Portada - Últimas noticias

EE.UU., al no poder desgobernar Irak con Daesh, organizó “un juego blando” con las protestas sociales para lograr sus objetivos, dice un alto funcionario iraní.

“Los estadounidenses empezaron con Daesh (acrónimo en árabe del grupo terrorista EIIL) y ocasionaron grandes daños en Irak y toda la región para desgobernar Irak, pero, al ver fracasados sus planes, organizaron un juego blando llamado ‘la gente’, a fin de sembrar inseguridad e inestabilidad en el país y lograr sus objetivos”, ha afirmado Hosein Amir Abdolahian, en una entrevista concedida en exclusiva a la cadena Al Alam, publicada este miércoles.

Los iraquíes presentes en las protestas recientemente desatadas para reivindicar sus demandas sociales declaran que “la embajada de EE.UU., en primer lugar,” y ciertos países regionales, en concreto, Arabia Saudí e Israel, en segundo lugar, están profundamente implicados en los disturbios, de acuerdo con el director general para Asuntos Internacionales del Parlamento iraní.

Entre las medidas adoptadas por la representación diplomática estadounidense en Irak para alentar los disturbios, conforme a los propios iraquíes, destaca el infiltrar entre los iraquíes a secuaces en las protestas sociales para convertir las movilizaciones pacíficas en marchas violentas, según ha recordado Amir Abdolahian.

Además, ha añadido, los diplomáticos norteamericanos han distribuido grandes cantidades de tarjetas SIM entre los alborotadores e infiltrados para que se mantengan en contacto entre sí cuando se registran interrupciones en los servicios de Internet del país árabe.

“El principal objetivo de los estadounidenses, saudíes y del régimen sionista es, concretamente, el desgobierno en Irak”; ese es el objetivo que han buscado materializar en los últimos 16 años, ha proseguido diciendo Amir Abdolahian.

Los estadounidenses empezaron con Daesh (acrónimo en árabe del grupo terrorista EIIL) y ocasionaron grandes daños en Irak y toda la región para desgobernar Irak, pero, al ver fracasados sus planes, organizaron un juego blando llamado ‘la gente’, a fin de sembrar inseguridad e inestabilidad en el país y lograr sus objetivos”, afirma el director general para Asuntos Internacionales del Parlamento iraní, Hosein Amir Abdolahian.

El destacado funcionario persa ha explicado, asimismo, que los enemigos, con Washington a la cabeza, “no están satisfechos” con el actual Gobierno iraquí, por lo que buscan convertir unas reivindicaciones sociales y legítimas en un instrumento para crear “discrepancias entre los chiíes y los suníes”, para luego impulsar la formación de un nuevo gobierno compuesto por los actores “deseados”.

Distintos movimientos y partidos políticos iraquíes apuntan el dedo acusador contra EE.UU. y su aliado Israel, afirmando que se están aprovechando de las protestas para provocar “caos” en su país.

Qais Jazali, líder iraquí del grupo Asa’ib Ahl al-Haq, ha asegurado, a su vez, que el servicio de espionaje israelí (el Mossad) opera en varias provincias del norte de Irak y tiene “una base conjunta” con la Agencia Central de Inteligencia de EE.UU. (CIA, por sus siglas en inglés) en el aeropuerto de Bagdad (capital iraquí). El Mossad, conforme al líder iraquí, busca usar a los disidentes de ciertas formaciones políticas iraquíes para “avivar los enfrentamientos”.

El Gobierno de Bagdad ha detectado manos ocultas detrás de las protestas iniciadas el 1 de octubre, por la corrupción, el paro y la carestía de productos básicos. El Ejecutivo iraquí dice que reconoce el derecho a expresarse en las calles, pero rechaza que, para ello, se recurra a cualquier tipo de violencia.

Abdel Mahdi de Iraq neutraliza los intentos para derrocarle

Medios de comunicación libaneses informaron que el primer ministro de Iraq está coordinándose con las dos facciones principales en el Parlamento.

“El presidente iraquí, Barham Saleh, estaba apostando por el presidente de la coalición respaldada por Moqtada al Sadr, (como primer ministro) pero ese plan se vino abajo”, escribió el diario libanés Al Akhbar.

“Algunos afirmaron en los últimos días que la mejor solución a la actual crisis de Iraq, que comenzó en octubre, sería un acuerdo entre las dos facciones principales del Parlamento para sacrificar a Adel Abdel Mahdi”, agregó Al Akhbar.

“Esta propuesta fue hecha por Barham Saleh, quien tenía la intención de implementarla con la cooperación de algunos partidos políticos”, según este informe.

“Las acciones de Barham Saleh son cálculos puramente políticos realizados en coordinación con EEUU y algunos países árabes en el Golfo Pérsico. El presidente iraquí siempre ha intentado desde el 1 de octubre surfear sobre las manifestaciones y acercarse a estos partidos políticos”, dijo Al Akhbar.

Saleh esperaba tener a Sadr a su lado, pero todos sus cálculos resultaron ser un error. Y, sin embargo, todavía planea crear una atmósfera política y mediática proclive a la renuncia del gobierno actual”, dijo el diario libanés.

“Por otro lado, Adel Abdel Mahdi continúa sus contactos con las fracciones políticas. Él ha optado por dos formas de apaciguar las protestas:

“La primera opción es política y la segunda es en el terreno. El camino político incluye las reformas que el gobierno pretende lograr al reemplazar a más de la mitad de los ministros después de un acuerdo con los partidos políticos, siempre que el primer ministro tenga pleno poder, lejos de cualquier cálculo de los partidos. Mahdi otorga particular importancia a la reforma de la ley electoral vigente para que candidatos más independientes puedan participar en las elecciones.”

Con respecto a la situación en el terreno, el gobierno iraquí planea controlarla. Actualmente, existe un acceso limitado a Internet, pero no tiene la intención de reprimir a los manifestantes. Él distinguirá entre manifestantes pacíficos y matones violentos.

Al Akhbar también anunció, recientemente, que Abdel Mahdi, Moqtada al Sadr y Hadi al Ameri habían contactado entre sí y decidieron fortalecer a este gobierno de coalición y dejar de lado la destitución del primer ministro.

Tribus de Karbala se disculpan por asalato al consulado de Irán

Las tribus de Karbala se disculpan con el pueblo y el Gobierno de Irán por un ataque al consulado del país persa en esa ciudad santa iraquí.

Los altos líderes tribales se reunieron el miércoles con Mir Masud Hoseinian, cónsul general de Irán en Karbala (centro de Irak), y le ofrecieron sus disculpas oficiales por la incursión de un grupo de alborotadores a la sede diplomática persa.

Los jefes árabes destacaron que los actos de sabotaje emprendidos por unos asaltantes no pueden interrumpir las fuertes relaciones del pueblo iraquí con el vecino “hermano” persa, y resaltaron que la República Islámica siempre ha estado a lado de Irak en “tiempos difíciles”.

Hoseinian, por su parte, hizo hincapié en que tales incidentes no afectarán los estrechos lazos entre Bagdad y Teherán, y expresó su esperanza de que los problemas y disturbios del país árabe se resuelven lo más pronto.

Un grupo de agentes infiltrados entre los manifestantes atacó la noche del pasado domingo el consulado iraní en la ciudad sagrada chií de Karbala. Primero, escalaron las barricadas de concreto que rodean al edifico diplomático y prendieron fuego a la parte inferior de la pared.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Irak condenó de inmediato el asalto al consulado iraní y advirtió a los manifestantes de que las misiones diplomáticas “son la línea roja del Gobierno de Bagdad”.

Las protestas en el país árabe comenzaron el 1 de octubre en reacción a la corrupción, el paro y los ineficaces servicios básicos. Se trataba de un movimiento pacífico, sin embargo, se tornó violento cuando ciertos individuos, haciéndose pasar por indignados, se infiltraron en las movilizaciones para provocar disturbios.

El máximo clérigo chií de Irak, el ayatolá Seyed Ali Sistani, ha llamado a parar el derramamiento de sangre en el país árabe y ha urgido a las autoridades iraquíes a satisfacer las demandas de los manifestantes.

Bagdad ha dejado en claro que reconoce el derecho a expresarse en las calles, pero rechaza la violencia. Asimismo, las autoridades iraquíes han denunciado la presencia de algunos infiltrados liderados por países extranjeros para desviar las marchas pacíficas.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS