Portada - Últimas noticias

Gibraltar dice que "toma nota" de la "grave incursión" de la Guardia Civil.

La incursión de agentes de Guardia Civil en aguas de la bahía para investigar los bloques ha irritado a las autoridades de Gibraltar, que han emitido un comunicado en el que vuelven a atribuirse las aguas que rodean el Peñón.

El Gobierno de Gibraltar advierte en el comunicado de que "ha tomado nota" de "la acción ejecutiva llevada a cabo por la Guardia Civil en Aguas Territoriales Británicas de Gibraltar, en la zona del nuevo arrecife artificial".

Añade que esta "grave incursión", como califica a la inspección de la Benemérita, "no contribuye a reducir el actual clima de tensión".

La nota responde a la grabación efectuada por el Grupo de Especialistas de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil de los bloques de hormigón lanzados por Gibraltar que impiden a los pescadores de la zona ejercer su labor.

En las imágenes, se pueden apreciar las dimensiones de los bloques y cómo de ellos sobresalen barras de metal que tienen como fin dañar las redes y utensilios de los barcos que faenan en la zona. A esta inspección se suman las pesquisas de la Benemérita para averiguar si, como denuncian los pesqueros, Gibraltar ha continuado lanzando hormigón en otras zonas de la bahía.

Picardo, mientras, ha declarado este mismo viernes en una entrevista que no piensan "mover" los bloques de hormigón, detonantes de la crisis de este verano.

Un buzo español “conquista” los bloques de hormigón lanzados por Gibraltar

Álvaro Cuadros ha puesto su particular pica en Flandes, o mejor dicho, la bandera española en pleno bloque de hormigón lanzado por las autoridades gibraltareñas en plena Bahía de Algeciras. A Cuadros le acompañaba también el buzo Vicente Javier Jiménez.

El buzo, un profesional de La Línea con muchas horas de inmersión a sus espaldas, acompañaba a un equipo de televisión para rodar unas imágenes de los bloques que originaron la discordia. Ni corto ni perezoso, ha decidido “conquistarlos” poniendo la bandera española en ellos e inmortalizándolo para la ocasión.

Una patrullera gibraltareña ha acudido al observar la embarcación del equipo de la TV y les ha pedido, muy educadamente al ver las cámaras, que abandonaran el lugar. Eso sí, la bandera ‘ondea’ bajo las aguas en disputa y encima de los bloques de la polémica.

La Guardia Civil inspecciona los bloques

El Grupo de Especialista de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil ha realizado una grabación de los bloques de hormigón lanzados al mar por las autoridades del Peñón, según informa la Guardia Civil, que aporta la grabación realizada.

El Gobierno de Gibraltar ha calificado de "grave" la incursión de los buzos ya que considera que "no contribuye a reducir el actual clima de tensión".

En ella se puede observar cómo uno de los buzos toma medidas de los bloques arrojados en la Bahía de Algeciras y que están en el fondo del mar. Se observa cómo sobresalen de ellos barras de ferralla en las que, según denuncian los pescadores, se traban las redes y se rompen.

Denuncian disparos de la Royal Navy a la bandera española en Gibraltar

El secretario general de la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC), Alberto Moya, ha denunciado este viernes que los guardias civiles que están trabajando en la zona de Gibraltar están siendo "muy presionados" y que del "acoso profesional se ha pasado al personal".

"En la aduana de Algeciras y en las aguas colindantes, realmente los guardias civiles sí que están siendo muy presionados, prácticamente estamos achicharrados frente al trabajo que estamos realizando", ha manifestado Moya, en declaraciones a la Cadena Cope, recogidas por Europa Press.

"Para colmo, la presión mediática del momento. Esta situación tensa que hay en la aduana se traslada también al mar. Es decir, las patrulleras de la Guardia Civil siguen siendo hostigadas por las patrulleras de la Royal Navy", ha explicado, para después añadir que se han producido "incidentes graves", como que se haya "tiroteado a una bandera española en un ejercicio de tiro".

En esta línea, ha afirmado que también "se detuvo a cuatro guardias civiles cuando se perseguía a narcotraficantes y no estaban precisamente haciendo una actividad ilegal". "Perseguían a delincuentes y ningún apoyo por parte de las autoridades de Gibraltar. En estos momentos, sí que tenemos serias protestas contra el Gobierno de Gibraltar", ha aseverado.

"Se ha oído mucho que los controles hacia el interior, hacia Gibraltar, no están justificados. Sí que lo están", ha asegurado, para después insistir en que "los controles están más justificados", pues "en el momento en que se ha aumentado la intervención policial en aduanas" y "el tráfico de mercancía de contrabando a través del mar se ha intensificado".

Gibraltar y Malvinas son una "aberración", dice The Guardian

El Imperio británico "ya no existe" y conservar estos territorios "no es más que una reliquia del pasado", que "niega la lógica de la historia", sostiene Simon Jenkins, escritor y editorialista del prestigioso diario inglés

A raíz de la tensión resurgida en estos días entre España y Gran Bretaña por el Peñón de Gibraltar , el editorialista del Guardian –que también es periodista en el Sunday Times y en la BBC- escribió una dura editorial en la que denuncia además que "la Roca", como se denomina también a esta colonia, tiene "un éxito floreciente" como "paraíso fiscal".

Jenkins ironiza sobre el "orgullo nacional, espoleado aún por el espíritu olímpico" que "infla los pechos y humedece los ojos" en toda la nación británica, ante la partida de naves de guerra a patrullar las costas de Gibraltar. "El Imperio Británico (ha) desaparecido, está muerto y enterrado, terminado –sostiene- y la sola idea de una nave británica destinada a amenazar a España es ridícula. ¿Se supone que bombardeará Cádiz?".

Dice entonces Jenkins que, del "examen de la situación de las colonias británicas actualmente disputadas, Gibraltar y Malvinas", surgen sólo dos conclusiones: o bien la posición inglesa tiene bases sólidas en el derecho internacional, o bien "todo esto no es hoy más que una completa aberración".

Él se inclina evidentemente por lo segundo: "Los Estados-nación del siglo XXI ya no sufren la humillación de ser amputados por esos restos de imperios que datan de los siglos XVIII-XIX -escribe. Hoy, la misma realpolitik impone su desmantelamiento".

A continuación, expone la duplicidad de la corona inglesa respecto de la cuestión colonial: "Va de suyo que los habitantes de esas colonias tienen derecho a la consideración, pero nunca se ha visto a esos derechos ganarle al realismo político. Por otra parte, ésa no fue nunca la posición de Gran Bretaña. (...) No nos tomamos el trabajo de consultar a la población de Hong Kong o de Diego García, sin mencionar siquiera la idea de acordarles la 'autodeterminación', cuando Gran Bretaña decidió arrojarlas al olvido de la Historia".

Recuerda por ejemplo Jenkins que Hong Kong fue devuelta a China en 1997 y Diego García entregada al Pentágono en 1973. A los habitantes de Hong Kong, Londres les negó el pasaporte inglés, y a los de Diego García los deportó a Isla Mauricio y a Seychelles.

Luego asegura que los países sobreviven a la pérdida de sus colonias y pone el ejemplo de Francia y Portugal. Sobre éste último recuerda el caso de Goa, un pequeño estado de la India que los portugueses ocupaban desde el siglo XVI y se negaban a devolver, incluso después de que India declarara su independencia en 1947. Finalmente, los indios lo recuperaron por la fuerza en 1961. Dice Jenkins: "La comunidad internacional no protestó. No es por lo tanto una casualidad que el [primer] plan de invasión a Malvinas por la Argentina en 1982 haya sido bautizado 'operación Goa': Buenos Aires imaginaba que esto también pasaría como un simple pequeño reordenamiento post-imperial".

"Las últimas reliquias del Imperio Británico –agrega Jenkins- sobreviven hoy en los intersticios de la economía mundial. Se cuentan entre los grandes ganadores de la hemorragia fiscal permitida por la mundialización financiera; muchas de ellas se han convertido en sinónimo de sinvergüenzadas". Y recuerda las quejas de España por el oscuro rol del Peñón en toda clase de tráficos y en el lavado de dinero.

"Mientras sigan negando la lógica de la Historia y de la geografía, ni Gibraltar ni las Malvinas estarán realmente 'seguras'. Un día de éstos, estas reliquias de otro tiempo terminarán por fundirse de nuevo con sus territorios naturales y cesarán de ser granos de arena en los engranajes de las relaciones internacionales", concluye Jenkins.

Gibraltar oculta el dinero negro de los narcos

En un reciente artículo publicado en Belt, los periodistas Antonio Rubio y Manuel Cerdán ponen blanco sobre negro una de las peores consecuencias de mantener el actual status quo en Gibraltar: Las SOCIEDADES ‘OFF SHORE‘, EL GRAN NEGOCIO.

La colonia británica tiene 30.000 habitantes y más de 75.000 sociedades ‘off shore’. A través de éstas, los narcos, terroristas y políticos corruptos ocultan el dinero conseguido de manera ilegal. Los bufetes de abogados cobran 1.000 euros por cada sociedad y disponen de un amplio catálogo con multitud de objetos sociales. Los mafiosos y políticos corruptos tienen debilidad por las empresas inmobiliarias y los narcos por las relacionadas con la informática.

«Todo, absolutamente todo, lo tiene en Gibraltar. Allí, a través de una serie de sociedades off shore oculta sus propiedades y todas las riquezas que ha ido acumulando de forma ilegal en los últimos 10 años».

La persona que así se manifiesta es un antiguo colaborador de un partido independiente de la Costa del Sol. Sus acusaciones apuntan directamente a un político que acaba de ganar la alcaldía de un municipio malagueño por mayoría absoluta. Pero ese alcalde no es el único que tiene sus propiedades tapadas u ocultas en el Peñón.

Según la Declaración de Ginebra, firmada en 1996 por más de 2.000 magistrados europeos, el dinero de los narcotraficantes, los terroristas, los traficantes de armas, las organizaciones de inmigración ilegal, los grupos que controlan la prostitución y los políticos corruptos se blanquea en la colonia británica y en otros paraísos fiscales de la Unión Europea. Se da la circunstancia de que la población de Gibraltar llega a los 30.000 habitantes y que el número de sociedades off shore registradas en el Peñón asciende a más de 75.000. Es decir, a cada llanito le corresponderían 2,5 compañías.

Las sociedades off shore son aquellas que se constituyen en un país pero que sólo pueden operar fuera de él. Las ventajas son múltiples: no pagan impuestos, anonimato del nombre de los accionistas, bajos costos de constitución y mantenimiento, capital social expresado en cualquier moneda, ausencia de control por parte de autoridades monetarias y domicilio social constituido en cualquier lugar del mundo, entre otras. El promedio anual de creación de sociedades en Gibraltar alcanza la cifra de 3.000 y la vida media de cada una de ellas es de unos cinco años. Su única finalidad consiste en ocultar a los auténticos titulares y están siendo utilizadas de forma generalizada en la Costa del Sol para adquirir propiedades. Además, esas sociedades off shore no tienen la obligación de presentar cuentas ante el fisco gibraltareño. Su único control radica en que tienen que abonar una cuota anual de unos 500 euros. Hace exactamente un año, en junio de 2002, el ministro de Asuntos Exteriores británico, Jack Straw, pidió a Peter Caruana, primer ministro gibraltareño, que explicara los motivos por los que no se hacían públicas las estadísticas oficiales sobre los ingresos y gastos en relación con el Producto Interior Bruto (PIB) de la colonia. Caruana y su equipo de Gobierno respondieron con el silencio a las preguntas del ministro británico. El mismo mutismo que mantienen desde hace cinco años con respecto a la anormal economía de la colonia británica. Fernando Vivas, jefe de la Brigada de Delitos Económicos de la Comisaría de Málaga, tiene muy claro que los gobernantes del Peñón no rinden cuentas a nadie:

«Ni a España, ni a Gran Bretaña. Gibraltar es un paraíso fiscal donde los propietarios de las sociedades off shore no tienen que presentar cuentas anuales. En el resto de Europa, el impuesto de sociedades asciende a un 30% de sus ingresos, pero allí se limitan a pagar una cuota anual. Ese es todo el control que ejercen los gibraltareños», según informa Laura Guerrero.

Gibraltar vive, fundamentalmente, del dinero que genera el contrabando del hachís, el tabaco y otra serie de negocios poco transparentes, además de la venta de sociedades off shore. En la actualidad, crear y registrar una de estas sociedades opacas en Gibraltar cuesta unos 1.000 euros. Sociedades ‘tapadera’ Cuando llega a Gibraltar, el cliente español o extranjero sabe que lo primero que tiene que hacer es dirigirse a la calle Real. Allí, en pleno centro del Peñón, se encuentra la mayoría de los bufetes de abogados que se dedica a la creación de sociedades tapadera. Cuando los narcos, empresarios o políticos corruptos entran en el despacho del que va a ser su abogado y apoderado, son obsequiados con un catálogo de sociedades off shore con todo tipo de objetos sociales. Las sociedades más apreciadas y buscadas son las que se dedican a la informática o los negocios inmobiliarios. Las primeras son objeto de deseo de los narcos y terroristas y las segundas son requeridas, principalmente, por empresarios y mafiosos que se dedican a la prostitución y otros negocios, según declaró a EL MUNDO un directivo del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), un organismo internacional comprometido en la lucha contra el blanqueo de dinero del que forman parte 29 países. El negocio de las sociedades instrumentales ha llegado a tal refinamiento que los bufetes incluyen en el mismo servicio el logotipo de la futura empresa. El comisario Vivas, como experto en delitos económicos y monetarios, sabe que la mayoría de las sociedades que se crean en Gibraltar opera fundamentalmente en España y Portugal:

«En la Costa del Sol, los mafiosos que vienen de los países del Este están utilizando bufetes de dudosa reputación para blanquear el dinero obtenido en sus países de forma ilegal. Aquí lo invierten en el sector inmobiliario, hoteles, campos de golf. Todo ello aprovechando las sociedades off shore gibraltareñas».

En junio de 1997, EL MUNDO desveló que Emilio Arrizabalaga, un empresario vasco acusado de ser un miembro legal de ETA y de estar relacionado con el secuestro de Ortega Lara, tenía intereses económicos con el narco Carlos Florentino Fernández García. Las investigaciones judiciales y policiales determinaron que ambos personajes estaban relacionados comercialmente a través de una serie de sociedades off shore de Gibraltar. Esas mismas investigaciones confirmaron que las mayores inversiones inmobiliarias de Florentino y de Arrizabalaga estaban centradas en Cádiz. La Guardia Civil está convencida de que ETA, al igual que otros grupos terroristas, utiliza las vías del narcotráfico, de los paraísos fiscales y de las sociedades off shore para lavar el dinero que obtiene del impuesto revolucionario y del rescate de los secuestros. En las últimas fechas se está dando una nueva modalidad o servicio en torno al negocio de las sociedades off shore. Los bufetes gibraltareños han abierto sucursales en la Costa del Sol. De esta forma, sus futuros clientes hacen las primeras gestiones en suelo español. Después, viajan a Gibraltar, firman los documentos necesarios, y en un solo día ya tienen su sociedad. Bufetes de abogados La revista Interviú denunció en diciembre del año pasado que la delegación marbellí de Balms Abogados había montado 130 sociedades inmobiliarias en la calle Generalife, de Aloha Pueblo, en Marbella. Ese bufete de abogados, que tiene su sede central en Madrid, se dedica, entre otras muchas especialidades, a colocar dinero procedente de Gibraltar en la Costa del Sol. Además, Balms Abogados está asociado con el bufete gibraltareño Núñez & Co. Otra de las circunstancias que favorece el blanqueo de dinero desde Gibraltar a España es que la mayoría de los bancos españoles y extranjeros tiene sucursales en la colonia británica. Es decir, que desde Marbella, Oporto, Villagarcía de Arosa, Madrid o Cali se pueden hacer todo tipo de operaciones y transferencias económicas. Los llanitos defienden por activa y por pasiva que ellos no viven del blanqueo de capitales. Sin embargo, los expertos señalan que los lujosos vehículos y las carísimas mansiones que hay en tan pequeño territorio no salen de la industria pesada o de la agricultura ya que Gibraltar carece de ella.

El Gobierno prohibirá la entrada de camiones con piedras a Gibraltar, que continuaba ayer

El Gobierno prohibirá la entrada de camiones con piedras a Gibraltar, si hay una denuncia formal. Pero ayer continuaba el transporte de materiales. Aunque desde el pasado martes la aduana no deja pasar ningún vehículo con arena y gravilla, el traslado de material de construcción no ha cesado. Al menos, hasta ahora, cuando varios camiones han llevado piedras y rocas hasta el Peñón procedentes de España.

Así lo ha denunciado la asociación Verdemar-Ecologistas en Acción, que ha asegurado que camiones "con piedras" están pasando por la frontera de Gibraltar con destino a la construcción de un espigón en la cala este del Peñón, donde las autoridades gibraltareñas tienen previsto levantar un complejo inmobiliario de lujo en terreno ganado al mar.

El presidente de la organización conservacionista, Antonio Muñoz, ha indicado que "cada día" crece un poco más la acumulación de arena y piedras en esta zona, insistiendo en que este pasado miércoles siguieron pasando camiones "con piedras y rocas". Muñoz entiende que hasta que no exista una denuncia del Gobierno español al respecto "no se puede limitar el libre comercio de mercancías", así que entiende que los camiones "seguirán pasando".

Gibraltar expolia a España la arena natural para rellenar la colonia

Gibraltar expolia sin descanso la arena natural de España para rellenar la colonia. Concretamente, la de la duna de Valdevaqueros, en Tarifa, de donde los gibraltareños han logrado apropiarse de hasta 40 camiones diarios.

Un espacio protegido que se ha convertido en epicentro del conflicto diplomático que enfrenta a Madrid y Londres desde hace unos días. Los ecologistas llevan semanas denunciando el robo y venta ilegal de la arena de la famosa playa gaditana. Una arena que, por el fuerte viento, sepulta una carretera cercana, de donde se extrae la arena.

Aunque la arena debería ir destinada de nuevo a Valdevaqueros, o al menos, a playas gaditanas cercanas a la misma, lo cierto es que desde el pasado mes de junio se traslada de manera ilegal, -pues aseguran que se ha falsificado documentación para pasar la aduana-, hasta Gibraltar, donde está ayudando a ampliar la colonia y ganar terreno el mar.

Al parecer, la arena ha ayudado a construir un complejo inmobiliario de lujo en el Peñón. Y es que Gibraltar ha expoliado hasta 2.700 toneladas para su relleno artificial.

Ecologistas en Acción ha pedido ya que que se investigue a los responsables, pues están seguros que alguien español ha ayudado a esta venta ilegal para lucrarse con los planes de expansión gibraltareños.

Gibraltar alerta a sus propios barcos con un mapa del peligro que suponen los bloques de hormigón

Hasta la propia Autoridad Portuaria de Gibraltar alerta a sus propios barcos con un mapa del peligro que suponen los bloques de hormigón lanzados al mar. La página web del puerto del Peñón muestra el punto exacto de cada bloque, avisando a navegantes de las consecuencias de dirigirse hacia este arrecife artificial.

Tan solo dos días después del lanzamiento de los primeros bloques, la Autoridad Portuaria de Gibraltar enviaba un comunicado en el que avisaba a sus barcos del peligro de navegar por la zona. Dirigido a "marineros, propietarios, agentes y fletadores" gibraltareños, el texto advierte de que hay que tener especial cuidado al pasar por la zona de los bloques, que ha supuesto a los pescadores españoles tener que dejar de fondear en el caladero de la bahía de Algeciras.

Gibraltar decía entonces a sus barcos de que tenían que tener "precaución" extrema al reducirse, tras el lanzamiento de bloques, en un metro y medio el fondo del mar en esta zona. "Se advierte a los marineros, propietarios, agentes y fletadores, de la creación de un arrecife artificial al noroeste de la pista de aterrizaje del Aeropuerto de Gibraltar", decía el comunicado, firmado por el capitán del puerto, Roy Stanbrook, al que acompañaba, además, un mapa de la zona en el que se especifica dónde fueron lanzados los bloques.

De hecho, se ofrecen las coordenadas exactas de cada bloque. "Los buques en esta zona deben navegar con extremada precaución prestando especial atención a los calados", concluye el comunicado.

La fragata de la Royal Navy que atracó en Gibraltar hizo una "patrulla de soberanía" en aguas del Peñón

Un portavoz de las Fuerzas Armadas de Reino Unido reconoce esta misión, según recogen medios británicos y la agencia gala de noticias 'France-Presse'. Consiste en una "demostración de un país a otro país de la capacidad que tiene para moverse dentro de territorio propio". Tuvo lugar al día siguiente del tenso enfrentamiento entre pesqueros españoles y patrulleras de la colonia. El Gobierno de David Cameron habló en todo momento de ejercicios militares “regulares y rutinarios” dentro de la denominada 'operación Cougar 13' por el Mediterráneo.

La fragata británica HMS Westminster llegó el pasado lunes al puerto de Gibraltar después de escoltar hasta la base aeronaval de Rota (Cádiz) al portaaviones Illustrious, buque insignia de la Royal Navy que por sus dimensiones haría escala en dicho espacio OTAN y no en el Peñón. El paso del barco de guerra por la colonia británica, acompañado de dos buques de apoyo, el Mounts Bay y el Lyme Bay -no llegaron a entrar en la base militar gibraltareña-, fue presentado por el Ministerio de Defensa de Reino Unido como una “escala técnica” en el marco de “maniobras militares” en el mar Mediterráneo, dentro de la operación Cougar 13.

Sin embargo, tales ejercicios también albergaron en pleno conflicto diplomático entre España y Reino Unido lo que se conoce como una “patrulla de soberanía”, algo que en ningún momento fue advertido por el Gobierno de David Cameron. Tal acción, según fuentes de Defensa, consiste en una "demostración de un país a otro país de la capacidad que tiene para moverse dentro de territorio propio". En concreto, desde el Ejecutivo británico se limitaron a señalar que se trataba de unos “despliegues militares regulares y rutinarios". Una terminología que ocultaba lo que tuvo lugar la mañana del lunes, cuando la fragata HMS Westminster realizó esa “patrulla de soberanía” apenas 24 horas después de que unos 40 pesqueros de Algeciras y de La Línea de la Concepción (Cádiz) protestaran ante patrulleros gibraltareños al no poder faenar por los vertidos de bloques de hormigón al mar que está perpetrando el Gobierno de Fabian Picardo.

La Armada española, sin presencia en la zona

En cambio, la Armada española sólo ha sido reclamada para los ejercicios conjuntos en los que participó la pasada semana el patrullero Centinela, coincidiendo con el paso de la agrupación de la Royal Navy por la costa noroeste de España, y para dar el visto buen al paso inocente del portaaviones HMS Illustrious en su escala en la base aeronaval de Rota. El ministro de Defensa, Pedro Morenés, llegó a manifestar que negar la autorización al buque insignia de la Armada británica habría sido "escalar" en un conflicto que "no interesa" ni a Reino Unido ni a España.

Picardo se chotea de los españoles en una entrevista en ‘El Mundo’

Con aires chulescos, el ministro principal de Gibraltar Fabián Picardo se presenta como si fuera todo un hombre de Estado el pasado viernes en una entrevista en El Mundo, burlándose de todos los españoles en general, y de los pescadores en particular, en cada frase que pronuncia.

Para empezar, sobre el lanzamiento de bloques de hormigón, Picardo asegura que "hemos tenido una hoja de ruta clarísima de cumplimiento de la ley" y que han discutido todos los "asuntos relevantes con las alcaldías de La Línea y de Algeciras, y con las cofradías de pescadores de las dos localidades".

El gibraltareño afirma que 59 barcos podrían estar faenando de nuevo la última semana de octubre, sin quitar los bloques, claro, y olvidando que tienen unos pinchos que rompen las redes. Picardo señala, sin ruborizarse, que "dijimos que pescaran según nuestras leyes", obviando que las aguas son españolas.

El Peñón "no es un nido de piratas, sino un sitio donde viven 30.000 personas honestas y trabajadoras que abren su corazón al pueblo español", ha dicho Picardo tirando de literatura barata, y ha instado al Gobierno español a pensar "en la gente, no en nuestros egos".

Con respecto al crecimiento de Gibraltar a base de tirar arena al mar, el ministro principal ha afirmado que el Peñón "no está creciendo ilegalmente" sino que está "rellenando parte de su mar" y que la arena de Tarifa es para regenerar una de sus playas -Sandy Bay- y no para construir el macrocomplejo de lujo Eastside Reclamation.

Para rematar, Fabian Picardo se ha jactado de que "al pueblo español, lo que más le va a sorprender es cuando los órganos internacionales dictaminen sobre todos los asuntos que su Gobierno le ha mentido sobre el estatus fiscal de Gibraltar, sobre lo que pasa en la frontera, sobre las aguas, y sobre el derecho de autodeterminación".

Y el pirata se quedó tan ancho…

Patética explosión ultra en Gibraltar: aparecen banderas británicas y gibraltareñas en los balcones

Frente a la firmeza de España, el patriotismo británico. Muchos 'llanitos' reivindican su identidad colgando la bandera británica y gibraltareña en el balcón. En las calles, honores a los soldados británicos y música militar.

Frente a la firmeza española, la reivindicación nacionalista. Estos días muchos balcones gibraltareños han aparecido engalanados con banderas británicas y gibraltareñas. Es su manera de reivindicar su identidad.

Las banderas halconeras no son la única manera de reivindicar. En las calles suenan himnos militares británicos y varios monumentos honran a los soldados que defendieron la plaza. "Somos británicos antes de que los americanos fueran estadounidenses", afirman.

En todo caso, todo intenta ofrecer la imagen de estar en Gran Bretaña. Desde la tradicional cabina telefónica a los buzones de correos, pasando por las oficinas de cambio de moneda a pesar de que el 100% de los comercios admiten euros. Hasta mantienen el Gibraltar Chronicle, "el periódico más antiguo del mundo", según reza de su publicidad. Antiguo, pero escaso. Apenas tira 2.100 ejemplares diarios. ¿Ventas? "Depende del día". Traducción: marginales.

Todo propaganda. Porque los 'llanitos' tampoco quieren ser británicos; quieren ser gibraltareños. ¿Y eso que significa? Renta per cápita de 64.000 euros (la tercera en el mundo), paro cero, y fiscalidad cuasi-nula. A esto hay que sumar todas las ventajas de estar en España: Sanidad, ocio y sol.

Por si fuera poco, los gibraltareños no pagan por su vivienda. La mayoría de las viviendas son propiedad de la colonia. Su Ministerio de la Vivienda las va adjudicando a precios simbólicos que rondan los 50 euros. Las casas son viejas y no muy agradables. Pero son gratuitas y el Gobierno gibraltareño se encarga de su reparación, conservación y mantenimiento. Un chollo si tenemos en cuenta que el mercado libre sitúa -por ejemplo- en casi 297.000 euros un apartamento de 56 metros cuadrados. Oferta escasa, demanda elevada, precio disparado.

La alternativa es ganar terreno al mar para construir con calidades del siglo XXI. O vivir irregularmente fuera. Las cifras de los 'llanitos' que viven en España bailan entre los 1.500 y los 7.000. Teniendo en cuenta que hablamos de una colonia de 20.000 habitantes, cualquiera de las cifras es muy abultada. Por eso los controles minuciosos y la posible tasa o peaje son letales para la población de Gibraltar. Muchos viven fuera y entran y salen como el que cambia de barrio.

El Gobierno gibraltareño anima el pulso. Para que la gente se encienda en 'tiempo real' ha colocado una webcam en frontera desde donde visualizar en streaming las polémicas colas. Se equivocaron al enfocar hacia la cola de salida, donde tradicionalmente se realizaban los controles. Error subsanado: ahora la cámara enfoca ya a las colas de entrada. Para encender los ánimos.

No. No quieren ser españoles, pero tampoco británicos. Quieren mantener el actual statu quo de privilegio fiscal y seguir gozando de todas las ventajas de España sin asumir coste o responsabilidad alguna. Y cuando los intereses se ven amenazados, saltan las banderas a los balcones.

Fuente: Vozpopuli

El Gobierno de Zapatero subvencionó a la cantera que utiliza Gibraltar para ganar terreno al mar

Industria destinó ayudas por valor de 260.000 euros a la empresa que extrae rocas del yacimiento kárstico de la Sierra de La Utrera, localizado en el término municipal de Casares (Málaga). El grupo de Ecologistas en Acción de la zona denuncia que el suministro a la colonia británica se realiza desde el año 2005. “Las extracciones en extensión ya han llegado a su límite, pero en profundidad pueden prolongarse durante muchos años”, advierten.

La pasividad del Gobierno socialista que presidía José Luis Rodríguez Zapatero ante las incursiones urbanísticas de Gibraltar, con las que ha ido ganando terreno al mar, era algo conocido. De lo que aún no existía certeza era de que inyectara dinero público a la empresa que, según denuncia el grupo Ecologistas en Acción, extrae las rocas que luego sirven a la colonia británica para ampliar su perímetro de manera ilegal, violando la normativa medioambiental comunitaria.

La empresa Compañía General de Canteras SA es filial de Financiera y Minera, controlada ésta a su vez por el grupo francés Sodecim, con un 56,58% de sus acciones, y la sociedad de derecho holandés Ciments Francais Europe, con un un 39%

Desde Ecologistas en Acción apuntan a la zona de la Sierra de La Utrera, en el término municipal de Casares (Málaga) como el punto de extracción de las rocas que sirven a Gibraltar para expandir su lengua de tierra. En concreto, subrayan que la cantera de este paraje kárstico ha suministrado material al Ejecutivo del Peñón para anteriores actuaciones en la Roca, como la construcción de zonas residenciales y la ampliación de su aeropuerto. La coordinadora del grupo de Ecologistas en Acción para la Sierra de La Utrera-Casares-Manilva, Rosario Loring, denuncia, en declaraciones a Vozpópuli, que ya desde 2005 tienen constancia de que salían camiones a diario de esta cantera con destino a la colonia británica.

Las extracciones en la cantera de La Utrera continuarán, ya que, como advierte Rosario Loring a este diario, “si bien ya han llegado al límite del perímetro para explotar el yacimiento en extensión, sí podrán seguir excavando en profundidad durante bastante tiempo”. Desde la Plataforma para la Conservación de la Sierra de La Utrera han reivindicado para este enclave la declaración de Paraje Natural por parte de la Junta de Andalucía y su inclusión en la red internacional de Reservas de la Biosfera; así como la paralización de los trabajos de extracción y una revisión de oficio para anular la licencia municipal concedida a la cantera.

El artículo en el «Wall Street Journal» de Margallo que desencajó a Londres

El artículo publicado este martes 20 de agosto en las páginas del rotativo estadounidense «Wall Street Journal» por el ministro José Manuel García-Margallo aboga por tender un puente de diálogo entre Reino Unido y España en el contencioso diplomático desatado por la soberanía de Gibraltar, las aguas que cercan la Roca y la imposición de una tasa por atravesar la Verja.

"Necesitamos hablar sobre Gibraltar"

El Gobierno español, a diferencia del británico, está plenamente comprometido con sus obligaciones internacionales

Por
JOSÉ MANUEL GARCÍA-MARGALLO, ministro español de Asuntos Exteriores y Cooperación

"El Gobierno de Su Majestad la Reina no se considera obligado por las resoluciones de la Asamblea General y por lo tanto no va a negociar con el Gobierno español sobre la base de las mismas."

Ésta fue la sorprendente respuesta de Michael Stewart, el secretario de Relaciones Exteriores británico, en diciembre de 1968 a la Resolución 2429 de la Asamblea General de la ONU, que pidió al Reino Unido como potencia administradora poner fin a la situación colonial de Gibraltar, que indica que la continuación de esta situación es contraria a los propósitos y principios de la Carta de la ONU.

Un año antes, la Asamblea General había aprobado la resolución 2353, que establece que cualquier posición colonial parcial o total que destruye la unidad nacional de un país y la integridad territorial, como en el caso de Gibraltar, es incompatible con los propósitos y principios de la Carta de la ONU. Además, Naciones Unidas no ha reconocido el derecho a la autodeterminación en el caso de Gibraltar, si bien ha llamado a las negociaciones bilaterales entre Reino Unido y España sobre su soberanía, a fin de tener en cuenta los intereses de la población del Peñón.

«Es necesario que Reino Unido muestre la intención de deshacer el daño causado»

A diferencia del Gobierno británico, el Ejecutivo español está a gusto en el marco de organismos internacionales, tiene plena confianza en ellos y siempre está dispuesto a cumplir con sus mandatos. La ONU ha establecido claramente, en varias resoluciones, que "la situación colonial en Gibraltar debe finalizar y eso debería lograrse mediante negociaciones entre España y el Reino Unido. Desde el comienzo de la actual legislatura, el Gobierno español ha instado al Reino Unido a las negociaciones bilaterales tan pronto como sea posible sobre las cuestiones que atañen a la soberanía de Gibraltar, que han sido retrasadas durante demasiado tiempo. Esperamos con interés reiniciar estos contactos.

Además de esta falta de cumplimiento respecto a la cuestión de la soberanía, el Gobierno británico y las autoridades locales de Gibraltar han inflingido otras numerosas violaciones de sus obligaciones. El preocupante asunto que nos concierne de inmediato es el lanzamiento de más de 70 bloques de hormigón en la bahía de Gibraltar. España no tiene ninguna duda sobre la soberanía de esas aguas, que están fuera del istmo que une Gibraltar con España, territorio que nunca fue cedido por España al Reino Unido en virtud del Tratado de Utrecht. Esas aguas y la tierra han permanecido siempre bajo soberanía española.

El vertido de bloques de hormigón constituye una violación de las reglas más básicas de la conservación del medio ambiente. Estas aguas representan el 25% de la actividad de los pescadores locales, que han tenido que llevar a cabo sus actividades normales y cuyas familias se ven ahora privadas de su medio de subsistencia. El Gobierno español ha iniciado también los procedimientos para denunciar otras prácticas ambientales dañinas: como el llamado "bunkering" o reabastecimiento de combustible a los barcos en el mar, en las aguas de Gibraltar. Esta práctica entraña un gran riesgo con la liberación de vertidos tóxicos en el mar.

Una violación flagrante de las normas comunitarias en Gibraltar es el contrabando

Otra violación importante se refiere a diversos tipos de contrabando que tienen lugar en el territorio de Gibraltar. El hecho de que Gibraltar no sea considerado parte del territorio aduanero de la UE y que no se aplique en él el sistema comunitario del IVA y los impuestos especiales ha dado lugar a un aumento enorme del contrabando, incluido el de tabaco. Las incautaciones de cigarrillos ilegales de la colonia se incrementaron en un 213% entre los años 2010 y 2012.

Por lo tanto, es absolutamente necesario controlar el tráfico que pasa a través de la puerta entre Gibraltar y España. Estos controles son esenciales para nuestro país en el ejercicio de las responsabilidades comunitarias. Éstas están plenamente en sintonía con el Código de fronteras de Schengen y de plena conformidad con los principios de aleatoriedad, proporcionalidad y no discriminación vigentes. Estos principios muestran que los controles fronterizos son legales y no contravienen ni las leyes españolas ni europeas.

Las ilegales incautaciones de cigarrillos aumentaron un 213% en dos años en el Peñón

También es problemático el régimen fiscal de Gibraltar, que se se caracteriza por la opacidad, especialmente respecto al impuesto de sociedades. De acuerdo con las autoridades fiscales británicas, Gibraltar tiene 21.770 empresas registradas, y sólo el 10% de ellas pagan impuestos. Como Gibraltar tiene una población de sólo 30.000 personas, es obvio que la mayoría de estas empresas están formadas por no residentes recolocados para evitar pagar impuestos. Esta posición es especialmente perjudicial para los países en los que esas empresas operan en realidad.

El 1 de junio de 2012, España se quejó ante la Comisión Europea sobre la ayuda estatal ilegal e incompatible ofrecido a las empresas de Gibraltar en alta mar a través de este rñegimen fiscal. Las preocupaciones acerca de la colonia concebida como paraíso fiscal han sido expresadas también en foros como el G-20 y el G-8.

A nivel nacional, el Gobierno español está también implementando medidas para luchar contra el fraude fiscal, tanto para las compañías originarias de Gibraltar como a las empresas "de fachada" ubicadas en Gibraltar que ocultar la verdadera titularidad de más de 3.000 propiedades en España, y por los 6.700 gibraltareños cuyos domicilios reales, que no fiscales, están en España y que pueden beneficiarse de nuestros servicios sociales y la infraestructura sin contribuir a ellos con el pago de impuestos.

En resumen, Gibraltar ha supuesto un "modelo de bajos impuestos y libre comercio económico" -que alabó un reciente editorial de este diario- es un frente, ocultando a aquellos que tratan de evadir impuestos en violación de la ley.

Se podrían mencionar más ejemplos de violaciones de las obligaciones internacionales, pero éstas han sido suficientemente expresivos.

«Las naciones no tienen amigos permanentes, solo tienen intereses permanentes»

Lord Palmerston dijo una vez que "las naciones no tienen amigos permanentes o aliados, sólo tienen intereses permanentes". España tiene amigos y considera que el Reino Unido es uno de ellos. Pero como en toda amistad es necesario cultivar la confianza y hacer frente a cualquier conflicto con la honestidad y la transparencia. El diálogo debe ser bilateral y respetar las leyes internacionales, europeas y nacionales.

España está preparada para reiniciar el diálogo. Estamos dispuestos a aceptar el establecimiento de foros "ad hoc" en el que otras autoridades, como las del Gobierno de Gibraltar y de la Junta de Andalucía, puedan participar en áreas en las que tienen competencias, especialmente en las concernientes a los residentes a ambos lados de la Verja.

Pero como el presidente del Gobierno español Mariano Rajoy señaló a principios de este mes a su homólogo británico, David Cameron, es primero necesario que el Reino Unido muestre que tiene la intención de deshacer el daño que ya ha causado, en particular mediante la eliminación de los bloques de hormigón".

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente