Portada - Últimas noticias

Dos grandes petroleros habrían sido atacados la mañana de este jueves en el mar de Omán, según medios iraníes, que informan de supuestas explosiones a bordo de los buques.

Según la agencia estatal iraní IRNA, la primera explosión ocurrió en aguas cercanas a esa ciudad en el petrolero 'Front Altair', con bandera de las islas Marshall, y que navegaba desde Catar a Taiwán. Una hora después, otra explosión se registró en el 'Kokuka Courageous', un buque de bandera panameña que había partido desde Arabia Saudita con destino a Singapur con un cargamento de metanol.

La Armada de Irán ha rescatado a 44 marineros de los dos buques petroleros, reseña el medio. Los marineros han sido trasladados al puerto de Jask, en el sur de Irán.

"Un presunto ataque"

El gerente del petrolero 'Kokuka Courageous', que navegaba desde Arabia Saudita a Singapur con un cargamento de metanol, dijo que el barco "ha sido dañado como resultado del presunto ataque", recoge Bloomberg. Los 21 tripulantes que estaban a bordo han abandonado el barco tras el incidente.

"El casco ha sido roto por encima de la línea del agua en el costado de estribor", detalló la empresa Bernhard Schulte GmbH & Co KG en un comunicado. "Se informa que toda la tripulación está a salvo y solo se ha reportado una lesión menor".

Por su parte, la empresa naviera noruega Frontline ha confirmado que su petrolero 'Front Altair' está en llamas luego de un incidente en el golfo de Omán, informa el diario VG. Los 23 miembros de la tripulación fueron evacuados a un barco cercano.

 

Asimismo, la agencia IRNA ha reportado que el 'Front Altair' se hundió. Sin embargo, el portavoz de Frontline, Pat Adamson, ha desmentido el reporte, asegurando que el petrolero todavía está a flote en el golfo de Omán.

De acuerdo con informaciones del periódico TradeWinds, el barco noruego fue alcanzado por un torpedo en la costa de los EAU. El petrolero llevaba 75.000 toneladas de nafta, un hidrocarburo líquido inflamable, según informes.

Las Operaciones de Comercio Marítimo de Reino Unido, un grupo de seguridad marítima dirigido por la Royal Navy, ha afirmado estar al tanto de un incidente no especificado en el golfo de Omán, y ha hecho una llamada a la "extrema precaución", en medio de las crecientes tensiones entre EE.UU. e Irán en la región.

"Operaciones de sabotaje"

El incidente se produce un mes después del ataque sufrido por cuatro embarcaciones frente a las costas de los Emiratos Árabes Unidos, que los investigadores del país atribuyeron a un "actor estatal" no especificado.

  • El Ministerio de Exteriores emiratí informó el pasado 12 de mayo que cuatro buques comerciales fueron objeto de "operaciones de sabotaje" cerca de las aguas territoriales de ese país.
  • Poco más tarde, autoridades sauditas confirmaron que dos de sus petroleros estaban dañados después del supuesto ataque, pero descartaron que se hubiera producido alguna víctima o derrame de crudo.
  • Irán, que ha negado su participación en el presunto sabotaje, instó a los países de la zona a mantenerse "alerta" ante cualquier tipo de "aventurerismo de agentes extranjeros".
  • La inteligencia de EE.UU. sospecha que Irán estuvo detrás del ataque, pero no ha podido probarlo.

Los precios del petróleo rebotan tras los reportes de explosiones en dos buques petroleros en el golfo de Omán

Uno de los navíos que emitió señales de socorro es el Front Altair, con pabellón de las islas Marshall, y el otro es el Kokuka Courageous, de bandera panameña.

Los precios de petróleo han subido este jueves un 3,9 %, rebotando desde su nivel casi más bajo de los últimos cinco meses luego de que se reportaran explosiones en dos buques petroleros en el golfo de Omán, cerca de las costas de Irán.

El crudo Brent creció un 3 % y marcó su máximo diario en 61,76 dólares por barril en la bolsa ICE de Londres tras retroceder el miércoles un 3,7 % y cotizar a 59,97 dólares por barril –su nivel más bajo desde el 28 de enero– después de que los datos del Gobierno estadounidense mostraran la semana pasada un incremento en 2,2 millones de barriles en sus reservas de crudo.

Los futuros de WTI para julio, por su parte, crecieron un 2,8 % y llegaron a cotizarse en 52,53 dólares por barril en la bolsa de Nueva York NYMEX tras sufrir en la jornada anterior una caída del 4 % hasta situarse en los 51,14 dólares por barril.

  • Medios iraníes informaron que dos petroleros habrían sufrido ataques que provocaron explosiones a bordo de las embarcaciones. La Armada de EE.UU. ha confirmado que sus fuerzas en la región recibieron dos señales de socorro esta mañana y asistieron a los buques tras el "reportado ataque".
  • Desde el grupo de Operaciones Marítimas Comerciales del Reino Unido (UKMTO, por sus siglas en inglés), que forma parte de la Marina Real británica, han señalado que también están al tanto del incidente y de momento están investigando los hechos.
  • Los buques afectados son Front Altair, con pabellón de las islas Marshall, y Kokuka Courageous, con bandera de Panamá. Según medios, sus tripulaciones han sido evacuadas y están fuera de peligro. Un portavoz de BSM Ship Management (Singapur), empresa de gestión naviera que opera el Kokuka Courageous, afirmó que el petrolero sufrió daños.
  • El vocero detalló que la totalidad de los 21 tripulantes abandonaron la nave y uno de ellos resultó levemente herido, agregando que el buque sigue en la zona y no corre el peligro de hundirse.

Por su parte, la agencia británica Reuters ha informado que ambos buques han sido evacuados luego del incidente y la tripulación está a salvo. Además, ha identificado el otro buque como ‘Kokuka Courageous’, con la bandera de Panamá.

Datos públicos disponibles en los sitios web de rastreo de buques muestran que uno de los barcos afectados habría cargado petróleo en el puerto emiratí de Al-Fuyaira, donde, el 12 de mayo, el Ministerio de Asuntos Exteriores de los Emiratos Árabes Unidos (EAU) confirmó después de horas de negación que cuatro petroleros comerciales, uno suyo y los otros de Noruega y Arabia Saudí, habían sido objeto de “operaciones de sabotaje”.

Al respecto, el lunes, el coordinador para Oriente Medio de la Comisión Internacional de Derechos Humanos (IHRC, por sus siglas en inglés), Haitham Abu Said, dijo que el régimen israelí está involucrado directamente en las explosiones en el puerto de Al-Fuyaira.

Otro sospechoso incidente en el golfo de Omán

TEHERÁN (Sputnik) — Los equipos de rescate de Irán salvaron a 44 marineros de dos buques petroleros que habían sido atacados en el golfo de Omán, informa la agencia IRNA.

"En coordinación con el centro de salvamento de Hormozgan fueron rescatados cuarenta y cuatro marineros de dos petroleros extranjeros", indicó el medio.

Añadió que los rescatados fueron llevados al puerto de Jask.

Según la prensa noruega, entre los marineros salvados se encuentran nacionales de Filipinas, Georgia y Rusia.

Por su parte las autoridades de Omán confirmaron que un buque petrolero de Noruega había sido atacado en el golfo de Omán, comunicó el diario noruego Dagblaget.

"Podemos confirmar que se trata de un ataque; a bordo de un barco noruego se produjo una explosión", dijo el medio citando al representante de la guardia costera de Omán, Nasser Selim.

Se precisa que el ataque ocurrió en las aguas territoriales de Irán.

"Estamos en contacto con las autoridades de Irán", subrayó Selim.

Una de las embarcaciones sufrió el impacto de un torpedo, según lo confirmaron las autoridades de Omán, a las que cita el diario Dagblaget.

En la zona operan los buques de guerra de la quinta flota de Estados Unidos.

El 24 de mayo, Washington anunció el envío de 1.500 efectivos, misiles antiaéreos Patriot y aviones espías a esta región.

¿Por qué la producción de petróleo en EEUU podría paralizarse?

La quema de gas en los mayores yacimientos estadounidenses alcanzó volúmenes récord jamás registrados en la historia del país norteamericano. ¿Cómo amenaza esto a la industria petrolera de EEUU?

En el primer trimestre del 2019 los productores quemaron diariamente más de 18 millones de metros cúbicos de gas en la Cuenca Pérmica de Texas Occidental y en el este de Nuevo México, dice el reporte publicado por la empresa noruega Rystad Energy.

De esta manera la quema del gas duplicó el volumen de la producción de combustible azul en el complejo Mars-Ursa, que pertenece a la empresa Royal Dutch Shell. Este complejo es la mayor instalación de gas que se encuentra en la parte estadounidense del golfo de México.

El campo de esquisto Bakken situado en Dakota del Norte también continuó quemando altos niveles de gas –más de 14 millones de metros cúbicos al día– en el primer trimestre del 2019.

De acuerdo con Rystad Energy, la quema de gas anual en la Cuenca Pérmica y el campo Bakken excedió la demanda de combustible azul en países como Israel, Colombia y Rumania.

En el 2014 cuando las empresas petroleras quemaban más de un tercio del gas extraído en los campos situados en Dakota del Norte, las autoridades locales empezaron a demandar que los productores de petróleo limitaran estas prácticas. En el 2016 el volumen de gas quemado no debía superar un 15% del total extraído y en el 2020 no tendría que sobrepasar un 10%.

Las empresas petroleras apoyaron esta regla pero lucharon para no cumplirla desde el mero inicio de su imposición. La mayor parte de las compañías pasaron por alto esta norma, informan medios locales.

El problema del gas, que se forma como subproducto en el proceso de exploración de petróleo, se agudizó a tal punto en EEUU que es capaz de socavar el crecimiento de la producción de crudo, opina la periodista rusa Natalia Dembínskaya.

"Actualmente se puede quemar el gas en el plazo de 45 días después del inicio de la extracción en un pozo. Después de eso, la empresa que no cuente con la autorización especial debe recoger el gas o cesar la producción", escribe Dembínskaya en su artículo para la versión rusa de Sputnik.

Los expertos de Rystad Energy consideran que este desperdicio de una mercancía valiosa es el resultado de persistentes desafíos: la falta de capacidades que pudieran recoger este gas y la inesperada reducción de gasoductos clave en el área.

Como consecuencia, los operadores en la Cuenca Pérmica de Texas y Nuevo México quemaron diariamente gas natural por valor un de casi 1 millón de dólares, informó The Wall Street Journal.

"La Agencia de Protección del Medio Ambiente calculó que el volumen de metano que se emite en el aire a raíz de la quema de gas en la Cuenca Pérmica equivale a las emisiones producidas por dos millones de automóviles", recuerda Dembínskaya.

Según The Wall Street Journal, hoy en día los productores de petróleo luchan por reunir fondos mientras que los precios del petróleo caen en picado y el financiamiento de Wall Street se agota.

"Las empresas que están detrás del boom del 'fracking' en EEUU acuden a medidas como la venta de activos o la creación de asociaciones para poder complementar el flujo de caja. Estas formas de financiamiento frecuentemente suponen tasas de interés más altas o conllevan otras desventajas como el otorgamiento de una gran participación en la futura producción a los inversores externos", informa el periódico estadounidense.

De acuerdo con Rystad Energy, de 40 operadores petroleros, solo 10 grandes empresas del país reportaron que tenían flujos de caja positivos en el primer trimestre del 2019. Para sostener o incrementar la producción, las compañías estadounidenses necesitan perforar más pozos y su perforación requiere el dinero.

"La crisis relacionada con la financiación amenaza la capacidad de las empresas de mantener el boom de producción que convirtió a EEUU en el mayor  productor de petróleo en el mundo. Además, existe la posibilidad de que se produzca una ola de bancarrotas", concluye los autores del artículo.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente