Portada - Últimas noticias

La red estaba formada por tres alcaldes, cinco rabinos, dos miembros de las legislaturas locales y varios políticos. En total eran 44 personas, lo suficiente para mostrar que en Estados Unidos el puritanismo coexiste con la cultura de la corrupción y de la transgresión de una manera muy sutil.

Los agentes del FBI dijeron ayer que los arrestos masivos de 44 personas –dedicadas a enriquecerse ilícitamente cobrando coimas, lavando dinero y vendiendo órganos– no tiene precedentes.

La historia de EE. UU. está llena de casos de corrupción que se suceden ano tras año a nivel empresarial –como el caso Enron–, financiero –como Madoff– o simplemente otros delitos como la compra y venta de las drogas en las calles de Nueva York.

Lo que más sorprende en el caso de ayer fue la cantidad de arrestados en un solo día y que entre los mafiosos hubiera funcionarios, políticos y rabinos. Estos últimos, bajo el aspecto de rectitud religiosa no hacían otra cosa que lavar dinero o robarles a sus fieles.

La investigación del FBI duró dos años. No sólo abarcó varios estados (New Jersey y Nueva York) sino que también a nivel internacional se extendió a Suiza e Israel.

Según los papeles presentados por el fiscal ante la corte, todo comenzó con una demanda de fraude bancario contra un miembro de un enclave sirio-judío situado en la costa atlántica de New Jersey en un pueblito llamado Deal.

El demandado, cuyo nombre permanece en el anonimato, confesó su crimen, se convirtió en un informante del FBI y comenzó a hacerse pasar por un especialista en desarrollo inmobiliarios que ofrecía grandes coimas para poder obtener los permisos oficiales correspondientes para realizar las obras. Fue así que cayeron los intendentes de Hoboken, Peter Cammerano (que asumió apenas hace un mes), de Seacaucus, Dennis Elwell, ambos del Partido Demócrata, y Anthoyn Suárez de Ridgefield. También el legislador republicano por Nueva Jersey, Daniel Van Pelt, y la segunda de la alcaldía de Jersey City, Leona Baldini.

"Para estos acusados la corrupción era una manera de vivir", dijo el fiscal de Nueva Jersey, Ralph Marra Jr., durante la conferencia de prensa que dio para anunciar los arrestos. "Se movían en una zona libre de ética", agregó.

Weysan Dun, el agente especial encargado de la investigación en la oficina del FBI en New Jersey, explicó que los rabinos arrestados, incluyendo el de la comunidad judía siria de EE. UU., Saúl Kassin de Brooklyn, formaban parte de una gran red de lavado de dinero con tentáculos en Israel y Suiza. Otro de los arrestados, Levy Izhak Rosenbaum de Brooklyn fue acusado de persuadir a personas con problemas económicos a venderle un riñón por 10.000 dólares que luego vendía por 160.000.

Según Dun, la motivación de los acusados, sin embargo, no fue ni religiosa ni política. Lo importante para todos era simplemente el enriquecimiento.

"Cualquier tipo de corrupción es inaceptable, en cualquier lugar, en cualquier momento, sea quien sea el implicado", dijo el gobernador de Nueva Jersey en un comunicado distribuido a la prensa.

"La escala de la corrupción que estamos viendo a medida que el caso avanza es simplemente terrible y no puede ser tolerada."

Otro de los detenidos es el presidente del Legislatura de Nueva Jersey, Mariano Vega, y la funcionaria de la alcaldía Leona Beldini. La demanda contra Vega indica que cobró 10.000 dólares antes de la elecciones y la de Peter Cammerano, un miembro de la legislatura local, explica que cuando el informante del FBI le ofreció una coima de 10.000 dólares (la cifra que siempre ofrecía) para que le apure un expediente, el funcionario respondió "le prometo que usted será tratado como un amigo".

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19