Portada - Últimas noticias

El propio argumentario interno del PSOE acaba de reconocer, en un intento de defenderse de las críticas, que dos días antes del 8-M el Gobierno pidió material sanitario a la UE ante la previsión de contagios por coronavirus: un 6-M, a 48 horas de permitir la manifestación del 8-M con más de 120.000 personas juntas disparando el riesgo de contagio.

El argumentario es toda una catarata de falsedades e inexactitudes. Pero desvela el miedo y nerviosismo en el que ha entrado el partido en el Gobierno ante la nefasta gestión llevada a cabo frente al coronavirus.

La parte más relevante del comunicado que está haciendo circular el PSOE entre sus bases -y que hoy publica OKDIARIO- surge en el punto 3.

Allí se alecciona a los miembros del PSOE para responder a la acusación de que «el Gobierno de España no ha cumplido con las recomendaciones de la OMS y otros organismos desde el principio».

La argumentación ordenada a las bases socialistas es la siguiente: «España siempre ha actuado, desde el primer momento, en coordinación con la OMS y la UE. De hecho, cuando la OMS declaró el 30 de enero (7.711 casos, ninguno en España) que nuestro país ya cumplía todas sus recomendaciones».

La frase está transcrita literalmente. Y hay que recordar que el propio Ministerio de Sanidad ha reconocido ya en un documento oficial que la primera alerta la tuvieron el día 23 de enero.

En el punto 4 se responde a la afirmación de que «España no estaba preparada para dar una respuesta a la crisis sanitaria por falta de previsión del Gobierno». A lo que responden que «somos de los países que más preparados se encuentran para dar una respuesta a esta crisis sanitaria. El 3 de febrero (17.381 casos, 1 en España) la OMS publicó un borrador del plan para la preparación estratégica al nuevo coronavirus. En la evaluación efectuada por la OMS el 30 de marzo España se situó en el nivel más alto de capacidad de respuesta». Se olvida el PSOE de destacar en ese punto que nos hemos situado como el país con más víctimas mortales por millón de habitantes.

Pero lo más llamativo llega en el punto 5. Allí se intenta responder a la afirmación de que «el Gobierno español desoyó, en las primeras semanas de la expansión del virus, los llamamientos efectuados por la OMS y por la Unión Europea para hacer acopio de material sanitario durante los primeros compases de la expansión del coronavirus».

Las respuesta a esa evidencia se basa en que «fuimos precavidos y unimos fuerzas con la Unión Europea para participar en todas las compras de material sanitario». Y en ese momento es cuando el argumentario admite que dos días antes de la manifestación feminista del 8-M el Gobierno pidió a la UE ayuda por medio de compras conjuntas de material para combatir los contagios.

«El 6 de marzo (96.64 casos globales; en España 374 casos, cinco fallecidos), en el segundo EPSCO extraordinario, el ministro Illa resaltó que en ese momento eran especialmente necesarias las medidas que garantizaran la disponibilidad de los recursos con los procedimientos de compra conjunta», señala. De nuevo, la redacción es literalmente la del argumentario.

«La UE lanzó en esa fecha una licitación conjunta de materiales. España participa en todas las propuestas de compras conjuntas», añade. La supuesta defensa es surrealista: porque admite que dos días antes de permitir la manifestación del 8-M sabían que se enfrentaban a una lluvia de contagios que desbordaría la capacidad de compra individual de España. Pese a lo que no bloquearon la multitudinaria manifestación.

El Gobierno ha mantenido inutilizados un mes laboratorios disponibles para hacer test del coronavirus

Las Universidades pusieron a disposición del Gobierno a mediados de marzo más de 300 laboratorios capaces de hacer PCR. Ciencia dijo ayer que trabaja con ellos para que puedan colaborar.

A mediados de marzo, el Gobierno pidió a las universidades hacer inventario para que trasladaran cuánta infraestructura, material y personal podían poner a disposición de la lucha contra el coronavirus. En apenas 48 horas llegó la respuesta: la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) hizo saber que podían aportar más de 300 laboratorios y 1.837 investigadores con experiencia en la realización de pruebas de PCR -los test más fiables. Sin embargo, varias fuentes universitarias consultadas en los últimos días por este diario señalaron que el Gobierno no había trasladado respuesta alguna, pese a que los laboratorios de los hospitales están al borde del colapso.

«Hemos estado en contacto con las autoridades educativas, pero estamos esperando a que les llamen», explicaron desde la Crue. Tras casi un mes, el Ministerio de Ciencia señaló, a última hora del miércoles, que está coordinando un proceso para que los centros de investigación y universidades que cumplan con los requisitos de bioseguridad y dispongan del personal y suministros suficientes puedan colaborar. Según este ministerio, será necesario que las comunidades reclamen su apoyo y que el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) evalúe sus capacidades y recursos propios para llevar a cabo análisis PCR.

La Universidad de Málaga ofreció 80 equipos agilizar el diagnóstico del coronavirus y cerca de 80 investigadores preparados para ayudar a realizar el test del Covid-19; la del País Vasco, más de 60 expertos en técnicas virológicas y en técnicas diagnósticas basadas en PCR y otras 60 máquinas PCR o recicladores térmicos, con los que dar soporte a las analíticas de diagnóstico de coronavirus; la de Burgos, sus laboratorios con 4 equipos que pueden realizar la prueba de diagnóstico por PCR; la de Zaragoza, hasta 90 técnicos e investigadores y 14 grupos y laboratorios... Y así todas. Algunos laboratorios pueden tener un déficit de bioseguridad, pero los expertos consultados señalan que es algo solucionable.

Desde la Crue recuerdan que desde la declaración del estado de alarma han venido manteniendo una interlocución constante con el Gobierno para colaborar en todo lo posible a minimizar el impacto de la crisis provocada por el coronavirus en los ámbitos sanitario y educativo.

VALIDACIÓN DEL INSTITUTO CARLOS III

Ante la falta de respuesta ratificada por varias fuentes, y a pesar de que Sanidad es actualmente la máxima autoridad sanitaria por encima de comunidades, hospitales, farmacias... muchas universidades habían decidido contactar por su cuenta con las consejerías autonómicas. Desde el Ministerio de Ciencia argumentan que el ISCIII ha activado ya al menos cinco centros y universidades que se habían dirigido directamente al ISCIII y contaban con la conformidad de su comunidad.

Según una primera declaración de capacidades coordinada por el departamento que dirige Pedro Duque, un total de 54 laboratorios de 27 universidades podrían reunir los requisitos mínimos para llevar a cabo estos análisis, pero será necesario confirmar cuestiones relacionadas con la disponibilidad de material y elementos de seguridad.

«Los hospitales están saturando. Hay que buscar desahogo en las universidades. La Administración tiene que gestionarlo. Sanidad debería ejercer como coordinador y organizador. El Gobierno hizo el llamamiento pero luego nadie llamó» explica José Manuel Bautista, catedrático de Biología Molecular de la Complutense. Él, junto a otros colegas, ha logrado poner en marcha un laboratorio de detección del coronavirus. «No es fácil, nos ha supuesto esfuerzo». Trabajan de la mano del Instituto de Salud Carlos III y el Ciemat, además de grupos de distintos grupos de investigación. Más de 6.000 voluntarios se ofrecieron a participar.

Bautista ha mantenido contactos con las universidades del País Vasco y de Castilla-La Mancha, que ante la falta de una coordinación por parte del Gobierno también querían impulsar ellos la colaboración de sus laboratorios. «Es fundamental tener una alta capacidad de hacer test y cuanto antes mejor. Es importante hacerlos en residencias», apunta Bautista, que trabaja con sus equipos en desarrollar una técnica que evite extraer el RNA y así no sean necesarios los kits de extracción, de los que hay déficit en España.

LOS LABORATORIOS DE HOSPITALES, SATURADOS

Mientras las universidades esperaban una llamada o instrucción por parte de Sanidad o de las consejerías, los laboratorios clínicos de los hospitales están al borde del colapso. «Los microbiólogos están saturados, porque son ellos los encargados de hacer las técnicas diagnóstica. Están cumpliendo, pero van al límite. Sería necesario contar con más recursos, más infraestructura y personal cualificado», explica Antonio Rider, presidente de la Asociación Española del Laboratorio Clínico.

Rider explica que los microbiólogos están soportando toda la carga de trabajo porque los equipos de bioquímica y análisis clínico tiene una menor carga de trabajo al no estar operando a pleno rendimiento los centros de atención primaria. «Los microbiólogos asumen las PCR y también los test rápidos. Suman carga de trabajo. Están a tope».

El jefe del “hospital IFEMA” contra Illa: «No le interesa la opinión de los sanitarios contra el virus»

Antonio Zapatero Gaviria, director del hospital temporal de Ifema para atajar la epidemia del coronavirus, ha criticado con dureza al ministro de Sanidad, Salvador Illa, por no atender a los profesionales de la Sanidad.

En la red social Twitter, Antonio Zapatero ha señalado que «varios días después» de que 12 sociedades médico-científicas enviaran una carta «el Ministerio no se ha puesto en contacto».

«¡Nuestra opinión no les interesa! En fin…», lamenta Antonio Zapatero con un punto de desesperación. Este profesional que lidera el centro de Ifema señala directamente en su tuit al Ministerio de Sanidad, al ministro Illa y al director general de Ordenación Profesional Rodrigo Gutiérrez.

Se trata de una carta que firmaron más de una decena de entidades médicas bajo el paraguas de la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (FACME). Antonio Zapatero destaca que esta agrupación «representa más de 100.000 especialistas españoles que están en la batalla de la epidemia». Precisamente el Gobierno no escucha a estos profesionales que están en primera línea de batalla con su callada por respuesta a la misiva.

 

Moncloa admite al Congreso que no controló el virus en los aeropuertos y sólo repartió folletos

El Gobierno de Pedro Sánchez ha reconocido al Congreso de los Diputados que no hubo controles en los aeropuertos españoles ante la expansión del coronavirus y que sólo repartió folletos informativos en los puestos fronterizos. Así consta en una respuesta del Ejecutivo a una pregunta escrita formulada por el Grupo Parlamentario del PP.

Interrogado sobre las «medidas de control» que habría tomado en los aeropuertos frente al coronavirus desde el mes de enero, el Gobierno afirmó que se había realizado hasta el 11 de marzo -fecha del escrito de contestación- una «difusión a todos los puestos fronterizos de las recomendaciones dadas por el Ministerio de Sanidad en forma de preguntas y respuestas sobre el nuevo coronavirus 2019 (nCov)». Nada más.

Ninguna alusión a tomas de temperatura como las efectuadas por otros países, ni tampoco restricciones de vuelos. Fue precisamente el mismo día de la fecha de esta respuesta parlamentaria cuando se inició la prohibición de llegada de vuelos procedentes de Italia tras el acuerdo adoptado por el Consejo de Ministros en la víspera.

Asimismo, el Gobierno contestó a varios diputados del PP que «la Unidad de Prevención de Riesgos Laborales y Acción Social de la Dirección General de la Policía difundió una «nota informativa sobre prevención frente a posibles exposiciones a coronavirus». Esta nota fue publicada en la «intranet policial» y remitida a «todos los puestos fronterizos» y a «todos los funcionarios policiales destinados en aeropuertos, proponiendo, entre otras medidas, el uso de guantes de nitrilo y mascarillas tipo FFPP2 cuando se encuentren en contacto con ciudadanos que proceden de vuelos de China o zonas afectadas», según reza en la respuesta.

 

La pregunta de referencia, con fecha de registro del 30 de enero, se interesó por las «medidas de control adoptadas en los puertos y aeropuertos de interés general, en particular, en los puertos y aeropuertos de los archipiélagos canario y balear ante la amenaza de pandemia de coronavirus, así como medidas para informar y atender a los ciudadanos que hayan visitado China recientemente». Esta iniciativa fue suscrita por los diputados populares María Auxiliadora Pérez, Guillermo Mariscal, Ana Zurita, Sebastián Ledesma, Margarita Prohens y Miguel Ángel Jerez.

Italia y China

Por su parte, el Grupo Parlamentario de Vox también formuló otra pregunta parlamentaria escrita al Gobierno sobre las «medidas previstas para evitar la propagación del coronavirus en los aeropuertos», pero en este caso, el Ejecutivo echó balones fuera y se limitó a decir que todas las decisiones están «basadas en la evidencia científica y el criterio de los expertos, manteniendo en actualización permanente todos los protocolos de actuación».

Ya el pasado 27 de febrero, el portavoz de Vox en la Comisión de Sanidad, el hematólogo Juan Luis Steegmann, exigió al ministro del ramo, Salvador Illa, que el Ejecutivo impidiera la entrada de extranjeros procedentes de Italia y China. Desde entonces y hasta el 11 de marzo, en torno a 1.200 vuelos (a 100 vuelos diarios, apuntó Aena) llegaron a España desde el país transalpino sin ningún tipo de control sanitario a los pasajeros.

Asimismo, tal y como publicó OKDIARIO, los aeropuertos de Madrid y Barcelona recibieron en la semana del 2 al 8 de marzo pasajeros de 11 vuelos procedentes de China y Hong Kong con ausencia también de controles sanitarios, según datos oficiales de Aena a los que tuvo acceso este periódico.

El Centro Nacional de Epidemiología destapa que el Gobierno miente: detecta 3.320 muertos que no cuenta Sanidad

La actualización del informe de Vigilancia de los excesos de mortalidad por todas las causas, elaborado por el Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III, sugiere un ‘exceso’ de 3.320 fallecimientos entre el 17 de marzo y el 6 de abril que no están recogidos en los balances diarios sobre el coronavirus que ofrece el Ministerio de Sanidad. Las discrepancias entre los datos proporcionados por este sistema -que analiza las desviaciones de mortalidad sobre las series históricas- y las cifras oficiales son evidentes en algunas comunidades.

Esa discrepancia es la diferencia entre el ‘exceso’ de mortalidad detectada por el instituto en los periodos analizados y las muertes por coronavirus de las que informa Sanidad. En los últimos días han arreciado las críticas por el cómputo de fallecimientos que sigue el Gobierno y que únicamente registra como víctimas a aquellas con coronavirus confirmado. Eso lleva a una infravaloración del impacto de la pandemia, según se ha considerado desde distintos sectores. Los empleados del sector funerario, por ejemplo, aseguraron a OKDIARIO que las muertes serían hasta un 40% superiores a lo que dice Sanidad.

El sistema de vigilancia, que se basa en las defunciones notificadas por los registros civiles, contabiliza los excesos imprevistos de mortalidad aunque no las atribuye a una causa concreta. No obstante, es evidente que, en este caso, el mayor impacto corresponde a la pandemia del coronavirus, ya que no se ha producido en este tiempo ningún otro elemento que pudiera conducir a un pico inusual de muertes.

El último balance contabiliza los excesos en 15 comunidades. Las diferencias son especialmente relevantes en el caso de Castilla y León y Castilla-La Mancha. En la primera, se registraron 1.107 defunciones que no figuran en el registro oficial del coronavirus. En Castilla-La Mancha esa diferencia asciende a 1.344.

Los periodos analizados varían por comunidades y en la mayoría se constata un incremento con respecto al recuento del Gobierno. En Andalucía, son 127 los fallecidos que no constan; en Aragón, 154; en Asturias, 49; en Baleares, 41; en Canarias, 39; en Cantabria, 10, en la Comunidad Valenciana, 336; en Extremadura, 91; en Navarra, 195; en el País Vasco, 117 y en La Rioja, 10.

Caos en el recuento

Actualmente, sólo los casos confirmados de coronavirus se contabilizan  entre los fallecidos. Desde el Gobierno han salido en las últimas horas a defender este sistema de conteo. El ministro de Sanidad insistió en el criterio y aseguró que «la definición de casos es una de las más exigentes y rigurosas en Europa».

No obstante, el Ejecutivo parece admitir el caos. En una reciente instrucción, emitida el 4 de abril, Justicia urge a los registros civiles a que faciliten la información de las licencias de enterramiento desde el 14 de marzo.

Las evidencias de que el registro oficial infravalora las muertes son numerosas. Esta semana se conoció, por ejemplo, que las licencias en Castilla-La Mancha casi triplican los datos oficiales durante el mes de marzo. El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, lo atribuyó a «limitaciones informáticas» en el sistema de registro.

El informe de vigilancia de la mortalidad concluye que en el periodo entre el se ha producido un exceso del 51% por todas las causas, a nivel nacional.

El exceso es más notable en hombres (58%) que en mujeres (42%), y se concentra en los mayores de 74 años (58%), seguido del grupo de edad de 65 a 74 años (49%).

En Andalucía, Aragón, Asturias, Islas Baleares, Canarias, Cantabria, Castilla y León, Castilla La Mancha, Cataluña, Comunitat Valenciana, Extremadura, Comunidad de Madrid, Navarra, País Vasco y La Rioja ese exceso se concentra en los grupos de edad de mayores de 74 y entre 65 y 74 años, y más en hombres que en mujeres. En Galicia y Murcia se observan «excesos puntuales» de mortalidad de un día, que se concentran en mayores de 74 años.

El sistema detecta además un «retraso en la notificación de defunciones en los registros civiles de varias comunidades autónomas, siendo notable en La Rioja». «Los excesos se observan también en otros países de nuestro entorno», se añade.

España suspende su misión de adiestramiento en Mali por culpa del coronavirus

Las Fuerzas Armadas han suspendido su actividad de adiestramiento a las tropas malienses en su lucha contra el terrorismo por culpa del coronavirus. La decisión adoptada por la fuerza de la Unión Europea en las que están desplegados los casi 300 efectivos españoles. En las últimas horas se ha detectado un positivo por coronavirus en el contingente internacional del que forma parte España.

La misión de la Unión Europea tiene el nombre de EUTM Mali, y su objetivo es dotar al ejército maliense de las capacidades necesarias para restaurar la seguridad en el país. El avance del coronavirus en la región, no obstante, ha llevado a la Unión Europea a suspender toda actividad de instrucción.

El grueso del contingente español se encuentra en la base de Koulikoro, donde se llevan a cabo los ejercicios de capacitación. Los militares cuentan con mascarillas, guantes y gel para evitar la propagación del virus. Sin embargo, el estrecho contacto que requiere las maniobras de formación es incompatible con cualquier medida de prevención sanitaria.

Un positivo del contingente europeo

La semana pasada, el general portugués João Boba Ribeiro -lidera la misión EUTM Mali- se reunió con el ministro de Defensa maliense Ibrahima Dahirou Dembélé para dirimir el futuro del despliegue. La decisión de suspender los ejercicios se centra en motivos estrictamente sanitarios.

Además, la Unión Europea ha detectado un positivo entre sus filas: "El paciente ha sido puesto en cuarentena bajo supervisión médica y aquellos con quienes tuvo contacto también están aislados", afirma la dirección de EUTM Mali en un comunicado. "La prioridad actual de la Misión es la salud de su personal y de sus socios en la lucha contra el coronavirus".

Misiones afectadas

El despliegue en Mali no es el único en es el único que ha atravesado problemas por culpa del coronavirus. Como adelantó Vozpópuli, Defensa ordenó el repliegue de tropas en Irak. La misma medida se adoptó sobre la misión de Afganistán.

Asimismo, los militares que estaban desplegados en la Antártida tuvieron que cerrar unos días antes de lo previsto para encontrar un aeropuerto que aún tuviese abiertas sus conexiones con España. Y desde Yibuti hubo que repatriar a los efectivos que iban a dirigir la misión de la Unión Europea contra la piratería en el golfo de Somalia.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19