Portada - Últimas noticias

MOSCÚ (Sputnik) — La coalición militar árabe liderada por Arabia Saudí lanzó una ofensiva contra "objetivos militares" en el norte de la gobernación yemení de Al Hudayda, comunicó al canal televisivo Al Arabiya el portavoz del bloque militar, Turki al Maliki.

"La coalición inició una operación contra objetivos militares en el norte de Al Hudayda", dijo Al Maliki.

Agregó que la coalición ha pedido a los civiles que se mantengan alejados de los lugares que son blancos de la operación militar.

Al Maliki informó que el bloque militar impidió un intento del movimiento rebelde yemení Ansar Alá de volar un barco minado en la parte sur del mar Rojo.

La ofensiva está dirigida contra "blancos militares" y ya ha conseguido destruir cuatro sitios utilizados para ensamblar barcos a control remoto con trampas explosivas así como minas marinas, según comunicó el coronel Turki al Malki, portavoz del Comando de Fuerzas Conjuntas de la coalición.

"Estos lugares se usan para perpetrar ataques y operaciones terroristas que amenazan a las líneas navieras y el comercio internacional en el estrecho de Bab al Mandeb y en el sur del mar Rojo", declaró Al Malki. El coronel agregó que los hutíes usan Al Hudayda para "lanzar misiles balísticos, drones, botar barcos con trampas explosivas controlados remotamente, así como para el uso indiscriminado de minas marinas".

La incursión se produce seis días después de los ataques sufridos por dos refinerías de la petrolera Saudi Aramco situadas al este de Arabia Saudita. Previamente, la coalición instó a los civiles a mantenerse alejados de los blancos que iba a atacar y aseguró que la operación militar no violaba el derecho internacional humanitario.

En un comunicado emitido la madrugada de este viernes, el portavoz del Ejército de Arabia Saudí, el coronel Turki al-Malki, ha anunciado que Riad y sus aliados han iniciado una operación en el norte de Al-Hudayda, contra lo que se describe como “objetivos militares legítimos”.

“Estos sitios se utilizan para llevar a cabo ataques y operaciones terroristas que amenazan las líneas marítimas y el comercio internacional en el estrecho de Bab el-Mandeb y el sur del mar Rojo”, ha argumentado Al-Malki.

El vocero saudí ha aseverado que Riad ha logrado “destruir cuatro sitios utilizados para montar barcos teledirigidos y minas marítimas”, y ha afirmado que habían pedido anteriormente a los civiles que se mantengan alejados de los sitios a los que apunta la operación.

Entre tanto, un residente de Al-Hudayda ha denunciado a la agencia británica de noticias Reuters que los lugareños sufren del miedo y el terror debido a los ataques de Riad y sus aliados.

“Nos habíamos olvidado de las redadas y el miedo y dormimos durante meses en paz. Pero esta noche los sonidos de explosiones y aviones nos asustan mientras continúan volando por los cielos de la ciudad”, ha criticado.

Esta nueva operación de Riad se produce casi una semana después de que el Ejército yemení, con apoyo del movimiento popular Ansarolá, atacara con aviones teledirigidos dos instalaciones vitales en Buqayq y Khurais, ambas pertenecientes a Aramco y ubicadas en el este del reino árabe.

El portavoz de Ansarolá, Muhamad Abdel Salam, ha aseverado que el ataque a la petrolera saudí Aramco se produjo en represalia por los crímenes que comete Riad desde marzo de 2015 en Yemen.

  • Los ataques del 14 de septiembre contra refinerías de Aramco ubicadas cerca de Abqaiq y Khurais redujeron el suministro de petróleo crudo de la compañía en alrededor de 5,7 millones de barriles por día, lo que supone alrededor del 50 % de su producción.
  • Las fuerzas rebeldes hutíes de Yemen reivindicaron la acción y prometieron intensificar sus ataques contra Arabia Saudita. Por su parte, Washington acusó a Teherán de estar detrás de lo ocurrido, pero desde Irán negaron la autoría y tacharon las acusaciones de "mentiras máximas".

La peor crisis humanitaria del mundo

El conflicto armado en Yemen enfrenta a los rebeldes hutíes con las fuerzas leales al presidente en el exilio, Abd Rabbuh Mansur al Hadi, apoyado por Arabia Saudita. Desde 2015, la población yemení vive bajo incesantes bombardeos de la coalición internacional encabezada por Riad.

La ONU alerta de que en Yemen se está desarrollando la peor crisis humanitaria del mundo: 22,2 millones de yemeníes necesitan ayuda humanitaria y 8,4 millones corren el riesgo de morir de hambre, mientras que 18 millones más sufren de "inseguridad alimentaria".

La situación en el golfo Pérsico se caldea entre preguntas e incertidumbre

MOSCÚ (Sputnik) — El ataque del 14 de septiembre contra las instalaciones de Saudi Aramco, en las localidades de Abqaiq y Khurais, avivó el diferendo entre Arabia Saudí e Irán, disparó las tensiones en una zona que no se caracteriza por la tranquilidad y la cordura, precisamente, y dejó infinidad de interrogantes.

Poco después del bombardeo con drones y misiles, los rebeldes hutíes de Yemen reivindicaron las acciones y amenazaron con darles continuidad, pero Estados Unidos se apresuró a acusar a Irán como el responsable máximo o autor material.

Riad mantuvo la cautela en un principio, pero cuatro días después presentó ante los medios acreditados en el país unas supuestas pruebas que involucran a Teherán, que niega rotundamente su implicación, más allá de sus simpatías por los hutíes.

Rusia en contra de acusaciones sin pruebas

El canciller ruso, Serguéi Lavrov, advirtió que las acusaciones infundadas contra Irán por haber atacado, supuestamente, instalaciones de la petrolera Saudi Aramco solo agravan la situación en la región.

"Las acusaciones que carecen de pruebas no solo no ayudan, sino atizan las tensiones en una región donde ya hay demasiada confrontación", advirtió Lavrov, quien destacó la importancia de realizar "una investigación exhaustiva e imparcial", tal vez porque intuye lo que se mueve detrás de las palabras del secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, y de las supuestas pruebas de Arabia Saudí contra el país persa.

Al mismo tiempo, el jefe de la diplomacia rusa subrayó la importancia de la "diplomacia preventiva", la cual consideró una práctica poco común en Oriente Próximo. "Si se hubiera tomado esas medidas, en muchas ocasiones habríamos podido evitar problemas concretos".

¿Una cruzada contra Irán?

A todas luces, algo se maquina en la zona del golfo Pérsico y Arabia Saudí, un país de mayoría sunita, quiere involucrar a Irán, de inmensa mayoría chiíta, para lo cual cuenta con el respaldo de Washington, que no es la primera vez que culpa a Teherán por acontecimientos en la región.

Hace tres meses, el 13 de junio, los buques petroleros Front Altair y Kokuka Courageous fueron atacados en el golfo de Omán, supuestamente con torpedos o minas que causaron explosiones e incendios a bordo.

Irán negó cualquier vínculo con los ataques, pero Estados Unidos acusó a Teherán, aunque sin poder presentar pruebas, tal como ocurrió con el bombardeo contra las instalaciones de Saudi Aramco.

Después de ese ataque, militares iraníes informaron haber derribado un dron estadounidense por violar el espacio aéreo del país, sin embargo el Comando Central de EEUU afirmó que el aparato fue abatido sobre el estrecho de Ormuz, en el espacio aéreo internacional, para caldear un poco más la situación.

Este escenario genera un sinfín de interrogantes, entre ellas algunas sobre los motivos de las acusaciones a Irán, a pesar de no tener en la mano elementos que culpen al país persa de estar detrás de esas acciones, porque no los han mostrado a la opinión pública.

Un ataque raro y sospechoso

Por otra parte, si los drones y misiles que atacaron a Saudi Aramco salieron de Yemen, recorrieron más de 800 kilómetros desde el sur para llegar a su objetivo; pero si fue desde Irán, al norte o el este, el trayecto es casi de la mitad, pero estos tendrían que haber cruzado sobre el golfo Pérsico, una zona protegida por los sistemas estadounidenses Patriot.

Desde principios de la década, Estados Unidos ya aceleraba el despliegue de nuevas defensas contra ataques con misiles iraníes, lo cual implicaba enviar más navíos frente a las costas del referido país, donde aún permanecen.

También hay baterías de Patriots en otros países de la región, por lo cual se torna raro que los drones y los misiles, si salieron de territorio iraní, hayan llegado a Abqaiq y Khurais sin ser derribados o vistos, incluso sin pruebas hasta ahora de que provenían de allí.

Si fue así, como todo parece indicar —a menos que los hayan dejado llegar intencionalmente a su destino— no son tan eficientes los sistemas de defensa estadounidenses. Tal vez por eso el presidente ruso, Vladímir Putin, propuso a Riad que adquiriera los sistemas rusos S-400.

Preguntas e incertidumbres

El bombardeo con misiles y drones además de complicar aún más la situación en la zona, deja muchas preguntas, entre ellas ¿por qué los hutíes se apresuraron a inculparse, si como dicen Washington y Riad no tuvieron que ver en los mismos?

Asimismo, ¿qué perseguiría Teherán con una acción de este tipo después de las acusaciones de Washington de violar el pacto nuclear, que acentuó aún más las sanciones económicas?

Incluso, ¿con qué objetivos presentaron los saudíes las supuestas pruebas que implican a los Guardianes de la Revolución? O incluso, ¿qué pretende Washington en una región donde se produce una buena parte del petróleo del mundo y con reservas probadas para muchos años?

Todas las interrogantes se conocerán en su momento, pero, mientras, reina la incertidumbre y una supuesta calma que augura nuevos episodios y acusaciones.

La inteligencia rusa recopila datos sobre el ataque a refinerías saudíes

IZHEVSK, RUSIA (Sputnik) — El servicio de inteligencia ruso SVR recopila datos sobre quién podría estar detrás de los recientes ataques a refinerías en Arabia Saudí, declaró el director del ente, Serguéi Narishkin.

"Recopilamos los datos, pero aún no hemos sacado conclusiones finales", dijo Narishkin a la prensa.

Al comentar las acusaciones sobre la implicación de Irán en los ataques, el jefe de SVR subrayó que "no se puede sacar conclusiones sin evidencia sólida".

¿Por qué los sistemas antiaéreos de EE.UU. no lograron repeler los ataques a las refinerías sauditas?

Los sistemas de defensa antiaérea de fabricación estadounidense no pudieron repeler los ataques lanzados el pasado sábado contra dos refinerías de Arabia Saudita, porque "no cumplen con las características declaradas", ha afirmado este jueves a los periodistas una fuente de alto rango del Ministerio ruso de Defensa.

La fuente ha detallado que un total de 88 lanzadores de sistemas Patriot defienden actualmente la frontera norte del reino. Por otro lado, tres destructores de la Armada estadounidense equipados con el sistema de defensa antimisiles Aegis y armados con 100 misiles se encuentran desplegados en el golfo Pérsico, frente a la costa saudita.

En este sentido, surge la cuestión de cómo un sistema de defensa antiaérea "tan poderoso" no pudo interceptar decenas de drones y de misiles de crucero, destacó la fuente militar, agregando que la única explicación posible es que "los Patriot y Aegis tan promocionados por los estadounidenses no cumplen con las características declaradas" y tienen "una baja eficiencia en la lucha contra objetivos aéreos de pequeño tamaño y misiles de crucero".

"Simplemente, no están preparados para repeler el uso masivo de medios de ataque aéreo por parte del enemigo en una situación de combate real", sentenció la fuente del departamento.

Asimismo, indicó que las explicaciones del secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, que argumentó que "incluso las mejores defensas aéreas a veces fallan", solo podrían darse por ciertas si se tratara de un único sistema Patriot que cubriera directamente el objeto atacado.

Putin alienta a Riad a tomar "una sabia decisión"

Por su parte, el presidente de Rusia, Vladímir Putin, indicó esta semana que su país está listo para brindar "asistencia adecuada a Arabia Saudita" en forma de sistemas antiaéreos rusos S-300 o S-400, proporcionados por Moscú a Teherán y Ankara.

El mandatario recordó que "en el mismo sagrado Corán se habla de lo inaceptable de cualquier tipo de violencia", excepto si se utiliza para "la protección de su pueblo". "Con el fin de proteger a su pueblo, a su país, estamos listos para brindar asistencia adecuada a Arabia Saudita", afirmó Putin.

El líder ruso recalcó que si acepta la oferta de Moscú, el liderazgo político del reino árabe tomaría "una sabia decisión gubernamental", y puso el ejemplo de la adquisición de los sistemas de misiles antiaéreos S-300 Favorit por Irán y de los sistemas S-400 Triumf por Turquía.

Irán, "chivo expiatorio"

Sobre esta cuestión, Finian Cunningham, periodista especializado en asuntos internacionales, opina en un artículo para RT que la Administración Trump intenta convertir a Irán en "chivo expiatorio", porque Washington no ha podido proteger a su aliado saudita del ataque.

El analista sostiene que el hecho de que el reino exporte petróleo es fundamental para mantener el mercado global de petrodólares, lo que resulta "crucial para el poder económico estadounidense". Otra razón por la que Estados Unidos se ha convertido en protector de la monarquía saudita está relacionada "con el lucrativo beneficio adicional de la venta de armas al reino por valor de miles de millones de dólares cada año".

Sin embargo, "el tan preciado protector estadounidense no puede cumplir con su trato estratégico, pese a los miles de millones de dólares en armamento del Pentágono", constata el experto, siendo esta la razón por la que Washington "tiene que encontrar una excusa para identificar a Irán como villano".

  • Las fuerzas rebeldes hutíes de Yemen reivindicaron los ataques del pasado 14 de septiembre contra dos refinerías de petróleo de la compañía Saudi Aramco ubicadas cerca de Abqaiq y Khurais, al este del país.
  • Irán ha reiterado este jueves que no tiene nada que ver con los ataques, al contrario de lo que estiman Riad y Washington.

Iraq rechaza unirse a coalición patrocinada por EEUU en el Golfo Pérsico

Iraq rechazó el jueves unirse a una coalición internacional dirigida a proteger la navegación en el golfo Arábigo-Pérsico, convocada por EEUU.

El vocero de la cancillería iraquí, Ahmed Sahaaf, confirmó que Bagdad no tiene interés alguno en incorporarse a esa alianza formada a partir del incremento de tensiones entre Washington y Teherán.

‘Iraq no será parte de ninguna coalición para proteger la navegación en el Golfo’, apuntó Sahaaf, a la vez que repudia cualquier participación de Israel que mostró interés en adherirse.

La protección del golfo Arábigo-Pérsico es responsabilidad de sus países ribereños, acotó.

A la convocatoria estadounidense para la coalición de seguridad marítima respondieron sí Reino Unido, Australia, Bahrein, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos.

Estos dos últimos se adhirieron a esa fuerza poco después de los ataques del sábado último contra las instalaciones petroleras sauditas de la compañía Aramco.

Irak alerta: No venderemos ni un barril de petróleo a Arabia Saudí

Irak dice que rechaza el pedido de Riad para importar su petróleo y compensar la producción de crudo que fue cortada a la mitad por ataques a la compañía Aramco.

“Irak no venderá ni un barril de petróleo a Arabia Saudí (…) Irak no fue implicado en los recientes ataques lanzados por Ansarolá (…) No es lógico que nosotros compensemos por los ataques que sufrió Arabia Saudí”, indicó el jueves el legislador iraquí Hasan al-Kaabi, líder del bloque parlamentario de Organización Badr.

Bagdad, de acuerdo con el parlamentario, no forma parte del “juego” entre Arabia Saudí y Yemen, por lo que “nunca atenderá” a la solicitud de Riad para importar el petróleo iraquí.

Al-Kaabi hizo notar que Irak, como “un país fuerte e importante”, aboga por solucionar los problemas entre “todas las partes implicadas” en el conflicto que tiene sus raíces en la agresión saudí a Yemen, iniciada el 26 de marzo de 2015.

Al respecto, el diputado prosiguió diciendo que Arabia Saudí tiene derecho a presentar una demanda contra quienes atacaron el sábado ciertas instalaciones petrolíferas de Aramco, en el este del reino.

La reacción se produjo en respuesta a un informe publicado la misma jornada del jueves por el diario estadounidense The Wall Street Journal, en que se ratificaba que Arabia Saudí toca la puerta de sus vecinos y pide 20 millones de barriles de crudo a Irak para mantener sus exportaciones tras los recientes ataques.

La Organización Estatal de Comercialización de Petróleo de Irak (SOMO, por sus siglas en inglés), no obstante, desmintió haber recibido una solicitud formal de Riad al respecto.

“SOMO rechaza categóricamente haber recibido solicitudes de la monarquía saudí para suministrar el crudo”, se lee en un comunicado de la organización, liderado por Haidar al-Kaabi, según recogen los medios locales.

“Estadounidenses no son mercenarios ni perros guardianes de Riad”

Si Arabia Saudí desea una guerra con Irán, puede hacerlo a costa propia, dado que los estadounidenses no son “mercenarios” de Riad, recuerda un diario a Trump.

El Ejército yemení, respaldado por el movimiento popular Ansarolá, confirmó el sábado haber atacado con 10 aviones no tripulados (drones) dos instalaciones petroleras de la compañía saudí Aramco. El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, no obstante, desmiente las afirmaciones y se decanta por culpar a Irán; una acusación que podría ser el preludio de una guerra.

“El antiguo secretario de Defensa de Estados Unidos Robert Gates (2006-2011) se había mofado de que ‘Arabia Saudí quiere luchar contra Irán hasta el último estadounidense’ (…)  Sin embargo, la guerra que busca Riad no es nuestra guerra, ni debe ser nuestra tumba”, se lee en un artículo publicado el miércoles en la columna de opinión del diario estadounidense The New York Times.

En tal sentido, la publicación arremete contra el presidente de EE.UU., Donald Trump, por haber dicho que “nos pagarán bien para proteger a Arabia Saudí. Tal aseveración, de acuerdo con el artículo, “es un insulto” por el papel de “mercenario” que da a las tropas estadounidenses. “No somos mercenarios de Arabia Saudí (...) Ni debemos ser sus perros guardianes”.

Una guerra a gran escala con Irán sería una catástrofe. Irán tiene una población dos veces mayor que Irak y sería un oponente mucho más formidable que Irak”, así que si el príncipe heredero saudí, Muhamad bin Salman, quiere dar una respuesta militar a las incursiones aéreas realizadas contra el reino, puede hacerlo con sus propios cazas y misiles, subraya la publicación.

El informe hacía alusión a la invasión de Irak en 2003 por EE.UU. que tampoco resultó fructífero para Washington, por las grandes cantidades de daños materiales y bajas entre las tropas estadounidenses.

Como avanza el artículo, EE.UU., en lugar de implicar a sus soldados en un conflicto armado, debe “cooperar” con los países europeos para solucionar el laberinto que creó la Administración Trump, tras sacar el país del acuerdo nuclear alcanzado en 2015 por Irán y el Grupo 5+1 —entonces integrado por EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania—. “Desafortunadamente, sin el acuerdo nuclear todas las opciones son malas”, añade.

La Casa Blanca apunta el dedo acusador hacia Irán, mientras el Ejército y Ansarolá aseguran haber lanzado los ataques en represalia a la agresión de Arabia Saudí a su país, y el propio Riad admite no saber quién está detrás de los ataques a Aramco.

Irán, a su vez, refuta las acusaciones de EE.UU. al respecto y las atribuye a la política de “máxima mentira” que se ejerce en su contra.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente