Portada - Últimas noticias

QUITO (Sputnik) — Los movimientos indígenas de Ecuador y el Gobierno del país llegaron este 13 de octubre a un acuerdo que da fin a las protestas que se iniciaron el 2 de octubre y que mantenían convulsionada a la nación andina, en protesta por la decisión del presidente Lenín Moreno de eliminar el subsidio a los combustibles.

"Como resultado del diálogo se establece un nuevo decreto que deja sin efecto el decreto 883 [que eliminó el subsidio], para lo cual se instala una comisión que elaborará este nuevo decreto e integrada por las organizaciones del movimiento indígena participantes en este diálogo y el Gobierno nacional, con la mediación de las Naciones Unidas y la Conferencia Episcopal ecuatoriana", dijo el coordinador residente de las Naciones Unidas en Ecuador, Arnaud Peral.

Con este acuerdo, "se terminan movilizaciones y medidas de hecho en todo el Ecuador", agregó.

Moreno dijo, a su vez, que el acuerdo ha implicado un sacrificio de cada una de las partes, mientras que el presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), Jaime Vargas, confirmó que "se levanta la medida de hecho en cada uno de los territorios".

Vargas añadió que los indígenas ya no quieren más represión.

El acuerdo se logró luego de más de cuatro horas de negociaciones.

De acuerdo con la decisión anunciada, los indígenas que han estado en Quito desde la semana pasada comenzarán a retornar inmediatamente a sus territorios en todo el país.

Peral calificó el acuerdo de "fantástico, extraordinario" y pidió bajar las armas, las palabras violentas y reconstruir al país que, dijo, es un clamor general.

Luego del anuncio, las comisiones tanto del gobierno como del movimiento indígena se instalaron para trabajar en la elaboración del nuevo decreto, que reemplazará al 883.

Las comisiones tienen la mediación de la ONU y de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana, y la veeduría de las diferentes funciones del Estado.

Ninguna de las partes anticipó qué podría contener ese nuevo decreto.

Más tarde, la Conaie sugirió no cantar victoria hasta que el acuerdo termine de concretarse.

"Acuerdo público con el presidente @Lenin fue la derogación del decreto 883. Este momento una comisión trabaja en la redacción del decreto que lo reemplaza. Festejamos la victoria pero esto no termina hasta que el acuerdo se concrete a cabalidad", publicó en su cuenta de Twitter.

Pero la realidad puede ser muy distinta tras una grabación filtrada.

TeleSUR_informó: Presentamos un audio filtrado en el que se escucha a Enrique Ayala Mora, político “de izquierda” e historiador ecuatoriano, delineando la estrategia a seguir para responsabilizar al expresidente Rafael Correa de la crisis política. También se escucha a Ayala Mora hablar sobre la conveniencia para el Gobierno de Lenín Moreno de establecer el diálogo con los movimientos indígenas.

AUDIO

Imágenes de la batalla en Quito

El Gobierno decretó toque de queda y militarizó Quito, que fue tomada por actos violentos, en los que grupos de encapuchados atacaron la Contraloría General de la Nación, quemaron varias de sus oficinas y se sustrajeron documentos; atacaron un canal de televisión y las oficinas de un diario de circulación nacional, mientras que otros recorrían varios sitios de la ciudad sembrando el pánico.

El domingo otro grupo de encapuchados intentó atacar otro canal de televisión en Quito, por lo que las fuerzas del orden tuvieron que reforzar la seguridad.

La dirigencia de la Conaie negó tener participación alguna en los actos violentos, saqueos y actos vandálicos realizados durante los 12 días de protestas, responsabilizó de ellos a personas infiltradas y acusó al expresidente Rafael Correa de querer aprovecharse de su plataforma de lucha.

El gobierno de Moreno también acusó a Correa y sus partidarios de ser los responsables de los actos violentos y vandálicos durante las protestas.

El presidente ecuatoriano aseveró al inaugurar la mesa de diálogo este domingo que no considera a los indígenas responsables "de lo que ha pasado estos días".

Balance de once días de protestas en Ecuador: 7 muertos, 1340 heridos y 1152 detenidos

La Defensoría del Pueblo de Ecuador informó que entre el 3 y el 13 de octubre se han registrado siete muertos en las manifestaciones contra el 'paquetazo' de Lenín Moreno en todo el país.

Entretanto, el número de heridos se elevó a 1.340 y el de detenidos a 1.152, precisó el organismo público.

Las manifestaciones se han extendido por 11 días en Ecuador. Los ciudadanos han protestado contra las medidas económicas anunciadas por el presidente Moreno, entre ellas la eliminación del subsidio a las gasolinas extra y ecopaís, así como al diésel, establecida en el Decreto Ejecutivo 883. También, contra reformas laborales y tributarias que el Ejecutivo tenía previsto enviar al Parlamento.

La Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (CONAIE), que lidera las manifestaciones antigubernamentales, ha denunciado abuso de las fuerzas policiales y militares en las manifestaciones, especialmente en las registradas en Quito, la capital del país.

Entre los fallecidos está el dirigente indígena de la provincia de Cotopaxi Inocencio Tucumbi, quien murió en la represión del pasado miércoles en Quito. El movimiento indígena hizo un velatorio, este jueves, durante su asamblea popular en la Casa de la Cultura de la ciudad capital.

Fuego y disparos: la situación en Quito tras las duras protestas por las medidas de Lenín Moreno  

Las calles de Quito amanecieron el 13 de octubre mostrando las consecuencias de las violentas protestas contra el 'paquetazo' del presidente Lenín Moreno, que la capital ha vivido 10 días consecutivos. Restos de las barricadas improvisadas, cartón y otros objetos se encuentran tirados en las aceras, mientras que el aire se mezcla con el humo de las hogueras medio apagadas.

Este domingo, la Fiscalía ecuatoriana ha informado sobre el arresto de la exalcaldesa de Durán, Alexandra A.P., supuestamente vinculada a las multitudinarias protestas.

 

Este 12 de octubre, en medio de fuertes enfrentamientos de los manifestantes con la Policía y denuncias de uso excesivo de la fuerza policial, el mandatario ecuatoriano, a través de un discurso en video, anunció el toque de queda y militarización del Distrito Metropolitano de Quito y sus alrededores a partir de las 15:00 (hora local).

No obstante, cientos de vecinos de la capital han salido a las calles de noche para expresar su rechazo a las políticas del Gobierno. La protesta masiva ha tomado la forma de un 'cacerolazo', ya que los quiteños se organizaron para hacer ruido con el uso de utensilios de cocina.

Vecinos de Quito desafían el toque de queda de Lenín Moreno con un 'cacerolazo'

A pesar de que el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, anunciara este 12 de octubre el toque de queda en el Distrito Metropolitano de Quito y sus alrededores a partir de las 15:00 (hora local), cientos de vecinos de la capital han salido a las calles de noche para expresar su rechazo a las políticas del Gobierno.

VIDEO

La protesta masiva ha tomado la forma de un 'cacerolazo', ya que los quiteños se organizaron para hacer ruido con el uso de utensilios de cocina.

En las redes sociales han aparecido decenas de videos desde varias partes de la capital. Algunas publicaciones describen la protesta masiva como una acción por la paz, mientras en otros videos se puede escuchar a las personas coreando "¡Fuera Lenín!".

El 'cacerolazo', que empezó a las 20:30, pasadas unas dos horas se fue calmando. De acuerdo con la prensa local, no se han registrado incidentes o enfrentamientos durante esta protesta.

Esta acción se ha realizado después de la décima jornada de violentas protestas contra el 'paquetazo' del presidente Lenín Moreno, que transcurrió en medio de denuncias de uso excesivo de la fuerza policial contra los manifestantes.

VIDEO

VIDEO

Análisis: Quito, la ciudad de la furia

Marco Teruggi

Diez días de protestas contra el Gobierno de Lenín Moreno han convertido a Quito en un campo de batalla donde las movilizaciones convocan a múltiples sectores de la sociedad ecuatoriana. Sputnik habló con los protagonistas anónimos para contar cómo se vive la protesta desde el interior de la ciudad en llamas.

Quito se ha convertido en un campo de batalla: barricadas, incendios, multitudes, corridas, gases, heridos, muertos. La escenografía alcanzó su punto máximo el 12 de octubre cuando el presidente Lenín Moreno anunció que el toque de queda, vigente desde el día 9, sería a partir de las tres de la tarde en vez de las ocho de la noche.

A la hora de su anuncio las avenidas principales que desembocan sobre la Asamblea Nacional, epicentro de las manifestaciones, reunían a miles de personas en medio de humaredas. No eran solamente indígenas sino de muchos sectores sociales: jóvenes, profesionales, trabajadores, estudiantes, mujeres, personas solidarias, enojadas, hartas, con un descontento profundo con el Gobierno.

El 12 de octubre fue cuando con más nitidez pudo verse cómo se acercaron más sectores a la movilización. Raquel Tovar, por ejemplo, técnica dental, explicó estar "apoyando a mi pueblo, a mi patria, me da muchísimo dolor ver cómo los están matando, lo que están haciendo con los indígenas, no tienen compasión, corazón".

Como ellas se hicieron presentes muchas personas, en un proceso de confluencia al llamado para hacer que Lenín Moreno dé marcha atrás con las medidas económicas que enfrentan, al igual que su persona, un amplio rechazo popular.

"Esto es una injusticia que hacen, matar a hombres, mujeres, solo por estar luchando por nuestros derechos (…) somos el pueblo que lucha, estoy orgullosa de mi gente indígena porque yo me siento indígena también", dijo una señora al regresar de una barricada.

La solidaridad entre la gente de Quito y el movimiento indígena se manifestó de muchas maneras. Una de ellas fue la permanente labor de las brigadas de médicos voluntarios, así como del constante ir y venir de camionetas con alimentos e insumos, muchas veces caseros —como paños mojados con limón— para hacer frente al efecto de los gases lacrimógenos.

Otra imagen del encuentro entre diferentes sectores se dio con las movilizaciones que iniciaron desde diferentes barrios populares de la capital que se fueron sumando de a poco al punto central del enfrentamiento. Se vieron pasar columnas con banderas de Ecuador y la misma consigna repetida: "fuera Moreno fuera".

El Gobierno optó por varias tácticas ante esa situación. Intentó generar miedo con el anuncio del toque de queda, luego con la represión masiva que le siguió, y finalmente con el despliegue de militares en las calles. El objetivo fue aislar hasta acorralar al movimiento indígena ante una ciudad vacía por la prohibición de estar en la calle.

"Somos gente que estamos protestando por un bien común, un bien para todos, no queremos ser más pobres de lo que ya estamos, la gente pobre que puede comprar un pan ya no va a poder siquiera comer, y ese es el pueblo que está reclamando eso, si la gente no se levanta hoy este Gobierno se va a seguir llenando los bolsillos de dinero", dijo un joven, uno de los tantos que han protagonizado estas jornadas.

El objetivo de aislar políticamente al movimiento indígena fue impedido por el cacerolazo que atravesó la ciudad de Quito y en varias partes del país durante la noche. Así quedó nuevamente ratificado que Lenín Moreno no enfrenta una protesta de los indígenas, sino que está ante una crisis de legitimidad producto de sus decisiones y su violencia que no paró de escalar en los diez días de protesta.

En ese marco la Conferencia Episcopal ecuatoriana y las Naciones Unidas anunciaron que este 13 de octubre tendrá lugar la primera reunión de diálogo entre el movimiento indígena, es decir el actor con mayor capacidad de movilización y radicalidad callejera, y el Gobierno.

Haber logrado sentar al Gobierno para dialogar costó muertos, heridos, detenidos, una oleada de represión en un escenario que no se veía en el país desde hacía muchos años. Quito, una ciudad que se ha transformado en campo de batalla, podría tener una tregua en caso de lograrse un acuerdo. De lo contrario continuará su espiral de movilización frente a un Gobierno dispuesto a aumentar la represión para mantener las medidas económicas rechazadas por una mayoría del pueblo ecuatoriano.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS