Portada - Últimas noticias

Cada día EEUU tiene menos ases bajo la manga con los que revertir el curso de la guerra en Siria, declaró el presidente sirio Bashar Asad.

"Anteriormente su principal as bajo la manga fue el Frente al Nusra —grupo terrorista proscrito en Rusia y muchos otros países- al que también se refería como a una oposición moderada hasta  el momento en que se descubrió que era como Al Qaeda", explicó Asad en una entrevista a RT.

El político enfatizó que las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), compuestas principalmente por los kurdos,  pasan a ser el último as que se le había quedado a EEUU, a medida que las tropas gubernamentales sirias liberan cada vez más localidades en Siria de los terroristas.

Las FDS es el único problema que se queda sin resolver, y para ello, las autoridades sirias ya tienen dos métodos. El primer método implica sentarse a negociar.

"La mayor parte de los miembros de las FDS son kurdos sirios. Suponemos que ellos también aman a su país y no quieren ser títeres en manos de las fuerzas extranjeras. Tenemos enfoques comunes. Ninguno de nosotros confiamos en los estadounidenses ya hace más de una década. La causa de esta desconfianza no es la guerra en sí sino el hecho que los estadounidenses nos mienten cada día. Al principio dicen una cosa y después hacen otra. Por eso una de las dos opciones es vivir juntos como sirios con sirios", recalcó Asad.

Al mismo tiempo el mandatario de Siria no excluyó la posibilidad de aplicar la fuerza en caso de que el uso del primer método no funcione.

"Simplemente no tenemos otra opción. Es nuestra tierra y liberarla es nuestro derecho y obligación. Los estadounidenses tienen que irse, esto ocurrirá más tarde o más temprano. EEUU intervino en Irak sin tener fundamentos legales y miren como acabó. Se deben sacar conclusiones. Irak no es una exclusión de reglas y Siria tampoco. Nuestros pueblos nunca más tolerarán una intervención extranjera", resumió Asad.

El director del Instituto de Desarrollo Estatal Contemporáneo de Rusia, Dmitri Solónikov, considera que esta postura de Asad es absolutamente adecuada.

"Solo existen dos métodos con ayuda de los cuales se puede volver a unir a Siria, hacerla florecer y ser estable.  Hay que ponerse de acuerdo con quien esté listo para reconstruir el país o aniquilar a aquellos que están en contra de esta reconstrucción", enfatizó el experto en declaraciones recogidas por la agencia rusa FAN.

Según el politólogo, el único problema con el que las autoridades sirias tropezarán en el futuro es cómo podrán plasmar en realidad su plan de hacer volver a Siria a una vida normal. Damasco ha tratado de involucrar varias veces a los kurdos en el diálogo intersirio: les propuso participar en las consultas de Astaná y en el Congreso de Sochi.

Sin embargo, en cada ocasión los líderes de los kurdos sirios dictaron sus propias condiciones y escenarios. Esta es la razón por la que Solónikov considera que es necesario saber dividir la voluntad del pueblo sirio y la de sus líderes políticos que actúan en su nombre. El experto considera que estos líderes no lo hacen tal como quieren muchos kurdos, que abogan por una convivencia pacífica.

"Nadie le ha preguntado [al pueblo kurdo]  su opinión. Hay líderes colocados, que no han sido elegidos, que gozan del apoyo y cooperan con EEUU. Estos líderes ahora determinan en nombre de los kurdos la agenda para toda la comunidad, para sus unidades militares y las autoridades", recalcó el interlocutor de la agencia.

El politólogo explicó que esta gente persigue otros intereses. Los líderes kurdos pueden pensar que tienen posibilidad de cambiar la estabilidad de Siria por su prosperidad y la de sus familias.

"[Las autoridades sirias] tendrán que conversar con líderes colocados por EEUU, que piensan en otras cosas. Por eso, estos líderes simplemente pagarán con su trabajo el sueldo que le han pagado, una parte de la tarta, el piso en Miami, la cuenta bancaria en París, el yate cerca de las costas de Florida, o cualquier otra cosa, no importa lo que les hayan prometido dar a cambio", resumió Solónikov.

Assad advierte a las FDS que la unidad de Siria se realizará por medio del diálogo o la fuerza

Después de haber liberado la provincia de Damasco, así como grandes partes de Homs y Hama, en el centro del país, el terreno es favorable ahora para la limpieza del Sur de Siria de la presencia de los terroristas. Ya sea en el norte o en el sur, la estrategia del Ejército sirio es liberar a todas las partes del país del yugo de los terroristas en virtud de un decreto presidencial.

“Es imposible renunciar a una sola pulgada de nuestro territorio. Los estadounidenses tienen que abandonar Siria, como salieron de Iraq. Ellos se retirarán de una manera u otra. Iraq no fue la excepción y tampoco lo es Siria. La gente ya no aceptará la presencia militar de extranjeros en la región”, dijo Bashar al Assad en una entrevista el jueves 31 de mayo con Russia Today.

En un mensaje explícito a las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF), considerado el aliado de EEUU en el norte y este de Siria, Assad dijo:

“Las FDS es parte del único problema que queda sin resolver en Siria hoy.”

En otro de sus comentarios, dijo: “Tenemos dos opciones frente a nosotros para poner fin a este problema: en este momento hemos comenzado el diálogo, porque la mayoría de los miembros de las FDS son de origen sirio. Si las negociaciones no tienen éxito, recurrimos a la fuerza ya sea con la presencia de los estadounidenses o sin los estadounidenses.”

Tras la advertencia emitida por el presidente sirio, un representante del Departamento de Defensa de EEUU se apresuró a advertir a Damasco sobre el uso de la fuerza contra sus aliados.

“Cualquier parte involucrada en Siria debe entender que atacar a las fuerzas estadounidenses o a nuestros aliados sería una política muy mala”, dijo el general estadounidense Kenneth McKenzie.

“La solución militar no tendrá ninguna eficacia en lo que respecta a terminar nuestras diferencias con Damasco”, dijo el portavoz de las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF), Kino Gabriel, en una declaración más moderada.

En una entrevista el viernes 1 de junio con Reuters, el portavoz de las FDS agregó que cualquier solución militar en relación con las Fuerzas Democráticas Sirias podría llevar a una destrucción enorme, causando problemas más serios para el pueblo sirio.

Según Reuters, esta es la primera respuesta oficial de las FDS a las declaraciones del presidente sirio del jueves 31 de mayo.

¿Se refugian los kurdos sirios en los brazos de Arabia Saudí?

El reciente acuerdo de los kurdos con Arabia Saudí bajo los auspicios de EEUU es el camino hacia la separación de las tierras en el norte de Siria con la creación de estructuras armadas proestadounidenses allí, teme un analista ruso.

Según la agencia turca Anadolu, las milicias kurdas de las Unidades de Protección Popular (YPG) crearán una nueva formación armada en los territorios del nordeste de Siria que por ahora controlan las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) —mayoritariamente compuestas por unidades kurdas— y que lo harán con Arabia Saudí.

Según los informes en la prensa de la región, se trata de una decisión que se tomó a mediados de mayo al término de la reunión en el distrito sirio de Qamishli entre consejeros militares saudíes y representantes de los kurdos.

En otra reunión, que tuvo lugar en la base militar estadounidense de Harab Isk, cerca de Kobane, los representantes de las FDS se reunieron con consejeros militares saudíes, emiratíes y jordanos, después de que los grupos armados kurdos acordaran retirar sus fuerzas de las ciudades mayoritariamente árabes, entre ellas Manbij, al norte del país, para liberar lugar a los grupos armados de esta novata "coalición árabe".

Ya han aparecido puestos de control entre las ciudades de Al Hasaka y Qamishli, donde se está llevando a cabo el reclutamiento. A los militantes de la nueva formación se les pagará un salario de 200 dólares.

Todos estos pasos guiados por Washington tienen como fin alinear una parte del territorio de Siria, opina el politólogo ruso Vladímir Shapoválov.

"Se trata de un paso inaceptable. Contradice la soberanía y la integridad del Estado sirio y, por tanto, a la Carta de Naciones Unidas, ya que a Siria se le reconoce como un Estado por la comunidad internacional", denuncia Shapoválov, y añade que las actuales negociaciones carecen de toda legitimidad.

"No van a contribuir a que la situación se destense", dijo Shapoválov a la agencia rusa Ria Fan.

El experto también recordó que los grupos armados kurdos ocuparon anteriormente territorios donde vive la población predominantemente árabe.

"Las acciones de los kurdos han ocasionado muchas situaciones conflictivas y han derivado en una brusca escalada de la tensión. En este escenario, la solución más correcta y segura para los kurdos es dialogar y abandonar aquellos territorios en los que no está presente la mayoría de la comunidad kurda: en estos territorios, a los kurdos se les percibe, por la población local, como invasores, y no cumplen con la tarea de proteger la tierra de los terroristas", explica Shapoválov, subdirector del Instituto de Historia y Política de la Universidad Pedagógica Estatal de Moscú.

Recuerda que se trata de territorios de los que Siria es soberana y que, cuando se vayan los kurdos, otro Estado podría sentir la tentación de apoderarse de ellos: "Por ejemplo, los grupos armados respaldados por Arabia Saudí". Si llega a ser el caso, prosigue, la situación será más complicada.

El analista ruso ve a EEUU detrás de estas manipulaciones y afirma que aspira a debilitar a Siria tanto como sea posible:

"Su tarea máxima es, por supuesto, el derrocamiento del Gobierno de Bashar Asad. Pero, con toda probabilidad, los estadounidenses entienden que esto es imposible debido al apoyo que Rusia brinda al Gobierno legítimo. Por lo tanto, Estados Unidos está implementando la tarea mínima, que es la anexión de una serie de territorios con la creación de estructuras políticas y militares controladas por EEUU. Esta tarea también tiene un segundo componente: crear una zona de caos administrado y mantener una situación de conflicto".

Sin embargo, Siria no está sola, subraya Shapoválov.

"Turquía es un factor de influencia muy poderoso en el área. Insistía en que las fuerzas kurdas deben abandonar Manbij. El hito puede verse como una victoria turca, sí, pero los intereses de Turquía y de Arabia Saudí son meridianamente opuestos", advierte.

Shapoválov recuerda que ambos países representan dos facciones opuestas en el conflicto sirio "a pesar de que, formalmente, ambos sean aliados de Estados Unidos".

Por lo tanto, los supuestos intentos de Arabia Saudí de tomar el control de la región en el norte de Siria entrarán en serias contradicciones con Turquía, algo que también está plagado de conflictos, concluye el politólogo ruso.

A mediados de abril, el diario The Wall Street Journal comunicó que la Administración del presidente estadounidense, Donald Trump, busca crear una fuerza árabe que sustituya al contingente estadounidense en Siria y ayude a la estabilización en el noreste de este país tras la derrota de los yihadistas.

Un mayor grado de compromiso por parte de Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos (EAU), Catar y Egipto podría, en opinión del presidente estadounidense, garantizar que Irán no se beneficie de la derrota de ISIS.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19