Portada - Últimas noticias

Los dirigentes europeos pueden ahora disimular lo que quieran, pero ellos esperaban que el primer ministro británico fracasara y un nuevo referéndum burlara la decisión colectiva que tomaron los británicos hace ya más de dos años. Si a ello se le suma el fracaso de la UE en el tema climático, se hace evidente que el chiringuito de Bruselas no aguanta y sobre vive como un zombie hasta que alguien tenga el valor final de enterrarla.

El primer ministro británico, Boris Johnson, anunció tras su victoria en las elecciones del Reino Unido que su país abandonará la UE para el 31 de enero. "Vamos a finalizar el Brexit a tiempo, antes del 31 de enero, sin condiciones, sin peros, sin tal vez, dejando a la Unión Europea como un solo Reino Unido. Recuperar el control de nuestra ley... dinero, nuestro comercio, el sistema de inmigración. Cumplir con todo el mandato democrático del pueblo", afirmó Boris Johnson en su discurso tras la victoria electoral.

El primer ministro podría convocar al Parlamento de Westminster esta misma semana y presentar la agenda legislativa de la ratificación del Acuerdo de Retirada de la Unión Europea con vistas a formalizar el divorcio constitucional el 31 de enero de 2020.

Boris Johnson logra la mayoría absoluta para culminar el Brexit

 

Boris Jonhson ha prometido un "nuevo amanecer" para el Reino Unido tras su victoria en las "elecciones del Brexit", en las que ha logrado la mayoría más aplastante del Partido Conservador desde la era Thatcher (364 escaños frente a 203 del Partido Laborista). Exultante y triunfalista, con su incorregible sentido del humor, Johnson proclamó a primera hora de la mañana: "Vamos a culminar el Brexit, pero primero vamos a consumar el desayuno".

"Ha sido una irrefutable, irresistible e indiscutible decisión del pueblo", sentenció Johnson. "Vamos a dejar de lado la miserable amenaza de un segundo referéndum y a recuperar el control de nuestras fronteras, nuestro dinero y nuestro comercio. Vamos a liberar todo el potencial de este país".

Los resultados certifican rotundamente el éxito de Boris Johnson, con su lema "Get Brexit Done" y la misión prioritaria de culminar el Brexit el 31 de enero (sus 630 candidatos firmaron de antemano su apoyo al acuerdo pactado por el "premier" con Bruselas antes de convocar las elecciones).

Jeremy Corbyn, que obtuvo los peores resultados para el laborismo desde 1935, reconoció que había sido "una noche muy decepcionante" y anticipó su marcha paulatina hasta que "se produzca un relevo tras una reflexión interna". Corbyn pichó estrepitosamente con su decisión de declararse "neutral" ante el Brexit y centrar su campaña en la sanidad pública y las reformas económicas. La mayoría de sus votantes no le han perdonado su ambigüedad en una campaña marcada por la dimisión de su número dos, el moderado Tom Watson.

La debacle del Partido Laborista se tradujo en el derribo del histórico "muro rojo" en el norte industrial de Inglaterra, que se tiñó de azul por el voto favorable al Brexit. Uno tras otro los feudos laboristas cayeron en manos de los conservadores, incluido el viejo distrito electoral de Tony Blair, Sedgefield, que votaba laborista desde 1935.

Por su parte, con tan solo 11 diputados, los contrarios al Brexit del Partido Liberal Demócrata tuvieron una severa derrota con su mensaje "Stop Brexit”.

El Partido Conservador logró al final el 45% de los votos y marcó una distancia de 12 puntos sobre el Partido Laborista (33%), superior a la que vaticinaron las encuestas. El Partido Liberal Demócrata cayó hasta el 11% y el Partido del Brexit de Nigel Farage, vencedor en las últimas elecciones europeas, apenas logró el 2% de los votos.

Trump espera lograr un "acuerdo monumental" con el Reino Unido tras la victoria de Johnson

MOSCÚ (Sputnik) — El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, felicitó al primer ministro británico, Boris Johnson, por el triunfo del Partido Conservador en las urnas que, en su opinión, allana el camino para un ambicioso acuerdo comercial entre los dos países.

"¡Felicitaciones a Boris Johnson por su gran victoria! Reino Unido y Estados Unidos ahora tendrán las manos libres para lograr un nuevo y monumental acuerdo comercial después del BREXIT", apuntó el mandatario estadounidense en su cuenta de Twitter.

​Para Trump, el futuro acuerdo puede "ser mucho más grande y más lucrativo que cualquier acuerdo que se pueda hacer con la UE".

El cerebro de la victoria de Boris Johnson

Cuando Boris Johnson ganó las primarias conservadoras en julio de 2019 para sustituir a Theresa May en Downing Street, pocos imaginaban que en diciembre lograría una mayoría absoluta tan apabullante. Entre medias ha sobrevivido a una guerra civil 'tory' con deserciones de diputados moderados -incluso de su propio hermano o del nieto de Churchill-, una humillación continua en Westminster y una pérdida del control de la agenda del Brexit. Pero ahora, cinco meses después, ha logrado la mejor mayoría absoluta para su partido desde tiempos de Margaret Thatcher. ¿Y quién ha sido el artífice de esta carambola? El misterioso y frívolo asesor Dominic Cummings.

Este hombre de 47 años, que fue llevado a la gran pantalla por HBO y Channel 5 en la película 'Brexit: The Uncivil War', era ampliamente conocido por haber sido el cerebro de la campaña euroescéptica 'Vote Leave' durante el histórico referéndum de 2016 del Brexit. Fue él quien ideó el eslogan "Recuperemos el control" y el responsable de que Johnson recorriera el país con un autobús rojo donde se decía que el Reino Unido destinaba 350 millones de libras a la semana a la UE que se podrían utilizar en su lugar para financiar el Sistema Nacional de Salud Pública. La cifra se demostró luego falsa, pero el daño ya estaba hecho.

Tres años después, en julio de 2019, Boris Johnson lo rescató para ser su asesor personal. Cummings trazó un plan tan extraño como efectivo electoralmente: el 'premier' sería humillado una y otra vez fuera y dentro de Westminster, forzado a incumplir cada una de sus promesas, a cambio de poder presentarse después como el candidato del "pueblo contra las élites", que, en contra de cumplir el "mandato popular" del referéndum, bloqueaban el Brexit en el Parlamento. Y así ha arrasado en las elecciones.

La estrategia de Cummings siempre fue insistir en la salida para deshinchar así al Brexit Party del populista Nigel Farage y no sufrir un desgaste en el flanco más radical del partido. Boris tenía que defender, al menos públicamente, que prefería un 'no deal' antes que otra prórroga. De ahí su famosa frase: "Preferiría estar muerto en una zanja a pedir una extensión del Brexit", dijo el 5 de septiembre. Por supuesto, incumplió su amenaza, pero desactivó a los radicales.

El segundo objetivo era recuperar el control de Westminster. Cummings sabía que, sin una mayoría parlamentaria, sería imposible liderar el Brexit. Por lo tanto, tendría que forzar unas elecciones culpando a la oposición y a los 'tories' rebeldes de ir contra el deseo popular de salir de la Unión Europea.

El Parlamento británico, que ya había votado en numerosas ocasiones contra un Brexit por las bravas, decidió atar las manos de Johnson para evitar cualquier susto en forma de salida de la UE. Antes, Jonhson propuso a la Reina una suspensión de cinco semanas del Parlamento británico para que sus señorías apenas tuvieran tiempo de pedir una prórroga antes del 31 de octubre. No le salió bien la jugada, porque el Tribunal Supremo británico la anuló y el Parlamento aprobó una ley para obligar a Johnson a pedir una prórroga.

Pero después, en un giro inesperado, Johnson consiguió renegociar el Acuerdo de Retirada con Bruselas en apenas unas semanas y reunir una mayoría suficiente para aprobarlo en el Parlamento, un golpe de efecto final que le encumbró como el único político capaz de terminar con el psicodrama del Brexit.

El hombre que ha desviado la atención

Cummings desde el principio se ha convertido en una especie de 'punching ball' que atrae todos los golpes, dejando a Boris Johnson intacto: "Cada vez que la gente critica a Dom, no están criticando a Boris", dijo recientemente un político del gobierno al 'Financial Times'. El plan siempre fue el mismo: hundir al líder laborista Jeremy Corbyn, conseguir mayoría absoluta y, después, salir de la Unión Europea.

Durante la corta campaña, la estrategia de Cummings era sencilla: con un lema tan corto como efectivo ("Get Brexit Done"), Johnson se ha dedicado a cargar contra la élite política por intentar revertir el mandato popular del Brexit, recordando que cualquier solución intermedia del Parlamento sería una traición.

¿Qué va a ocurrir con el Brexit tras la victoria de Johnson?

La mayoría absoluta va a facilitar al primer ministro británico, Boris Johnson, ratificar sin complicaciones el acuerdo sobre los términos de salida de la Unión Europea (UE) al que ha llegado con Bruselas.

Estas son las etapas que previsiblemente atravesará el proceso del Brexit en los próximos meses:

- APROBACIÓN DEL ACUERDO: El Gobierno espera reiniciar la actividad en la Cámara de los Comunes la próxima semana y comenzar antes de las Navidades el procedimiento para aprobar el acuerdo del Brexit. Según el calendario que contempla Johnson, el texto pactado con los 27 socios comunitarios restantes quedará ratificado por Londres durante el mes de enero.

- SALIDA OFICIAL DE LA UNIÓN EUROPEA: Si se cumplen los plazos previstos, el Reino Unido dejará de ser un Estado de la Unión Europea el próximo 31 de enero. En ese momento comenzará un periodo de transición que durará, según está por ahora estipulado, hasta diciembre del próximo año.

Durante esos once meses, el país continuará en la práctica integrado en las estructuras comunitarias y cumpliendo las regulaciones de la UE, a fin de evitar una ruptura abrupta que golpee a las economías de ambos lados del canal de la Mancha.

- FUTURA RELACIÓN CON LA UE: En las semanas posteriores a la ruptura oficial comenzará la negociación sobre la futura relación entre Londres y Bruselas, cuyos detalles no están incluidos en el acuerdo de salida. Johnson aspira a firmar un acuerdo de libre comercio con la UE similar al que el bloque mantiene con Canadá y retirarse del mercado único comunitario.

Los analistas han advertido de que si se agota la transición sin haber formalizado un nuevo tratado el Reino Unido se enfrentará a un escenario similar al de un Brexit sin acuerdo.

Los intercambios entre ambos lados del canal de la Mancha pasarían en ese caso a regirse por las normas básicas de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

(Fuente: El Confidencial)

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente