Portada - Últimas noticias

Después de un exitoso lanzamiento de prueba en diciembre y un desafío a las marcas globales de petróleo Brent y WTI, China sacará al mercado futuros de crudo en Shanghái el 26 de marzo, según el portavoz de la Comisión Reguladora de Valores de China, Chang Depeng.

El año pasado, China adelantó a Estados Unidos como el mayor importador mundial de petróleo: el volumen de compras fue de 8.43 millones de barriles por día para satisfacer la demanda del gobierno y de las refinerías petroleras independientes, señala la agencia Bloomberg.

El volumen de las reservas de petróleo estratégicas acumuladas del país alcanzó millones de barriles. En lugar de comprar la cantidad deseada de petróleo, las empresas privadas deben cumplir con las cuotas establecidas por el gobierno para sus compras. Y este año estas cuotas se han ampliado.

"El mercado chino de futuros de materias primas es un profundo fondo de liquidez. Los operadores internacionales han exigido acceso a este fondo durante muchos años", observa John Browning, socio gerente de BANDS Financial Ltd, citado por el medio.

Según Bloomberg, las cámaras de comercio internacionales, como Mercuria Energy Group, Vitol Group y Glencore, podrían utilizar futuros para arbitraje, opina Chen Tong, analista de First Futures Co. El contrato puede ser atractivo para instituciones financieras, como bancos de inversión y fondos.

Sin embargo, el medio añade que los escépticos creen que esto no sucederá mientras la moneda esté controlada por el gobierno central.

"Aunque este proceso crea otro ímpetu para liberalizar el yuan, hay obstáculos más grandes relacionados con la volatilidad y las salidas de capital que determinarán el ritmo", explica Michal Meidan, analista de la consultora de la industria Energy Aspects Ltd.

A largo plazo, sería oportuno que muchas transacciones petroleras se realicen en la moneda del importador principal. Pero se tardará años para que el yuan derroque al dólar.

China quiere que el yuan se convierta en una nueva moneda de reserva internacional, pero entonces el país tendrá que pasar del estatus de importante exportador al de un gran importador, lo que fortalecería la moneda, pero conduciría a un déficit comercial.

Una consecuencia inevitable del estatus internacional del yuan sería la menor competitividad de los bienes locales destinados para la exportación, lo que apenas es posible en Pekín, al menos en un corto plazo. Sin embargo, la iniciativa 'Un cinturón, una ruta' es un proyecto a largo plazo para expandir la presencia de China en el mundo y su influencia en diversas industrias.

Durante los años que tarde el yuan en transformarse en petroyuan, las industrias locales tendrán tiempo para adaptarse a las nuevas realidades. China ya ha pasado de la industria pesada al ámbito de los servicios. Ahora tendrá que acelerar y ampliar este proceso.

Pekín está listo para intensificar su actividad. Pronto China lanzará contratos de petróleo en yuan. Esto significa que Rusia, al igual que Irán (otro actor clave en el proceso de integración en Eurasia), podría evitar las sanciones de EEUU mediante el comercio de productos de energía en sus monedas o en yuan.

El diario ruso Vesti Finance señala que el yuan se convertirá en oro en las bolsas de Shanghái y Hong Kong.

La nueva tríada de petróleo yuan-oro es una victoria absoluta. No habrá problemas si los proveedores de energía prefieren pagar con oro físico en vez de yuanes. Lo más importante es la oportunidad de evitar el dólar.

En 1993 se presentó la idea de crear el terreno para el desarrollo del petroyuan, pero solo ahora los planes de China tienen una oportunidad real de ser llevados a la práctica, después de más de 20 años.

La tormenta que viene: El dólar de los Estados Unidos sufre por el peso de los déficits económicos

Los recientes cambios en las tasas impositivas de los Estados Unidos, junto con su déficit en cuenta corriente, están creando aguas turbulentas para el dólar y ya hay evidencia de que el barco está dejando entrar agua. Los periodistas financieros de Bloomberg han declarado que el dólar «está bajo asedio», citando lo que llaman «déficits gemelos». Entonces, ¿cuál es la evidencia?

La semana pasada, el Congreso votó para aumentar el gasto en casi $ 300 mil millones durante los próximos dos años, justo después de aprobar un recorte de impuestos de $ 1.5 trillones que podría impulsar la demanda interna y la brecha comercial del país aún más.

Los estrategas son cada vez más cautelosos con respecto a los déficits gemelos de los Estados Unidos, que, según lo más probable, pueden alimentar aún más la vulnerabilidad del dólar luego del breve resurgimiento de febrero.

El dólar ya parece estar en un atolladero, debido al menos a las perspectivas económicas alentadoras y un progreso en el extranjero, así como también a «una administración de Trump que aparentemente pretende debilitar a la divisa de Estados Unidos», escribió Bloomberg. Por ahora, la moneda que una vez fue dominante ha mostrado una caída del 12 por ciento desde el inicio de 2017. Con el déficit fiscal y de cuenta corriente combinado de los EE.UU. una vez más acercándose al 6 por ciento del PIB, el futuro a largo plazo del dólar parece sombrío.

Mark McCormick, jefe de estrategia de divisas norteamericana en Toronto Dominion Bank, señaló a Bloomberg:

«Cuando se suma la cuenta corriente y el déficit presupuestario, se crean muchas vulnerabilidades externas para la tasa de cambio», dijo McCormick. «Estamos en un entorno en el que se está convirtiendo en un desafío desde una perspectiva de flujos de capital para conectar estos».

Tras analizar la dinámica, McCormick estima que el dólar todavía está sobrevaluado en un 10 por ciento a más largo plazo.

El déficit presupuestario de Estados Unidos se disparó en los primeros cuatro meses del año fiscal, aumentando un 11 por ciento a $ 176 mil millones entre octubre y enero en comparación con el mismo período del año anterior, según un informe del Departamento del Tesoro publicado el lunes.

Esa es la brecha fiscal más grande desde 2013 y se espera que aumente aún más debido a su envejecimiento de la población y las obligaciones de pensiones.

Otros países parecen aprovechar el debilitamiento del dólar, ya que China, la segunda economía más grande y el mayor comprador de petróleo en el mundo, ha anunciado recientemente la negociación de sus propios futuros de crudo en yuanes.

El movimiento finalmente marca su transición a un establecedor de precios de hidrocarburos. Al arrojar el guante al tradicional negocio petrolero denominado en dólares, China incluirá los futuros de crudo en moneda local en Shanghai el 26 de marzo, dijo el regulador de valores del país la semana pasada.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS