Portada - Últimas noticias

Dos empleados de un centro correccional federal han sido detenidos en EE.UU. y podrían ser imputados por haber fallado en realizar inspecciones regulares al multimillonario Jeffrey Epstein, quien supuestamente se suicidó en pasado agosto en la celda de prisión donde se encontraba a la espera de juicio, informa USA Today.

Según la versión oficial, Epstein, acusado de estar implicado en una red de tráfico sexual de menores, se ahorcó en la litera de su celda del Centro Correccional Metropolitano de Nueva York. Su repentina muerte provocó una ola de rumores de que podría haber sido asesinado.

Durante la investigación de los hechos, se reportó que, dos días antes del fallecimiento, se había retirado a Epstein el servicio de vigilancia antisuicidio, con lo cual los guardias lo dejaron sin supervisión por más tiempo de lo habitual.

Epstein estuvo recluido en prisión desde julio pasado y se declaró inocente de los cargos de tráfico sexual de menores y conspiración, que conllevan una pena de hasta 45 años de cárcel.

En aquel proceso, se identificó a 36 adolescentes que habían sido supestamente acosadas por el fallecido, pero medios estadounidenses elevan esta cifra hasta cerca de 80.

De acuerdo con la imputación, el multimillonario invitaba a las menores con el pretexto de que le dieran un masaje, les pagaba de 200 a 300 dólares en efectivo y abusaba sexualmente de ellas.

En 2008, el financiero se declaró culpable de solicitar servicios de prostitución y de tentar a la prostitución a menores, tras lo cual permaneció trece meses en custodia como parte de un acuerdo judicial.

"Error catastrófico": críticas furibundas a la entrevista del príncipe Andrés sobre su amistad con Epstein, acusado de tráfico sexual de menores

A pesar de que el sábado pasado, en una entrevista concedida a la BBC, el príncipe Andrés —segundo hijo de Isabel II y octavo en la sucesión al trono británico— negara "categóricamente" haber mantenido contacto sexual con alguna de las exesclavas sexuales del multimillonario estadounidense Jeffrey Epstein, los expertos han tachado sus declaraciones al respecto de "catastróficas".

De acuerdo con los analistas, el prominente miembro de la familia real británica no mostró ningún arrepentimiento de haber mantenido una amistad con Epstein, incluso después de que este fuera condenado en 2008 por prostituir a menores; y tampoco se solidarizó con las víctimas del fallecido delincuente sexual multimillonario.

"Desafortunadamente, esto parecería otra señal de arrogancia. Siempre ha sido arrogante", cita la BBC a la biógrafa real Angela Levin, quien agregó que sabe "con certeza que el príncipe Andrés no escucha a sus asesores".

En opinión del corresponsal de la BBC para asuntos de la realeza británica, Jonny Dymond, con su reciente intervención el príncipe perjudicó su imagen de manera considerable. "La entrevista fue una oportunidad para limpiar su nombre y salvar su reputación. Fracasó, y de la peor manera posible", cita la BBC a Diamond.

"Error catastrófico"

Por su parte, el periódico The Guardian habló al respecto con uno de los principales abogados británicos, Mark Stephens, quien tachó la entrevista del príncipe Andrés de "un error catastrófico".

El letrado explicó que "esa estrategia solo funciona cuando uno tiene una respuesta completa e integral a cualquier pregunta posible, y [en la entrevista] hubo demasiadas [cuestiones] sin resolver".

"Si hubiera guardado silencio, podría haber permanecido fuera de este caso, porque es un testigo y goza de inmunidad diplomática. Era una persona privada, y ahora ha perdido esa privacidad", resumió Stephens.

"No escuchó a sus cosejeros"

Dicky Arbiter, exempleado de la oficina de prensa del Palacio de Buckingham y ahora columnista de asuntos de realeza, supone que el príncipe "se abrió camino y decidió que lo haría él mismo, sin ningún consejo".

"Cualquier persona que entienda el negocio de las relaciones públicas habría alzado las manos con horror ante la sugerencia de que se pusiera frente a una cámara de televisión para explicar sus acciones y su amistad con Jeffrey Epstein", comentó Arbiter, y comparó el efecto que sobre la reputación del príncipe tendrá la entrevista con "el choque de un camión articulado".

Añadió que estas declaraciones pueden dañar la colaboración del príncipe Andrés con diversas organizaciones benéficas.

  • En la entrevista, el hijo de la reina Isabel II reconoció que su decisión de mantener la amistad con Epstein, aun después de que este fuera condenado por prostituir a una menor, fue una "decisión equivocada", si bien no lamenta su amistad con el multimillonario por "las oportunidades" que tuvo de aprender de él, o gracias a él, sobre el comercio y los negocios.
  • El pasado mes de septiembre, Virgina Roberts, ahora Giuffre, una de las víctimas del multimillonario estadounidense Jeffrey Epstein, reveló detalles de supuestos abusos que sufrió a manos del príncipe Andrés en tres ocasiones: en Londres, en Nueva York y en la isla privada de Epstein en el Caribe.
  • "No sucedió. Puedo decirle categóricamente que nunca sucedió", aseguró el príncipe en la reciente entrevista, agregando que no tiene "ningún recuerdo en absoluto" de haber conocido a "esa señora".

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS