Portada - Últimas noticias

MOSCÚ (Sputnik) — Estados Unidos empezó a retirar de Siria los equipos militares terrestres, confirmó en declaraciones a la cadena CNN un funcionario de la administración que tiene conocimiento directo de la operación.

"Alguna carga ya se ha movido", dijo el funcionario.

Por motivos de seguridad, la fuente rehusó precisar de qué material se trata, en qué parte de Siria se encontraba y si el traslado se realizó por tierra o en aviones.

EEUU intervino en el conflicto de Siria en septiembre de 2014, al frente de una coalición internacional que empezó a bombardear las posiciones de grupos terroristas sin la autorización de Damasco.

El 19 de diciembre pasado, el presidente Donald Trump afirmó que, tras la derrota del Estado Islámico (ISIS, organización terrorista proscrita en Rusia y otros países), no hay razones para mantener a los militares estadounidenses en Siria.

Más tarde, la Casa Blanca anunció la retirada de las fuerzas de EEUU de Siria, sin embargo, precisó que ello no significa el fin de la coalición antiterrorista global liderada por Washington.

La decisión de Trump provocó la renuncia del secretario de Defensa, James Mattis, y del enviado especial de EEUU para la coalición anti-Daesh, Brett McGurk.

Kurdos desconfían de EEUU y siguen dialogando con Bashar al-Asad

Un responsable kurdo-sirio subraya que no confían en EE.UU. por no recibir garantías por parte de Washington, por lo que siguen negociando con Damasco.

“Hubo acuerdos y cooperaciones entre nosotros y las fuerzas estadounidenses, pero esto no significa que los kurdos dependamos por completo de ellos”, dijo el jueves Aldar Jalil, uno de los líderes del llamado Movimiento por una Sociedad Democrática.

Jalil explicó que Washington no ha brindado garantía alguna para proteger a los kurdo-sirios de sus enemigos turcos, que quieren “eliminarlos”.

“Turquía quiere eliminarnos, en especial cuando una poderosa fuerza internacional, como lo es EE.UU., busca retirarse de nuestras áreas. Es lo que deseaba Ankara”, indicó.

Ante el repliegue de EE.UU. de Siria y una posible ofensiva turca contra las Unidades de Protección Popular (YPG, por sus siglas en kurdo) en Manbij (norte de Siria), los kurdos seguirán negociando con el Gobierno del presidente sirio, Bashar al-Asad, agregó Jalil.

Hubo acuerdos y cooperaciones entre nosotros y las fuerzas estadounidenses, pero esto no significa que los kurdos dependamos por completo a ellos”, dijo Aldar Jalil, uno de los líderes del kurdo-sirio Movimiento por una Sociedad Democrática.

“Tratamos de alcanzar una solución duradera con Damasco. Las negociaciones se encuentran en su etapa inicial, consideramos de suma importancia un pacto intersirio”, manifestó.

Las milicias kurdas controlan de facto una región autónoma de casi el 30 % del territorio sirio en el norte y este del país, y tienen el respaldo de la ilegal coalición contra EIIL que encabeza EE.UU.

Por otra parte, medios locales reportaron que el comandante de las YPG, Sipan Hemo, presentó a Moscú y Damasco un plan que prevé extender el control de las autoridades sirias sobre las zonas controladas por los kurdos si Damasco reconoce como legítimos los órganos de autogobiernos locales.

El acercamiento de los kurdos a Damasco se produce en momentos en que el mundo árabe está barajando retomar las relaciones con el Gobierno sirio y admitir el retorno del país levantino a la Liga Árabe (LA) después de 8 años de su expulsión del bloque.

Rebeldes pro-turcos entregan al Frente al Nusra (Al Qaeda) la provincia de Idleb

Según informó AFP, el grupo terrorista Frente al Nusra desplegado en la región de Idleb, en el norte de Siria, ha llegado a un acuerdo para poner fin a los enfrentamientos mortales con los grupos militantes pro-Ankara y podrá así extender su influencia a toda la provincia.

El acuerdo pone fin de inmediato a la lucha entre el Frente al Nusra, vinculado a Al Qaida, y el rival Frente de Liberación Nacional (NLF) respaldado por Turquía, según el sitio web de propaganda de los terroristas Ebaa.

Más de 1.700 militantes del Frente de Liberación Nacional, un grupo apoyado por Ankara, han abandonado el suroeste de Idleb, señalaron activistas. Esto se produce como resultado del acuerdo anterior. Las zonas afectadas son la de Yabal Shashabo y la Planicie de Al Gaab.

Estos militantes del Frente de Liberación Nacional serán trasladados al enclave de Afrin, en poder de las tropas turcas.

El Frente al Nusra busca ahora tomar el control de las ciudades de Ariha y Maarat a Numan.

Por otro lado, la llamada Policía Libre de Idleb, vinculada a grupos opositores armados, anunció en la tarde del jueves su intención de disolver sus fuerzas y entregar sus equipos a los terroristas de Al Nusra. Ellos entregarán también sus cuarteles de mando y bases a este último.

Todo ello llevará a que el llamado “gobierno de salvación”, la rama administrativa de Al Nusra, gane más influencia en la zona de Idleb ocupada por los terroristas.

La actual situación pone de manifiesto el fracaso del acuerdo de Sochi entre Rusia y Turquía, que estipulaba un desarme de Al Nusra y otros grupos terroristas y la creación de una zona desmilitarizada. Al Nusra ha rechazado el acuerdo.

En la actualidad, el Frente al Nusra es el dominador indiscutible de la provincia de Idleb.

Irak despliega fuerzas en Kirkuk tras la aparición de una bandera kurda

Irak ha desplegado este jueves fuerzas especiales en Kirkuk, en el norte del país árabe, después de que la bandera kurda provocó tensiones.

Las Fuerzas de Operaciones Especiales iraquíes se han desplegado en Kirkuk luego de que la bandera del gobierno regional del Kurdistán iraquí (KRG, por sus siglas en inglés) de Irak se alzara sobre la sede de un partido político, lo cual ha reavivado las tensiones más de un año después de que Bagdad se apoderó de la disputada ciudad de los combatientes kurdos (Peshmerga).

El despliegue de tropas llega dos días después de que los simpatizantes de la Unión Patriótica de Kurdistán (PUK, por sus siglas en inglés) del presidente Barham Salih celebraran un mitin en la ciudad, agitaran banderas del KRG y alzaran a uno de ellas sobre la sede del partido.

La manifestación fue dispersada por las fuerzas de seguridad iraquíes cuando el primer ministro iraquí, Adel Abdel Mahdi, habló por teléfono con el presidente Salih, quien se encontraba de visita en Catar, quejándose de que alzar la bandera del KRG sobre la sede del partido en Kirkuk fue “una violación de la Constitución”.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente