Portada - Últimas noticias

El ministro de Defensa de Bolivia, Javier Zavaleta, advirtió que en esa nación sudamericana están "a un paso de contar a los muertos por docenas", mientras continúan los disturbios y la tensión social tras darse a conocer los resultados electorales que consagraron en primera vuelta al presidente, Evo Morales, quien va por su cuarto mandato consecutivo.

En esa línea, durante una entrevista con el programa radial 'Que No Me Pierda', el funcionario pidió a la oposición replegar a "los grupos de choque". Principalmente, Zavaleta apuntó contra el dirigente Luis Fernando Camacho, a quien le solicitó que realice "un llamado a la pacificación de la gente que le sigue".

Se trata del líder de la organización cívica Comité Pro Santa Cruz, uno de los grandes impulsores de las protestas antigubernamentales, quien este miércoles llegó a La Paz, capital de la nación. La intención de Camacho es dirigirse a la Casa Grande del Pueblo —actual sede de Presidencia— y entregar una carta de renuncia que redactó él mismo, con la intención de que Morales la firme y dimita del Ejecutivo.

"Es una demanda inviable, absurda, abusiva, y ahora está costando sangre. Espero que recapacite el señor Camacho", expresó el ministro. Además, el director de la cartera de Defensa afirmó que los canales de diálogo están abiertos, pero aclaró que sería difícil hablar con dirigentes que están "incentivando a sus seguidores" a generar disturbios.

En sintonía, el vicepresidente Álvaro García Linera brindó este jueves una rueda prensa y pidió a los opositores que "ya no promuevan más violencia". En otro tono, aseveró: "Miren lo que hacen sin gobernar, imagínense si estos fascistas fueran Gobierno, nadie estaría a salvo". Para concluir, consideró que "nada de esto hubiera pasado si el perdedor de las elecciones, que perdió con más de diez puntos, hubiera aceptado su derrota".

¿Qué pasó en Bolivia?

La tensión se desató luego de desarrollarse las elecciones presidenciales del 20 de octubre, cuando se difundían los resultados provisorios del escrutinio. En ese momento, se produjo un paraje momentáneo en la difusión de datos oficiales, mientras desde el oficialismo expresaban que se trataba de una situación normal. No obstante, desde la oposición, liderada por el entonces candidato a presidente y ex mandatario Carlos Mesa, denunciaron "fraude electoral".

En efecto, el referente del frente Comunidad Ciudadana (CC) consideró que el Ejecutivo realizó maniobras irregulares para evitar que se produzca un 'balotage'. No obstante, tras darse a conocer el conteo definitivo de la elección, se confirmó que Morales, líder del Movimiento al Socialismo (MAS) y el Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (IPSP), había superado a su principal adversario por más de diez puntos: 47,08 % contra 36,51 %, evitando ir a una segunda vuelta, por poco margen. De hecho, aquel resultado fue ratificado el 25 de octubre por el Tribunal Supremo Electoral (TSE).

No obstante, las denuncias por presunto fraude continuaron, a tal punto que Washington y la Organización de Estados Americanos (OEA), cuya sede se encuentra en EE.UU., expresaron públicamente su preocupación y pusieron en duda la legitimidad de los comicios.

Acto seguido, el Gobierno boliviano manifestó que aceptaría someterse a auditorías por parte de organismos locales y externos. Así, acordó con la OEA que se realice una revisión del proceso electoral, aclarando que su consideración sería vinculante. Es decir, si la organización determina que hubo irregularidades, se desconocería la legitimidad de la elección, caso contrario, Morales sería reconocido como presidente electo.

Con ese marco, mientras los expertos de la OEA realizan su análisis en la nación latinoamericana, el vicepresidente local pidió que se aguarde hasta las consideraciones finales antes de sacar conclusiones: "Lo ha aceptado EE.UU., la Unión Europea (UE) y varios países", repasó el 7 de noviembre.

Tensión en las calles

Durante los últimos días Bolivia atraviesa jornadas de gran tensión entre oficialistas y opositores al Gobierno, con enfrentamientos incluidos. Los escenarios más críticos son las ciudades de La Paz, Cochabamba y Santa Cruz. Hasta el momento, se contabilizan unos 200 heridos y tres muertes, cuyas circunstancias deben ser esclarecidas.

Al respecto, la Misión de Observación Electoral de la OEA condenó los actos de violencia e hizo "un llamado urgente a la calma". En su comunicado de este miércoles, pidió "a todos los actores políticos y sociales, así como a la ciudadanía en general, esperar con serenidad y en un ambiente pacífico los resultados de la auditoría".

Con este marco, la sociedad boliviana y la comunidad internacional esperan por conocer las consideraciones sobre las elecciones del país plurinacional.

Con el voto en contra de EE.UU., Israel y Brasil, la Asamblea General de la ONU vota a favor de levantar el bloqueo a Cuba

Este jueves, en la 28.ª sesión de la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU), votó a favor del informe presentado por Cuba sobre la necesidad de acabar con el bloqueo impuesto por EE.UU.

En la Asamblea General, un total de 187 países se manifestaron a favor; EE.UU., Israel y Brasil, en contra y Ucrania y Colombia se abstuvieron.

En 2018, un total de 189 Estados miembros de Naciones Unidas votaron a favor de la resolución. EE.UU. e Israel se mostraron en contra y Ucrania y Moldavia estuvieron ausentes.

"El bloqueo califica como genocidio"

Durante su intervención, el canciller cubano, Bruno Rodríguez, afirmó que la Casa Blanca "ha intensificado agresivamente la aplicación extraterritorial de su política de bloqueo a Cuba contra terceros Estados, sus compañías y ciudadanos".

El ministro de Relaciones Exteriores afirmó que las medidas punitivas provocan "daños incalculables" a las familias cubanas que constituyen "una violación flagrante, masiva y sistemática" de los derechos humanos y que "califica como un acto de genocidio".

De igual manera, afirmó que el Gobierno estadounidense "no tiene la autoridad moral para criticar a Cuba ni a nadie sobre los derechos humanos" y manifestó su rechazo a la "manipulación de estos con fines políticos y dobles raseros".

Previamente, el presidente del país caribeño, Miguel Díaz-Canel, publicó en su cuenta de Twitter que su país sabe que "cuenta con el apoyo unánime de los pueblos contra el bloqueo".

El canciller cubano escribió un trino donde se refirió al "apoyo abrumador" al levantamiento de la "ilegal y criminal política de EE.UU." que viola el derecho internacional y que es el "principal obstáculo" para el desarrollo de ese país.

Durante 27 años consecutivos, la Asamblea General de la ONU se ha manifestado en contra del bloqueo de Washington en contra de La Habana.

En la primera votación, que se realizó en 1992, Israel, Albania y Paraguay se adhirieron a la línea del Gobierno estadounidense y pidieron que se mantuviera la medida. Hubo 71 abstenciones y 46 ausencias.

Las medidas punitivas contra Cuba por parte de Washington se han intensificado en los dos últimos años como medida de presión y de castigo por las relaciones de cooperación que mantiene la nación caribeña con Venezuela.

Desde abril de 2018 hasta marzo de 2019, Cuba ha sufrido pérdidas de más de 4.000 millones de dólares.

En los casi 60 años de la medida coercitiva, la cifra supera los 922.000 millones de dólares, según la cancillería cubana.

La tensión Bolsonaro-Fernández pone en riesgo el futuro de Brasil y Argentina

Francisco Lucotti

Las manifestaciones de mutuo rechazo entre el mandatario del gigante de América del Sur y el presidente electo de la nación austral no dejan de escalar, por lo que se esperan repercusiones graves en lo económico para ambos países y la posible fractura del Mercosur.

"Por primera vez en 17 años de la historia del Mercosur no va a estar presente el presidente de Brasil en la ceremonia de asunción del nuevo presidente de Argentina el próximo 10 de diciembre, un elemento extremadamente negativo en la relación entre los dos países y especialmente para Argentina", dijo a Sputnik el analista internacional rioplatense Jorge Castro.

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil y referente de ultraderecha, rechazó la invitación diplomática luego de una escalada de oprobio como continuación a declarar que los argentinos votaron 'mal' en los comicios del 27 de octubre pasado y asegurar que no felicitaría a su futuro homólogo, Alberto Fernández, presidente electo de la Argentina.

"Racista, misógino y violento" fueron las palabras con las que devolvió Fernández los insultos de Bolsonaro luego de que este llamara "bandidos de izquierda" al peronismo ante el anticipo de triunfo y regreso al poder en el país del sur de esta fuerza política como resultados de las elecciones primarias.

"Bolsonaro ha convocado a una reunión del Mercosur para el 5 de diciembre, cinco días antes de la asunción de Fernández. Ahí va a comunicar a los otros miembros [Uruguay y Paraguay, además de los mencionados] la decisión ya tomada de reducir el arancel externo común hacia terceros países, de 13,5% a 6% en un plazo de cuatro años", destacó Castro.

A pedido del presidente de EEUU, Donald Trump, Brasil confirmó además que pondrá en marcha una cuota de 750.000 toneladas de trigo para importación por fuera del Mercosur sin el 10% de aranceles que actualmente tiene esta materia prima para los países que no forman parte del bloque. Argentina hoy cubre gran parte de las necesidades brasileñas de ese producto, en gran medida por estar protegida por esas tarifas.

Bolsonaro y su ministro de Economía, Paulo Guedes, ya habían advertido el agosto pasado que si Argentina ofreciera resistencia para la flexibilización de los acuerdos comerciales por fuera del Mercosur, la continuidad del bloque estarían en discusión, una ruptura que provocaría graves consecuencias económicas dada la estrecha vinculación entre países y empresas.

El intercambio comercial entre Brasil y Argentina fue de 27.000 millones de dólares en 2018. La dependencia de la Argentina, como socio estratégico y segundo en escala dentro del bloque del Mercosur, es mucho mayor: Brasil es el segundo país al que más le vende en el mundo además de ser su principal cliente de exportaciones de tipo industrial.

Bolsonaro ayer llegó publicar en Twitter que tres empresas multinacionales habían decidido cerrar sus plantas en Argentina para instalarse en Brasil, en una señal de autoglorificación y desprecio por la crisis del país vecino. Sin embargo, tuvo que borrar la publicación luego de ser desmentido por las compañías.

Un historial de violencia

La tensión entre Bolsonaro y Fernández no es reciente y se inserta en las disputas ideológicas que marcan el pulso de la política y los modelos económicos en pugna en toda la región latinoamericana, que podría resumirse en la dicotomía entre neoliberalismo de derechas y lo que a principios del siglo XXI fue catalogado como "nuevo socialismo".

Bolsonaro había profetizado una crisis migratoria de argentinos hacia Brasil si el Frente de Todos ganaba la presidencia y había tildado de 'pandilla' a los dirigentes del partido que asumirá el 10 de diciembre y que tendrá como segunda en la cadena de mando a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015).

El rechazo del brasileño se apoya en que Alberto Fernández está a favor de la liberación del expresidente brasileño Luiz Inacio Lula Da Silva, preso desde abril de 2018 luego de haber sido involucrado a través de maniobras fuertemente cuestionadas en el escándalo de corrupción apodado Lava Jato, y condenado a nueve años y medio. El entonces candidato incluso lo visitó en la cárcel en julio pasado.

A la campaña sucia se sumó incluso el hijo del presidente de Brasil, Eduardo Bolsonaro, quien además es diputado nacional, al retuitear un mensaje en el que se compara su figura con la del hijo de Fernández, ajeno a la política.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS