Portada - Últimas noticias

Ya son 13 las protestas consecutivas que los manifestantes ataviados con chalecos amarillos convocan en sábado para llevar a las calles de Francia su descontento con las políticas de su Gobierno.

En su marcha los manifestantes ondean banderas nacionales y gritan consignas, entre ellas"¡Largaos!", en dirección a las fuerzas del orden, o "¡Benalla a prisión!", en referencia a Alexandre Benalla, un empleado del cuerpo de seguridad del presidente francés, Emmanuel Macron, que agredió a un manifestante en las protestas del pasado Primero de Mayo.

Las protestas coinciden con la polémica por la 'ley antivándalos' que ha sido aprobada por 387 votos por la Asamblea Nacional tras un intenso debate. Ahora la iniciativa, que restringe los derechos para manifestarse, espera su ratificación en el Senado para el mes de marzo.

"No sabemos si seremos capaces de soportar todas estas cargas", comentó una de los manifestantes a RT. "Solamente queremos que se vea que reivindicamos nuestros derechos, los simples derechos de los ciudadanos", explica otra.

Al igual que en semanas anteriores, en las protestas de hoy se registran choques entre los manifestantes y agentes de Compañías Republicanas de Seguridad (Policía nacional). Los agentes han utilizado gas lacrimógeno para dispersar a la multitud antes de que estallaran los primeros enfrentamientos.

El patio del Palacio de Bourbon, sede de la Asamblea Nacional, se ha convertido en escenario de un tenso choque, a raíz del intento de los manifestantes de derribar las vallas frente al palacio. Durante los enfrentamientos uno de los manifestantes perdió la mano por el estallido de una granada lacrimógena que recogió para relanzársela a la Policía.

Asimismo, miles de personas han salido a las calles en ciudades como Toulouse, Marsella y Burdeos. En esta última los manifestantes se han concentrado en el centro de la ciudad, exigiendo el así denominado Frexit, la retirada de Francia de la Unión Europea, una idea activamente promovida por la candidata a la presidencia de Francia, Marine Le Pen, durante las elecciones de 2017.

Según las últimas estadísticas de YouGov, el 64% de los franceses apoyan a los 'chalecos amarillos', y el 77% considera que sus actuaciones están justificadas.

Un manifestante pierde la mano durante la marcha de los 'chalecos amarillos' en París

Uno de los manifestantes del movimiento 'chalecos amarillos' ha perdido la mano este sábado, presuntamente por el estallido de una granada, durante las manifestaciones en París.

Según una fuente policial, citada por medios locales, esta persona (que no llevaba chaleco amarillo) recogió una granada lacrimógena para relanzársela a la Policía, pero detonó cuando la sostenía. Por su parte, un testigo relató que el hombre "solo estaba mirando" mientras un gran grupo de personas vestidas de negro estaban tratando de tirar la puerta abajo para entrar en la Asamblea Nacional. Entonces, llegaron los gendarmes y comenzaron a lanzar granadas, que "definitivamente no eran granadas para dispersar a los manifestantes". Cuando una granada voló bajo los pies del hombre, "por instinto" trató de arrojarla desde allí con la mano y la golpeó, causando que "explotara", explicó el testigo.

Un equipo de la agencia Ruptly que transmitía en vivo desde el lugar de los hechos logró captar impactantes imágenes del suceso. Comentaron que la situación "era tensa" y que había gas lacrimógeno "por todas partes", cuando escucharon una explosión y corrieron hacia un grupo de personas entre las que se encontraba el manifestante herido.

Los médicos rodearon rápidamente al hombre herido para proporcionarle tratamiento de emergencia antes de que los bomberos lo trasladaran al hospital.

Los manifestantes y la Policía han protagonizado choques en la 13.ª semana de protestas del movimiento 'chalecos amarillos'. Los agentes han utilizado gas lacrimógeno para dispersar a la multitud antes de que estallaran los primeros enfrentamientos.

El patio del Palacio de Bourbon, sede de la Asamblea Nacional, se ha convertido en escenario de un tenso choque, a raíz del intento de los manifestantes de derribar las vallas frente al palacio.

Víсtimas de las protestas

Desde que comenzó la revuelta, se han registrado varias muertes relacionadas con los enfrentamientos en las calles francesas. Al menos diez personas perdieron la vida en accidentes de tráfico vinculados con las manifestaciones, mientras que una mujer de 80 años que no participaba en las protestas murió al impactar en su cara una granada de gas lacrimógeno que se introdujo en su domicilio de Marsella el pasado 1 de diciembre.

Las manifestaciones de los 'chalecos amarillos' estaban motivadas originalmente por el aumento planificado del impuesto sobre el combustible. Sin embargo, pese a que el Gobierno del presidente Emmanuel Macron anuló ese incremento, las protestas se han convertido en un movimiento más amplio dirigido contra de las políticas oficiales y sus reformas económicas.

En el plano general, los manifestantes se quejan de los impuestos exorbitantes, de los bajos salarios y de la incapacidad de encontrar un trabajo bien remunerado, al tiempo que acusan a las autoridades de alejarse de la gente y trabajar en beneficio de las personas más ricas del país.

Las manifestaciones de los 'chalecos amarillos' estaban motivadas originalmente por el aumento planificado del impuesto sobre el combustible. Sin embargo, pese a que el Gobierno del presidente Emmanuel Macron anuló ese incremento, las protestas se han convertido en un movimiento más amplio dirigido contra de las políticas oficiales y sus reformas económicas.

En el plano general, los manifestantes se quejan de los impuestos exorbitantes, de los bajos salarios y de la incapacidad de encontrar un trabajo bien remunerado, al tiempo que acusan a las autoridades de alejarse de la gente y trabajar en beneficio de las personas más ricas del país.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS