Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

LA PAZ (Sputnik) — La oposición y el oficialismo de Bolivia medirán fuerzas en las calles el 23 de octubre, con diversas protestas que fueron confirmadas por ambos bandos en el marco de la convulsión desatada por el conteo preliminar de las elecciones presidenciales que daban victoria al presidente Evo Morales.

"La convocatoria del expresidente y candidato Carlos Mesa a protestas ciudadanas contra un supuesto fraude ha sido la mecha que encendió los conflictos y ahora viene la contraprotesta del oficialismo", dijo a Sputnik el analista Vicente Guardia, de la fundación de estudios sociales Comunidad Cívica.

Apuntó que esta situación "no debería sorprender a nadie" porque el desconocimiento opositor a una eventual reelección de Morales estaba anunciado desde el inicio del proceso electoral.

El Órgano Electoral, cuya cabeza es el Tribunal Supremo Electoral, repudió la violencia y aseguró en un comunicado que el cómputo oficial estará concluido en el plazo fijado por ley, máximo el 3 de noviembre, con garantía de transparencia.

Las protestas cruzadas fueron anunciadas mientras el Tribunal Supremo Electoral mantenía publicado un cómputo preliminar que daba a Morales una ventaja de 9,33 puntos sobre Mesa, luego de que reportara que esa diferencia había llegado a 10,14 puntos, sobre 95,3% de las actas de sufragio.

Manifestantes que coreaban denuncias contra el supuesto fraude cercaron y en algunos casos destruyeron varias oficinas electorales, en reacción ante el cómputo inconcluso que descartaba una segunda vuelta.

La primera convocatoria a paro surgió en el rico departamento oriental de Santa Cruz, cuyo Comité Cívico, que representa a diversos sectores de la sociedad civil, dijo que la protesta arrancará el 23 de octubre con pretensiones de convertirse en una huelga nacional.

"Vamos al paro hasta que ustedes (pueblo) nos lo digan. Desde las 00:00 del miércoles (23 de octubre) no se tiene que mover un sepe (hormiga en dialecto regional) en Santa Cruz", dijo el líder de ese comité, Luis Fernando Camacho.

Indicó que de esa manera se cumplía la resolución de un cabildo o asamblea popular organizada por ese comité a principios de octubre, en plena campaña electoral, que llamó a desconocer una eventual victoria de Morales si se denunciaba fraude.

El candidato presidencial Óscar Ortiz y el vicepresidencial Gustavo Pedraza, compañero de fórmula de Mesa, acompañaban al líder cívico cruceño cuando éste anunció el paro, apoyado también por el gobernador opositor de ese departamento, Rubén Costas,

Una fracción del comité cívico de Cochabamba (centro) anunció de inmediato que organizaría el paro en ese departamento.

El Comité Nacional de Defensa de la Democracia, que aglutina a varios comités cívicos, plataformas ciudadanas y personajes notables de la oposición, llamó luego a un paro nacional indefinido contra la reelección de Morales.

Casi simultáneamente, los movimientos sociales oficialistas de Bolivia salieron en defensa de la victoria electoral preliminar de Morales anunciando una concentración popular en La Paz, en respuesta a las protestas opositoras.

"Firmes vigilantes de que se respete la voluntad popular expresada en las urnas (...) nos declaramos en estado de emergencia y movilización nacional con una primera concentración nacional el miércoles 23 de octubre a mediodía", dijo en un comunicado la Coordinadora Nacional por el Cambio (Conalcam).

La alianza de sindicatos, asociaciones populares y otros movimientos que sustenta al Gobierno de Morales se pronunció tras reunirse con el gobernante en la Casa Grande del Pueblo, sede presidencial.

"Defenderemos el triunfo del compañero Morales, no podemos aceptar que desconozcan el voto del área rural, del campesino, del indígena, confundiendo a la población e intentando hacer ver que hubiera fraude", dijo tras la lectura del comunicado el líder de la Central Obrera Boliviana y de la Conalcam, Juan Carlos Huarachi.

Repitiendo una denuncia que hizo el gobernante la semana pasada, Huarachi acusó a la oposición derechista de estar "intentando realizar un golpe, un atentado a la democracia y a la estabilidad social".

El líder sindical responsabilizó al candidato opositor Mesa por los disturbios, durante los cuales una turba derribó en la madrugada una estatua del expresidente venezolano Hugo Chávez en una ciudad amazónica.

Derriban estatua de Hugo Chávez en protestas contra reelección de Evo Morales en Bolivia

LA PAZ (Sputnik) — Manifestantes opositores derribaron una estatua del expresidente venezolano Hugo Chávez en una ciudad amazónica de Bolivia, al extenderse la convulsión desatada en Bolivia por un cómputo electoral preliminar que daba victoria al presidente Evo Morales.

"El ataque al monumento de Chávez expresa un sentimiento colectivo en un momento en que la política ha dejado de estar dominada solo por los datos y pasa a ser dominada por las sensaciones", dijo a la red privada de televisión RTP el analista político Marcelo Aruquipa.

Las protestas, con cercos y ataques a tribunales electorales regionales, dos de los cuales fueron quemados parcialmente, se acrecentaron en la noche pasada después de que los datos del sistema oficial de resultados preliminares de las elecciones del 20 de octubre dieron la victoria preliminar a Morales.

Al obtener Morales más de diez puntos porcentuales sobre su principal rival, el expresidente Carlos Mesa (2003-2005), quedaba descartada la posibilidad de una segunda vuelta que había surgido en los primeros cómputos publicados el mismo 20 de octubre.

Las redes de televisión y las redes digitales divulgaban profusamente las imágenes del ataque de manifestantes a la estatua de Chávez —de quien Morales es un declarado admirador— en Riberalta, ciudad amazónica a unos 1.000 kilómetros al noreste de La Paz.

Los medios divulgaron también escenas de incendios en las oficinas electorales de Chuquisaca y Potosí, ambos distritos sureños, así como enfrentamientos violentos entre manifestantes opositores y oficialistas en alrededores del centro nacional de cómputo, en La Paz, que se prolongaron hasta la madrugada.

Los desórdenes derivaron de "vigilias" o concentraciones en torno a los centros de cómputo convocadas por Mesa tras denunciar un "fraude monumental" en cuanto se divulgaron los datos que sugerían la reelección de Morales en primera vuelta.

Mesa, que denunciaba fraude a favor del oficialismo desde que Morales fue habilitado candidato a una tercera reelección a fines del año pasado, llamó a la "resistencia democrática" contra las supuestas irregularidades del conteo preliminar, que tiene solo valor referencial hasta que se concluya el cómputo oficial.

La misión de observación electoral de la Organización de Estados Americanos manifestó en la noche del 21 de octubre, en un comunicado, "su profunda preocupación y sorpresa" por la incertidumbre postelectoral.

Según ese grupo, las autoridades electorales debían responder por "el cambio drástico y difícil de justificar en la tendencia de los resultados preliminares conocidos al cierre de las urnas", que el 20 de octubre sugerían firmemente una segunda vuelta y terminaban el 21 de octubre dando triunfo a Morales en primer ronda.

La OEA llamó a respetar el voto ciudadano y no hizo mención a una invitación del Gobierno a que tanto los observadores como embajadores de varios países asistan personalmente a los cómputos, para despejar dudas sobre la transparencia del proceso.

Tribunal electoral de Bolivia repudia violencia y garantiza finalización de cómputo electoral

LA PAZ (Sputnik) — El Órgano Electoral Plurinacional de Bolivia repudió los ataques de manifestantes contra varias oficinas electorales del país y aseguró que completará en el plazo legal, hasta el 3 de noviembre, el cómputo de los comicios generales del pasado 20 de octubre.

"El OEP repudia y condena los actos de violencia perpetrados contra los edificios de los tribunales electorales departamentales (...) y pide a la población boliviana mantener el clima de paz en el que se desarrollaron los comicios", dijo el poder electoral en un comunicado.

Añadió que los resultados oficiales, cuyos anticipos favorables al presidente-candidato Evo Morales desataron violentas protestas, "serán dados a conocer en el plazo establecido en la Ley".

Ese plazo vence el 3 de noviembre, según el calendario del proceso publicado por el Tribunal Supremo Electoral (TSE), cabeza del OEP.

El Órgano Electoral invocó a los partidos y a la sociedad civil en general a que acompañen pacíficamente la fase final del cómputo oficial, "para evitar hechos que dañen la democracia", en alusión aparente a los llamamientos a desconocer los resultados electorales y los anuncios de paros, marchas y otras protestas.

El comunicado fue emitido mientras el cómputo preliminar publicado se mantenía congelado en cifras que daban a Morales, quien busca una tercera reelección, ventaja de 9,33 puntos porcentuales sobre el expresidente Carlos Mesa, pese a que un reporte previo situó esa ventaja en 10,14 puntos, suficientes para evitar una segunda vuelta, lo que desató las protestas.

​La constitución boliviana exige que, en caso de no producirse mayoría absoluta de votos, será ganador el candidato que logre al menos 40% de votos válidos y una ventaja de diez o más puntos sobre el segundo.

El Órgano Electoral aseguró en su comunicado que sus tareas se enmarcan en la ley, "único camino para consolidar la democracia".

Añadió que la población puede ver en el sitio oficial de ese organismo (oep.org.bo) las actas de escrutinio "que respaldan la transparencia del proceso electoral"

Bolivia facilita a la comunidad internacional verificar "una a una" las actas de los comicios generales

El canciller de Bolivia, Diego Pary, informó este martes que si los observadores de la Unión Europea y la Organización de Estados Americanos (OEA) quieren "reiniciar y verificar una a una las actas de todo el país", luego de los comicios generales del pasado domingo, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) "ha mostrado toda la apertura necesaria para que pueda suceder este proceso".

En una conferencia de prensa, el jefe de la diplomacia boliviana dijo que en esa auditoría también pueden participar "la oposición con sus delegados, la iglesia, los observadores y todos los países que así lo deseen".

Pary precisó que solicitó expresamente a la OEA una auditoría de "todo el proceso de cómputo oficial de los votos de las elecciones", mediante una carta enviada al secretario general de esa organización, Luis Almagro, para que conforme una comisión al respecto.

"Todavía en este momento el cómputo oficial se está desarrollando; pero, nos interesa, como Gobierno, que todo el proceso tenga la transparencia necesaria, somos los más interesados en que se contabilicen todos los votos de los bolivianos", enfatizó.

OEA, como ya se esperaba, criticó el proceso

La solicitud se hace luego que la misión de observadores de la OEA emitiera un comunicado en el que manifiesta "su profunda preocupación y sorpresa por el cambio drástico y difícil de justificar en la tendencia de los resultados preliminares conocidos tras el cierre de las urnas".

En concreto, la misión de la OEA se refiere a los resultados de la elección a presidente y vicepresidente, cuyos resultados han variado, mientras avanza el conteo oficial.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDACIONES