Portada - Últimas noticias

La caída de un avión de pasajeros ATR 72 en el centro de Irán, que acabó el domingo con la vida de 66 personas, vuelve a poner de manifiesto las desastrosas consecuencias de los embargos de Estados Unidos, sobre el sector de transportes del país persa, en especial para la flota de aviación civil.

La férrea oposición de Washington a la venta a Teherán de aviones nuevos es, a juicio de los expertos, el factor fundamental de la degradación de la flota aérea persa, causante de sangrientas catástrofes, con grandes pérdidas de vidas humanas.

Esa oposición contraviene claramente al texto del acuerdo internacional sobre el programa de energía nuclear iraní de 2015, el JCPOA (siglas en inglés de Plan Integral de Acción Conjunta), que estipula el levantamiento de las “sanciones” antiiraníes, incluida la autorización de la venta de aviones a Irán, como reconoció la Casa Blanca en junio de 2016.

Irán espera en el mes de julio la primera entrega de aviones Boeing contratados en diciembre de 2016, gracias al acuerdo, pero el acceso a la Presidencia estadounidense de Donald Trump el año pasado ha facilitado que la Cámara de Representantes de EE.UU., donde es notoria la influencia de los lobbies proisraelíes, está tratando de dificultar la financiación de las compras.

Entre otros proyectos de ley en este sentido, hace un año, el senador ultrasionista Marco Rubio registró en el Congreso estadounidense una propuesta de “Ley de Cielos Libres de Terror Iraní” para impedir las ventas de aeronaves, acusando a Teherán de utilizar aviones civiles para supuestos actos de terrorismo.

“Las sanciones que se le han impuesto a Irán, durante ni se sabe cuánto tiempo, son draconianas y el objetivo de todas estas es crear algún tipo de caos en el país a partir de ciertos sectores, para luego manipularlo y convertirlo en un incidente político, que es lo que se hace en general con todos los embargos unilaterales coactivos”, explicó en diciembre a la cadena iraní en lengua inglesa Press TV el analista Alexander Azadgan.

Las sanciones que se le han impuesto a Irán, durante ni se sabe cuánto tiempo, son draconianas y el objetivo de todas estas es crear algún tipo de caos en el país a partir de ciertos sectores, para luego manipularlo y convertirlo en un incidente político, que es lo que se hace en general con todos los embargos unilaterales coactivos”, explica el analista Alexander Azadgan.

Entre las principales catástrofes aéreas ocurridas en Irán en los últimos años, pueden señalarse, además de la de este domingo en el monte Dena, el choque de un Antonov An-140 en Teherán (capital) en agosto de 2014, con 39 víctimas mortales, y la caída en 2011 de un Boeing 727 en una tormenta de nieve cerca de Urmía (noroeste), en la que murieron 70 personas.

Otro sector en el que los embargos occidentales a Irán han afectado directamente a la población civil es el de los medicamentos. Antes del acuerdo de 2015, las sanciones unilaterales impedían el suministro de medicinas y equipo médico vitales en numerosos campos, desde los trasplantes de órganos hasta la esclerosis múltiple, pasando por la diabetes, la hepatitis, la hemofilia y muchas otras enfermedades.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS