Portada - Últimas noticias

Según expertos de epidemiología, casi con total seguridad el COVID-19 está matando a más estadounidenses que los que están publicando las instituciones del país.

“Sabemos que es una subestimación”, dijo la vocera de la red de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), Kristen Nordlund, según un informe publicado este domingo por el diario estadounidense The Washington Post.

Como se lee en este informe, la red CDC solo cuenta como muertes por el nuevo coronavirus los casos confirmados con un test de laboratorio.

Además, los epidemiólogos aseguran que, al poco de llegar a EE.UU. el nuevo coronavirus (denominado como COVID-19 o SARS-CoV-2), la gente que murió por problemas respiratorios no se contó como muerta por esta letal enfermedad al no tener acceso a las pruebas.

Incluso ahora, según confirman directores de funerarias, médicos forenses y representantes de hogares de ancianos al diario, las personas que mueren en casa o en residencias de ancianos no cuentan como decesos por el COVID-19.

Por otro lado, el diario —citando a expertos— dice que las pruebas post mortem de los médicos forenses varían ampliamente en todo el país norteamericano y algunos funcionarios apuntan que es un desperdicio de un recurso escaso que podría emplearse para detectar casos en vivos y que, además, su resultado no siempre es acertado, pues algunas personas que tienen el virus dan negativo.

“No se puede confiar solo en los casos confirmados por laboratorios […] Nunca aplicarán la prueba a todos los que estén enfermos y a todos los que mueran. Entonces, sin duda, es verdad, la cantidad de muertes se subestima a nivel mundial porque no se aplica la prueba”, ha insistido el epidemiólogo Marc-Alain Widdowson.

Los funcionarios de salud pública y las autoridades estadounidenses carecen, pues, de una visión completa del total de las muertes que está provocando la pandemia y, entretanto, evalúan su evolución y se enfrentan a preguntas diarias.

La Administración del presidente Donald Trump se enfrenta a una situación crítica y sin precedentes en su país debido, en gran parte, a su mala gestión de la epidemia y a la desinformación sobre las cifras de fallecimientos por el COVID-19.

Según las últimas cifras, hasta el momento, el nuevo coronavirus ha contagiado a casi 1,3 millones de personas en todo el mundo, la mayoría en Estados Unidos, con más de 336 830 casos diagnosticados, de los cuales han muerto 9618.

¿Trump cataliza la desintegración de EEUU tras brote de COVID-19?

Uno de los estados estadounidenses más afectados por el nuevo coronavirus es California, donde crece el deseo de separarse de EE.UU.

El gobernador de este estado, Gavin Newsom, ha pedido a los ciudadanos que guarden cuarentena, en contra del deseo del presidente de EE.UU., Donald Trump, que insiste en volver a la vida normal lo antes posible.

Además, la gente está muy descontenta con el Gobierno por la gestión de la epidemia. Y todo ello ha despertado una vez más las llamadas a la secesión de California (Calexit).

Hora de separarse. El Gobierno federal ha abandonado literalmente su deber de defendernos y protegernos”, escribe un internauta en su cuenta de Twitter, y adjunta un vídeo de Trump, donde este dice que “los estados deberían haber creado sus propias reservas”.

“Es hora de que California recupere el control de sus fronteras como país independiente”, dice el movimiento Yes California, que promueve el Calexit.

Las llamadas a la separación no hacen sino aumentar, particularmente desde que Newsom, a principios de abril que, destacó las “ventajas” de California, la quinta economía mayor del mundo, cuna de biotecnología y la bioinnovación.

“El gobernador sale en favor del Calexit”, “no puedo creer que California ya sea independiente”, son algunos comentarios emitidos por los lugareños, que denuncian desde hace años que su dinero se gasta en otros estados mientras ellos mismo tienen más de 151 mil sin hogares.

La campaña Calexit contra la respuesta de Trump al COVID-19, y se dan parecidas posturas en otros estados como Texas, y la grave recesión económica de EE.UU. hacen pensar que tal vez el país esté cerca de la desintegración.

Políticas controversiales: cómo la mortalidad por COVID-19 aumenta sin control en Suecia

La tasa de mortalidad, las cifras de contagios y decesos por la expansión del coronavirus han ascendido considerablemente en Suecia debido a las medidas preventivas que tomó el Gobierno de ese país basado en la confianza del sentido común de los ciudadanos.

Las medidas de prevención contra el COVID-19 implementadas por el Gobierno sueco son una de las más controversiales en toda Europa debido a su excesiva confianza en el sentido común y responsabilidad de los ciudadanos para combatir la expansión del coronavirus.

Mientras en otros países europeos acatan un estricto confinamiento, el Gobierno sueco ha optado por el método de recomendaciones sin dictar ningún tipo de confinamiento ni restricciones de movimiento generando una ola de críticas al partido gobernante.

El rápido crecimiento de la tasa de mortalidad en comparación con otros países nórdicos aumentó la presión sobre el Gobierno sueco logrando que se de marcha atrás a una propuesta para evitar que el Parlamento nacional implemente medidas más severas para combatir el virus, según recoge Bloomberg.

Actualmente, Finlandia cuenta con poco más de 1.900 contagiados y ocho muertos, Dinamarca con más de 4.000 casos confirmados y 161 fallecidos, mientras que Noruega registró más de 5.000 infectados y 58 decesos, según datos de la Universidad estadounidense Johns Hopkins.

Con las escuelas, cafeterías y restaurantes en funcionamiento Suecia ha registrado más de 6.000 contagiados y más de 400 fallecidos por COVID-19 poniendo a los epidemiólogos del país un gran reto para contener la propagación del virus y evitar el colapso de los hospitales.

​La representante de la salud pública mundial con sede en Estocolmo, Claudia Hanson, notó que Suecia está acostumbrada a tomar decisiones basadas en evidencia aunque considera que este método no funciona para combatir una pandemia de la magnitud del coronavirus del cual se desconocen muchos detalles.

Al momento de esta publicación, las cifras de contagios por COVID-19 en el mundo han superado el millón de personas dejando más de 57.000 fallecidos en más de un centenar de países.

Japón se prepara para declarar una emergencia por el coronavirus

TOKIO (Sputnik) — El primer ministro japonés, Shinzo Abe, se prepara para declarar una emergencia debido a un incremento radical de nuevos casos de contagio por el coronavirus SARS-CoV-2 en la capital, avanzaron varios medios japoneses.

Según Nikkei Asian Review, el Gabinete planea consultar a un panel de expertos el lunes, y Abe hablará esta noche en una reunión del grupo de trabajo gubernamental contra el COVID-19. Los partidos que forman parte de la coalición gobernante se reunirán más tarde para aprobar un paquete de incentivos por 60 billones de yenes ($550.000 millones), que sería aprobado en una reunión del Gabinete el martes.

El portavoz del Gobierno, Yoshihide Suga, preguntado a este respecto en una rueda de prensa hoy, confirmó que debido a un aumento en el número de infecciones en áreas como Tokio se tomará una decisión basada en las opiniones de expertos.

La declaratoria de emergencia permitiría a las autoridades locales solicitar el confinamiento domiciliar, así como pedir el cierre de escuelas, salas de cine y grandes centros comerciales, además de la suspensión de eventos multitudinarios. Al público se le pediría que evite salir a la calle, excepto para comprar víveres y realizar otras actividades esenciales.

De acuerdo con la Constitución en vigor, el Gobierno no puede exigir que las personas se queden en casa. Si las empresas si niegan a cooperar sin una razón legítima, las autoridades pueden pasar de solicitudes a "instrucciones", pero sin imponer sanciones por incumplimiento.

Según las previsiones, la emergencia podría declararse en Tokio, que registró un récord de 143 nuevas infecciones, superando un millar de positivos hasta la fecha, en Osaka. A lo largo de Japón se han confirmado hasta hoy más de 3.500 casos de coronavirus, entre ellos 73 decesos.

La gobernadora de Tokio, Yuriko Koike, dijo que las autoridades habían "comenzado los preparativos, asumiendo que la ciudad se incluirá en la declaratoria".

Rusia asegura haber evitado hasta ahora "el crecimiento explosivo" de la propagación del coronavirus

La jefa del Servicio Federal ruso para la Supervisión de la Protección y el Bienestar del Consumidor (Rospotrebnadzor), Anna Popova, ha asegurado este domingo que Rusia ha evitado hasta ahora "el crecimiento explosivo" de la propagación del coronavirus en el país.

"Cada persona enferma infecta a tres personas más. Y, estas, a su vez, infectan a otros", recordó Popova en un programa del canal Rossiya 1. La jefa sanitaria agregó que esta cadena "debe detenerse", algo que "solo se puede lograr" mediante el autoaislamiento.

Este sábado, la jefa del Rospotrebnadzor aseguró que, de momento, la lucha contra el coronavirus en Rusia se desarrolla conforme a los pronósticos "optimistas".

  • El número de infectados por coronavirus en el país ha aumentado en 658 casos en las últimas 24 horas, elevando la cifra total a 5.389.
  • Esta jornada también se informó de dos fallecimientos, lo que eleva a 45 el número total de muertes en Rusia por covid-19. Mientras, 22 personas se han recuperado, siendo ya 355 pacientes los que han superado la enfermedad.

El augurio del doctor Pedro Cavadas: «El ser humano sufrirá una pandemia que diezmará la población»

«Por simple evolución biológica el ser humano tiene que sufrir en las próximas décadas una pandemia que diezme la población. Ha ocurrido en todas las especies desde hace cientos de millones de años y el ser humano no va a ser distinto. Eso va a suceder». El doctor Pedro Cavadas se expresó en estos términos el pasado 30 de enero en la que ha sido su última intervención pública para hablar sobre la pandemia del Covid-19.

En aquel momento, el coronavirus solo había afectado a China. En la actualidad ya hay más de 1,2 millones de contagiados en todo el mundo por una pandemia que ya ha matado a más de 64.000 personas.

El prestigioso cirujano valenciano ya advirtió hace más de dos meses de la peligrosidad que entrañaba el Covid-19. Unos vaticinios que se han cumplido. Ahora ha optado por el silencio. De hecho, esta semana el periodista Íker Jiménez desveló que Cavadas había rechazado su invitación para participar en «La estirpe de los libres», un espacio en Youtube donde sigue indagando sobre la pandemia que está afectando al mundo y respecto a la que tiene claro que «se nos sigue ocultando toda la verdad».

Jiménez recuerda que «ahí quedan las palabras de Cavadas en enero». El doctor ahora prefiere quedar ahora en segundo plano, según ha explicado el periodisita: «Nosotros le llamamos, no quería saber nada de nadie. Se había quemado. Estaba hasta el gorro, ¿Se persigue eso? ¿Que los disidentes estén hasta el gorro? ¿Que los disidentes desistan de su camino?».

Cuando Cavadas alertó de que una pandemia provocaría una gran mortandad entre la población humana recalcaba que no se sabía el virus que provocaría este fenómeno: «Se sospecha que tiene que ser un virus que se contagie fácilmente a través del aire, una mutación agresiva de virus de gripe que pase de un animal a las personas». El cirujano recordaba que «se pensó que podría ser el ébola, pero luego resultó no ser tan letal, aunque no es una broma».

«No parece un truco para vender mascarillas»

Corría el 30 de enero, y en aquella entrevista en el programa «Espejo público», el doctor ya abordó de lleno el coronavirus: «Es un virus que se contagia muy fácilmente, es muy agresivo y cuando en China, que no es el país más transparente del mundo, aparentan transparencia desde el minuto uno a mí preocupa».

De hecho, respecto al número de casos de infectados que reportaban las autoridades chinas ya recalcaba que «no hace falta ser muy listo como para pensar que son diez o cien veces más».

Cavadas, cuyas hijas son chinas, ya explicaba hace más de dos meses que aquel país había confinado a una población equivalente a la española y concluía que, para ello, «deben tener un buen motivo». Hoy es España la que se encuentra en cuarentena. Oficialmente hasta el 26 de abril aunque se da por hecho que el confinamiento se prolongará durante el mes de mayo, como pronostican diversos informes técnicos y conforme apuntó este sábado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

EL doctor, reconocido mundialmente por sus trasplantes y considerado uno de los mejores especialistas internacionales en cirugía reconstructiva, reconocía que no era experto en epidemiolgía, más allá de los conocimientos adquiridos en la carrera de Medicina. Pese a ello, expuso que «no digo que ésta vaya a ser la gran epidemia o la hecatombe, pero no parece que sea [el Covid-19] un truco para vender mascarillas».

¿Cuándo recibirán la vacuna contra el coronavirus? Escenarios buenos, malos y malos

En Rusia, prometen comenzar a probar la vacuna a mediados de verano. En los EE. UU., Tienen la intención de lanzarlo a mediados del próximo verano, y en China ya lo están probando. Al mismo tiempo, varios especialistas afirman que crearlo no funcionará en absoluto en el futuro previsible. ¿De dónde viene este desacuerdo? ¿Realmente se creará, y si es así, en qué período de tiempo?

¿Una vacuna en un año o dos? Quizás no tan rápido: un triste ejemplo de VIH

Anthony Fauci, jefe de los Centros para el Control de Enfermedades de EE. UU., Recientemente expresó su confianza en que la vacuna contra el nuevo coronavirus estará disponible para el público entre 12 y 18 meses después de marzo de 2020.

A muchos les parece que esto es de alguna manera muy lento, porque en ese momento cientos de miles podrían morir, y ante circunstancias desfavorables, millones de personas. Y luego, en Rusia, prometen comenzar a probar varias vacunas contra un patógeno a la vez el 29 de junio de 2020. En China, los voluntarios de edades tempranas ya han comenzado a experimentar algo que se llama el prototipo de la futura vacuna. ¿Fauci es demasiado conservador?

Por desgracia, en realidad es bastante optimista. Recordemos: en 1984, después del descubrimiento del VIH, la Secretaria de Salud de EE. UU. Margaret Huxley dijo a los periodistas:

"Esperamos que la vacuna para los ensayos clínicos esté lista en un par de años".

Han pasado 36 años desde entonces, y el número de muertes por SIDA causadas por el VIH durante este tiempo superó los 32 millones de personas. Y progresar con fármacos antirretrovirales sólo parcialmente aliviar el problema: en el año 2018 debido a la infección por el VIH se han ido de la vida de 0.77 millones de dólares, porque los países pobres tienen cuidado de la salud pobre ya menudo no dan su terapia de enfermos completa.

Parecería que la vacuna es más necesaria de lo necesario: la vacunación es casi siempre mucho más barata que el tratamiento, incluso los países del tercer mundo pueden pagarla. ¿Por qué todavía no está allí, incluso un tercio de siglo después del período esperado por las autoridades estadounidenses?

La cuestión es que crear una vacuna contra una nueva enfermedad es mucho más difícil que contra una bien estudiada. El VIH tiene una serie de características únicas que no nos permitirán simplemente "arrastrar" nuestro sistema inmunológico hacia él. Resultó ser extremadamente difícil entender cuál de los mecanismos inmunes podría ser el salvavidas clave en la protección contra el VIH. Debido a la rápida variación genética récord, incluso mayor que la de la gripe, la variabilidad antigénica de este virus es muy alta.

Además, es capaz de activar los mecanismos de opresión y de inmunidad deteriorada de una persona sana, puede "cazar cazadores", las células inmunes que, en teoría, los creadores de la vacuna planean usar contra él. Otro problema: el virus es "puramente humano" y fue muy difícil reproducirlo inmediatamente en modelos animales.

Estados Unidos ya ha comenzado la primera fase de ensayos clínicos de una de las vacunas para el nuevo virus. En la primera fase, verifican si es seguro para las personas: tales pruebas no dirán nada sobre la efectividad de la vacuna / © Ted S Warren / AP / Shutterstock

A lo largo de las décadas, los científicos han pasado por un montón de enfoques de tratamiento, pero los éxitos han sido modestos. ¿Usando virus atenuado, atenuado? Resultó que la inmunidad que forma está limitada por un círculo muy estrecho de aislados virales específicos, y que el VIH ligeramente mutado (él muta rápidamente todo el tiempo) supera esa protección.

Por la misma razón, no fue posible crear una vacuna recombinante, además, es bastante difícil hacerlo seguro en el caso de este virus: algunas de sus variantes podrían causar inmunopatologías. El resultado general es uno: para aprender a lidiar con un virus tan complejo y que cambia rápidamente, se necesita una investigación básica muy larga.

Destacamos: no estamos diciendo que una vacuna no pueda, en principio, ser creada. Por ejemplo, para 2015, el mismo "Vector" del Centro Ruso completó la primera fase de los ensayos clínicos de una vacuna contra el VIH, pero aún no hubo más fases: no se les dio financiación. Pero el problema es que esta tarea es muy difícil. Lea el trabajo que lo describe o un artículo sobre uno de sus homólogos occidentales. No en el contexto de tales vacunas ultra avanzadas, la vacuna estándar contra la viruela se ve como un carro al lado del Tesla Model 3.

Coronavirus: un objetivo muy difícil para cualquier vacuna potencial

Desafortunadamente, nos vemos obligados a afirmar que el nuevo coronavirus, aparentemente, también se aplica a aquellos para los cuales la vacuna es muy, muy difícil de crear. Su pariente más cercano, el virus del SARS (la causa del SARS), que atacó a nuestra especie en 2002-2003, todavía no tiene una vacuna adecuada hasta el día de hoy. Cual es la razon

Un investigador chino durante un experimento sobre el desarrollo de una vacuna de ARN basada en matriz. Hasta ahora, las vacunas masivas no se han hecho utilizando este método / © Xinhua / Ding Ting

No, no solo que la enfermedad fue suprimida rápida y efectivamente por la cuarentena continua, como a veces escribe la prensa. No, fue suprimido indudablemente ... solo todos en el mundo científico sabían que nuevas variantes de coronavirus similares continuarían apareciendo en el futuro.

Y el desarrollo de vacunas contra el SARS estaba avanzando, aunque, sin duda, después de suprimir el brote de esta enfermedad, los fondos para esta dirección se vertieron con menos generosidad que antes. Sin embargo, en aquellas vacunas que dieron buenos resultados en animales, no se encontraron los efectos secundarios más débiles. Por ejemplo, los hurones que recibieron una de las vacunas mostraron procesos inflamatorios graves en el hígado. En algunas personas con enfermedades crónicas, dicha inflamación en teoría puede causar la muerte.

La inmunidad es una máquina muy compleja: su falta de actividad contra un patógeno en particular puede llevarnos a la muerte. Sin embargo, la actividad excesiva de las células del mismo sistema inmune puede hacer que ataquen objetos completamente seguros, incluidas las células de algunos tejidos humanos. Es por eso que las vacunas normalmente se prueban primero en animales y solo luego en humanos.

Tal esquema también es imperfecto: un animal modelo, en primer lugar, puede tener otros efectos secundarios de la vacuna, y en segundo lugar, tiene una inmunidad ligeramente diferente. Por lo tanto, no siempre es que lo que inmuniza bien a un ratón experimental condicional nos proteja también. Pero, de hecho, esta es la única forma de hacerlo sin problemas muy serios si hay algún problema con la vacuna.

Desafortunadamente, para el SARS-CoV-2, las pruebas en animales modelo son bastante difíciles. Miles de personas por día mueren a causa de este virus en el mundo: nadie tiene tiempo para esperar las pruebas con animales. Y luego, con el animal modelo en sí hay ciertos problemas.

Digamos que los chinos trataron de entender si la inmunidad se generó a partir del SARS-CoV-2, y para esto infectaron a los monos rhesus. Después de un ciclo de infección secundaria para infectar macacos no - como, muestra que al menos la inmunidad temporal para el nuevo coronavirus tiene .

Pero aquí está el matiz: el hecho de que el coronavirus puede infectarnos, y estos macacos, no dice en absoluto que nuestra inmunidad reaccione de la misma manera. No sabemos qué coronavirus macacos están enfermos en la naturaleza. Es posible que ellos o sus antepasados ​​ya hayan encontrado algo similar, por lo que su inmunidad a este respecto es diferente a la nuestra. Lleva tiempo comprender exactamente qué animal modelo es el más adecuado para desarrollar una vacuna contra un nuevo coronavirus. Y ahora simplemente no tenemos tiempo.

Mejora de anticuerpos: posiblemente el mayor desafío para una nueva vacuna

Una de las características más desagradables de los coronavirus es que muchos de ellos tienen una mejora dependiente de anticuerpos. Al igual que algunos otros virus de ARN durante la reproducción (copia automática en la célula huésped), cometen muchos errores, por lo que la composición de las proteínas en la superficie de la envoltura del virus puede cambiar significativamente.

En la práctica, esto puede llevar a tristes consecuencias. Supongamos que una persona ha sufrido coronavirus de forma asintomática. Luego es vacunado contra el coronavirus, pero está lejos del hecho de que la copia de la "vacuna" del mismo coronavirus, que ingresó a su cuerpo más tarde, será "reconocida" correctamente por la inmunidad. Comenzará una respuesta inmune aguda y mejorada, posiblemente acompañada de procesos inflamatorios. Además, la concentración de anticuerpos después de la administración de la vacuna puede no tener tiempo para alcanzar el umbral seguro necesario para neutralizar el virus.

Un voluntario chino de 41 años participa en la primera fase de un ensayo clínico de una vacuna recombinante contra un nuevo coronavirus. Wuhan, China, 24 de marzo de 2020 / © Foto de Zhu Xingxin / chinadaily.com.cn

En este caso, la presencia de la inmunidad de una persona al primer tipo de coronavirus facilitará la penetración del segundo tipo de coronavirus en las células del cuerpo. El problema es que un pariente mayor de SARS-CoV2 (el propio SARS) muestra una mejora dependiente de anticuerpos. Y en 2011, se publicó un artículo científico en BMC Proceedings , que mostraba esto. Sus autores dicen directamente : "Nuestros datos plantean preocupaciones razonables sobre el uso de la vacuna SARS-CoV en humanos".

En 2016, otro grupo de investigadores repitió la misma conclusión : "La presencia de amplificación dependiente de anticuerpos en el SARS-CoV ... habla a favor de una mayor precaución al desarrollar una vacuna contra ella". Por lo tanto, cuando lea nuevamente en la prensa: "la vacuna contra el SARS está casi terminada, la epidemia ya terminó", recuerde este par de trabajos.

Hacemos hincapié: todavía no se puede argumentar que el SARS-CoV2 tiene la misma capacidad de utilizar la amplificación dependiente de anticuerpos. Simplemente no hay datos en las cantidades correctas: el virus fue descubierto hace solo tres meses. Pero si tiene tal peculiaridad, y esto es posible, porque repite genéticamente a su "pariente mayor" en un 80%, entonces una vacuna segura contra el nuevo coronavirus será bastante difícil de hacer.

Virólogo Mikhail Supotnitsky (queremos enfatizar de inmediato que, a pesar de todos sus méritos, el investigador es ambiguo, y a menudo lo inscribe), sin embargo, ya estoy seguro de que el SARS-CoV2 tiene una amplificación dependiente de anticuerpos. Por lo tanto, es extremadamente escéptico sobre la posibilidad de crear una vacuna contra él:

"Es imposible crear una vacuna contra el coronavirus, ya que el proceso infeccioso causado por él está acompañado por el desarrollo del llamado fenómeno de aumento de la infección dependiente de anticuerpos

Es decir los anticuerpos mejoran el proceso infeccioso causado por el coronavirus ... Pero se creará algún tipo de vacuna, no lo dude. Se le asignará mucho dinero. Cuanto más pánico, más dinero. Da lo último. Las pequeñas manos codiciosas ya estaban temblando, y la tecnología ya había sido desarrollada. Habrá un medicamento que causará la producción de anticuerpos en ratones. Se presentará a los voluntarios, se medirá la temperatura y se declarará completamente segura. En un mes, se determinarán los anticuerpos y afirmarán haber creado la mejor vacuna del mundo ".

En otras palabras, el ex microbiólogo militar y coronel de reserva Mikhail Supotnitsky cree que no habrá una vacuna segura que funcione.

No seríamos tan categóricos, y por eso. Además de las vacunas habituales "vivas" de un patógeno debilitado, también existen las llamadas vacunas recombinantes. Una vacuna de este tipo hecha razonablemente causará no solo la producción de anticuerpos en el vacunado, sino también la formación de un conjunto de linfocitos para evitar efectos secundarios desagradables de la amplificación dependiente de anticuerpos. Es por eso que Pavel Volkov, jefe del Laboratorio de Ingeniería Genómica del MIPT, cree :

"Los especialistas son muy capaces de crear una vacuna contra el coronavirus, que tendrá en cuenta la presencia de ... aumento de la infección dependiente de anticuerpos.

¿Por qué algunas vacunas no son tan efectivas en el mundo de hoy? Porque hay empresas que tienen en cuenta los factores económicos y no quieren pagar por nuevas actividades de I + D.

Por lo tanto, todavía hay tan pocos recombinantes modernos y, en la mayoría de los casos, se usan medicamentos atenuados (vivos) antiguos. Sin embargo, tecnológicamente estamos completamente preparados para desarrollar otros nuevos ”.

En general, Volkov está más cerca de la verdad: Supotnitsky simplemente se centró en muchos aspectos en la época en que las vacunas recombinantes eran exóticas. Otra cosa es que lo que se dice en el laboratorio de ingeniería genómica del Instituto de Física y Tecnología de Moscú sigue siendo un camino mucho menos preparado que las vacunas clásicas.

Tres caminos hacia el futuro

El escenario más pesimista para el desarrollo de la situación de la vacuna, la variante Supotnitsky, es muy triste. Si tiene razón, entonces una vacuna segura y efectiva no aparecerá dentro de un tiempo razonable.

Esto significará que el virus solo puede ser detenido por la cuarentena, y solo lo más estricto, como en China. La opción expresada por los políticos británicos no tan distantes de "enfermar a todos" es puramente éticamente inaceptable: incluso con una tasa de mortalidad del 1% y la epidemia que desaparece, habrá demasiadas víctimas de la mitad de los pacientes enfermos.

En primer plano, se muestra una espiga agrandada, la proteína S, por la cual el virus se une a una célula humana. Las vacunas en el ARN mensajero, que ingresan al cuerpo, hacen que sus células produzcan proteína S. Las células del sistema inmune detectarán la proteína y desencadenarán una respuesta inmune que puede afectar al virus con dicha proteína. En teoría, una vacuna similar puede evitar la amplificación dependiente de anticuerpos / © NIH

Miles de millones de personas viven en el planeta, la muerte de incluso cada doscientos es más de 35 millones de cadáveres, una nueva guerra mundial. Y no piense que solo los ancianos se convertirán en víctimas: de una enfermedad, aunque con mucha menos frecuencia, las personas de edad moderada también mueren. Hasta un bebé en los EE. UU. O un niño de 13 años en Londres.

En un escenario tan pesimista, la cuarentena se puede prolongar durante mucho tiempo, y cuando aparezcan nuevas oleadas de pandemia, se introducirá nuevamente. Al menos en el área de brotes. En Rusia, el lugar más probable para nuevos brotes es Moscú. El “cierre” periódico de la capital definitivamente afectará negativamente tanto la economía como la atmósfera general del país: después de todo, cada décima parte de sus ciudadanos vive aquí.

En un escenario optimista, una variante de Volkov, se creará una vacuna recombinante con relativa rapidez. Lo probarán en animales genéticamente modificados (para "acercamiento" con el cuerpo humano), lo depurarán y en el verano comenzarán a probarlo en las personas. Debe entenderse: incluso en el escenario más optimista, no aparecerá antes del otoño. La vacuna recombinante no es un área tan bien desarrollada, por lo que puede prometer con confianza que todo saldrá bien, e incluso la primera vez.

Un escenario realista se encuentra en algún lugar entre los dos. En él, aparecerá una vacuna segura y efectiva contra el coronavirus, pero no antes de la caída, y no antes de 2021, cuando la mayor parte de las olas epidémicas ya barren el planeta. De hecho, la implementación de esta opción significa que hasta ahora solo podemos confiar en la rigurosidad de la cuarentena: no existe un medicamento confiable para prevenir todas las muertes por la nueva enfermedad, y no es un hecho que incluso aparezca.

Análisis: Salud pública, sistemas de salud y planificación para un COVID-19 en crecimiento exponencial. Informe australiano

Raina MacIntyre y David J Heslop

Esta es una versión preimpresa de un artículo presentado para su publicación en el Medical Journal of Australia. Se pueden hacer cambios antes de la publicación final. Haga clic aquí para la versión en PDF.

El crecimiento epidémico exponencial se ha demostrado claramente para el COVID-19 en todos los países que ha tocado, con casos determinados que crecieron de 25 a principios de marzo en Australia a más de 4000 casos cuatro semanas después. Por cada caso comprobado, puede haber hasta 9 infecciones que no se detectan (1). Es probable que este componente silencioso de la propagación se deba a una infección asintomática (2) o leve, especialmente en personas más jóvenes. En países que restringen las pruebas solo a personas sintomáticas de alto riesgo, habrá un crecimiento silencioso de la infección no detectada hasta que la epidemia sea lo suficientemente grande como para colapsar el sistema de salud (3).

La epidemia en China se identificó en enero, con un pequeño número de casos importados en otros países. Tras un cierre el 23 de enero, alcanzó su punto máximo el 5 de febrero (4), y ha disminuido desde entonces, pero a medida que los casos disminuyeron en China, COVID-19 comenzó a surgir en otros países a fines de febrero. Países asiáticos como Corea del Sur adoptaron un enfoque agresivo para las pruebas y lograron el control (5). Por el contrario, un enfoque más relajado vio a Europa convertirse en el nuevo epicentro, seguido de los Estados Unidos de América (6), que tuvo un crecimiento epidémico debido a fallas importantes en las pruebas. En Italia, España y partes de los Estados Unidos, se ha excedido la capacidad de los sistemas de salud, con la consiguiente escasez de camas de cuidados intensivos y ventiladores.

Las tasas de letalidad (CFR) han variado a nivel mundial, del 0,85% en Corea del Sur a más del 10% en Italia (7). Si el CFR es 0.85% o 10%, esto es un orden de magnitud mayor que la influenza estacional (8) o incluso la pandemia de 2009 (9). Dos factores influyen en la CFR: las pruebas y la capacidad de ventilación. Una prueba más generalizada dará como resultado la identificación de casos leves y asintomáticos, como en Corea del Sur, y dará como resultado una CFR aparente más baja. Dado que la insuficiencia respiratoria es la principal causa de muerte por COVID-19, la incapacidad de ventilar a los pacientes aumentará la CFR. En Alemania, la tasa de camas en UCI por cabeza de población es de 29/100 000 en comparación con 12 por cada 100 000 en Italia (10), por lo que a pesar de tener más de 52 000 casos, no se superó la capacidad. En Italia y España, sin embargo, la capacidad de la UCI se agotó. En contraste en China, se construyeron grandes hospitales en cuestión de días para garantizar que no se perdiera la capacidad de ventilar a los pacientes, manteniendo la CFR por debajo de Italia. Desde esa perspectiva, es clave que Australia aplane la curva para mantener la capacidad del sistema de salud disponible para ventilar a cada paciente que lo necesite. Tenemos 9,1 camas de UCI por cada 100 000, menos que Italia, aunque la capacidad australiana se ha ampliado como parte de la preparación de COVID-19 (10).

La variable principal para aplanar la curva epidémica es R 0 , el número reproductivo básico.0 es el número de casos secundarios que surgen de un caso índice en una población completamente susceptible. El umbral epidémico se define matemáticamente cuando el R 0 excede 1, lo que crea condiciones para una epidemia, aunque una epidemia no siempre puede ocurrir. Si el R 0 es menor que uno, una epidemia no puede sostenerse porque un caso infeccioso infecta a menos que otra persona en promedio, y la infección desaparecerá. Las mejores estimaciones de R 0para COVID-19 se encuentran entre 2-3 (11). Las estrategias de control de enfermedades de salud pública, como la vacunación, el distanciamiento social o las prohibiciones de viaje, tienen como objetivo reducir el valor de R por debajo de uno, y así detener la epidemia. La R modificada por tales medidas se manifiesta como "aplanamiento de la curva", que está amortiguando la trayectoria natural de la epidemia que de otra manera ocurriría.

Estrechamente relacionado con R 0 está el concepto de inmunidad colectiva. La inmunidad colectiva es un concepto relacionado en gran medida con los programas de vacunación. Es la observación de que cuando suficientes personas son inmunes a una infección, incluso las personas que no son inmunes están protegidas porque el número de personas no inmunes es demasiado pequeño para que la infección se propague. La inmunidad se puede obtener por infección o por vacunación. A menos que podamos erradicar una infección, la vacunación es la única forma de controlarla a largo plazo. Sin embargo, una serie de medidas no farmacéuticas también controlarán las epidemias y se pueden usar a corto y mediano plazo para reducir el tamaño de la epidemia, gestionar la demanda en el sistema de salud y salvar tantas vidas como sea posible.

La proporción requerida de personas en una población que necesitan ser inmunes para inducir la inmunidad del rebaño (H) está relacionada con el R 0 y se calcula mediante la fórmula

H = 1- (1 / R 0) (12)

Si suponemos R 0es 2.6, necesitamos que el 61% de la población australiana sea inmune para obtener inmunidad de rebaño para el 39% restante de las personas. Por lo tanto, cualquier deseo de "permitir" alguna transmisión (una idea planteada por algunos expertos en el Reino Unido y Australia) solo causará más enfermedades y muertes sin ningún beneficio a tasas de infección <60% (13). Si más del 60% de los australianos estaban infectados, tendremos el peor de los casos, pondremos en peligro a nuestros trabajadores de salud y agotaremos rápidamente la capacidad de nuestro sistema de salud. Además, permitir la transmisión de COVID-19 no lo eliminará: causa epidemias recurrentes y en ciclo de una escala masiva, como se observa con el sarampión, las paperas, la rubéola, la viruela y todas las demás enfermedades infecciosas epidémicas antes de la vacunación. También veríamos una alta morbilidad y mortalidad en las personas mayores como resultado, ya que el 50% de la población tiene más de 40 años. Gente más joven también sería afectada. En los EE. UU., el 36% admitido en la UCI tenía entre 45 y 64 años y el 12% tenía entre 20 y 44 años. Se han visto muertes en los EE. UU. en todos los grupos de edad mayores de 18 años (6). Grandes estudios también muestran que los niños pueden tener una enfermedad grave o morir: el 50% tenía enfermedad leve, el 30% enfermedad moderada y el 6% crítica (14). En un estudio se señala la muerte de un niño de 10 meses (15). Los jóvenes y los niños tienden a transmitir infecciones respiratorias, más intensamente en la sociedad, porque tienen las tasas de contacto más altas (16). Esto significa que la infección leve o asintomática en los jóvenes podría ser un motor de crecimiento epidémico. Muchas personas viven en hogares multigeneracionales, por lo que los jóvenes que se infectan pueden provocar que las personas mayores o las personas con enfermedades crónicas se enfermen

El Director Médico Adjunto sugiere, presumiblemente basado en modelos que aún no están disponibles públicamente, que 15 millones de australianos pueden infectarse y puede haber 150 000 muertes (17). Somos un país de altos ingresos de 26 millones de personas, y debería notarse que en China con casi 1.400 millones de personas, incluso si los números de casos reales fueran 100 veces mayores que los reportados, menos del 1% de su población estaba infectada y 3298 personas murió (7). Es posible que no podamos lograr bloqueos al estilo de China, pero seguramente podemos controlar la enfermedad lo suficiente como para evitar que colapse nuestro sistema de salud y minimizar la morbilidad y la mortalidad. El modelado para Australia sugiere que podríamos quedarnos sin camas en la UCI en abril si no modificamos la trayectoria de la epidemia (18).

La protección de la fuerza laboral de salud también es clave para nuestra respuesta. El otro impacto de la sobrecarga del sistema de salud es la infección de los trabajadores de la salud, que ya son vulnerables debido a la falta de almacenamiento de equipos de protección personal (EPP) adecuados, lo que compromete aún más la capacidad de respuesta. Los estudios han demostrado que el SARS-CoV-2 se puede encontrar ampliamente en las superficies y en el aire tres horas después de la aerosolización, destacando el riesgo de transmisión por el aire (19). Esto se ve respaldado por el hallazgo de virus en los ventiladores de salida de aire en la habitación del hospital de un paciente infectado (20). Es probable, por lo tanto, que la transmisión sea multimodal, incluso respiratoria y de contacto. En los Estados Unidos, la escasez crítica de equipos de protección personal obligó a los trabajadores de salud a usar bolsas de basura de plástico como batas y algunos murieron. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. recomendaron inicialmente respiradores para los trabajadores de la salud que trataban COVID-19, pero a medida que la escasez empeoró, se redujo a máscaras quirúrgicas e incluso pañuelos (21). Debemos aplanar la curva para asegurar que los trabajadores de salud australianos no se vean expuestos a la escasez de EPP. Además, si las camas están llenas con pacientes con COVID-19 y una gran proporción de trabajadores de la salud están infectados, la capacidad de tratar otras afecciones graves como la enfermedad cardiovascular se reducirá.

Otra consecuencia de la sobrecarga del sistema de salud será la necesidad de cuidados paliativos comunitarios para pacientes con COVID-19 que no pueden acceder a la atención hospitalaria. Si bien el potencial de mortalidad masiva a veces se considera en los planes de desastres mayores, el tema de la paliación masiva a menudo se descuida. En la neumonía grave por COVID-19 donde el soporte respiratorio no está disponible, hay una disminución progresiva del paciente hasta la muerte final asociada con hipoxemia severa, insuficiencia cardíaca, insuficiencia respiratoria aguda y sepsis. Sin embargo, en los días y horas previos a la muerte, el paciente generalmente sufre disnea progresiva, dolor torácico, delirio y se vuelve progresivamente moribundo e inmóvil antes de la muerte (22). Provisión de equidad, compasión, cuidado seguro y digno del final de la vida para los casos de COVID-19 que no pueden ofrecerse cuidados críticos que salvan vidas es fundamental para garantizar la integridad del tejido social australiano y el bienestar moral y mental de sectores potencialmente grandes de la población. Hasta el 40% de los ancianos en algunos grupos de edad viven solos, lo que complica cómo lograr lo que es necesario y correcto. La planificación en todo el país para este resultado en el peor de los casos está actualmente en curso, pero requiere importantes recursos, personal y apoyo gubernamental y un enfoque nacional.

El impacto de las intervenciones generalmente se observa 1-2 períodos de incubación desde la implementación. El aplanamiento de la curva visto en Australia a partir del 24 de marzo probablemente refleja los impactos de las prohibiciones de viajes implementadas del 5 al 10 de marzo. Sin embargo, NSW es ​​el epicentro de la infección en Australia, y las recientes fallas en el control fronterizo con el Ruby Princess y otros cruceros pueden ver un aumento en los casos nuevamente a mediados de abril. A la luz de esto, un cierre integral que incluye el cierre de la escuela le da tiempo para ampliar las pruebas. Un goteo lento de intervenciones escalonadas y una estrategia de "esperar y ver" nos dejará lidiar con COVID-19 en el sistema de salud por más tiempo. Para los médicos, no es un consuelo escuchar que "no somos como Italia, España o Estados Unidos". Todos son países de altos ingresos que utilizaron una estrategia de prueba restringida, a diferencia de nuestros vecinos asiáticos. El Reino Unido es probablemente el país cuya trayectoria se nos parece más. Se enfrentan a una presión sobre el NHS y la escasez de EPP, a pesar de las afirmaciones confiadas de las autoridades hace solo unas semanas. El Reino Unido, como Australia, utilizó pruebas restringidas y no probó contactos cercanos asintomáticos y otros grupos de alto riesgo (23).

Para garantizar que Australia continúe allanando la curva, el distanciamiento social es especialmente importante debido a los transmisores asintomáticos de infección. No poder identificar casos infecciosos hace que el control de la enfermedad sea mucho más difícil. Hasta que tengamos una vacuna, todo lo que tenemos disponible en el juego de herramientas es el distanciamiento social y las restricciones de viaje, junto con el aislamiento de personas enfermas y la cuarentena de contactos y viajeros que regresan. La OMS recomienda el cierre de la escuela durante una pandemia grave y describe la evidencia de que las medidas integrales y simultáneas de distanciamiento social y el cierre temprano de la escuela funcionan mejor que las medidas graduales(24). China ha demostrado la viabilidad de un breve bloqueo seguido de un levantamiento gradual de las restricciones. La curva epidémica china (4) muestra el éxito del bloqueo implementado en Wuhan el 3 de enero, mientras que la epidemia estaba en la fase de crecimiento exponencial con miles de casos nuevos por día. Dentro de un período de incubación, los casos comenzaron a caer. China comenzó a levantar las restricciones el 9 de febrero, poco más de un período de incubación desde el cierre. Han continuado levantando gradualmente las restricciones, desde una posición de referencia más manejable de muchos menos casos para rastrear y contener, todo en 8 semanas.

Un bloqueo es una medida temporal que puede resultar en una reducción sustancial del tamaño de la epidemia, números de casos más manejables y un aplanamiento de la curva para que no se exceda la capacidad del sistema de salud y la recuperación económica pueda ocurrir antes. El bloqueo se puede relajar de manera segura de manera gradual, pero debe ir acompañado de pruebas exhaustivas, incluidas las personas asintomáticas de alto riesgo, como los contactos cercanos, los evacuados y las personas en entornos de brotes institucionales. Para garantizar que se detecten todos los casos de la comunidad, cualquier médico debe poder ejercer su juicio clínico y solicitar una prueba para COVID-19. Si no se evalúa a las personas asintomáticas en riesgo y no se permiten pruebas comunitarias más amplias, se producirá una transmisión no detectada en la comunidad y se recuperará la epidemia a medida que se levanten las restricciones de bloqueo. Los únicos dos países que lograron un aplanamiento sostenido de la curva hasta la fecha son Corea del Sur y China. Corea del Sur ha logrado esto con bloqueos más específicos y cortos junto con pruebas exhaustivas (5).

El riesgo de un enfoque gradual es el continuo crecimiento epidémico, la posible falla del sistema de salud y un camino mucho más largo hacia la recuperación. Tenemos ejemplos de países que han fracasado y tenido éxito, que pueden guiar dicha respuesta. El control de la epidemia es crítico en el tiempo, porque las epidemias aumentan exponencialmente. No hay una opción real disponible entre trabajos y vidas: no salvar vidas ahora dará como resultado más pérdidas netas de trabajo y una recesión más larga. Además de las pruebas ampliadas, las estrategias clave para acompañar un bloqueo deben ser un paquete de ayuda financiera que sea accesible y no deje atrás a ninguna persona necesitada; un paquete de salud mental y violencia doméstica con capacidad de divulgación; un paquete de comunicaciones y compromiso social; un paquete de acondicionamiento físico y otro soporte requerido.

Referencias

  1. Nishiura H, Kobayashi T, Yang Y, Hayashi K, Miyama T, Kinoshita R, et al. La tasa de entretenimiento sin distinción de la infección por nuevos coronavirus (2019-nCoV): estimación utilizando datos de pasajeros japoneses en vuelos de evacuación. Revista de medicina clínica. 2020; 9 (2): 419.
  2. Bai YY, Lingsheng; Wei, Tao; Tian, ​​Fei; Jin, Dong-Yan; Chen, Lijuan; Wang, Meiyun. Presunta transmisión portadora asintomática de COVID-19. JAMA 2020; Publicado en línea el 21 de febrero de 2020. doi: 10.1001 / jama.2020.2565.
  3. Dyer O. Covid-19: las pruebas en EE. UU. Aumentan a medida que la respuesta temprana genera duras críticas. BMJ 2020; 368 (m1167). doi: 10.1136 / bmj.m1167.
  4. MacIntyre CR. Al filo de una pandemia de COVID-19: ¿todavía es posible la contención? Práctica de Res de Salud Pública. 2020; 10 (30): 1.
  5. Kwon KT, Ko JH, Shin H, Sung M, Kim JY. Centro de detección de tránsito para COVID-19: un sistema de detección seguro y eficiente contra un brote masivo en la comunidad. J Korean Med Sci. 2020; 35 (11).
  6. Equipo de respuesta de CDC COVID-19. Resultados graves entre pacientes con enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) - Estados Unidos, del 12 de febrero al 16 de marzo de 2020. MMWR Morb Mortal Wkly Rep. 2020; 69: 343-6.
  7. Organización Mundial de la Salud WH. Informe de situación de la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) - 63. 2020 23 de marzo de 2020. Número de contrato: 63. https://www.who.int/docs/default-source/coronaviruse/situation-reports/20200323-sitrep- 63-covid-19.pdf? Sfvrsn = b617302d_2
  8. Iuliano AD, Roguski KM, Chang HH, Muscatello DJ, Palekar R, Tempia S, et al. Estimaciones de la mortalidad respiratoria asociada a la influenza estacional global: un estudio de modelado. La lanceta. 2018; 391 (10127): 1285-300.
  9. Wong JY, Kelly H, Ip DKM, Wu JT, Leung GM, Cowling BJ. Riesgo de letalidad por influenza A (H1N1pdm09): una revisión sistemática. Epidemiología. 2013; 24 (6): 830-41.
  10. Wikipedia Lista de países por camas hospitalarias2020. Disponible en: https://en.wikipedia.org/wiki/List_of_countries_by_hospital_beds.
  11. Li Q, Guan X, Wu P, Wang X, Zhou L, Tong Y, et al. Dinámica de transmisión temprana en Wuhan, China, de una nueva neumonía infectada por coronavirus. New England Journal of Medicine. 2020. https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMoa2001316
  12. Bien P, Eames K, Heymann DL. "Inmunidad colectiva": una guía aproximada. Enfermedades infecciosas clínicas. 2011; 52 (7): 911-6.
  13. Ferguson NML, D; Nedjati-Gilani, G; et al. Impacto de las intervenciones no farmacéuticas (NPI) para reducir la mortalidad por COVID19 y la demanda de atención médica. Reino Unido: Imperial College London; 2020 16 de marzo de 2020. https://www.imperial.ac.uk/media/imperial-college/medicine/sph/ide/gida-fellowships/Imperial-College-COVID19-NPI-modelling-16-03-2020.pdf
  14. Dong YM, X; Hu, Y et al. Características epidemiológicas de 2143 pacientes pediátricos con enfermedad por coronavirus 2019 en China. Pediatría. 2020.
  15. Lu, X Zhang, L; Du, H; et al. SARS-COV2 en niños. New England Journal of Medicine. 2020. Primero en línea. 10.1056 / NEJMc2005073. DOI 10.1056 / NEJMc2005073
  16. Prem KA-OhooX, Cook ARA-Ohoo, Jit MA-Ohoo. Proyectando matrices de contacto social en 152 países utilizando encuestas de contacto y datos demográficos. PLoS Comput Biol 13 (9): e1005697. https://doi.org/10.1371/journal.pcbi.1005697
  17. McCauley DB, E; Harris, R. Australia se prepara para 50,000 a 150,000 muertes por coronavirus. Sydney Morning Herald. 2020. https://www.smh.com.au/politics/federal/australia-prepares-for-50-000-to-150-000-coronavirus-deaths-20200316-p54amn.html
  18. Meares HDDJ, MP Cuando un sistema se rompe: un modelo de teoría de colas para el número de camas de cuidados intensivos necesarios durante la pandemia de COVID-19. MJA 2020. Primero en línea.
  19. Van Dorelman NB TM, DH; et al. Aerosol y estabilidad de la superficie del SARS-CoV-2 en comparación con el SARS-CoV-1. New England Journal of Medicine. 2020. DOI: 10.1056 / NEJMc2004973.
  20. Ong SWX, Tan YK, Chia PY, Lee TH, Ng OT, Wong MSY, et al. Contaminación del aire, del medio ambiente y del equipo de protección personal por coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV-2) de un paciente sintomático. JAMA 2020. doi: 10.1001 / jama.2020.3227
  21. Centros de Control y Prevención de Enfermedades. Estrategias para optimizar el suministro de mascarillas. Estados Unidos: CDC; 2020. https://www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/hcp/ppe-strategy/face-masks.html
  22. Harlos M. Manejo de los síntomas en la atención del confort al final de la vida de la neumonía. Autoridad Regional de Salud de Winnipeg. Autoridad de Salud Regional de Winnipeg; 2009. http://virtualhospice.ca/Assets/EOL%20Pneumonia_20090804170527.pdf
  23. Horton R. Offline: COVID-19 y el NHS: "un escándalo nacional". Lanceta. 2020. https://doi.org/10.1016/S0140-6736(20)30727-3
  24. Organización Mundial de la Salud. Medidas de salud pública no farmacéuticas para mitigar el riesgo y el impacto de la epidemia y la pandemia de gripe Ginebra: OMS; 2019. ISBN / ISSN: 978-92-4-151683-9

Fuentes: El Confidencial, Vozpopuli, OKDiario, ABC

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19