Portada - Últimas noticias

Unos días después de que Venezuela lanzara su criptomoneda —el petro—, Turquía declaró que también está valorando la posibilidad de introducir el turcoin.

En este sentido, parece que Turquía ha cambiado su enfoque sobre las criptomonedas. En noviembre de 2017, el Directorio de Asuntos Religiosos —una institución estatal— condenó el uso de las criptomonedas, a las que tildó de "antiislámicas" debido a que no pueden ser supervisadas y facilitan el blanqueo.

No obstante, ahora Ankara está barajando la posibilidad de introducir su propia criptomoneda. De acuerdo con la agencia Al Monitor, Ahmet Kenan Tanrikulu, vicepresidente del Partido de Acción Nacionalista, propuso lanzar la criptodivisa turcoin, que podría ser respaldada por el Estado turco.

"El mundo está avanzando hacia un nuevo sistema digital. Turquía tiene que crear sus propios sistemas y su criptodivisa antes de que sea demasiado tarde. Dado que hay demanda, deberíamos crear y lanzar nuestra propia divisa digital. Oponerse a estas monedas no tiene sentido. Es un asunto nacional que requiere de un consenso también nacional", advirtió Tanrikulu, citado por Al Monitor.

Además, Tanrikulu agregó que tras introducir su propia criptomoneda, Ankara tendrá que reformar la ley para evitar el uso indebido del dinero digital. Según el político, el Partido de Acción Nacionalista apoyará cualquiera legislación dirigida a regular las operaciones realizadas con criptomonedas y hacer que estas tributen.

El Partido de Acción Nacionalista, que es la cuarta fuerza política de Turquía, no es el único que se muestra favorable a introducir el turcoin. El Partido de la Justicia y el Desarrollo —gobernante en Turquía— también apoya la iniciativa. Recientemente el vice primer ministro otomano Mehmet Simsek afirmó que el país se estaría preparando para desarrollar su propia criptodivisa.

"Planeamos empezar nuestro propio trabajo con las criptomonedas. Le damos mucha importancia a la digitalización", declaró Simsek en una entrevista a la CNN.

EEUU comienza la retirada masiva de dólares

El Departamento del Tesoro de EEUU empezó finalmente lo prometido hace seis meses: el mayor aumento de deuda pública de los últimos nueve años. La semana pasada vendió una cantidad sin precedentes de 179.000 millones de dólares en títulos.

Más aún, las estimaciones de financiamiento de enero muestran que el Tesoro estadounidense espera emitir 441.000 millones de dólares en deuda comerciable neta en el actual trimestre, cantidad máxima desde la crisis de 2008-2009, cuando la Administración de EEUU estaba recaudando fondos urgentemente para salvar al sistema bancario.

La política de las autoridades financieras de EEUU tiene como objetivo atraer una considerable cantidad de dólares de los mercados para financiar el déficit presupuestario, que crecerá en el contexto de la reforma tributaria de Trump.

En lugar de reducir gastos y deficiencias, como había prometido durante la campaña electoral, Trump decidió aumentar de manera récord el déficit presupuestario, los gastos presupuestarios y la deuda pública.

Este paso provocó el descontento de los mercados financieros, los medios económicos y los pocos políticos que saben cuáles serán las consecuencias de la estrategia de cubrir el déficit con deudas para la economía en general.

Los analistas creen que el sistema financiero de Estados Unidos tendrá que someterse a una gran prueba. Últimamente, el crecimiento del rendimiento de los bonos no conduce a un aumento en la tasa del dólar, observa el diario Expert.

"Esta brecha puede llevar al hecho de que el dólar se comportará como las monedas de los mercados emergentes, es decir, de manera volátil e impredecible", concluye el medio.

Irán avanza cada vez más y está cerca de adiós al dólar estadounidense

Irán cree que la participación del dólar estadounidense en sus bolsas extranjeras es insignificante y que su reemplazo debería ser adecuado para el comercio con socios importantes como los Emiratos Árabes Unidos, Rusia, China y la Unión Europea.

Teherán anunció que las órdenes de compra de los comerciantes que se basan en el dólar estadounidense ya no se permitirán en las operaciones de importación, lo que mueve al país un paso más hacia el abandono del dólar en sus actividades de comercio exterior, informó Press TV.

Mehdi Kasraeipour, director de Asuntos de Regulaciones y Políticas cambiarias del Banco Central de Irán, dijo que la medida entró en vigencia el miércoles 28 de febrero.

Kasraeipour agregó que la medida no crearía ningún problema para los operadores porque la participación del dólar estadounidense en el comercio del país era bastante pequeña.

«Durante mucho tiempo, el sector bancario de Irán no ha podido utilizar el dólar como resultado de las sanciones», dijo.

Según él, los comerciantes iraníes ahora tendrán que informar a sus proveedores que cambien la moneda base del dólar a otras monedas para asegurarse de que todos los documentos de importación puedan procesarse adecuadamente en los puntos de entrada iraníes, escribió la agencia.

Irán se prepara para deshacerse del dólar en el comercio internacional
Muchos comerciantes se preocupan, sin embargo, por los costos que esta política podría generarles y, en última instancia, los consumidores, como comerciantes, tendrán que afrontar gastos adicionales para convertir la divisa base del dólar a otras licitaciones legales.
Esto aumentaría los costos de las importaciones y, finalmente, elevaría los precios de los productos importados.

El cambio emergente de Irán a monedas distintas del dólar llega en un momento en que la indignación se está acumulando en el país a raíz de una orden ejecutiva del presidente estadounidense, Donald Trump, para prohibir el ingreso de iraníes a los Estados Unidos.

Irán ya ha firmado acuerdos con varios países, como Rusia, Azerbaiyán, Turquía e Iraq, para deshacerse del dólar y usar monedas comunes.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19