Portada - Últimas noticias

Sergio Pintado. El mayor sindicato de maestros de Colombia decidió no detener sus reclamos al Gobierno, a pesar de las amenazas de los paramilitares, que ya asesinaron 10 docentes en 2019. "Defendemos la escuela como territorio de paz", dijo a Sputnik el presidente de Fecode, Nelson Alarcón.

"Procederemos militarmente a ejecutar el plan de aniquilamiento y exterminio de toda Fecode", aseguraba en uno de sus fragmentos el correo electrónico que recbió la Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación (Fecode) el 3 de septiembre en su casilla.

La amenaza, que nombraba específicamente a varios de los integrantes del actual Consejo Ejecutivo del sindicato, estaba firmada por las 'Águilas Negras', un grupo paramilitar que opera en Colombia desde la década del 90.

El mensaje llegó a la Fecode tan solo unos días antes del 12 de septiembre, fecha en que los trabajadores de la educación realizaron movilizaciones en todo el país bajo el lema 'Gran Caravana por la Vida, la Paz y la Democracia'. Las manifestaciones exigían al Gobierno de Iván Duque que cumpla con los acuerdos de paz y garantice la seguridad de los maestros de todo el país.

A pesar de la amenaza, la Fecode cumplió con la movilización en todas las capitales de Colombia y con cinco grandes marchas en Cali, Cartagena, Medellín, Bucaramanga y Bogotá.

"En lo que va de este año nos han asesinado más de 10 maestros y nos han amenazado a más de 720. Si contamos los últimos 30 años, nos han asesinado a más de 1.200 maestros", detalló el presidente de Fecode.

El sindicato ha tenido incluso que facilitar la salida del país de varios docentes amenazados, ante la posibilidad de que sean asesinados por grupos paramilitares que controlan determinadas zonas del país.

Los propios dirigentes de la Fecode han debido incrementar las medidas de seguridad con las que se mueven, a pesar de que están "desafortunadamente acostumbrados" a las amenazas.

"Nosotros los maestros de Colombia apostamos a la paz, a los acuerdos de La Habana y los seguimos defendiendo. Los enemigos de la paz, los amigos de la guerra, viven hostigando a Fecode porque los maestros defendemos la escuela como territorio de paz con justicia social", dijo a Sputnik el presidente de la organización, Nelson Alarcón, explicando por qué el sindicato es un objetivo de las instituciones militares.

Alarcón remarcó que la Fecode impulsa "la gran bandera de la escuela como territorio de paz" en toda Colombia, considerando que los centros educativos deben ser "un remanso para la alegría, la cordialidad, la fraternidad y los valores para formar a nuestros niños y jóvenes".

En ese sentido, enfatizó que son los docentes los que logran convertir a los jóvenes en "seres críticos, constructivos, que toman sus propias decisiones", algo que "hoy le duele al Gobierno Nacional".

En efecto, Alarcón señaló que la Fecode no solo es hostigada desde los grupos paramilitares sino también desde el Ejecutivo Nacional, que "mira para el costado" ante las amenazas y asesinatos de docentes, además del Centro Democrático (partido de Gobierno), que ha acusado a los integrantes del sindicato de "adoctrinar" estudiantes o presentar posicionamientos políticos en las aulas.

Según Alarcón, existe un incremento de las amenazas que sigue sin motivar una respuesta por parte de las autoridades colombianas. Mientras tanto, el sindicato mantiene su plataforma de reivindicaciones, que además del cumplimiento de los acuerdos de paz incluye una reforma constitucional para dotar de más presupuesto a la educación, reducido en las últimas décadas.

Los docentes también denuncian la afectación que el sistema educativo tuvo debido a la corrupción pública, algo que toma dimensión en la falta de infraestructura para la educación primaria. "En gran parte del país demolieron escuelas, supuestamente para construir nuevas, pero se robaron los dineros y los contratos no se ejecutaron", apuntó, indicando que la situación hizo disminuir la cantidad de centros educativos.

El Estado colombiano pide perdón por asesinato de sociólogo vinculado erróneamente con FARC

BOGOTÁ (Sputnik) — El Estado colombiano pidió perdón a la familia del sociólogo y profesor Alfredo Correa de Andréis, quien fue asesinado en 2004 tras una alianza criminal entre paramilitares y miembros del ahora extinto Departamento Administrativo de Seguridad (DAS, inteligencia).

"En nombre del Estado, le ofrezco las más sinceras disculpas y expreso mis más sentidas condolencias por los daños causados en la vida, libertad y buen nombre del profesor y su familia", dijo Camilo Gómez Alzate director de la Agencia Nacional De Defensa Jurídica del Estado en el acto de perdón, en las instalaciones de la Universidad Simón Bolívar de Barranquilla (norte), informó su despacho.

El sociólogo fue arrestado en julio de 2004 por agentes del entonces DAS luego de que fue señalado de manera falsa de ser ideólogo de la extinta guerrilla Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y de que dos guerrilleros indicaran que él trabajaba con comunidades, lo que fue usado como indicio por el aparato de inteligencia para vincularlo con actividades subversivas.

​Gómez ofreció las disculpas en nombre del Estado a Alba Lucía Glen, esposa del sociólogo asesinado el 17 de septiembre de 2004, a su hija Melissa Correa Glen, y a sus hermanos, Raúl y Magda.

"El Estado colombiano actúa bajo la convicción de que solo sus acciones y decisiones serán legítimas en la medida en que estén fundadas en el respeto absoluto de los derechos humanos y las libertades fundamentales", agregó el funcionario.

Correa de Andreis fue dejado en libertad en julio de 2004, pero en septiembre de ese mismo año fue asesinado a tiros en Barranquilla junto con su escolta, Edelberto Ochoa.

​Según las investigaciones, el entonces director del DAS, Jorge Noguera, puso la entidad a disposición del bloque Norte de las Autodefensas de Colombia, que lideraba Rodrigo Tovar Pupo y del cual hacía parte Édgar Ignacio Fierro, alias 'Don Antonio', quien dio la orden de asesinar al sociólogo.

Por ese hecho el Consejo de Estado condenó a la nación por la detención ilegal del sociólogo con el argumento de que era ideólogo de las FARC, mientras que la Corte Suprema de justicia condenó a Noguera a 25 años de prisión.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente