Portada - Últimas noticias

Mercenarios de la OTAN en Siria han matado a un monje católico que intentaba defender de la violencia a las monjas y otros cristianos en un monasterio de la provincia de Idlib.

Los “rebeldes” sirios del Frente al Nusra asesinaron al fraile franciscano François Mourad, que intentaba proteger de la violencia a las monjas y otros cristianos que habían buscado refugio en el monasterio de San Antonio. El valiente religioso fue matado a tiros delante ante los ojos de las personas a quienes trataba de defender.

El monasterio de San Antonio de Padua se encuentra cerca del pueblo de Ghassanieh, de predominante población cristiana, en la provincia de Idlib, cerca de la frontera con Turquía.

La mayoría de habitantes del pueblo, incluidos los monjes, huyeron de la región después de que comenzara la guerra. Sin embargo, François Mourad decidió quedarse en el monasterio y servir a sus parroquianos. Según testigos presenciales, el monasterio era el único lugar seguro del distrito. Junto con Mourad en el monasterio vivían algunas monjas católicas y otros diez cristianos.

En las últimas semanas, los islamistas sirios lanzaron ataques contra aldeas cristianas cerca de Idlib. El 23 de junio los islamistas del Frente al Nusra, grupo asociado a Al Qaeda y tristemente famoso por su crueldad, empezaron a saquear el monasterio y a maltratar a sus residentes, por lo que François Murad intentó defender a sus correligionarios. "En ese momento, hombres armados lo mataron tiros", señala la página web del Vaticano.

La Iglesia católica declaró el luto por la muerte del monje François Mourad.

Una madre siria: "Ejecutaron a mi hijo ante mis ojos por decir una broma"

La muerte de un adolescente que fue abatido a tiros a mediados de este mes por los “rebeldes” sirios ante los ojos de sus padres ha conmocionado a la comunidad internacional. Un diario británico ha publicado una entrevista con la madre del adolescente.

¡Eso es 'haram', está prohibido! ¡Pare! ¡Pare! ¡Están matando a un niño!

Nadia Umm Fuad vio con sus propios ojos cómo los rebeldes islamistas fusilaron a su hijo Mohammed Katta, de 14 años, después de que nombrara al profeta Mahoma en una broma en el café de Alepo donde trabajaba. La frase "no le prestaría dinero ni al profeta Mahoma si viniera hoy aquí", con la que bromeó respondiendo a un hombre que quería comprarle café a crédito, le costó la vida al adolescente.

La mujer oyó los primeros disparos cuando estaba en casa. "El tercer disparo lo vi. Yo gritaba: '¡Eso es 'haram', está prohibido! ¡Pare! ¡Pare! ¡Están matando a un niño!" Pero sólo me lanzaron una mirada asesina y subieron a su coche. Sobre la marcha, aplastaron el brazo de mi hijo, mientras agonizaba”, contó la madre al corresponsal del diario 'The Telegraph'.

"Vi a mi hijo, y lo vi muerto, y vi n chorro de sangre que salía de él", dijo su padre, Abdulwahab Katta. "No dije nada. Me quedé mudo".

Nadia Umm Fuad dijo que la situación en Alepo había cambiado en los últimos dos meses. "Hay muchos grupos ahora y no sabemos quién está a su cargo". Brigadas islamistas, incluyendo tanto el Frente al-Nusra y otros grupos leales al Consejo Militar Revolucionario, respaldado por el Occidente, han establecido un tribunal de la Sharia. Su director, Abu Ammar, dijo que la muerte del adolescente Mohammed estaba siendo investigada.

Durante las últimas semanas la provincia de Alepo y la misma ciudad han sido escenario de fuertes combates entre los insurgentes y las Fuerzas de Ejercito, que emprendieron la operación ‘Tormenta del Norte' para liberar la zona de los rebeldes.