Portada - Últimas noticias

Los 'Testigos incómodos': El 20 de febrero de 2014, en la Plaza de la Independencia de Kiev, francotiradores desconocidos abrieron fuego contra los participantes de las protestas.

El ataque se cobró la vida de 53 personas: 49 manifestantes y cuatro agentes del orden público. La tragedia desencadenó la posterior crisis en el país.

Los líderes de la oposición y los representantes de los Estados Unidos y la UE acusaron inmediatamente "al régimen de Víctor Yanukovich", el presidente del país en la época, de la masacre. Sin embargo, la investigación oficial ha llegado a un callejón sin salida: los responsables no han sido encontrados aún.

El corresponsal de Sputnik Andréi Veselov entrevistó a esos presuntos francotiradores. Vienen de Georgia. Según ellos, recibieron sus órdenes de los propios líderes del Euromaidán, el movimiento que buscó el cambio del poder.

 

Tristán Tsitelashvili, Alexandre Revazishvili y Koba Nergadze (de izqd. a dcha.)

Más aún, afirman que les dieron una orden directa de disparar no solo a los policías, sino también a los propios manifestantes, para enardecer a la multitud y provocar una crisis política.

El hecho de que algunos francotiradores georgianos estuvieron involucrados en el tiroteo en Maidán fue revelado por primera vez por el general Tristán Tsitelashvili, excomandante de 'Avaza', la unidad de élite del Ejército georgiano.

Tsitelashvili luchó en Abjasia y participó en los combates en agosto de 2008 durante la llamada 'guerra de los cinco días'.

Pero luego se convirtió en un 'némesis' del presidente georgiano en la época, Mijaíl Saakashvili, quien intentó achacar su derrota en la guerra a los militares.

La Policía llegó a la casa de Tsitelashvili, y fue bruscamente arrestado. Durante la acción de fuerza, el pequeño hijo del general resultó gravemente herido.

A Tsitelashvili le exigieron que reconociera su participación en una "conspiración de generales" ficticia, por la que supuestamente Georgia perdió la campaña de 2008.

El general no dio testimonio. Y desde entonces él es uno de los oponentes principales de Saakashvili.

Desde 2014 sabía que había nativos de Georgia en el Maidán condicionados específicamente para disparar.

Algunos de ellos eran mis subordinados en el Ejército georgiano.

Algunos todavía están en el territorio de Ucrania y toman parte en las hostilidades [en el este del país]. Otros regresaron.

Tuvieron miedo de hablar durante mucho tiempo y ahora, también, tienen miedo. Como testigos innecesarios, simplemente pueden ser eliminados.

"La gente nos llamaba Sonderkommando"

Uno de los exmilitares georgianos a los que el general Tsitelashvili se refería es Koba Nergadze.

Como militar regular del Ejército georgiano, en 2003-2004 Nergadze participó en una serie de operaciones especiales en la región de Ergeneti, ubicada entre Georgia y Osetia del Sur.

Luchamos contra el contrabando. La región estaba dividida entre comerciantes georgianos y osetios.

A veces surgieron situaciones de conflicto, incluidos enfrentamientos directos con las Fuerzas Armadas osetias.

Nuestra brigada perdió a 11 o 12 personas, no recuerdo exactamente. Las bajas totales del Ejército georgiano fueron 45.

En 2006 se retiró del Ejército con el rango de teniente primero y después de un tiempo se instaló en el Servicio de Seguridad del Ministerio de Defensa de Georgia bajo la protección de Mamuka Mamulashvili.

Hoy este mismo Mamulashvili es el comandante de la llamada 'legión georgiana', que participa en acciones armadas en el este de Ucrania al lado de la Kiev oficial.

Lo conocí en el Ejército, en un cumpleaños de mi amigo.

Oficialmente, nos ocupábamos de la seguridad de los mítines celebrados en Tiflis, para que no hubiera enfrentamientos entre partidarios y opositores de Saakashvili.

En realidad, la tarea fue reprimir manifestaciones de la oposición. Vigilábamos a los opositores.

En caso de necesidad, nuestros oficiales de servicio golpeaban a los líderes de la oposición por orden de los comandantes.

Como regla general, durante esas acciones llevábamos máscaras. La gente nos llamaba 'Sonderkommando'.

NB: 'Sonderkommando' es el nombre de las unidades especiales de la Alemania nazi, frecuentemente asociadas con los campos de concentración. En otros contextos puede significar una unidad especial convencional o de élite.

Usualmente los empleados del servicio escondían su lugar de trabajo.

En la conversación con Sputnik, Koba nombró algunos "precios" por sus servicios. Así, por ejemplo, les pagaron 1.000 dólares estadounidenses por golpear a un diputado opositor.

En diciembre de 2013, Mamulashvili reunió a las "decenas" y ordenó "ir urgentemente a Ucrania para ayudar a los manifestantes".

Al grupo de Nergadze se le asignaron 10.000 dólares. Les prometieron otros 50.000 tras regresar del viaje.

Utilizaron pasaportes falsos: el propio Koba llevaba un pasaporte a nombre de Gueorgui Karusanidze (nacido en 1977).

En Kiev, el grupo fue alojado en la calle Ushinski. Y todos los días, como al trabajo, fueron al lugar del Maidán, a la Plaza de la Independencia.

Nos ordenaron monitorear el orden para que no hubiera embriaguez, mantener la disciplina, identificar a los provocadores.

El año nuevo Nergadze lo celebró en el hotel 'Ucrania', que ya estaba controlado por los manifestantes.

Otro exmilitar georgiano que llegó a Kiev en medio de los disturbios, fue Alexandre Revazishvili.

Después de servir en el Ejército en Georgia, se convirtió en activista de la organización de los partidarios de Saakashvili, 'Zona Libre'.

En sus propias palabras, "se metía en las filas de los opositores, provocaba riñas y buscaba peleas".

La 'Zona Libre' era dirigida por Koba Jabazi, fue él quien presentó a Alexandre y Mamulashvili.

Este último se interesó en su antigua especialidad militar: en el ejército, Revazishvili había sido francotirador.

A mediados de febrero, Revazishvili, Jabazi y otros cuatro representantes de la 'Zona Libre' volaron a Kiev en un vuelo de la aerolínea estatal ucraniana, 'Ukraine International Airlines'.

Se alojaron en la calle Vozdujoflotskaya para luego pasar a un conservatorio, tomado por la oposición.

"Serguéi Pashinski llevó las armas"

"El 14 o 15 de febrero reunieron a los jefes de los grupos (a mí, a Kikabidze, Makiashvili, Saralidze y otros cuyos nombres no recuerdo) en el tercer piso del hotel Ucrania en una habitación privada. Allí estaban Parubi y Pashinski", recuerda Nergadze.

A la reunión también asistió un tal Christopher Bryan, que se presentó como un exsoldado estadounidense.

NB: Andréi Parubi, político de extrema derecha ucraniano, "comandante del Maidan" durante los disturbios en Kiev, presidente del Parlamento en 2016

NB: Serguéi Pashinski, controvertido político y empresario ucraniano, uno de los organizadores logísticos del Maidán, diputado del Parlamento

Parubi habló con nosotros: 'Necesitamos ayudar al pueblo hermano y pronto tendremos una misión'. Pero no hubo más aclaraciones.

Para entonces ya había visto las armas en manos de los manifestantes: rifles de caza y pistolas.

En la tarde del 19 de febrero, volvieron al hotel Serguéi Pashinski y varios tipos desconocidos con bolsas grandes.

Llevaron las carabinas SKS, fusiles de asalto Kalashnikov de calibre 7,62, así como un rifle de francotirador SVD y una carabina de producción extranjera.

Pashinski nos explicó que las armas eran 'para defenderse' pero a mi pregunta 'de quién defenderse', no respondió y salió de la habitación.

En aquel momento Nergadze y Mamulashvili tuvieron una conversación. Mamulashvili habló de la "misión especial" y que "era necesario crear el caos en el Maidán, usar las armas a todos los efectos, contra los manifestantes y la policía, sin diferencia".

Estaba explicando a todos la "misión": prevenir que se disipe el Maidán.

Según cuenta Alexandre Revazishvili, ese mismo día llevaron las armas al conservatorio

Vinieron Mamulashvili, Saralidze (apodado 'Pequeñito') y aproximadamente diez personas, al resto no los conocía.

Mamulashvili preguntó sobre nuestro estado de ánimo. Ellos se rieron.

Alguien le preguntó a Mamulashvili en georgiano ¿dónde está Misha? Él respondió: 'con el Póroj'. Luego se fueron.

NB: 'Misha' es el diminutivo del nombre 'Mijaíl' mientras 'Póroj' (traducido como 'pólvora') es una forma coloquial de crear un apodo basado en el apellido 'Poroshenko'

Después de un rato, Pashinski y algunos otros trajeron una bolsa con armas, en su mayoría carabinas SKS. El propio Pashinski llevaba un Kalashnikov.

Entre los presentes se encontraba también Vladímir Parasiuk, jefe de uno de los "centenares" del Maidán (los activistas militantes se organizaban en unidades de 100 personas, llamadas 'sotnia', literalmente un 'centenar').

Posteriormente se convirtió en el comandante de la cuarta compañía del batallón de voluntarios ucranianos Dnipro y diputado del Parlamento.

 

Serguéi Pashinski, político y empresario ucraniano (izqd.), y Vladímir Parasiuk, parlamentario ucraniano

Pashinski me pidió que le ayudara con la elección de la posición para disparar.

Dijo que el asalto al conservatorio por los 'Berkut' era posible por la noche y que los manifestantes podían dispersarse.

NB: 'Berkut', unidad especial de la Policía ucraniana, leal al presidente Yanukovich

Por la noche, alrededor de las cuatro o cinco de la mañana, oí disparos. Mi impresión era que provenían del lado del Palacio de Octubre.

Pashinski se levantó de un salto, agarró el walkie-talkie y comenzó a gritar para detener el fuego, que 'todavía no era el momento'. El tiroteo se detuvo de inmediato.

Aproximadamente a las 7:30 a.m. o algo más tarde, Pashinski ordenó a todos que se prepararan. Luego, que abrieran fuego.

La orden fue 'hacer dos o tres disparos e inmediatamente cambiar la posición'.

El tiroteo duró aproximadamente 10 o 15 minutos. Después, nos ordenaron soltar las armas y abandonar el edificio

Los propios Pashinski y Parasiuk también dispararon: Pashinski, con cortas series de su Kalashnikov, Parasiuk, con su carabina Saigá.

El padre de Parasiuk, Zinovi —posteriormente un voluntario que luchó en el conflicto en el este ucraniano—, también estaba presente, armado y disparando, recalcó Revazishvili.

Luego regresó a la plaza Maidán. Escuchó que la gente estaba enfurecida: algunos pensaban que fueron los 'Berkut' que habían disparado, otros, por el contrario, pensaban que el fuego lo habían abierto los propios manifestantes.

Tiroteo en el Maidán, 20 de febrero de 2014

Me di cuenta de que podría terminar mal, caí en una mala historia, me pueden despedazar aquí mismo si se enteran [de lo que había hecho].

Me fui, caminé por un rato por la plaza Maidan y luego decidí que era hora de irme. Tomé un taxi y fui al aeropuerto.

Koba Nergadze coincidió en su testimonio con Revazishvili.

En la mañana del 20 de febrero, a eso de las ocho, escuché disparos desde el conservatorio.

Después de tres o cuatro minutos, el grupo de Mamulashvili abrió fuego desde las ventanas del hotel Ucrania, desde el tercer piso.

Dispararon en parejas. Después del tiroteo, entraban en la habitación adyacente y nuevamente disparaban.

Cuando todo terminó, nos dijeron que nos fuéramos. El mismo día, junto con mi amigo Bezho volamos a Tiflis.

El exoficial del Ejército georgiano nunca recibió el dinero prometido por la tarea.

Hasta hoy en día teme la venganza de sus antiguos "colegas" o que le liquiden como a un 'testigo incómodo'.

Koba Nergadze y Alexandre Revazishvili afirman estar listos para confirmar sus palabras en un tribunal ucraniano, aunque rechazan declarar personalmente en el país por temor por vida.

Están dispuestos a dar el testimonio por videoconferencia: las leyes ucranianas lo permiten.

Sputnik posee las copias completas de los testimonios oficiales, en las que este artículo está mayormente basado.

Los dos han sido entrevistados debidamente por los abogados Alexander Goroshinski y Stefan Reshko, que representan en el tribunal del distrito de Sviatoshinski, en Kiev, los intereses de los exmiembros de la unidad especial 'Berkut', acusados de haber perpetrado las masacres en el Maidán en febrero de 2014.

También en poder de la agencia hay copias de los billetes que confirman la llegada de Nergadze y Revazishvili a Kiev durante los eventos del Maidán.

Documentos: los testimonios completos de los francotiradores del Maidán

Dos francotiradores de origen georgiano revelaron su implicación directa en los sangrientos eventos en la Plaza de la Independencia de Kiev el 20 de febrero de 2014. En aquel entonces, la muerte de 53 personas por disparos de atacantes desconocidos selló el destino del país e inició un período de crisis profunda.

El periodista italiano Gian Micalessin estuvo entre los primeros en indagar en los lados oscuros de la masacre en Kiev, buscando las huellas de los francotiradores responsables del asesinato, tanto de los manifestantes como de los agentes de la Policía.

El corresponsal de Sputnik, Andréi Veselov, siguió la pista y logró encontrarse con los ciudadanos de Georgia entrevistados por su colega: Koba Nergadze y Alexandre Revazishvili, así como con el exmilitar georgiano Tristán Tsitelashvili.

Además, Sputnik consiguió los testimonios oficiales de los tiradores, dados a los abogados Alexander Goroshinski y Stefan Reshko.

Esos dos juristas representan en los tribunales ucranianos a los exmiembros de la unidad especial 'Berkut', acusados de haber perpetrado las masacres en el Maidán.

alt

Además, hay copias de los billetes que confirman la llegada de Nergadze y Revazishvili a Kiev durante los eventos del Maidán.

alt

 

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS