Portada - Últimas noticias

El Ejército y los comités populares de Yemen recuperan el control de una estratégica montaña en la provincia central de Marib.

Conforme ha anunciado este sábado el portal alkhabaralyemeni.net, el Ejército yemení y los combatientes del movimiento popular Ansarolá se han hecho con el control de la estratégica montaña de Al-Alaq en el distrito de Madqel, cerca de la capital homónima de Marib.

Como consecuencia de esta operación, según el portal, las tropas yemeníes han rodeado el estratégico campamento de Moss, bajo el control de las fuerzas leales al fugitivo presidente yemení Abdu Rabu Mansur Hadi, y están avanzando hacia el suroeste, el sur y el norte de Marib.

Entretanto, el portal Aden Times informa también hoy de que las fuerzas saudíes y los expertos estadounidenses han abandonado “en secreto” su sede en la ciudad de Marib, y han sacado de allí sus equipos y dispositivos.

Las fuerzas yemeníes, apoyadas por Ansarolá, han lanzado recientemente una operación a gran escala contra los mercenarios de Arabia Saudí en la provincia de Al-Bayda, en el suroeste de Yemen, con lo que están más cerca de la provincia petrolera de Marib.

Durante los últimos meses, las tropas yemeníes han conseguido grandes avances en el frente contra los agresores saudíes y sus aliados. Además, la defensa antiaérea del Ejército yemení está haciendo huir a los cazas saudíes que tratan de bombardear el norte de Yemen.

Las fuerzas yemeníes luchan para repeler la violenta agresión saudí iniciada en marzo de 2015, que ya ha dejado más de 100 000 yemeníes muertos, en su mayoría civiles, según fuentes locales.

Arabia Saudí, pese a sus gastos astronómicos en la guerra contra la nación yemení, ocupa actualmente una posición de debilidad y trata de salir del conflicto, ya que no ha podido materializar sus objetivos por la resistencia de los yemeníes.

Brookings Institution: Las políticas de MBS han colocado a Arabia Saudí en una crisis sin precedentes

Arabia Saudí se enfrenta a varios desafíos provocados por las políticas imprudentes del príncipe heredero, Mohammed bin Salman, incluida la guerra contra Yemen, las tensiones dentro de la familia gobernante y el desperdicio de dinero en gastos militares.

“Arabia Saudí, como muchos otros países, se ha visto gravemente afectada por el coronavirus y, según las estadísticas del gobierno, cuya fiabilidad aún no se ha confirmado, alrededor de 70.000 personas en este país están infectadas con este virus”, escribió la Brookings Institución en un artículo de Bruce Ridele, miembro del Centro de Seguridad e Inteligencia del siglo XXI.

“Es probable que el Hayy, la peregrinación islámica anual a La Meca, que tiene lugar en julio de este año, se suspenda como parte de la política de confinamiento y prohibición de viajar, lo que resultará en la pérdida de miles de millones dólares, especialmente en la región de Hiyaz”, dijo Ridele.

El coronavirus afectó a varios miembros de la familia real. El gobernador de Riad y docenas de otros príncipes contrajeron el coronavirus. El rey y su príncipe heredero han reducido sus reuniones. Los trabajadores extranjeros son los más expuestos a este peligro debido a sus condiciones de trabajo insalubres”, agregó.

La fuerte caída en los precios del petróleo ha llevado al colapso económico de Arabia Saudí, que necesita de un precio de más de 80 dólares por barril para mantener su presupuesto.

“El régimen saudí ha usado sus reservas de 5 años para cubrir el déficit presupuestario. Es poco probable que los precios aumenten antes de que la economía mundial se recupere”, dijo.

El rey y su príncipe heredero han optado por un plan de austeridad que prevé una triplicación del impuesto al valor añadido y el fin de las asignaciones mensuales a sus ciudadanos en reacción a la histórica caída del precio del petróleo y la pandemia de Covid -19. Sin embargo, el atolladero yemení aún existe a pesar de los llamamientos a un alto el fuego y el número de víctimas ha aumentado considerablemente. Los aliados saudíes han abandonado Riad, que ha cortado su apoyo económico al gobierno de Abed Rabbo Mansur Hadi, mientras que los huzíes (Ansarulá) han tomado el control del norte y los separatistas del sur de Yemen, agrega la fuente.

“Arabia Saudí ha gastado miles de millones de dólares en armas, pero no puede evitar los ataques de Ansarulá contra su infraestructura, lo que demuestra el desperdicio del dinero que Riad gastó en su ejército”, comentó Ridele.

Con la compra de armas por valor de 60.000 millones en 2018, Arabia Saudí es el segundo país que más ha gastado en armas en el mundo. Esta cifra es tres veces mayor que la del gasto militar de “Israel”. Aún así, a pesar de sus gastos, no se han producido beneficios para Riad.

“El coronavirus, la caída en el precio del petróleo y las políticas equivocadas han frustrado las ambiciones de Bin Salman. Este príncipe heredero debería centrarse actualmente en poner fin a la guerra contra Yemen y así reducir su gasto militar”, dijo.

El analista también pidió a la administración Trump, que aboga por la venta de armas a Arabia Saudí, que ponga fin a su apoyo militar a Riad para que el régimen saudi ponga fin a su guerra en Yemen.

Opositores saudíes crean un consejo de coordinación para expulsar del poder a MBS

“Se ha formado un consejo coordinador de 18 opositores al régimen saudí, incluidos tres miembros de la familia real, para expulsar del cargo del príncipe heredero a Mohammed Bin Salman”, dijo el activista saudí Abderahman al Sahimi, citado por un canal de televisión qatarí.

Al mismo tiempo, Sahimi pidió al rey Salman Bin Abdelaziz de Arabia Saudí que se mantenga vigilante sobre los planes de algunos funcionarios saudíes contra Qatar.

“Este consejo no convocará protestas o a una campaña de desobediencia civil o a una insurrección armada, y sus actividades se limitarán a los contactos con los países del mundo. Las actividades de este Consejo se limitarán al intercambio de cartas con autoridades oficiales y gubernamentales de estados de todo el mundo”, dijo en un vídeo publicado en YouTube.

“Se realizaron entrevistas con representantes de los parlamentos de los países musulmanes y los países árabes que bordean el Golfo Pérsico así como con congresistas estadounidenses y eurodiputados”, agregó.

“Ellos mostraron su apoyo a Ahmed Bin Abdelaziz al Saúd, hermano del rey Salman, para el cargo de príncipe heredero de Arabia Saudí, con un estado institucional y una monarquía constitucional como sistema político y con un parlamento electo”, dijo el activista saudí.

“Le pedimos al Rey Salman que destituya a su hijo de todos sus cargos, incluido el del príncipe heredero, y lo reemplace por Ahmed Bin Abdelaziz”, dijo Sahimi antes de agregar que “17 países musulmanes apoyan nuestra solicitud y nosotros esperemos que el rey Salman actúe”.

“Si el rey Salman quiere dejar su trono a su hijo, debo decir que no somos sus esclavos”, dijo.

“Creemos que el país se encuentra en una situación peligrosa, porque el Estado ha impuesto condiciones de vida muy difíciles a los ciudadanos debido a su guerra innecesaria en Yemen y su apoyo a los grupos armados en Iraq y Siria, que ha costado a los saudíes miles de millones de dólares”, dijo el activista saudí.

“El príncipe heredero destruyó Arabia Saudí y dañó sus relaciones con otros países. Arresto a varios ulemas, docenas de palestinos, todos los opositores e incluso miembros de la familia real. También eliminó físicamente a ciertos ulemas y opositores”, se lamentó.

Sahimi dijo que alrededor de 900.000 ciudadanos saudíes viven ahora en el extranjero. Él llamó a los miembros de la familia Al Saúd y a todos los opositores que viven en el extranjero a unirse y formar un consejo de coordinación.

El activista saudí también habló sobre las actividades de las tribus dentro de Arabia Saudí contra las políticas de Mohammad Bin Salman y se refirió a las acciones del aparato de propaganda saudí, que está tratando de empañar la imagen de los pueblos árabes, y subrayó que el pueblo saudí está al tanto de lo que está sucediendo.

“Las ciudades de La Meca y Medina pertenecen no solo a 30 millones de saudíes, sino a toda la Umma musulmana. Los medios saudíes controlados por el Estado no consideran a Al Quds como un lugar sagrado para el mundo musulmán”, dijo.

La custodia de Mohammed bin Salman sobre los lugares sagrados es inaceptable tanto para los ciudadanos saudíes como para otros musulmanes de todo el mundo”, dijo.

“El 70% de los recursos y la energía del Estado se gastan en la protección de los palacios de Mohammed bin Salman”, dijo, refiriéndose a los sistemas de defensa antimisiles Patriot desplegados en Arabia Saudí.

Al comentar el ambicioso proyecto de Bin Salman en la costa del Mar Rojo, el activista saudí dijo: “El proyecto fue diseñado para servir a “Israel” porque permite a los israelíes acceder directamente al territorio saudí”.

También informó sobre los planes de algunos funcionarios saudíes contra Qatar. Este plan tiene como objetivo retirar la organización de la Copa Mundial 2022 a Qatar por medio de explosiones y atentados unos meses antes del inicio de este evento.

“La Copa Mundial 2022 no se llevará a cabo en Qatar”, dijo citando a un representante saudí. “Cuando le preguntamos por qué dijo que bastarían unos pocos coches bomba para evitarlo”.

Con respecto al asesinato del periodista Yamal Khashoggi, el activista saudí dijo que tenía el nombre del cómplice de la muerte de Khashoggi y que lo transmitiría a las Naciones Unidas.

Señaló que el nombre de esta persona no se menciona en ningún archivo relacionado con el caso Khashoggi, ni en Turquía ni en Arabia Saudí.

“Las instituciones judiciales y religiosas en Arabia Saudí han sido politizadas y están al servicio del príncipe heredero de Arabia Saudí”, dijo Sahimi, refiriéndose al caso Khashoggi.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19