Portada - Últimas noticias

China podría abrir nuevas bases militares en el extranjero si llegase a ser necesario, asegura un alto mando del Ejército de este país asiático.

Según informó el jueves el rotativo oficial China Daily, las autoridades chinas podrían abrir nuevas bases militares en el extranjero si existiese una necesidad para hacerlo y ya hay planes para inaugurar nuevas bases militares en el mundo.

El teniente general chino He Lei, también exvicepresidente de la Academia de Ciencias Militares del Ejército de China, aseguró en una rueda de prensa en Pekín, la capital de este país asiático, que la apertura de nuevas bases militares en el extranjero requiere de dos condiciones.

“Este asunto está condicionado por si se necesita una nueva base que ayudara a China a cumplir mejor con las misiones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Y en segundo lugar, se requiere la aprobación del país en donde se vaya a ubicar la nueva base”, dijo.

No obstante, el militar chino recordó que las bases militares chinas servirán para proporcionar “apoyo logístico” a las unidades del Ejército chino en el extranjero y no para asentar fuerzas militares en otros países.

Este asunto está condicionado por si se necesita una nueva base que ayudara a China a cumplir mejor con las misiones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Y en segundo lugar, se requiere la aprobación del país en donde se vaya a ubicar la nueva base”, dijo el teniente general chino He Lei, también exvicepresidente de la Academia de Ciencias Militares del Ejército de China.

“La función principal de este tipo de emplazamientos es la de proporcionar apoyo logístico a las unidades del Ejército chino en el extranjero y no asentar fuerzas militares chinas en otros países”, afirmó el teniente general del país asiático.

En los últimos años, Pekín ha aumentado su presencia militar extranjera: En la actualidad China tiene una única base militar en el extranjero y esta se encuentra en Yibutí, en el Cuerno de África, que fue inaugurada a mediados del año 2017 para proporcionar apoyo logístico a las tropas chinas que participan en misiones de antipiratería y rescate en la zona.

El establecimiento de esta base militar en Yibutí, que controla gran parte del estratégico estrecho de Bab el-Mandeb, por donde anualmente pasan más de 30 000 buques cisterna transportando petróleo, ha preocupado en gran parte a varios países occidentales, entre ellos Estados Unidos y Francia, que tienen bases militares en el mismo país africano.

¿Armas bien ocultas? China muestra una de sus bases secretas

La televisión nacional china mostró los ejercicios militares de las Fuerzas Armadas del país en una base subterránea. Durante las maniobras el Ejército del gigante asiático puso a prueba unos potentes misiles de crucero.

Se trata de una brigada de misiles cuya base está escondida en túneles de roca en una localidad desconocida. En la grabación divulgada en YouTube, se pueden apreciar hangares con equipos militares, habitaciones para dar clases y para recreo, y comedores.

Para participar en estas maniobras los militares abandonaron su base, realizaron una marcha nocturna hacia un lugar determinado y efectuaron allí el lanzamiento masivo de misiles.

La brigada está armada con los misiles de crucero DF-10A que miden 6,3 metros de largo y cuya carga de combate asciende a los 500 kilogramos. Aunque la mayor parte de sus características corresponden con las del misil ruso Iskander, el misil chino no dispone de la principal ventaja del ruso: la capacidad de esquivar los sistemas de defensa antiaérea y antimisiles.

Las bases subterráneas y las comunicaciones de China y Corea del Norte desde hace mucho tiempo representan un dolor de cabeza para la Inteligencia estadounidense. Según sus datos, China construyó una red de túneles por la que podría trasladar sus unidades de tanques. Además, suponen, que el país asiático tiene empotradas en las cadenas montañosas instalaciones movedizas con misiles antiaéreos.

China prueba con éxito su motor hipersónico TBCC en aeronaves

 

El sistema de motores de ciclo combinado basados en turbinas (TBCC, por sus siglas en inglés) que desarrolla China "ha entrado en la fase de prueba de integración en motores de aeronaves", un paso destacado hacia el objetivo de Pekín: fabricar aviones hipersónicos no tripulados de próxima generación, informa el portal chino Global Times.

Los TBCC combinan una turbina y un motor estatorreactor de combustión supersónica —más conocido como 'scramjet'—, que ofrece una solución ideal para lograr el cambio de velocidad baja a hipersónica, asegura Liu Xingzhou, integrante de la Academia China de Ingeniería.

El Instituto de Investigación y Diseño de Aeronaves de Chengdu, una sucursal de Chengdu Aircraft Industrial, anunció la semana pasada a través del servicio de mensajería WeChat que el máximo encargado del proyecto de la prueba para volar con motor TBCC es su responsable, Wang Haifeng, quien también dirigió el desarrollo de los aviones de combate J-20 y J-10.

Con el motor TBCC, más grande y caro que los tradicionales, las aeronaves podrán alcanzar hasta Mach 6, una velocidad entre cinco y seis veces más rápida que la del sonido, destaca el analista militar Wei Xudong.

Hoy en día, ese mecanismo se emplea principalmente en misiles de crucero y aviones no tripulados, incluidos aeronaves de reconocimiento y bombarderos, ya que ningún ser humano puede soportar sobrecargas en vuelos hipersónicos, detalló este especialista.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS