Clinton. Pasó a través del hijo de Biden y la compañía Burisma", denunció.

Además, Onishchenko explicó en su entrevista con Armin Siebert de la versión alemana de Sputnik que cuando el fiscal general ucraniano Shokin inició una investigación contra Burisma, este fue destituido y el nuevo fiscal desestimó el caso.

Antecedentes del caso

Al finalizar el mandato de Poroshenko, Onishchenko dejó Ucrania tras de ser acusado por cargos de delitos fiscales, corrupción y malversación de fondos. El exdiputado se instaló inicialmente en España y luego se trasladó a Alemania mientras Kiev buscaba una orden de arresto internacional contra él.

A tres días para la presentación pública de estas pruebas incriminatorias, Onishcehnko fue repentinamente arrestado por la policía en Alemania donde permaneció recluido durante seis meses.

Sin embargo, su detención no impidió que estas pruebas se hicieran públicas en Ucrania y lleguen hasta EEUU. Las autoridades de Ucrania abrieron un proceso contra el exmandatario del país Petró Poroshenko que revelaron presuntas presiones del exvicepresidente estadounidense Joe Biden para destituir al fiscal general de entonces Shokin quien investigaba los vínculos de Hunter Biden, hijo de Joe Biden, con una compañía ucraniana de gas llamada Burisma Group.

Hunter se fue de Burisma Group en abril de 2019, el mismo mes en que Poroshenko perdía las elecciones presidenciales en Ucrania.

Poroshenko negó la autenticidad de los audios revelados.

El actual presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, enfatizó que los audios evidencian que se estaría frente a un caso de traición a la patria.