Portada - Últimas noticias

El canciller ruso, Serguéi Lavrov, dijo que antes de que el avión ucraniano fuera derribado en Teherán, al menos seis cazas F-35 estadounidenses estaban en el aire después de la represalia del Ejército iraní dirigida contra dos bases militares de EEUU en Irak.

Según el canciller ruso, Irán esperaba otro ataque de EEUU, pero esta información aún no se ha verificado.

Lavrov reiteró que la tragedia se produjo por error humano, el derribo no fue intencional.

El 8 de enero, el Ejército iraní bombardeó con misiles dos bases usadas por militares estadounidenses en Irak, en represalia por la muerte del general Qasem Soleimani, comandante de la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria de Irán, asesinado el 3 de enero por Estados Unidos mediante un ataque de precisión en Bagdad.

Varias horas después del ataque a las bases, la defensa antiaérea de Irán derribó un Boeing 737-800 de Ukraine International Airlines que acababa de despegar con 176 personas a bordo del aeropuerto de Teherán con destino a Kiev.

Las víctimas del siniestro —167 pasajeros y nueve tripulantes— eran nacionales de Irán, Canadá, Ucrania, Alemania, Afganistán y Suecia.

El 11 de enero, el Estado Mayor iraní admitió que el avión ucraniano fue derribado por un error humano, después de que un operador lo tomara por un blanco enemigo que se había acercado demasiado a una importante instalación militar.

Irán permitirá a Ucrania participar en descifrado de cajas negras del Boeing derribado

MOSCÚ (Sputnik) — El ministro de Exteriores de Irán, Mohamad Yavad Zarif, declaró durante una conversación telefónica con su homólogo de Ucrania, Vadim Pristaiko, que Teherán autorizará a los especialistas ucranianos participar en el descifrado de las cajas negras del Boeing 737, informó el ente diplomático iraní en su canal de Telegram.

"Zarif informó durante la conversación que Irán está dispuesto a entregar los cuerpos de los ciudadanos de Ucrania y permitir a los especialistas de ese país participar en el descifrado de las cajas negras", dijo el ente.

A su vez, el canciller ucraniano agradeció a Irán la cooperación y el hecho de que asumió la responsabilidad por el derribo del avión.

El Ejército de EE.UU. confirma que 11 soldados resultaron heridos en el ataque iraní contra su base en Irak

 

El Ejército de EE.UU. ha confirmado este jueves que 11 de sus soldados resultaron heridos en el ataque que Irán efectuó el pasado miércoles contra dos bases iraquíes que albergan tropas estadounidenses, según informa Reuters.

"Si bien ningún miembro del servicio estadounidense fue asesinado en el ataque iraní del pasado 8 de enero contra la base aérea de Al Asad, varios soldados fueron tratados por síntomas de conmoción cerebral [provocados] por la explosión y todavía están siendo examinados", comunicó el portavoz del Mando Central de EE.UU., capitán Bill Urban.

Su comunicado contradice las declaraciones anteriores del presidente de EE.UU., Donald Trump, de que no hubo víctimas ni heridos tras el ataque iraní.

De acuerdo con Urban, como medida de precaución algunos soldados heridos en el ataque fueron trasladados a las instalaciones de EE.UU. en Alemania y Kuwait para una "evaluación de seguimiento". "Cuando se considere que los miembros del servicio están aptos para el servicio, se espera que regresen a Irak", agregó el capitán.

Como Irán “cegó” el ojo estadounidense en Ain al Assad

Los detalles del ataque con misiles balísticos iraníes del 8 de enero contra la base estadounidense de Ain al Asad comienzan a filtrarse no de fuentes militares oficiales sino a través de los supervivientes, es decir, aquellos soldados estadounidenses y de la OTAN que estaban en el lugar cuando 13 misiles iraníes balísticos, de alta precisión y supersónicos aterrizaron, como un trueno, en 20 puntos sensibles de la base estadounidense, la más grande de Oriente Medio y que cuenta con un despliegue de entre 3.000 a 3.500 soldados estadounidenses.

El miércoles, un militar estadounidense reveló nuevos detalles sobre el asalto contra los drones estadounidenses que provocó que “estos perdieran contacto con el centro de control en el momento del ataque”. Siete drones norteamericanos estaban monitoreando desde el cielo de Al Anbar la situación. Los que manejaban los drones no se habían retirado a los búnkers, pero tan pronto como comenzó el ataque, se perdió todo contacto con los aparatos. Los misiles se acercaron uno por uno al centro de mando de operaciones de drones, dijo uno de los militares, que agregó: “Los misiles golpearon nuestras conexiones de fibra que se quemaron y esto nos hizo perder el contacto con los drones. Fue un gran problema ya que los drones cuestan millones de dólares y contienen datos altamente clasificados”.

¿Pero qué pasó exactamente? De hecho, lo que el Ejército estadounidense no dice es el sutil e increíble ataque cibernético que precedió al ataque con misiles balísticos del 8 de enero. El comandante en jefe de la Fuerza Aeroespacial del CGRI, general de brigada Amir Ali Hajizadeh, habló muy vagamente sobre esto en su reciente conferencia de prensa. El general dijo que el ataque provocó que los comandantes norteamericanos perdieran “imágenes del ambiente que rodea la base, privándolos de la posibilidad de transmitir estas mismas imágenes al centro de procesamiento de datos en EEUU”.

Según la agencia Tasnim, en los días previos al ataque iraní, hasta 12 drones de reconocimiento sobrevolaron el cielo de Iraq y las bases estadounidenses existentes allí. Su misión era prever “un golpe iraní”. Drones MQ-9 y MQ-1C (Gray Eagel) ambos equipados con misiles aire-tierra fueron incluidos en esta vigilancia. Además, estos drones tenían la misión de atacar a la Resistencia iraquí en caso de una operación de esta con misiles de superficie-superficie contra bases norteamericanas.

De hecho y simultáneamente a su ataque con misiles balísticos, el CGRI asaltó los siete drones que vigilaban a Ain al Asad con su ataque cibernético. El hecho es que los drones ya no podían identificar el tipo de misiles iraníes o la dirección a la que se dirigían. Además, también fueron privados de la capacidad de efectuar una evaluación rápida del alcance del daño causado. El ciberataque del CGRI, por lo tanto, literalmente “cegó” al Pentágono en Iraq. Todo esto no pasa desapercibido para el régimen israelí que se encuentra cara a cara con una Resistencia más que nunca combativa.

El periódico israelí Times of Israel enumera las hazañas del CGRI en términos de drones y muestra una profunda preocupación por ellas: “La interceptación del dron sigiloso RQ-170, la captura de al menos un MQ-1A, la interceptación y captura de un MQ-9 Reaper y la destrucción de un MQ-4C Triton con una multitud de dispositivos de defensa cibernética… A esta lista se añade el ataque cibernético del 8 de enero que cegó por completo a los siete drones que llevaban a cabo una misión de vigilancia simultánea en una gran parte del cielo iraquí, por no decir en su totalidad. Este es el quinto éxito franco del CGRI”, dijo el periódico en un informe firmado por Maya Gebeily, que comentó el ataque con misiles balísticos iraníes contra la base de Ain al Asad.

El informe agrega: “Este grupo de drones incluyó, entre otros, el MQ-1C Grey Eagle, drones de vigilancia avanzados que pueden volar hasta 27 horas y llevar una carga útil de hasta cuatro misiles Hellfire. El Ejército de EEUU, listo para hacer frente a una respuesta, creía que esta podría consistir en un asalto terrestre, por lo que mantuvo los drones en su lugar”, escribió el periódico, refiriéndose a los comentarios de los que manejaban los drones, incluyendo al sargento Costin Herwig, de 26 años: “Los otros 1.500 soldados estadounidenses habían estado escondidos en búnkers, pero no los 14 militares que manejaban los drones, que permanecieron en contenedores oscuros transformados en cabinas para controlar a distancia los aparatos y controlar los flujos esenciales de sus cámaras de alta potencia”.

El primer misil arrojó polvo a su refugio, pero los militares se quedaron en su lugar, dijo Herwig. “Los siguientes se acercaban cada vez más … No más de un minuto después del último misil, caminé hacia los búnkers de la parte de atrás y vi que el fuego quemaba todas nuestras líneas de fibra”, declaró, por su parte, el primer sargento Wesley Kilpatrick quien afirma que “estas líneas conectan las cabinas virtuales con las antenas y luego con los satélites que envían señales a los drones Gray Eagle y retransmiten las imágenes de sus cámaras a las pantallas de Ain al Asad. Con las líneas de fibra quemadas, no había control”.

El texto continúa: “Los soldados ya no podían localizar los drones y habían sido cegados con respecto a los eventos en el aire y el suelo. Si un dron hubiera sido derribado, por ejemplo, los equipos sitiados en Ain al Asad no habrían podido saberlo. Imagínese: un solo Gray Eagle cuesta alrededor de 7 millones de dólares, según las estimaciones del Presupuesto de 2019 del Ejército de EEUU. Han sido utilizados en Iraq desde 2017 por la coalición estadounidense. Los soldados se apresuraron a reemplazar 500 metros de cables de fibra fundida y reprogramar los satélites para que pudieran volver a conectarse a los drones”.

Lo que el sargento estadounidense y el diario israelí no admiten es que el impacto de los misiles tuvo lugar en paralelo con el ataque cibernético que cegó al Pentágono en casi todo el cielo de Iraq y no solo en lo que respecta al contingente estadounidense desplegado allí, sino también al centro de mando de la Fuerza Aérea de EEUU. En cuanto al régimen israelí, todavía está sin aliento.

‘Trump, conocido como salvador de EIIL tras asesinato de Soleimani’

Trump, al ordenar el asesinato del general iraní Qasem Soleimani, se convertirá en salvador del grupo terrorista EIII (Daesh, en árabe), afirma un diario local.

En 2016, [el presidente de EE.UU.] Donald Trump, entonces candidato a la presidencia, describió a Barack Obama como el ‘fundador de EIIL’. Al final, puede ser que Trump llegue a ser conocido no como el fundador del grupo terrorista, sino como su salvador”, sostuvo el periódico estadounidense The New York Times (NYT).

En un artículo publicado el martes bajo el título “¿Por qué EIIL está contento por la muerte de Soleimani?”, el rotativo comenta que esta banda extremista se había debilitado significativamente después del pico de su éxito en 2003, pero el asesinato del prominente estratega militar iraní por parte de la Administración de Trump podría facilitar el reforzamiento de este grupo.

“Exactamente, tal y como la invasión de EE.UU. a Irak en 2003 reavivó a Al-Qaeda, el surgimiento del caos en este país puede servir al EIIL”, ha estimado, recordando el papel de la guerra en Irak en la reaparición de la banda terrorista Al-Qaeda.

El diario destaca luego el rol efectivo que desempeñó el general Soleimani, comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI), en la eliminación de Deash, enfatizando que sus acciones sirvieron también en forma indirecta a los intereses de EE.UU.

Tras haber aseverado la reducción de la influencia de Washington en Irak tras el martirio de Soleimani y el subcomandante de las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe), Abu Mahdi al-Muhandis, entre otros combatientes el 3 de enero cerca de Bagdad (capital iraquí), el artículo ha resaltado la respuesta misilística que Irán dio a la Casa Blanca por el crimen que cometió.

Irak niega los reportes de que EE.UU. ha reanudado operaciones conjuntas con sus Fuerzas Armadas

El mayor general Abdul Karim Jalaf, portavoz del comandante en jefe iraquí, ha desmentido este jueves los reportes de que Bagdad hubiera autorizado la reanudación de operaciones militares conjuntas con EE.UU.

"El comandante en jefe de las Fuerzas Armadas no otorgó la aprobación para que el Ejército estadounidense reanudara sus operaciones en Irak", ha afirmado el militar a la Agencia de Noticias Iraquí, INA.

Previamente, el 15 de enero, The New York Times publicó al respecto que dos militares de EE.UU. habían confirmado al periódico, bajo condición de anonimato, la continuación de los operativos, que estarían dirigidos contra los restos del Estado Islámico "para reducir el impulso que el grupo pudiera tener y sofocar cualquier victoria propagandística que pudiera reclamar".

Poco después, AP corroboró la información, citando a sus fuentes en las Fuerzas Armadas estadounidenses, pero señaló que las operaciones conjuntas "no son todavía tan numerosas como antes". Asimismo, indicó que las tropas de EE.UU. no han reiniciado los entrenamientos de militares iraquíes, aunque "eso podría suceder relativamente pronto".

En cuanto al papel de Bagdad, una fuente de AP dijo que la reanudación de operaciones había sido discutida con oficiales locales, aunque no aclaró quiénes participaron en las negociaciones.

Retirada impugnada

El pasado domingo, tres días después del asesinado de Soleimani, el Parlamento de Irak condenó el ataque como una violación de su soberanía y aprobó una resolución que exigía al Gobierno nacional "poner fin a la presencia de cualquier tropa extranjera en suelo iraquí y prohibir [a los Ejércitos extranjeros] usar la tierra, espacio aéreo o aguas [de Irak] por cualquier razón". La jornada siguiente, el Gobierno iraquí anunció que la coalición "tiene prohibido realizar cualquier movimiento" en el territorio del país. En respuesta, Trump amenazó con imponer represalias, que "harán que las sanciones iraníes parezcan un poco aburridas".

El 10 de enero, el primer ministro iraquí, Adel Abdul Mahdi, solicitó al secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, que enviara a su país una delegación que formule el mecanismo para llevar a cabo la resolución del Parlamento. EE.UU. respondió que cualquier delegación estadounidense que fuera enviada al país árabe lo sería para debatir la alianza estratégica entre Washington y Bagdad, no para retirar sus efectivos.

Contrariamente a su posición anterior, este miércoles Mahdi afirmó que la resolución del Parlamento puede ser ignorada si así lo decide su gabinete. "Si tomamos la decisión de retirar a las fuerzas [extranjeras] de Irak, esta sería una decisión del Gobierno iraquí", declaró ante sus ministros, y señaló que si la acción tiene lugar no será de manera inmediata. Asimismo, recalcó la importancia de combatir el Estado Islámico que, según él, "ha comenzado a reorganizarse y planear invasiones y ataques".

Iraq seguirá negociando la adquisición de los S-400 pese a las amenazas de sanciones por parte de EEUU

Un legislador iraquí desestimó las amenazas de EEUU de imponer sanciones a Bagdad por su adquisición de sistemas avanzados de defensa antimisiles S-400 de fabricación rusa, diciendo que esa presión está muy lejos de las realidades sobre el terreno.

“Las sanciones de EEUU a Iraq necesitan la aprobación de los órganos de toma de decisiones en ese país”, dijo Ali al Ganmi, miembro del Comité Parlamentario de Seguridad y Defensa, en una entrevista con la agencia de noticias árabe Bagdad Today.

Él afirmó que las medidas punitivas de EEUU sobre los sistemas de misiles rusos S-400 serían simplemente sanciones formales, pero que en realidad no se materializarían y no cumplirían sus objetivos.

“De acuerdo con la Constitución, Iraq es libre de armarse, adquirir el equipamiento militar necesario y comprar cualquier sistema que considere apropiado según las circunstancias. La importación de los sistemas de misiles S-400 requiere la supervisión de Rusia y su entrenamiento del personal militar iraquí”, señaló Ghanmi.

El 10 de enero, los legisladores iraquíes dijeron que el gobierno había decidido avanzar en las negociaciones para comprar los sistemas de defensa antiaérea S-400 rusos.

“Estamos hablando con Rusia sobre los misiles S-400, pero todavía no se han firmado contratos”, anunció Karim Alawi, miembro del Comité de Seguridad y Defensa del Parlamento iraquí.

Añadió: “Necesitamos obtener estos misiles, especialmente después de que los estadounidenses nos hayan decepcionado muchas veces al no ayudarnos a obtener las armas adecuadas”.

Alawi señaló además que el asesor de seguridad nacional de Iraq, Falih al Fayadh, viajó a Rusia hace tres meses para negociar con funcionarios rusos sobre los misiles, pero las protestas antigubernamentales y la renuncia del primer ministro Adel Abdul Mahdi retrasaron las conversaciones.

Iraq niega la realización de operaciones conjuntas con EEUU

Por otro lado, el gobierno iraquí ha negado las afirmaciones de que el Ejército del país haya reanudado las operaciones conjuntas con la coalición liderada por EEUU después del asesinato de Washington de destacados comandantes iraníes e iraquíes.

“Las operaciones conjuntas no se han reanudado y no hemos dado nuestra autorización para ello”, dijo el jueves el mayor general Abdul Karim Jalaf, portavoz del comandante en jefe de las Fuerzas Armadas iraquíes.

Agregó que la coalición no tenía el permiso de Bagdad para llevar a cabo misiones conjuntas.

Los comentarios se produjeron después de que el New York Times, citando a dos oficiales militares estadounidenses, informara el jueves de que EEUU había reanudado las operaciones conjuntas con los iraquíes.

Jalaf dijo que el gobierno iraquí había ordenado a la coalición que detuviera sus operaciones conjuntas tras el asesinato por parte de EEUU del principal comandante antiterrorista iraní, el teniente general Qassem Soleimani, y de Abu Mahdi al Muhandis, el segundo al mando de las Fuerzas de Movilización Popular (Hashid al Shaabi).

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19