Portada - Últimas noticias

El día de la Hispanidad rompió récords en Barcelona: nunca una manifestación en esta fecha había congregado a tanta gente como la jornada de 2018. Según los organizadores, fueron 300.000 los manifestantes. En realidad, la afluencia fue menor, habida cuenta de los espacios en blanco que había en el Paseo de Gràcia e incluso en la plaza de Cataluña, donde finalizaron los actos con parlamentos de representantes de algunas de las entidades convocantes. Según la Guardia Urbana, los asistentes fueron 65.000. Alguien tiene un ojo clínico especial (y algo desviado) en la policía local de Barcelona, porque esa fue la cifra que también dio el año pasado, cuando la manifestación fue ostensiblemente menor que la de este año, ya que apenas sobrepasaba la plaza de Cataluña.

A pesar de la distorsionada visión de la Urbana, este 12 de octubre no deja de ser una jornada histórica por la masiva movilización desplegada. Bajo el lema 'Barcelona, garante de la Hispanidad', 150 entidades convocaban, con el apoyo de partidos constitucionalistas. Espanya i Catalans, la organizadora, se vio desbordada por la cantidad de manifestantes. Su presidente, Javier Megino, destacó luego en su discurso la "transversalidad ideológica" de la entidad. "El único nexo en común es sentir y querer a la nación de todos: España".

A la jornada asistieron las cúpulas de PP y Ciudadanos: los populares Dolors Montserrat, Xavier García Albiol, Alejandro Fernández y Alberto Fernández Díaz, así como Inés Arrimadas y Carlos Carrizosa. Hubo contacto con la prensa antes de los discursos, para valorar la actualidad y arremeter contra el Parlament y la deriva de confrontación institucional que este ha emprendido, con la aprobación este jueves de una moción de rechazo al Rey.

La concentración tuvo, no obstante, dos notas a tener en cuenta, que ofrecen una radiografía de por qué este año es tan diferente la protesta popular: en primer lugar, no había apenas 'senyeres' (banderas catalanas), como otros años. En esta ocasión, brillaban por su ausencia, un detalle que muestra el hartazgo al que está llegando una importante masa de población. Por otro lado, se oyeron consignas y cantos en contra del Gobierno, lo que evidencia la radicalización de una parte de esa población, que clama más mano dura contra el independentismo por parte del Estado.

Reivindicó Megino "tres palabras: dignidad, respeto y orgullo. Los catalanes que nos sentimos españoles somos tan dignos como los otros. También somos catalanes de primera. Exigimos respeto a nuestras instituciones, a nuestro Rey, a nuestro himno y a nuestra bandera. Y nadie nos va a negar nunca el orgullo de ser y de sentirnos españoles".

Megino echó mano del grito radical del independentismo: 'Ni olvido, ni perdón'. Y lo utilizó como bumerán: "Ni olvido ni perdón, largos años de prisión", clamó, antes de comenzar a disparar contra el Gobierno. No estamos en contra del Gobierno de España –dijo-. Pero sí estamos en contra de que ese Gobierno esté apoyado por sinvergüenzas y golpistas. Hemos visto legislaturas en las que los nacionalistas moderados consiguieron concesiones, pero eran moderados. Pero los golpistas no pueden estar en el Gobierno de España". Entre los congregados se gritaron entonces consignas de "¡Pedro Sánchez, dimisión!", al tiempo que se pedía "¡Puigdemont, a prisión!".

El orador dirigió sus dardos también contra el Govern, al que acusó de adoctrinar a los niños en las escuelas "mientras el Gobierno de la nación mira para otro lado".

Manuel Miró habló en nombre de Sociedad Civil Catalana (SCC), la entidad referente del antindependentismo. "Somos tan catalanes o más que los que han roto la convivencia", acusó. Y subrayó que "han intentado imponer la Cataluña de un solo color, pero se han encontrado con nosotros, con una ciudadanía libre que ha dicho basta".

El discurso de Miró fue enfocado hacia el presidente de la Generalitat, Quim Torra: "El año pasado le dijimos a Puigdemont que no hablara más en nuestro nombre y no nos hizo caso. Luego, tuvo que fugarse de la justicia por cobarde. Mire, señor Torra, Cataluña necesita concordia, convivencia, pero parece que usted sólo busca confrontación. Sepa que se encontrará con los tribunales. Y las consecuencias no le gustarán".

El dirigente de SCC advirtió de que "saldremos a las calles y seremos cada vez más, porque los catalanes se dan cuenta de que el camino emprendido no lleva a ninguna parte. Deje de hacer el ridículo y gobierne para todos los catalanes. Cataluña no se merece un presidente como usted, que gobierna solo para la mitad de la población. Nosotros también somos catalanes. ¿Qué se cree, que somos catalanes de segunda? Devuelva las instituciones a todos los catalanes. Nosotros estamos dispuestos a hablar con usted, pero siempre dentro del marco de la ley. Si no, márchese, no le queremos. No se lo consentimos a Puigdemont ni se lo consentiremos a usted: dialogaremos, pero siempre dentro de la ley".

Más duro fue el representante de Somatemps, Josep Alsina, que advirtió a Torra que "hoy demostramos que las calles de Cataluña son de todos, pero en esta jornada son nuestras". Tras sacar pecho y decir que "nosotros somos los que limpiamos Cataluña de la porquería amarilla que la embadurnaba, se tiró a la yugular del 'president': "¿Os imagináis a un presidente de Alemania o de otro país escribiendo que la mitad de sus ciudadanos son animales y bestias carroñeras? Pues eso lo tenemos aquí".

A poca distancia de la cola de la manifestación, en la punta del Paseo de Gracia, varios centenares de ultraindependentistas, que habían sido convocados por la Plataforma Antifascista y por algunos CDR, se manifestaban precisamente en contra del 12 de octubre. Intentaron acceder a la cola de la manifestación demócrata, pero los antidisturbios de los Mossos d’Esquadra evitaron que hubiese encontronazo alguno.

Boadella declara la "autonomía de Tabarnia" durante nueve segundos

El dramaturgo Albert Boadella, "presidente" de la satírica Plataforma por Tabarnia, ha declarado y suspendido inmediatamente la "autonomía" de Tabarnia, parodiando así al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont.

La entidad había convocado para este viernes un paródico "referéndum unilateral para la creación de la comunidad autónoma de Tabarnia", utilizando como "urnas" los contenedores amarillos para el plástico.

Al final de la manifestación por la unidad de España en el centro de Barcelona, desde el escenario instalado en la plaza Catalunya para acoger los parlamentos de los organizadores de la movilización, se ha proyectado un vídeo en el que Boadella ha hecho una imitación sarcástica del discurso de Puigdemont en el Parlament el 10 de octubre de 2017, cuando dejó en suspenso los efectos de la declaración de independencia a la espera de abrir una negociación.

Boadella ha anunciado que en el "referéndum" tabarnés ha ganado con un "100,3 por ciento" de los votos el "sí" y, acto seguido, ha declarado la autonomía de Tabarnia, pero nueve segundos después la ha suspendido.

En la manifestación se vieron a diversas personas colocar lazos rojos, en contraposición a los amarillos del independentismo por los líderes políticos presos, y también hubo gente de Plataforma por Tabarnia que llevaba a cabo su particular referéndum, con contenedores amarillos en los que colocaban lazos amarillos. Desde Plataforma por Tabarnia se pidió a Quim Torra las llaves del Palau de la Generalitat para hacer un traslado de sede.

Bajo el lema, Barcelona, Garante de la Hispanidad, los organizadores quieren recordar que la ciudad catalana es la capital de todos los españoles. Numerosas entidades hispanoamericanas se han sumado a este acto así como representantes de los principales partidos constitucionalistas.

Bailes hispanoamericanos durante el 12-O en Barcelona

La Plaça 1 d'Octubre, renombrada como Plaza del 12 de Octubre de 1492 en pueblos catalanes

Son muchos los ayuntamientos catalanes gobernados por independentistas que han renombrado alguna plaza del pueblo como Plaça 1 d’Octubre. Una medida que no ha gustado a los constitucionalistas que habitan esas localidades. Por eso ha surgido, de forma casi espontánea, un movimiento que quiere revertir esas iniciativas. ¿Cómo? Volviendo a renombrar el espacio como “Plaza del 12 de octubre de 1492”.

Con motivo del Día de la Hispanidad, varios municipios han visto como su plaza 1 de octubre ha cambiado de nombre a 12 de octubre. La acción es obra de activistas que normalmente se encargan de quitar lazos amarillos y retirar propaganda independentista. En esta ocasión han encargado adhesivos del mismo tamaña y con la misma tipografía que el cartel original. Cambiando, eso sí, la fecha de la celebración del referéndum por el del día de la Hispanidad.

Este fenómeno se ha dado principalmente en localidades ubicadas en la costa barcelonesa, y más concretamente en la comarca del Maresme. Municipios como Mataró, Vilassar de Dalt o Sant Vicenç de Montalt han amanecido con estas nuevas placas, sustituidas a lo largo de la noche del 11 de octubre.

 

Varios miembros de Tabarnia Lliure muestran la placa secuestrada

En esta ocasión, la logística ha sido mucho menos complicada. Las brigadas de limpieza solamente tuvieron que encaramarse a los respectivos carteles y sustituirlos por los adhesivos que habían encargado previamente. La operación es obra, presumiblemente, del mismo grupo de personas en todas las localidades, dada la proximidad de los municipios donde se han encontrado estas nuevas placas.

Fuentes: El Mundo, El Español, El Confidencial y La Vanguardia

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS