Portada - Últimas noticias

Durante casi dos décadas de conflicto bélico en Afganistán, los presidentes estadounidenses siempre aseguraron estar ganando la guerra. Una investigación periodística del Washington Post demuestra ahora que mentían.

El diario estadounidense ha accedido a más de 2.000 páginas de documentación oficial que detallan cómo altos cargos de la Administración mintieron sobre la marcha de las operaciones militares a sabiendas de que sus afirmaciones eran falsas y ocultando evidencias que indicaban que la guerra estaba fuera de control y era imposible de ganar.

Estos papeles secretos de Afganistán contienen informes y entrevistas con generales y diplomáticos y otras personas que tuvieron un papel activo en esa guerra. "No sabíamos qué estábamos haciendo. No teníamos la más remota noción de lo que estábamos acometiendo. Si el pueblo estadounidense conociera la magnitud de la disfunción... 2.400 vidas perdidas... ¿Quién va a decir que eso fue en vano?”, aseguraba en 2015 el general Douglas Lute.

Los testimonios obtenidos por el Washington Post fueron recopilados por la Oficina del Inspector General Especial para la Reconstrucción de Afganistán, que en el 2018 redactó un informe en el que se omitieron las declaraciones más críticas. El propio autor del texto eludió incluir las declaraciones más críticas. Su propio autor, John Sopko, ha reconocido que "a los estadounidenses se les ha mentido constantemente".

Los sucesivos gobiernos de EE.UU. han ido engañando adrede al público haciéndole creer que ganaban la interminable guerra de Afganistán, revela un informe.

Según revelan unos documentos gubernamentales de carácter confidencial a los que ha tenido acceso el diario The Washington Post, un importante elenco de altos funcionarios de EE.UU. distorsionaron la realidad sobre la guerra en Afganistán durante la campaña de 18 años al hacer declaraciones optimistas a sabiendas que eran falsas y ocultaron pruebas inequívocas de que esta intervención militar se había vuelto imposible de ganar.

Los documentos fueron generados por un proyecto federal que examinaba las fallas de raíz del conflicto armado más largo en la historia de Estados Unidos. En ellos, incluyen más de 2000 páginas de notas inéditas de entrevistas con personas que jugaron un papel fundamental en la guerra, desde generales y diplomáticos hasta trabajadores humanitarios y funcionarios afganos.

El medio estadounidense ha podido publicar este lunes su informe después de una batalla legal de tres años con el último Ejecutivo de EE.UU. que trató de proteger las identidades de la gran mayoría de los entrevistados y ocultar casi todos sus comentarios.

“Estábamos desprovistos de una comprensión fundamental de Afganistán; no sabíamos lo que estábamos haciendo allí”, dijo Douglas Lute, un general del Ejército de tres estrellas que estuvo de asesor sobre Afganistán en la Casa Blanca durante los gobiernos de George W. Bush y Barack Obama.

“Si el pueblo estadounidense supiera la magnitud de esta disfunción (...) 2400 vidas perdidas”, agregó Lute, culpando así de las muertes del personal militar estadounidense a las fallas burocráticas entre el Congreso, el Departamento de Defensa (el Pentágono) y el Departamento de Estado.

Desde 2001, más de 775 000 soldados estadounidenses se han desplegado en Afganistán, muchos de ellos en repetidas ocasiones. De ellos, 2300 murieron allí y 20 589 resultaron heridos en acción, según cifras del Pentágono.

Los esfuerzos explícitos y sostenidos de los sucesivos gobiernos de EE.UU. para engañar deliberadamente al público se basaban a partir de la práctica en común del cuartel general militar en Kabul, la capital afgana, y en la Casa Blanca, de distorsionar las estadísticas para hacer parecer que Washington estaba ganando una guerra —que hasta ese entonces habría costado al herrarío publico unos 975 mil millones de dólares— cuando ese no era el caso.

“Se modificó cada punto de los datos obtenidos en las encuestas para presentar la mejor imagen posible”, señaló Bob Crowley, coronel del Ejército que desempeñó como asesor principal de contrainsurgencia de los comandantes militares estadounidenses en 2013 y 2014.

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), comandada por EE.UU., invadió Afganistán en el 2001 pretextando la “lucha contra el terrorismo”. Paradójicamente, la presencia estadounidense ha empeorado la situación de inseguridad en gran parte del territorio afgano y posibilitado la expansión de grupos extremistas, como el EIIL (Daesh, en árabe).

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS