Portada - Últimas noticias

LA PAZ (Sputnik) — El Movimiento al Socialismo (MAS) de Evo Morales completó, tras un acuerdo con parte de la oposición minoritaria, la retoma del control del parlamento, en el tercer día de gestión del Gobierno interino de Jeanine Áñez.

"Es un día histórico, donde hemos podido consensuar la oposición y el oficialismo con el único objetivo de poder viabilizar las nuevas elecciones lo más pronto posible, poder pacificar nuestro país y sobre todo defender la democracia", dijo luego de jurar a la presidencia del Senado la senadora socialista Eva Copa, representante de la combativa ciudad vecina de El Alto.

Copa, trabajadora social, compartirá el liderazgo parlamentario con otro militante del MAS de El Alto, el activista social Sergio Choque, quien había asumido horas antes la presidencia de la Cámara de Diputados.

En la directiva recompuesta del Senado destacó como segunda vicepresidenta Carmen Eva Gonzales, representante del departamento amazónico de Pando muy crítica del pasado Gobierno de Morales, que señaló el 14 de noviembre la importancia de que dos mujeres, Áñez y Copa, presidan los dos principales poderes del Estado, el ejecutivo y el legislativo respectivamente.

La normalización de funciones de la Asamblea Plurinacional supondría un tropiezo para las intenciones de la presidenta interina, reveladas por ella misma, de utilizar decretos supremos, en vez de leyes que debe sancionar el parlamento, para convocar a elecciones generales y recomponer los tribunales electorales nacional y de los nueve departamentos.

El MAS utilizó su amplia mayoría en las dos Cámaras para recomponer las directivas que estaban incompletas desde el pasado fin de semana por renuncias en medio del golpe contra Morales, lo que fue aprovechado por Áñez, segunda vicepresidenta del Senado en representación de la minoría opositora, para autoproclamarse Presidenta interina.

A la sesión de la Cámara de Diputados de la madrugada pasada asistieron solo los parlamentarios del MAS, pero en la sesión nocturna en el Senado, transmitida en el sitio web legislativo y no por los medios locales, estuvieron los representantes del MAS y tres de la oposición, sumando 27 de los 36 votos de esta cámara.

Copa tiene ahora autoridad para convocar a una sesión bicameral de la Asamblea Plurinacional que debe conocer oficialmente la renuncia que Morales presentó el 10 de noviembre, cuando llegaron a su clímax las protestas sociales y presiones militares y policiales para que deje la Presidencia, frustrando además su propósito de asumir en enero un cuarto mandato consecutivo.

La senadora Copa levantó la bandera tricolor nacional y la indígena wiphala al asumir vestida de negro su cargo de líder parlamentaria con llamamientos a la reconciliación nacional luego del conflicto político desatado tras las elecciones del 20 de octubre.

Dijo que su vestimenta era una señal de duelo por la docena de ciudadanos muertos en los conflictos del último mes.

Líder de la bancada del partido de Morales es elegido presidente de la Cámara de Diputados de Bolivia

El diputado Sergio Choque, líder de la bancada de Movimiento al Socialismo (MAS), partido de Evo Morales, fue elegido el jueves de madrugada presidente de la Cámara de Diputados de Bolivia. En su primer discurso exigió el fin de la represión en las calles.

"Decirle al mundo que se están vulnerando los derechos fundamentales, el derecho a la libre expresión, a la vida y educación, derechos que han sido vulnerados por este golpe en complicidad con la Policía y las Fuerza Armadas", aseguró Choque.

Lo que se está viendo estos días en las calles, comentó, responde al "estilo de las dictaduras más duras".

"El delito del pueblo es defender la democracia de este país y por ello son masacrados por la Policía y las Fuerzas Armadas", aseveró, mientras pidió a los sectores movilizados "apaciguarse" porque "ya no podemos seguir enfrentándonos". Choque reiteró que la Asamblea Legislativa –bajo control mayoritario del MAS– tiene como objetivo alcanzar la paz.

Así, propuso un proyecto de ley para el repliegue de los militares y que permita a la Policía preservar el orden público pacíficamente. "Debemos elaborar una ley de urgencia para que el Ejército que hoy está en las calles retorne a los cuarteles. Nos podremos a trabajar de manera inmediatamente", anunció.

Choque sustituye a Víctor Borda, quien presentó su dimisión tras los ataques sufridos en la ciudad de Potosí, después de la renuncia forzada de Evo Morales el domingo. La cámara alta está conformada por 36 senadores, de los cuales 25 son del MAS, mientras que la baja tiene 130 diputados, 88 de ellos oficialistas.

Golpes y gas lacrimógeno

Miles de bolivianos se movilizaron el miércoles en rechazó al golpe de Estado perpetrado contra Morales, en medio de una fuerte represión policial y militar.

Varios de los senadores y diputados del MAS recibieron golpes y fueron rociados con gas lacrimógeno, cuando intentaban entrar a la sede del Parlamento. Una de las agredidas por oficiales de la Policía fue Adriana Salvatierra, presidenta del Senado, quien denunció que como su renuncia no había sido tratada en el Legislativo, continuaba en el cargo, y podía asumir como mandataria del país, según la sucesión establecida en la Constitución boliviana.

Legisladora del partido de Evo Morales es elegida presidenta del Senado

La legisladora Mónica Eva Copa, del Movimiento al Socialismo (MAS), fue electa este jueves presidenta de la Cámara de Senadores de Bolivia.

"Hemos podido consensuar con el único objetivo de poder viabilizar las elecciones lo más rápido posible y pacificar el país", dijo la presidenta del Senado ante el Pleno.

Vestida toda de negro, en luto por los "hermanos caídos" durante el conflicto postelectoral, la presidenta del Senado denunció la represión que han sufrido los pueblos indígenas en La Paz y El Alto por rechazar el golpe de Estado.

"Desde este cargo pido a las Fuerzas Armadas y a la Policía boliviana tratar también con respeto a nuestros pueblos indígenas originarios", dijo la senadora del MAS, partido del presidente depuesto Evo Morales.

"El Movimiento al Socialismo no quiere más muertes, nosotros queremos la paz, trabajar en democracia, dar la respuesta más pronta a nuestro país yendo a una elección sana, saludable y lo más rápido posible", apuntó.

Mónica Eva se solidarizó con su compañera senadora Adriana Salvatierra, quien el miércoles intentó ingresar al Parlamento, pero las fuerzas de seguridad le bloquearon el acceso con agresiones que quedaron registradas en video.

"Sean del oficialismo o de oposición, jamás vamos a permitir la violencia contra las mujeres, porque hemos luchado mucho por este proceso de cambio", dijo la legisladora del MAS.

La senadora Copa pidió a las fuerzas políticas despojarse de colores y posiciones radicales para enfrentar el "difícil" momento que vive la nación. "Lo que nuestro país busca en este momento es la paz", dijo.

El Canciller de Bolivia anuncia que continuará en el cargo

El canciller boliviano, Diego Pary, quien participa en una cumbre en Nicaragua, ha anunciado en su cuenta de Twitter que continuará en su cargo.

"Por mi compromiso con la democracia, con el pueblo y la Constitución continuaré con las tareas que me corresponden de ministro de Relaciones Exteriores del Estado Plurinacional de Bolivia del Gobierno Constitucional", señaló.

Pary, que está en el país centroamericano con motivo de la cumbre de la Alianza Bolivariana de los Pueblos de Nuestra América (ALBA), rechazó previamente en una entrevista al Canal 4 de Nicaragua la autoproclamación, sin el apoyo mayoritario del Parlamento, de la senadora Jeanine Áñez.

"No puede nombrarse a una presidenta por encima de que aún no sabemos si la renuncia (de Evo Morales) ha sido aceptada o rechazada", advirtió.

Senadores y diputados golpeados

Cacería contra periodistas en Bolivia: "No hay garantías para la prensa"

Los manifestantes en Bolivia ya no solo protestan contra la situación del país, ahora la prensa también está en el foco de la rabia. 'Un país dividido', 'una anarquía', son las frases que más molestan y han desatado la furia contra los profesionales de la comunicación en La Paz, tanto locales como internacionales.

"Un país dividido" fue la frase que incomodó al opositor Luis Fernando Camacho mientras ofrecía declaraciones al canal argentino Telefé. El periodista Mariano García no dudó en cuestionar al líder opositor sobre la visible represión que acontece en la capital boliviana contra las protestas de los manifestantes en contraste con la calma de Santa Cruz.

Camacho negó el planteo de García y dijo que Bolivia estaba en paz. Después de varios insultos en vivo se alejó enojado del sitio donde estaba la prensa aglomerada. En encontronazo se hizo viral en redes sociales, donde se desató una campaña contra el corresponsal argentino.

En sus historias de Instagram, García denunció que tomaron fotos de sus redes sociales para tergiversar su imagen. De forma irónica, el periodista comentó que había sido señalado de "agente infiltrado del comunismo cubano-venezolano-ruso-chino-coreano del norte".

"No quiero ser demasiado largo, llevo junto a mis compañeros casi 48 horas sin dormir, estamos matados y lo que estamos haciendo es preguntar para tratar de entender...hacer periodismo, no es tan difícil ¿eh?", dice García en Instagram.

Además, señaló que responde a través de una red social porque "estas infamias y agresiones que no hacen más que sumar odio se dan en este ámbito" y "por culpa de este tipo de publicaciones ya nos están amenazando en la calle".

El periodista denunció como cuando estaba en la calle reportando, los manifestantes le señalaban por una foto y él no entendía qué le decían. La imagen que se viralizó en la redes muestra al periodista supuestamente indicando a los indígenas bolivianos que se tirasen al suelo en las calles para manipular las noticias.

"Hoy me hablaban de cosas que no entendía como la foto de la gente tirada en el piso y yo no entendía de que me estaban hablando...y era eso", contó el corresponsal argentino.

​"Créanme que no me quiero victimizar, no es mi estilo pero a esto hay que ponerle un freno. A ustedes que les gusta navegar por mis redes sociales, tergiversar y sacar de contexto lo que se dice en la redes, ojalá puedan publicar esto que les estoy diciendo: más amor menos odio", concluyó en sus historias de Instagram.

Más denuncias...

También el portal de noticias TN, denunció que su equipo junto con el de Crónica y Telefé fueron amenazados este jueves en Bolivia y las autoridades de Argentina en ese país buscan la forma de sacarlos por temor a que sufran ataques durante las coberturas periodísticas.

Los equipos habían viajado al vecino país a comienzos de esta semana para cubrir la renuncia de Evo Morales. Los periodistas transmitían en vivo cuando fueron amenazados por los manifestantes.

La periodista de TN, Carolina Amoroso, contó que hay un importante porcentaje de quienes protestan que expresan un fuerte enojo con la prensa local, pero también con la extranjera, describe el medio.

Mientras algunos grupos se manifiestan en contra de aquellos medios que no condenan un "golpe de Estado" en Bolivia, otros critican que no se hable de "fraude "en las elecciones del 20 de octubre, señaló Amoroso. Las amenazas son a través de actos violentos como insultos y lanzamiento de objetos contra los lugares donde se hospedan los profesionales, e incluso mientras hacen su trabajo en las calles.

​La ministra de Comunicación del nuevo Gobierno, Roxana Lizárraga, había anunciado que "se aplicará la ley contra aquellos periodistas o pseudoperiodistas que estén haciendo sedición", ya sean nacionales o extranjeros.

En tono amenazante, la funcionaria llamó a realizar un "periodismo de honestidad" y a evitar la "convulsión social buscada por Evo Morales, la embajada de Cuba y Venezuela, que quieren ponernos de rodillas".

Por su parte, el embajador argentino en Bolivia, Normando Álvarez García, dijo que van a hacer lo imposible para rescatar a los periodistas porque no puede garantizar la seguridad. "Es una situación de caos y de anarquía", subrayó el diplomático.

Las reacciones de los argentinos en redes sociales no se hicieron esperar y comenzaron a  denunciar el tratamiento del Gobierno de facto con la prensa internacional.

VIDEO

La usurpadora Áñez pretende que México impida a Evo Morales hablar de política

LA PAZ (Sputnik) — La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, dijo que a través de la Cancillería se presentará un pedido al Gobierno de México para que el depuesto Evo Morales cumpla con el protocolo de asilado y no haga declaraciones políticas desde su exilio en ese país.

"Afortunadamente ya tenemos una canciller que va a hacer la representación que corresponda ante esa ruptura del protocolo", dijo la gobernante en funciones desde el 12 de noviembre.

La presidenta interina hizo la declaración al ingresar temprano al Palacio de Gobierno, donde el 13 de noviembre de noche había tomado juramento a sus 11 primeros ministros, entre ellos la canciller Karen Longaric, una veterana internacionalista.

Jeanine Áñez quiere impedir que Evo Morales no pueda presentarse a las elecciones: "Vayan buscando candidato"

 

La presidenta de facto de Bolivia, Jeanine Áñez, ha afirmado este jueves que el exmandatario Evo Morales y el exvicepresidente Álvaro García Linera no podrán postularse a las elecciones presidenciales que pretende convocar en Bolivia.

"Evo y Álvaro no están habilitados para un cuarto mandato", sostuvo aquella dirigente en declaraciones públicas. Sin embargo, aclaró que el partido del líder indígena sí podrá presentarse: "Decirle al Movimiento al Socialismo (MAS) que tienen todo el derecho a participar en las elecciones y que vayan buscando candidato".

De esta forma, Áñez desconocería el fallo de la Justicia boliviana que le permitió al referente aymara aspirar a dirigir el Ejecutivo nuevamente. La candidatura de Evo generó polémica en el país plurinacional porque en 2017 se produjo un referéndum donde se impuso la negativa hacia su postulación, aunque igualmente Morales se presentó a elecciones, avalado por el Tribunal Constitucional.

"No es la primera vez que Morales ha robado el voto del boliviano, lo hizo antes, el 21 de febrero", subrayó la presidenta de facto, en alusión a la fecha del plebiscito.

¿Cómo llegó al poder Jeanine Áñez?

Era de esperar: el autoproclamado Gobierno de Bolivia reconoce al autoproclamado Guaidó como presidente de Venezuela

El Gobierno de la presidenta de facto en Bolivia, Jeanine Áñez, reconoció al diputado opositor Juan Guaidó como presidente de Venezuela, según informó a la prensa la recientemente designada como ministra de Comunicación boliviana, Roxana Lizárraga.

"Ese es el reconocimiento que hace desde este momento Bolivia", señaló la política en su primera actividad en este cargo, rompiendo, así, con el Gobierno venezolano, encabezado por el presidente Nicolás Maduro.

Previamente, Áñez había agradecido en su cuenta de Twitter el "reconocimiento" de su Gobierno por parte de Guaidó, quien también se autojuramentó como mandatario de su país, en enero de 2019, con el respaldo de EE.UU.

"Desde el Gobierno legítimo de Venezuela reconocemos a Jeanine Áñez como presidenta interina de Bolivia, en su misión de guiar una transición constitucional hacia una elección presidencial. Son una inspiración para nuestro país, tenemos la convicción que lograremos la libertad", dijo el diputado opositor.

¿Hubo fraude electoral en Bolivia? Las estadísticas que desmienten a la OEA

Un análisis estadístico desmiente la auditoría electoral de la OEA en Bolivia y el supuesto 'salto' en favor de Evo Morales sobre el final del conteo. Elaborado por un centro de estudios con sede en Washington, el informe cuestiona la actuación de la Organización de los Estados Americanos y la existencia de fraude en las elecciones bolivianas.

A pesar de que el golpe de Estado contra Evo Morales dejó en segundo plano la polémica por la regularidad de las elecciones nacionales del 20 de octubre en Bolivia, el informe preliminar que la Organización de Estados Americanos (OEA) hizo sobre los comicios es cuestionado por una entidad estadounidense que asegura que no existen evidencias de fraude.

En efecto, el Centro de Investigación Política y Económica (CEPR, por sus siglas en inglés) —una organización con sede en Washington cuyo objetivo es "promover el debate democrático"— analizó en un informe el trabajo del Grupo de Auditores del Proceso Electoral en Bolivia, en el que se basó la OEA para cuestionar la victoria de Morales en primera vuelta.

El informe del CEPR recoge la preocupación manifestada en un primer momento por la OEA por lo que consideró un "cambio drástico y difícil de justificar en la tendencia de los resultados preliminares conocidos tras el cierre de las urnas", en referencia a la mayor cantidad de apoyos a Evo Morales contabilizados tras la interrupción del conteo de votos que se produjo durante el escrutinio primario.

Para el CEPR "los resultados finales del conteo rápido no fueron difíciles de justificar" y la brecha entre Morales y el segundo candidato más votado, Carlos Mesa, "se amplió constantemente a medida que avanzaba el proceso de conteo".

"[La suma de votos a Morales] fue un fenómeno predecible y poco sorprendente que no debió sorprender a la misión de la OEA", señala el estudio.

En efecto, el análisis del centro estadounidense recuerda que "un fenómeno general que sucede en varios países del mundo es que aquellas áreas que transmiten con mayor demora sus resultados son a menudo política y demográficamente diferentes que las anteriores".

En Bolivia, esto ha sucedido durante los últimos 15 años en las zonas rurales y periféricas del país, que "han tendido a apoyar en una proporción bastante mayor a Morales y al Movimiento al Socialismo-Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (MAS-IPSP)".

Para uno de los directores del CEPR, Mark Weisbrot, los observadores de la OEA cayeron en "una falsedad importante de sus reportes previos, pretendiendo que hubo un salto 'inusual' en el margen de voto de Evo Morales sobre el final del conteo rápido". A través de Twitter, Weisbrot divulgó una gráfica para demostrar que "el cambio fue en los hechos gradual".

"En total, estos análisis confirman que las tendencias generales en los resultados tanto del conteo rápido como del conteo oficial son fácilmente explicables y consistentes con el hecho de que las áreas rurales que transmiten más tarde sus actas favorecen en gran medida al MAS-IPSP, especialmente en la carrera presidencial. Además, y contrario a las declaraciones públicas de la misión de la OEA, un análisis de los resultados del conteo rápido hasta el porcentaje (83.85%) en el que fue interrumpido el día de las elecciones, predice un resultado que es extremadamente similar a los resultados finales reales", concluye el análisis.

La organización estadounidense también recordó que en Bolivia existen dos tipos de conteo de votos, el preliminar, conocido como Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP), y el conteo oficial, que se realiza en una segunda instancia. De acuerdo a la normativa boliviana, solamente el conteo oficial es legalmente vinculante. En ese sentido, el análisis consigna que "el recuento de votos oficiales legalmente vinculantes no se detuvo durante ningún período significativo".

El CEPR señaló además "la politización del proceso de observación electoral" en la que incurrieron los enviados de la OEA en el caso boliviano. Al respecto, el informe acusa a la OEA de haber difundido "dudas sin fundamento" sobre el proceso electoral a través de comunicados de prensa y en un informe preliminar.

 

Análisis: Los nueve responsables del golpe en Bolivia

Un golpe de Estado jamás está constituido por un hecho aislado. No existe un momento puntual que pueda ser definido como el generador definitivo de una ruptura democrática. Cualquier golpe es un proceso acumulativo en el que el “marco” es fundamental para crear las condiciones necesarias y suficientes que garanticen su efectividad. La erosión de legitimidad del objetivo a derrocar se hace por múltiples vías que abonan un campo en el que luego las acciones destituyentes procuran ser presentadas como democráticas.

Por el carácter multidimensional del proceso golpista, nunca podríamos afirmar que existe un único responsable. Siempre hay muchos actores que participan en esta tarea, desde quién acaba asumiendo la Presidencia pos golpe hasta aquel que inicia una campaña de desgaste con una fake news.

En Bolivia, el golpe de Estado contra la democracia, con el objetivo de deponer a Evo Morales como presidente, también contó con muchos participes, cada cual en su justa condición; unos como colaboradores y otros como cómplices; los hubo más pasivos o más activos; algunos planificaron desde el inicio y otros se fueron sumando a medida que se fueron desarrollando los acontecimientos.

He aquí un recuento breve, pero preciso, de quiénes fueron todos los corresponsables del golpe de Estado en Bolivia, con nombres y apellidos:

1. El racismo de los comités cívicos

Especialmente el de Santa Cruz. Este movimiento político, tan violento como racista, no es nuevo, sino que viene desde el principio de la gestión de Evo Morales, porque jamás aceptaron que un representante indígena y campesino fuera quien tuviera el mandato popular para gobernar el país. Lo intentaron muchas veces, con muchos representantes diferentes y, esta vez, el turno fue de Luis Fernando Camacho, quien no se presentó a elecciones, quien no tiene ningún voto, pero decidió que la violencia y el terror eran las armas para alcanzar el objetivo: derrocar a Evo y acabar con el Estado de Derecho y orden constitucional del país.

2. La oposición partidaria que sí se presentó a las elecciones

Fundamentalmente, Carlos Mesa, principal contrincante de Evo Morales, derrotado en las últimas elecciones, fue clave en todo este proceso golpista, desconociendo resultados por anticipado y declarando fraude mucho antes que se produjeran las elecciones. El mismo día de los comicios salió a anunciar que había segunda vuelta sin que se culminara el recuento de votos. Luego de las elecciones, mantuvo constantemente una postura silenciosa, cómplice, ante la violencia desatada por los comités cívicos, reacomodándose al nuevo eje político golpista sin exigir que se frenara.

3. La actual Secretaría General de la Organización de Estados Americanos (OEA)

Siempre presente cada vez que existe un proceso de desestabilización antidemocrático. Esta vez lo hizo de forma directa, participando en el proceso electoral. Primero, fue con el informe preliminar de la misión electoral, que sin base alguna, anunció que era “recomendable una segunda vuelta”. Segundo, con un informe preliminar de la auditoría lleno de debilidades, sesgado y parcial, sin rigor, y centrado en su mayoría en criticar al sistema provisorio de transmisión de datos (no vinculante). Y es que a la hora de analizar las actas oficiales, las reales, únicamente logró demostrar irregularidades en 78 actas de un total de 34.555, lo que supone el 0,22%. De hecho, la muestra seleccionada, en sus propias palabras escritas en el informe, no obedece a criterios estadísticos sino que eligieron los casos allá donde el partido oficialista había obtenido muchos votos. El informe está plagado de adjetivos y adverbios con tono valorativo y discrecional (“comportamiento inusual”, “presumiblemente”) demostrando su incompetencia en cuanto a rigor e imparcialidad.

4. El Gobierno de los Estados Unidos

Otro infaltable: como siempre, tras cada golpe, reaparece precipitadamente reconociendo al nuevo presidente autoproclamado. Aunque esta vez, desde inicios de este año, diferentes autoridades del Departamento de Estado -por ejemplo, Kimberly Breier- ya habían declarado que el proceso electoral boliviano estaba repleto de irregularidades, usando incluso el término de “potencial fraude”; además, plantearon más de una vez que se debía de estudiar el desconocimiento de los resultados que de la cita electoral se desprendieran.

5. La policía

Es la segunda vez que lo hace. En el año 2008 se amotinó y desconoció al presidente Evo, provocando inseguridad ciudadana y desestabilización política y social. No prosperó en ese entonces, pero ahora lo repitió en un momento de gran caos y estado de terror provocado por el movimiento fascista en las calles. Fue un actor clave en la última fase del golpe de Estado.

6. Las Fuerzas Armadas

Seguramente este es el actor más difícil de descifrar en este golpe. Actuó en forma muy particular: hasta el último momento no se pronunció ante la grave situación. En primer lugar, cuando todo comenzaba a estar al límite, emitieron un comunicado escueto pero con un párrafo último muy ambiguo. Después, en uno de los momentos de mayor tensión, se mantuvieron en silencio hasta que, al final, salieron a pedir la renuncia del presidente Evo. Es muy probable que al interior hubiera división, y todavía la haya. Las Fuerzas Armadas tuvieron varias horas de desconcierto, sin querer aprovecharse del vacío institucional de poder existente, y en ningún momento asumieron el control de las riendas del país. Sin embargo, esto no les exime de responsabilidad porque se fueron acoplando al tsunami golpista. A partir de ahora veremos qué ocurre porque la partida aún no está cerrada en cuanto a su papel en los próximos días y semanas. Hasta el momento, la autoproclamada presidenta ha cambiado al comandante de las Fuerzas Armadas, lo cual quiere decir que no se fía del anterior ni de la ascendencia de éste sobre otros mandos intermedios.

7. Ciertos medios de comunicación

Jamás pueden faltar en cada golpe. Son claves para construir el marco de referencia antes, durante y después. Uno de los principales responsables en esta tarea en Bolivia es Página Siete. Un ejemplo es suficiente para demostrar cuál fue su forma de generar el máximo nivel de zozobra: desde la noche de las elecciones hasta 48 horas después, sostuvo en su portal como entrada principal el resultado de una encuestadora privada, Viaciencia, que daba sólo 4 puntos a favor de Evo para instalar la idea del fraude a pesar que ya había sido publicado oficialmente el cómputo preliminar y definitivo. Este medio siempre fue el máximo exponente del marco del fraude, antes y después, defendiendo el desconocimiento de los resultados desde el inicio y saliendo rápidamente a avalar la transición no democrática. Además, hay otros actores involucrados. No podemos obviar el rol del “periodista” Carlos Valverde, quién en la previa del referéndum del 2016, fue responsable de la campaña sucia en base al “caso Zapata”, orientada a erosionar la imagen de Evo Morales.

8. Los actores económicos

Los grandes empresarios del país se enriquecieron mucho en el ciclo largo de bonanza económica. Es por ello que esta vez no está tan claro que este golpe de Estado tenga su raíz en su posición en contra del modelo económico boliviano. El eje explicativo central de este golpe definitivamente reside en el racismo que posee una clase boliviana que no acepta a lo indígena, esencia de un Estado Plurinacional. Sin embargo, los grandes grupos económicos del país tampoco están ajenos a esta cuota de desprecio por todo lo que tenga que ver con lo indígena. Es por ello que, seguramente, buena parte de los grandes empresarios del país hayan estado dubitativos entre aceptar la dirección indígena que le garantiza un proyecto económico estable y altamente rentable para ellos, o participar en este golpe a favor de dirigentes que sólo saben ser violentos en las calles.

9. Los oportunistas de siempre

No falta el títere de turno que siempre quiere la foto como presidente, aunque sea en condición de autoproclamado. Esta vez este papel, a lo Guaidó, lo desempeña la opositora Jeanine Áñez, que obtuvo algo menos de 50.000 votos para alcanzar su banca de senadora. De todas formas, lo que es seguro es que ella, a pesar que se auto promulgue y algunos otros lo repitan, jamás será la Presidenta del país.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS