Portada - Últimas noticias

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, ha sugerido este viernes que Arabia Saudita, que se ha retirado del acuerdo de la OPEP +, está tratando de deshacerse de los competidores que producen petróleo de esquisto.

En una reunión por videoconferencia sobre los mercados mundiales de energía, el mandatario mencionó varias razones de la caída de los precios del petróleo. Una de ellas -afirmó- es la retirada de Arabia Saudita del acuerdo de la OPEP +, el aumento de la producción y, al mismo tiempo, el anuncio de su disposición a ofrecer descuentos.

"Todo esto es comprensible, ya que aparentemente se debe a los intentos de nuestros socios de Arabia Saudita de deshacerse de los competidores que producen el llamado petróleo de esquisto", indicó el presidente, aclarando que, para hacerlo, "el precio debe ser inferior a los 40 dólares por barril". Según Putin, Riad, en cierta medida, "está logrando su objetivo", pero Rusia no lo necesita.

Moscú aboga por aunar esfuerzos para equilibrar el mercado petrolero y está lista para colaborar con EE.UU., aseguró el presidente ruso.

Putin: La producción petrolera debe reducirse en 10 millones de barriles diarios y Rusia está lista para colaborar con EE.UU.

Rusia está lista para aunar esfuerzos con otras naciones para reducir conjuntamente la producción de petróleo en unos 10 millones de barriles al día, según lo declaró este viernes el presidente de Rusia, Vladímir Putin, en una reunión por videoconferencia sobre la situación de los mercados mundiales de energía.

Según estimó el mandatario, el volumen de producción de petrolero debería reducirse en unos 10 millones de barriles al día —"un poco menos, tal vez un poco más"— con respecto al nivel del primer trimestre de 2020.

Esta evaluación del nivel necesario de reducción de la producción petrolera fue apoyada por el ministro de Energía de Rusia, Alexánder Nóvak. Según consideró, debería mantenerse el nivel reducido durante "los próximos meses" y comenzar a aumentarlo gradualmente a medida que se recuperen la economía mundial y la demanda.

Asimismo, agregó que para el próximo lunes, 6 de abril, los ministros de Energía de los países miembros de la OPEP+ tienen programado de forma preliminar mantener una conferencia telefónica.

Rusia, lista para los acuerdos

A primeros de marzo, Rusia propuso extender el acuerdo OPEP+, no siendo Moscú el iniciador de su ruptura, aseguró el presidente ruso, expresando su pesar por el hecho de que "la situación comenzó a desarrollarse en un escenario diferente".

Sobre esta cuestión, Putin recalcó la necesidad de aunar esfuerzos "para equilibrar el mercado y reducir la producción como resultado de estos esfuerzos coordinados". En este sentido, dijo que las autoridades rusas están listas "para acuerdos" tanto con socios en el marco de OPEP+, como con Washington.

"Ustedes saben que estamos en contacto cercano con nuestros socios en Arabia Saudita. Recientemente tuve una conversación con el presidente de Estados Unidos. Todos estamos preocupados por la situación actual, todos estamos interesados en acciones conjuntas y, quiero enfatizar esto, en acciones coordinadas, para garantizar la estabilidad del mercado a largo plazo", declaró el presidente ruso.

Según dijo, Rusia "siempre ha abogado y está abogando por la estabilidad a largo plazo del mercado petrolero", teniendo en cuenta los intereses tanto de los productores como de los consumidores.

Moscú no ve razonable fijar los precios del petróleo ni demasiado altos ni demasiado bajos, dijo Putin que calificó esta postura de "comprensible", ya que el presupuesto ruso se calcula en torno a una tasa de 42 dólares por barril, cifra alrededor de la cual —dijo— "nos sentimos bastante cómodos".

Riad busca "deshacerse de competidores"

Sobre las razones que condujeron a la disminución de los precios y de la producción del petróleo, el jefe del Estado explicó que la coyuntura actual está asociada, principalmente, con la pandemia del coronavirus, que provocó la disminución de la demanda, aunque recordó que también tiene que ver con la retirada de Riad de OPEP+.

"La segunda razón del colapso de los precios es la retirada de nuestros socios de Arabia Saudita del acuerdo de la OPEP+, su aumento de la producción y el anuncio simultáneo de su disposición a ofrecer descuentos", señaló Putin.

"Todo esto es comprensible, ya que aparentemente se debe a los intentos de nuestros socios de Arabia Saudita de deshacerse de los competidores que producen el llamado petróleo de esquisto", indicó el presidente, aclarando que, para hacerlo, "el precio debe ser inferior a los 40 dólares por barril". Según Putin, Riad, en cierta medida, "está logrando su objetivo", pero Rusia no lo necesita.

Acuerdo fracasado

El pasado 6 de marzo, la OPEP propuso a los integrantes del pacto OPEP+ realizar un recorte adicional de la producción petrolera de 1,5 millones de barriles por día en respuesta a la reducción de la demanda mundial de hidrocarburos debido a la epidemia del coronavirus.

No obstante, las partes no lograron llegar a un acuerdo. En respuesta al fracaso del pacto, Arabia Saudita realizó el recorte de precios oficiales más drástico en al menos 20 años y comunicó a los compradores que aumentará su producción de crudo en hasta 2 millones de barriles por día. La medida de Riad provocó la dramática caída de los precios del petróleo, lo que llevó al desplome de los mercados financieros en todo el mundo.

Desde una trampa hasta un colapso: las consecuencias del acuerdo de la OPEP+

La ausencia de demanda que sería una trampa y un desplome de hasta 10 dólares el barril fueron los pronósticos que un experto italiano reveló a Sputnik en torno a la falta de un posible acuerdo sobre la reducción de la producción de petróleo.

Un posible recorte de 10 millones de barriles diarios no será suficiente debido a que la demanda cayó en los últimos meses y no existe espacio físico para ubicar la cantidad que se produce. Según Davide Tabarelli, presidente de Nomisma Energía, inclusive si se llegase a un acuerdo, el cierre de depósitos fuera de Oriente Medio no es fácil, pues no existen grifos abiertos y cerrados debido a que si se detiene la producción los depósitos se dañan para siempre y cuando el mercado se recupere no habrá suficiente petróleo para cumplir con la demanda, lo que sería una trampa.

​Tabarelli asegura que es indispensable que se busquen compromisos y acordar una coordinación, pues de no hacerlo, el mercado lo hará por sí solo y habrá un colapso en los precios del petróleo hasta llegar a costar 10 dólares el barril. No obstante, admite que será muy difícil que exista un acuerdo en el próximo encuentro debido a los intereses de EEUU.

"En la próxima reunión es poco probable que se llegue a un acuerdo, la posición política de Trump sigue siendo demasiado compleja, pero no puede romper las normas antimonopolio que no permiten al Gobierno dar límites a la producción. Llevará más tiempo y habrá precios más bajos", advirtió Tabarelli.

Agregó que Riad no podrá conquistar de nuevo el mercado americano y sería un éxito que mantenga los volúmenes actuales de 350.000 barriles diarios tomando en cuenta que en los últimos años ha perdido cerca de la mitad del mercado.

Además, ve muy complicado que Arabia Saudí  intente ingresar al capital de las compañías estadounidenses de petróleo de esquisto bituminoso porque Riad tendrá problemas de déficit financiero interno. Asimismo, Arabia Saudí necesitará de meses de precios mucho más bajos que los actuales y solo cuando la producción nacional caiga por debajo de los 10 millones de barriles diarios a partir de los 13 millones actuales podrían ver aumentar sus cuotas.

Según Tabarelli, para fin de año, el precio del barril de petróleo podría estar por encima de los 30 dólares porque se habrá alcanzado volver lentamente a la normalidad.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19