Portada - Últimas noticias

MOSCÚ (Sputnik) — El presidente de EEUU, Donald Trump, declaró que Estados Unidos no aprobará el comunicado final emitido al término de la cumbre del G7 en Canadá.

"Partiendo de las declaraciones falsas de Justin [Trudeau, primer ministro de Canadá] en su rueda de prensa y del hecho de que Canadá cobra aranceles masivos a nuestros agricultores, trabajadores y compañías estadounidenses, he instruido a representantes de EEUU que no aprueben el comunicado mientras barajamos la posibilidad de [introducir] aranceles sobre automóviles que inundan el mercado estadounidense", tuiteó Trump.

Horas antes, el primer ministro canadiense declaró que la declaración fue aprobada por todos los siete países del Grupo, más tarde el documento se hizo público.

"El primer ministro de Canadá Justin Trudeau se comportaba dócilmente y con humildad durante nuestras reuniones en el G7 solo con el fin de conceder una rueda de prensa después de mi partida y decir que 'los aranceles de EEUU han sido un poco ofensivas' y que él 'no se deja llevar por la presión', muy deshonesto y débil. Nuestros aranceles es la respuesta a los suyos de 270% a productos lácteos", recalcó Trump.

Más tarde, la oficina de Trudeau, rechazó las acusaciones de Trump.

"Estamos centrados en todo lo que hemos logrado aquí en la cumbre del G7. El primer ministro no dijo nada que no haya dicho antes, tanto en público como en conversaciones privadas con el presidente", afirmó el portavoz del primer ministro canadiense, Cameron Ahmad.

EEUU anunció en mayo que impone aranceles sobre las importaciones de acero y aluminio del 25 y el 10% respectivamente de Europa, Canadá, México y otros países.

Lavrov asegura que Rusia jamás pidió reincorporarse al G7

MOSCÚ (Sputnik) — Rusia nunca pidió que el Grupo de los Siete (G7) aceptara su vuelta al formato, declaró el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov.

"Jamás pedimos a nadie recibirnos de vuelta", dijo.

Señaló que hace tiempo Rusia aceptó la decisión de "los socios occidentales de retirarse del G8 y volver a su formato del G7".

"Ahora estamos trabajando estupendamente en otros formatos como la OCS (Organización de Cooperación de Shanghái), el BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), y en particular en el Grupo de los Veinte, cuyos integrantes comparten nuestros enfoques", indicó.

En opinión de Lavrov, el formato más prometedor es el del G20.

"En el marco del Grupo de los Veinte ya no funcionan los ultimatos, hay que llegar a acuerdos, el G20 es un mecanismo que permite conseguir consenso, creo que es la opción más prometedora", resumió.

Durante la cumbre del G7, que se celebra en la ciudad canadiense de Quebec del 8 al 9 de junio, el presidente de EEUU, Donald Trump, expresó la idea de restablecer el formato del Grupo de los Ocho con la participación de Rusia.

El primer ministro de Italia, Giuseppe Conte, apoyó la iniciativa.

Sin embargo, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, llamó a mantener el formato del G7 sin cambios en su composición, y la ministra de Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, comunicó que la idea se discutió en la cumbre solo en las reuniones individuales y no de manera oficial.

El formato del G8 existía desde 1998, pero después de la reincorporación de Crimea a Rusia en 2014 se redujo hasta Grupo de los Siete (G7), integrado por Alemania, Canadá, EEUU, Francia, Italia, Japón y el Reino Unido.

En junio de aquel año, los miembros del Grupo tomaron la decisión de no ir a la cumbre que tenía que celebrarse en la ciudad rusa de Sochi y se reunieron en Bruselas en ausencia de Rusia.

Moscú declaró entonces que no haría nada para volver al G8.

Crimea se escindió de Ucrania y volvió a ser parte de Rusia tras celebrar un referéndum en el que la mayoría aplastante de los votantes, más del 96%, avalaron esta opción.

Primer ministro de Italia promete ayudar a levantar las sanciones a Rusia

ROMA (Sputnik) — Italia se esforzará para cancelar las sanciones contra Rusia aunque esto no sucederá en futuro cercano, declaró el primer ministro italiano Giuseppe Conte.

"Nuestra posición sobre Rusia es muy clara, no la cambiamos día a día, hay un mecanismo de sanciones y estamos trabajando y trabajaremos para levantarlas", dijo Conte a periodistas al término de la cumbre del G7 en Canadá.

Conte recalcó que la cancelación de las sanciones está condicionada a la implementación de los acuerdos de Minsk "por lo que sería una posibilidad inalcanzable creer que las sanciones pueden cancelarse hoy o mañana".

Según Conte, su Gabinete "protagonizará el proceso para lograr este resultado".

El primer ministro señaló que Rusia juega un papel clave en la solución de muchas crisis internacionales y actúa como uno de los actores principales en el contexto geopolítico actual, por lo tanto Italia no puede "abstraerse del diálogo con Rusia".

Conte reafirmó su posición de que quiere restablecer el formato del G8 con Rusia ya que "el aislamiento de Rusia no agrada a nadie".

Desde abril de 2014 Ucrania lleva a cabo una operación contra las milicias en el este de su territorio donde se proclamaron las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk en respuesta al violento cambio de gobierno ocurrido en Kiev en febrero del mismo año.

Los países occidentales impusieron sanciones contra Rusia en relación con estos acontecimientos, Moscú adoptó medidas de respuesta.

Rusia ha subrayado en reiteradas ocasiones que no es parte del conflicto en Ucrania y que desea que el país vecino supere cuanto antes la crisis, así como ha advertido de que es contraproducente hablar con Moscú en el lenguaje de sanciones.

Uno de los "grandes depredadores geopolíticos" regresa al tablero de juego

A los dirigentes europeos les molesta y humilla una costumbre de Donald Trump: la de aprovechar cualquier ocasión para recordarles que su seguridad depende militarmente de EEUU y que la UE sufre de impotencia militar en su política exterior. Pero esto pronto podría cambiar, explica Iván Danílov para Sputnik.

"Estados Unidos siempre lanza la indirecta de que su superioridad militar, unida a la impotencia militar de la Unión Europea, priva a esta última de la posibilidad de practicar una política exterior independiente y de formular sus propias normas en las relaciones comerciales internacionales que mantiene", señala Danílov, columnista de Sputnik.

Así, el país norteamericano juega con dos bazas que, hasta ahora, le han resultado ganadoras. Por una parte, su imponente fuerza militar. Por la otra, el beneficioso estatus del que goza el dólar en el tablero de las relaciones comerciales entre terceros países. Esta posición ventajosa permite a Estados Unidos seguir impulsando su economía y alimentando su presupuesto militar con dinero mientras que se aseguran el crecimiento y que su poder militar siga aumentando.

Del problema de la dependencia que sufre la UE de la potencia militar de Estados Unidos se quejó, incluso, el propio presidente francés, Emmanuel Macron. Y lo hizo ante el presidente ruso, Vladímir Putin. En concreto, de la limitada soberanía europea que surge de la dependencia de esa fuerza militar estadounidense, "a lo que muchas veces Rusia ha respondido ofreciéndole su ayuda", señala Danílov.

"Sea en la medida que sea, si la Unión Europea desea de verdad defenderse por sí misma deberá aceptar esa propuesta", añade.

Sin embargo, desde la Unión Europea parece que han optado por no saltar de la dependencia de Estados Unidos a la dependencia de Rusia y que prefiere, en su lugar, forjarse por sí misma su propia defensa. De ahí que la idea de un 'ejército europeo' sea ahora —y desde hace décadas— más realista. No se trataría únicamente de un ejército que se encargara de garantizar la seguridad en el territorio de la Unión, sino de fuerza militar capaz de ser desplegada fuera de ese territorio y cuyo despliegue no fuese decisión de un Estado en concreto, sino de la propia Unión Europea.

La propuesta vino de Emmanuel Macron y la canciller alemana, Ángela Merkel, brindó su apoyo. "Esta solución es más importante que el pacto militar europeo que se firmó hace poco y que recibió el nombre de rival de la OTAN'", advierte Danílov haciendo referencia a la Cooperación Estructurada Permanente (CEP), y añade que esa fuerza militar europea fuera del territorio de la UE "es un instrumento que necesitan aquellos países que quieren de verdad convertirse en uno de los polos fuertes de un mundo multipolar".

"[Con la decisión del Viejo Continente] se acaba de declarar que uno de los depredadores geopolíticos más antiguos regresa, y que lo hace con una enorme experiencia en batallas geopolíticas, con buena memoria sobre su propio pasado imperial y con sed de encontrar —y de ser necesario, conquistar— su lugar bajo el sol", advierte.

Sin embargo, de hacerse realidad, las ambiciones europeas caerán como un jarro de agua fría sobre la Administración Trump, señala Danílov. El presidente estadounidense sigue exigiendo a sus socios europeos que cumplan con el compromiso de dedicar el 2% del PIB anual nacional a la OTAN y estos, además de negarse a cumplir con ella, planean crear toda una nueva estructura de Defensa que vele por su propia seguridad y que sea capaz de desplegarse en cualquier parte del planeta.

"Se trata de una demostración clara del camino [escogido por la UE] hacia su completa soberanía", concluye.

Análisis: Tres frentes en el tablero geopolítico en los que EEUU está perdiendo posiciones

Como resultado de una política exterior agresiva, EEUU ha comenzado a perder posiciones en el tablero geopolítico, mientras que cada vez se extiende más la inconformidad de sus aliados, así lo sostuvo el candidato a la presidencia de Turquía y líder del partido Vatan (Patria), Dogu Perincek, en un comentario a Sputnik.

Según el político turco, en los últimos años Washington se enfrenta a una fuerte resistencia por parte de sus socios, lo que le ha llevado a perdidas políticas significantes en tres frentes: en Asia Occidental, en Europa y en Oriente.

Frente de Asia Occidental

Con este término, Perincek describió las relaciones de EEUU con Turquía, Irak, Irán y Rusia. Así, de acuerdo con el político, el tema kurdo sembró la manzana de la discordia entre Washington y Ankara.

"Turquía se opuso a los intentos de EEUU de crear un segundo Israel, el Kurdistán sirio. En el marco de la operación Escudo del Éufrates, las Fuerzas Aéreas del país otomano consiguieron romper el corredor estadounidense-israelí en el norte de Siria", comentó.

También destacó la victoria estratégica de Turquía en Manbij, donde los aliados acordaron la salida de las tropas kurdas de esta ciudad siria, a pesar del apoyo, incluso militar, prestado por EEUU. Por lo tanto, Ankara, que es miembro de la Alianza Atlántica, comenzó a contrarrestar la política de Washington en Asia Occidental.

"En esta región se formó una alianza de aliados. Turquía, Irak, Irán, Rusia y Siria consiguieron barajar las cartas de EEUU", dijo.

Frente Europeo

Berlín ya no puede callar sobre los desacuerdos con EEUU

Anteriormente, países europeos como Alemania, Francia y el Reino Unido seguían obedientemente los pasos de EEUU y bajo su presión ejercían una política de confrontación con respecto a Rusia, prosiguió el político.

"No obstante, hoy en día podemos ver una división seria dentro de la OTAN, un levantamiento contra EEUU, lanzado por Berlín. Alemania entró además en una guerra comercial con el país norteamericano; Francia y el Reino Unido, a su vez, se unieron a esta iniciativa. Es por eso que observamos cómo EEUU se adentra cada vez más en la soledad política", dijo.

Ha iniciado una fuerte competencia entre Alemania y Estados Unidos. Además de la guerra comercial, a la que Berlín prometió responder, continúa la confrontación política entre estos países. El Gobierno teutón dio unos pasos hacia Rusia, respecto el proyecto Nord Stream 2 y el comercio bilateral, entre otros.

Frente Oriental

Bajo este término Dogu Perincek definió dos regiones: Asia Oriental y América Latina.

En el caso de China se trata del enfrentamiento tanto económico (por la creciente influencia del yuan y por los aranceles), como militar-estratégico.

"Estados Unidos amenaza a Pekín en el mar de China Meridional. El país asiático ha declarado que no tiene la intención de bajar la cabeza ante la presión y las amenazas de Estados Unidos", subrayó.

China está armándose con portaviones para jugar a la guerra comercial con EEUU

"Este es otro frente antiestadounidense. A esto podemos agregar algunos países de América Latina, entre los cuales Venezuela es el más activo", añadió.

Durante los últimos cuatro años Caracas se ha encontrado bajo presión económica por parte de EEUU; sin embargo, el país no parece ceder, apuntó.

Teniendo en cuenta todos estos procesos, podemos decir que los últimos ocho años no han sido los más exitosos para EEUU, que no ha podido lograr sus objetivos estratégicos. Se ve que Estados Unidos, por un lado, trata de restaurar sus posiciones inestables, principalmente en la economía, y, por otro lado, se acerca cada vez más al vacuo político de la esfera internacional", concluyó.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente