Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

El presidente de la República Checa, Milos Zeman, informó en una entrevista a la cadena de TV Barrandov que en su país se fabricó y fue sometida a pruebas la sustancia tóxica A-230, la misma que el Reino Unido llama 'Novichok' y acusa a Rusia de haber utilizado en el supuesto envenenamiento del exagente doble Serguéi Skripal.

El presidente checo subrayó que la información proviene tanto de los informes de la inteligencia militar como de la inteligencia gubernamental. La sustancia química se produjo y probó en noviembre del 2017 en el instituto de investigación militar de Brno.

Según ha explicado Zeman, hay cierta confusión en cuanto a la clasificación del gas, pues los dos informes se contradicen en este aspecto. La inteligencia militar afirma que es idéntico al agente 'Novichok', mientras que la inteligencia gubernamental no comparte esta opinión.

No obstante, en su comunicado, el presidente dio el favor a la inteligencia militar, pues "está más familiarizada con la sustancia".

"Hemos producido y probado una pequeña cantidad de 'Novichok', y después la hemos destruido. Sabemos dónde y cuándo. Sería una hipocresía afirmar que esto no es cierto", concluyó el mandatario.

Mientras tanto, el director del mencionado instituto de investigación militar, Bohuslav Safar, aseguró que la sustancia química se produjo con el único fin de estudiarla, y se hizo con la aprobación de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ).

El experto subrayó que la cantidad se limitó a unos cuantos gramos de la sustancia, de manera que se trataría más bien de la preparación de una pequeña cantidad con fines de investigación y no de una producción.

La declaración del presidente checo desmiente otra vez las declaraciones iniciales de los altos cargos británicos sobre que solo Moscú tuviera capacidades de producción del 'Novichok'. En reiteradas ocasiones, la parte rusa puso el foco en que varios países del mundo estaban capacitados para fabricar la sustancia y, de hecho, muchos lo hicieron con el fin de estudiarlo.

La sustancia química se usó supuestamente a principios de marzo para envenenar al exoficial de la inteligencia militar rusa Serguéi Skripal en Salisbury. Sin ni siquiera abrir una investigación formal del caso, el Gobierno británico responsabilizó a Rusia de lo ocurrido, por supuesto sin presentar prueba alguna de ello. Moscú rechaza rotundamente las acusaciones de Londres.

A pesar de que la OPAQ reconoció posteriormente que la sustancia pudo haberse producido en cualquier país "con competencia en química", ningún Gobierno ha revisado todavía su decisión de empeorar las relaciones con Rusia bajo este pretexto.

Kremlin: el presidente checo desmontó las acusaciones de Londres sobre Novichok

MOSCÚ (Sputnik) — Las declaraciones del presidente de la República Checa, Milos Zeman, sobre la producción de un análogo del Novichok en su país es una muestra de la inconsistencia de las acusaciones de Londres contra Rusia, declaró el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

"Es una muestra adicional clara de la posición insostenible que esgrimieron las autoridades del Reino Unido", expresó el funcionario ruso al comentar las palabras del mandatario checo.

Anteriormente Zeman declaró, citando datos de la contrainteligencia civil y la inteligencia militar que en noviembre de 2017 se creó una pequeña cantidad de sustancia A230 en un centro checo de investigaciones científicas militares, en la ciudad de Brno, que fue destruida tras realizar las pruebas.

"Expresamos la suposición con un alto grado de seguridad de que esta sustancia pudo ser producida en diversos países del mundo, en particular aquellos que afirman tener un antídoto con seguridad también produjeron esta sustancia o dispusieron de cierta cantidad de esta sustancia", expresó Peskov.

Para el portavoz, las palabras del presidente checo confirman una vez más el carácter absolutamente "provocador y aventurero de todo el caso Skripal".

"Y seguramente este es un paso más y otro acercamiento al momento en que más y más países sientan que han sido implicados en esta aventura", añadió.

Peskov agregó que Rusia reitera su inconformidad total debido a la negativa del Reino Unido a dar acceso consular a Yulia Skripal y continuará trabajando insistentemente en esta dirección.

"Continuamos expresando nuestra absoluta inconformidad con la negativa del Reino Unido al derecho de acceso consular a la ciudadana de Rusia [Yulia] Skripal", señaló.

El funcionario indicó que las autoridades rusas siguen sin tener "información alguna de su ubicación".

"Continuamos llevando a cabo todas las acciones necesarias por los canales diplomáticos, tanto a nivel de procedimiento como de documentación, en correspondencia con la convención de Viena, y al igual que antes vemos cómo la parte británica viola la convención de Viena", aseguró.

Peskov indicó que Rusia continuará "trabajando insistentemente en esta dirección".

Por su parte, la portavoz de la Cancillería rusa, María Zajárova, señaló que Moscú espera que otros países con capacidad de producir esta sustancia respondan si lo fabricaron.

"Esperamos también respuestas de otros países a los que nos referimos, que tienen, tuvieron y continúan teniendo la posibilidad de producir Novichok", indicó durante su rueda de prensa.

Zajárova también dirigió esta pregunta a la OTAN.

"¿Qué pasa con la OTAN? ¿La Alianza Atlántica no sabía que el año pasado en territorio checo se produjo Novichok? ¿Pueden creerlo? Claro, en la Alianza no solo lo sabían… y ahora una buena pregunta: ¿quién, cómo y a qué nivel participó en el patrocinio de estos programas por parte de la OTAN?", declaró.

En ese sentido, la portavoz destacó que Moscú espera una respuesta oficial de la OTAN sobre qué otros países de la Alianza trabajan en investigaciones de sustancias de este tipo.

"¿Qué otros países de la OTAN —quisiéramos escuchar justamente una declaración oficial de la Alianza- participan en este tipo de investigaciones?", cuestionó.

"Cincuenta o cien gramos del veneno del caso Skripal habrían matado a todos en Salisbury"

MOSCÚ (Sputnik) — Cincuenta o cien gramos del agente nervioso utilizado en el caso Skripal habrían matado a todos los habitantes de Salisbury, dijo a Sputnik el químico Leonid Rink, refiriéndose a la dosis que el director de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas, Ahmet Uzumcu, mencionó en una entrevista con The New York Times.

Representantes de Rusia sostienen que el veneno —presuntamente, el A234 y que los británicos catalogan como un arma química de la clase Novichok— fue sintetizado en un laboratorio occidental que estaría realizando experimentos con sustancias tóxicas y antídotos, pero Uzumcu señaló que se necesitan apenas 5 o 10 gramos para fines de investigación o protección, mientras que en Salisbery, por lo que le habían dicho, se habría utilizado una cantidad muy superior, 50 o 100 gramos.

"¡Qué barbaridad! Tamaña dosis habría tumbado toda Salisbery", comentó Rink, uno de los desarrolladores de la clase de sustancias Novichok en tiempos de la Unión Soviética.

Para el experto, "es una cantidad colosal, de combate". "No sé a cuántas personas podría haber matado", agregó.

"La negativa de prestar acceso a los Skripal permite considerar la situación como un secuestro"

La negativa de prestar acceso a los Skripal permite considerar la situación como un secuestro, ha comentado el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov.

El ministro ruso de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, considera que la negativa de las autoridades británicas a prestar acceso diplomático al exagente doble ruso Serguéi Skripal y a su hija Yulia, envenenados en suelo británico, permite considerar la situación como "secuestro o aislamiento deliberado".

"La parte rusa está preocupada por el estado de salud de los Skripal, involucrados por los ingleses en esta provocación. La negativa de las autoridades del Reino Unido a prestar acceso consular [a los Skripal] da motivos para considerar la situación como un secuestro o un aislamiento deliberado. Esto es absolutamente inaceptable", ha declarado el jefe de la diplomacia rusa en una entrevista con el diario italiano Panorama.

Supuesto ataque químico en Duma

En la misma intervención, Lavrov ha comentado que resultaría imposible ocultar huellas del supuesto ataque químico en Duma, por lo que todas las acusaciones de este tipo por parte de Occidente son "absurdas".

EE.UU. ha acusado a Rusia y a Siria de impedir el acceso de los expertos de la OPAQ al lugar del supuesto ataque químico en Duma, del que el Occidente culpa a Damasco.

"Son absurdas las acusaciones de que los militares rusos, supuestamente, retrasaron el acceso de expertos [de la OPAQ] y, mientras tanto, 'limpiaran el sitio'", ha subrayado Lavrov.

"Cualquier especialista lo confirmará: es imposible eliminar rastros de un ataque químico en edificios destruidos porque las sustancias penetran profundamente en el suelo, en las paredes de edificios", ha señalado el ministro.

Relaciones con EE.UU.

El ministro ruso ha destacado que su país valora positivamente el establecimiento de comunicaciones entre Moscú y Washington.

"Hemos dicho en numerosas ocasiones que vemos comentarios del presidente Donald Trump sobre el deseo de establecer un diálogo normal entre nuestros dos países bajo una luz positiva", ha señalado Lavrov.

Sin embargo, el jefe de la diplomacia rusa recalca que Moscú juzgará si Washington está interesado en unas relaciones bilaterales sobre la base del "respeto mutuo", lo que debe traducirse en "medidas prácticas".

Mientras tanto, "la situación en las relaciones bilaterales continúa deteriorándose", se lamentó el diplomático.

"Si hay algunas señales positivas por parte del presidente de EE. UU., están completamente rebajadas por la rusofobia desenfrenada en el 'establishment' de EE. UU., donde nuestro país se presenta como una amenaza", sostiene.

"Allí se promueve la contención sistemática de Rusia con ayuda de sanciones y otras herramientas de presión", agrega Lavroz, señalando que "todo eso surge de disputas políticas internas en Washington y no tiene nada que ver con la realidad".

Análisis: ¿Qué ha pasado con los Skripals? Los medios y las autoridades del Reino Unido guardan silencio sobre el »envenenamiento»

Sergei Skripal, el espía envenenado ex ruso, y su hija Yulia dominaron los titulares hace unas semanas. Ahora se han desvanecido del ojo público, dejando a muchos preguntándose qué pasó exactamente.

Al parecer, Yulia se recuperó lo suficiente como para abandonar el hospital y ahora se cree que está en una casa segura, y no ha habido actualizaciones sobre la condición de Sergei desde que su hija salió del Hospital del Distrito de Salisbury a principios de abril. Desde entonces, los ataques con bombas sirios han dominado los titulares británicos, seguidos por el escándalo de Windrush que terminó con la sorpresiva renuncia del ministro del Interior, Amber Rudd. Algunos argumentan que los medios británicos simplemente han desviado su atención, pero otros sugieren que algo más está en juego.

Varios bloggers han pasado meses cuestionando la narrativa del gobierno sobre el ataque de Skripal. Entre ellos se encuentra el ex embajador del Reino Unido en Uzbekistán, Craig Murray. Murray señaló un tweet del periodista de Channel 4 Alex Thomsen, quien dijo que el único «movimiento público decisivo por parte de las autoridades ha sido censurar a los MSM (medios de comunicación) a través de un D Notice … identificando al envenenador de Skripal como alguien que vive cerca».

Para quienes no lo sepan, un D-notice es una solicitud del gobierno británico para que los medios informen sobre determinada información por razones de seguridad nacional. Los medios no tienen que estar de acuerdo, pero casi siempre lo hacen.

Ahora, la policía y las agencias de inteligencia han revelado que todavía tienen que identificar a un sospechoso en el ataque del agente nervioso en Salisbury. Una cosa es que alguien que supuestamente envenenó a un anciano y a su hija con un arma química en medio del campo somnoliento de Gran Bretaña, pero otra que desaparezca en un país con la mayor cobertura de circuito cerrado de televisión que ningún otro país del mundo. ¿Y cómo puede Gran Bretaña señalar con el dedo tan firmemente en la dirección de Rusia si tienen exactamente cero sospechosos?

Tantas preguntas, tan pocas respuestas. Aparentemente frustrados por la falta de pruebas, muchos han recurrido a las redes sociales para levantar sus ojos digitales sobre la falta de actualizaciones de Skripal … y la falta de sospechosos.

Sin embargo, nada de eso parece importar, ya que el Consejero de Seguridad Nacional del Reino Unido, Sir Mark Sedwill, anuló cualquier esperanza de que la policía estuviera más cerca de atrapar a los tipos malos que atacaron a los Skripals. Cuando un parlamentario le preguntó si sabían quiénes eran los responsables, su respuesta fue simple: «Todavía no».

A pesar de que Sedwill carece de sospechosos, aún insiste en que Rusia es la mayor amenaza del Reino Unido.

Entonces, ¿se recuperará Sergei Skripal? ¿Dónde está Yulia? ¿Quién lo hizo? Misteriosamente, las actualizaciones de la saga Skripal se han desvanecido...

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDACIONES