Portada - Últimas noticias

Cada vez más habitantes de la isla Terceira de Portugal padecen enfermedades mortales, especialmente cáncer, a un ritmo que no está en sintonía con el resto del archipiélago de las Azores. Terceira no es diferente de las otras islas, excepto en una cosa. La agencia de videos RUPTLY, con sede en Rusia, llevó a cabo una investigación exclusiva sobre este asunto.

Base aérea de Lajes

La Base Aérea de Lajes en la Isla Terceira ha sido sede del 65º Grupo de Base Aérea de los Estados Unidos durante décadas. Desde la Segunda Guerra Mundial se ha considerado una de las bases más convenientes: una pista de aterrizaje en el medio del Océano Atlántico, estratégicamente situada entre EE. UU. Y Europa.

Sirviendo como una estación de reabastecimiento de punto medio para aviadores estadounidenses, contiene un gran número de tanques de combustible y otras instalaciones de almacenamiento. Los científicos locales dicen que durante el transcurso de su explotación, se han producido varios derrames importantes que podrían haber contaminado las aguas locales, los acuíferos y el suelo. Para empeorar aún más las cosas, los habitantes han estado alarmados por la supuesta actividad nuclear mortal en la base, mientras que los funcionarios han permanecido en silencio.

La isla azotada por el cáncer

Los científicos y activistas en la isla están haciendo sonar la alarma, ya que el número de personas que padecen enfermedades graves y mueren por cáncer está creciendo rápidamente. Marcos Fagundes, ciudadano local y miembro de un movimiento cívico que aboga por la descontaminación inmediata de la isla, trae estadísticas aterradoras:

«… en [la ciudad de] Praia da Vitoria hay carreteras que, por un lado, todas las casas tienen o tienen al menos un caso de cáncer, y por otro lado es casi cualquier otra casa. Eso no es normal», dijo. .

Norberto Messias, profesor e investigador de la Escuela Superior de Salud, aporta aún más información inquietante sobre las estadísticas de cáncer. Según él, se registró un mayor número de casos de cáncer en la isla que en el resto de Azores. Terceira es responsable de hasta el 33% de ciertos tipos de cáncer, especialmente cánceres más raros, como el cáncer de ojo, en todo el archipiélago, y solo alberga al 8.52 por ciento de la población de las Azores.

El creciente número de enfermedades graves entre la población local como la demencia, la infertilidad y los problemas cardíacos puede estar relacionado con concentraciones superiores a lo normal de metales pesados ​​y otros contaminantes, dijo Félix Rodrigues, profesor de física en la Universidad de Azores. Él es inflexible en que hay numerosos lugares en la isla con niveles extremadamente altos de contaminación causada por metales pesados, hidrocarburos o PCB (bifenilos policlorados).

«Los metales pesados ​​tienen efectos graves sobre la salud. Hay niveles muy altos de plomo en algunas zonas: cobre, zinc, molibdeno […] Todos ellos son metales pesados ​​que en ciertas concentraciones pueden causar esterilidad, cáncer, arritmia y un sin fin cantidades de problemas asociados con un exceso de estas sustancias «, dijo Rodrigues.

Informes y hallazgos problemáticos

Messias mostró uno de sus hallazgos recientes en Praia Bay. Parece roca negra, pero según él es una muestra de hidrocarburos residuales: sedimentos de hidrocarburos. Está convencido de que está relacionado con los derrames que ocurrieron en la base aérea de los EE. UU.

«Todo lo que falta aquí para tener petróleo utilizable es lo que quedó en los suelos después de los derrames e infiltraciones», agregó.

Rodrigues dijo que se derramaron unos 88,000 litros de combustible en los últimos 10 años, y eso solo son los que se documentaron. Según él, no se informa nada inferior a 150 litros.

«Este es un infierno que se repite en varias islas que están ocupadas por los estadounidenses. Esta es casi una ‘política de tierra quemada’ donde los problemas se acumulan y el gobierno local no reacciona, la población no tiene capacidad para tomar una decisión. postura, tal vez como resultado del analfabetismo científico, de falta de conocimiento sobre las relaciones causa-efecto «, dijo Rodrigues.

Orlando Lima, un ex trabajador de la base estadounidense, mostró un aumento significativo en los niveles de radioactividad cerca del Pico do Careca, una colina artificial cerca de la base estadounidense que se construyó en el lugar de los viejos búnkeres. El contador Geiger mostró valores entre 18,000 y 22,000 picocuries en partículas alfa.

También contó una historia sobre una comisión del Senado estadounidense que visitó la isla para verificar un reclamo de la familia de un militar estadounidense que se estaba muriendo por la exposición a la radioactividad, presumiblemente en Terceira.

Aún más preocupante son dos informes que el periódico local Diario Insular obtuvo a través de una fuente confidencial. Según ellos, el ejército de los EE. UU. Conoce «30 áreas de preocupación» y 17 derrames importantes de combustible, y 6 de ellos tienen el nivel máximo de severidad. También contenían información sobre 38 áreas con altas concentraciones de hidrocarburos y metales pesados, incluyendo plomo y zinc tanto en el agua como en el suelo.

A pesar de admitir múltiples derrames, no siempre se realizó una limpieza o descontaminación adecuada.

«Una liberación JP-4 de 15,000 galones ocurrió el 19 de julio de 1984, cuando se activó inadvertidamente un ducto subterráneo abandonado. Según las entrevistas realizadas, no se ha realizado ninguna actividad de limpieza», según un informe ambiental del 27 de junio de 2003.

«Las actividades históricas en South Tank Farm incluyeron enterrar lodo junto a los puertos de acceso de los tanques que se generaron durante la limpieza del tanque […] El lodo contenía altos niveles de tetraetil-plomo (TEL) así como TPH y BTEX. conocido por el sitio […] No todos los suelos contaminados podrían ser eliminados «, dice un informe hidrológico en el campo Lajes, Azores, Portugal.

‘Mis dos padres murieron de cáncer’

Madail Avila, una residente de Praia da Vitoria de 34 años que se curó de cáncer de mama, dijo que sus padres murieron de cáncer y que todos vivían en la isla. Obtuvo el mismo cáncer de mama que el que mató a su madre, con la misma patología.

«Es una gran coincidencia que haya tantos casos de cáncer dentro de la misma familia y también en la misma área geográfica, ya que todos estos casos están ubicados geográficamente en la misma área», dijo Ávila.

Ella quiere criar a sus hijos en un lugar donde pueda garantizar una buena calidad de vida, pero no está segura de poder proporcionarlo a Terceira.

‘Existe una relación entre la tasa de cáncer y la base estadounidense’

Messias confía en que «hay una relación» entre el aumento de las tasas de casos de cáncer y las condiciones de salud graves y la presencia de la base aérea de EE. UU.

«No tenemos material genético diferente, no tenemos una cultura diferente, no tenemos hábitos alimenticios diferentes, somos lo mismo que cualquier otra persona [portuguesa]. Lo único que nos diferencia es la contaminación de la base de Lajes. No veo ninguna otra razón para tener una mayor incidencia en estas áreas relacionadas con la salud «, dijo el profesor.

Respuesta de los oficiales

Los funcionarios estadounidenses contactados por RUPTLY no hicieron comentarios sobre las acusaciones de los locales, solo señalando que todos los comentarios sobre el asunto se hicieron en un comunicado de prensa publicado en los resultados de la última reunión bilateral Portugal-Estados Unidos en diciembre de 2017. La prensa publicación presentó una promesa «para monitorear los problemas y alentar a los expertos técnicos a llegar a una conclusión sobre la mejor manera de proceder».

Una base militar secreta de EE.UU. puede quedar al descubierto por el cambio climático

La base de Camp Century fue construida bajo el hielo de Groenlandia por EE.UU. durante la Guerra Fría. Hoy el calentamiento global puede hacerla aflorar y poner en riesgo a la población por sus peligrosos y contaminantes componentes.

En el punto más álgido de la Guerra Fría, hace aproximadamente 60 años, EE.UU. diseñó una red de sitios móviles para el lanzamiento de misiles nucleares bajo las capas de hielo de Groenlandia. El objetivo era prepararse para una posible guerra con la Unión Soviética. Uno de estos sitios era Camp Century, que pertenecía al Proyecto Iceworm. Los soldados vivían en el hielo con el solo propósito de prevenir que la base fuera cubierta completamente por la nieve, informaMotherboard.

Mientras el Proyecto Iceworm finalizaba, la base de Camp Century fue cerrada y abandonada en 1967. Los planificadores militares a cargo del proyecto en aquel entonces, asumieron que el material peligroso de la base —incluyendo combustibles y refrigerantes radiactivos— se mantendrían enterrados bajo la espesa capa de hielo de Groenlandia para siempre.

No obstante, las temperaturas están aumentando en estas tierras debido al cambio climático y contaminantes peligrosos amenazan con resurgir del hielo, poniendo en riesgo a los habitantes de Groenlandia y alrededores.

Bases en peligro

Según un informe publicado por el Pentágono este año, Camp Century no es la única instalación militar de EE.UU. en el exterior amenazada por el cambio climático: más de la mitad de las bases militares de Washington a lo largo y ancho del mundo podrían estar en riesgo.

Con todo, el Proyecto Iceworm es un caso de estudio útil, según Jeff Colgan, profesor asociado de ciencias políticas y estudios internacionales de la Universidad de Brown. Para el especialista, la pregunta de quién debería hacerse responsable del destino de Camp Century se ha convertido en una "patata caliente" política porque no está nada claro a quién le corresponde limpiar la zona.

En un nuevo 'paper' publicado en Global EnvironmentalPolitics, Colgan evalúa el impacto del cambio climático en las bases militares como un problema político y diplomático, aparte del costado ambiental del fenómeno. Debido a que Camp Century fue el resultado de un tratado entre Dinamarca y EE.UU. —en ese momento Groenlandia era una colonia danesa— el Proyecto Iceworm muestra lo políticamente complejas que pueden ser situaciones como esta.

"No es de una prioridad alta. De hecho, es un hecho poco conocido en Washington", afirmó Colgan. "La única gente realmente preocupada está en Groenlandia", remata.

El Servicio Geológico de Dinamarca y Groenlandia (GEUS, por sus siglas en inglés), una institución de investigación independiente en la órbita del Ministerio de Energía de Dinamarca, viene monitoreando las capas de hielo de Groenlandia desde hace años y ahora está observando específicamente la zona de Camp Century.

En el verano de 2017, el vicedirector general de GEUS, FlemmingChristiansen, reveló que había una estación climática en la zona y que los científicos usaron un radar para determinar qué se hallaba escondido bajo el hielo. La información climática de Camp Century está disponible al público en Internet, aunque tomará algún tiempo hasta que se puedan detectar tendencias a largo plazo.

Los responsables políticos, mientras tanto, tendrán que determinar exactamente qué medidas tomar respecto a la amenaza del cambio climático sobre las instalaciones militares.

De los cientos de bases estadounidenses a lo largo del mundo, "no está claro cuántas de ella se encuentran amenazadas por el cambio climático, como en Groenlandia", afirmó Colgan. Otros lugares, como ciertas islas del Pacífico, también podrían verse impactadas por el cambio climático, recordó.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19