Portada - Últimas noticias

Sigue el caso Oxfam. La número dos de la ONG en Reino Unido, Penny Lawrence, presentó su renuncia, acorralada por las informaciones que vinculan a decenas de trabajadores de la entidad con todo tipo de escándalos sexuales. Además, el presidente de la rama internacional de Oxfam, Juan Alberto Fuentes, ha sido detenido por corrupción, en una operación vinculada a su periplo como miembro del gobierno del exmandatario guatemalteco Álvaro Colom.

La dimisión de Lawrence llega después de que la prensa británica desvelase las malas prácticas en las que incurrieron distintos trabajadores de Oxfam desplazados a Haitítras el devastador terremoto de 2010. El equipo de la ONG habría organizado orgías con prostitutas, muchas de ellas menores de edad. Aunque la entidad ha pretendido marcar distancias con respecto a lo ocurrido y presentar los sucesos de Haití como un caso aislado, en los últimos días hemos conocido también que, solo en 2017, los trabajadores de Oxfam estuvieron involucrados en 87 incidentes sexuales, una cifra que supone un aumento del 36% frente a los ya de por sí escandalosos números de 2016.

Lawrence, que fue ascendida en la ONG a pesar de que ocupaba el puesto de directora de proyectos cuando se produjeron los incidentes de Haití, ha renunciado a su cargo con una carta en la que admite que "la actuación del personal de Oxfam no fue correspondida con las medidas adecuadas" y reconoce sentirse "avergonzada" de que esto sucediera bajo su supervisión. Aunque Lawrence dice que "asume la responsabilidad", lo cierto es que la ONG no solo encubrió lo ocurrido sino que incluso ayudó con cartas de recomendación a algunos de los trabajadores implicados.

Detención del presidente de Oxfam Internacional

Igualmente relevante es lo ocurrido con Juan Alberto Fuentes. El presidente de Oxfam Internacional ha sido detenido por la justicia guatemalteca en relación a un fraude millonario que habría tenido lugar mientras el hoy dirigente de la ONG servía como ministro de Finanzas en el país centroamericano.

Fuentes encabeza la división internacional de Oxfam desde abril de 2015. En el momento de su nombramiento, la ONG afirmó que el político detenido llegaba a la entidad "para alcanzar objetivos clave, como la reducción de la pobreza y la desigualdad". Sin embargo, la figura de Fuentes se ve salpicada ahora por una investigación en torno a distintos acuerdos de gobierno en los que habría participado el presidente de Oxfam Internacional y que habrían implicado un fraude de 30 millones de euros para la Hacienda pública de Guatemala.

Abusos en Reino Unido

A todo lo anterior hay que sumarle las explosivas declaraciones de Helen Evans, exjefe de seguridad de Oxfam entre 2012 y 2015. Según Evans, niños de apenas 14 años de edad habrían denunciado abusos sexuales ocurridos en las tiendas de la ONG en Reino Unido, sin que la dirección haya tomado ninguna medida al respecto.

Según explicó en Channel 4, "uno de cada diez trabajadores de Oxfam le reportó abusos sexuales por parte de compañeros o jefes". De hecho, la antigua responsable de seguridad de la entidad explicó que la dirección exigió su dimisión como maniobra para encubrir estos escándalos sexuales.


Los negocios de la mujer de Pedro Sánchez con Oxfam en España

La empresa de Begoña Gómez, Inmark Europa, se encarga de la contratación del personal de la ONG desde hace más de dos años.

La mujer de Pedro Sánchez se ha visto salpicada por el escándalo que rodea a Oxfam Intermón, la ONG que atraviesa una crisis sin precedentes después de conocerse que contrataron los servicios de prostitutas de lujo cuando se encontraban en Haití tras el terremoto de 2011.

La directora adjunta de la organización, Penny Lawrence, ha dimitido este lunes, y tanto el Reino Unido como la Comisión Europea han advertido a Oxfam de que le cerrarán el grifo de las ayudas.

En España, el escándalo ha salpicado a la empresa de Begoña Gómez, Inmark Europa, que desde hace 12 años se ocupa de la contratación del personal de calle de Oxfam.

Inmark Europa, la división del Grupo Inmark de la que Gómez es socia y directora de consultoría en outsourcing comercial, es la encargada de gestionar la llegada de nuevo personal que trabaja en las calles en la captación de socios.

Generalmente se trata de jóvenes que aún están estudiando o se acaban de incorporar el mercado laboral. Los sueldos son más bien modestos y, hasta el pasado lunes, Inmark Europa continuaba colgando ofertas en el portal Infojobs buscando “promotores” en Madrid, Burgos y León.

La empresa de la mujer de Sánchez paga 400 euros por jornada completa

Begoña Gómez le complicó la pasada campaña electoral a su marido. Mientras el líder socialista se dedicaba a denunciar la precariedad del trabajo creado durante el Gobierno del PP -“es temporal y no ofrece garantías”, decía Sánchez-, se conocía que Inmark Europa, empresa de la que es socia y directora Begoña, está integrada por empleados que cobran 400 euros al mes por trabajar ocho horas diarias.

Pedro Sánchez, que reprochó a Mariano Rajoy que de los empleos creados durante los últimos años siete de cada diez son temporales -algo que tildó de fracaso-, ve cómo la empresa en la que su mujer ocupa un alto cargo directivo ofrece “empleo basura”. Las ofertas de empleo están dirigidas a reclutar comerciales para campañas de duración limitada.

Un exempleado de la compañía relató a OkDiario la realidad que allí se vive: “La empresa se dedica literalmente a quemar al personal, hasta que la gente no puede más y se marcha, porque trabajas con una presión tremenda”. Explica, eso sí, que “sobre el papel todo es legal, porque te hacen un contrato de media jornada, pero para poder cumplir los objetivos de ventas que te marcan tienes que trabajar una media de nueve horas diarias”.

Escándalo a gran escala

La Fundación Intermon Oxfam en España recibió importantes subvenciones de manos del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero para sus “proyectos solidarios” alrededor del mundo. Tal y como publicó el BOE el 29 de de noviembre de 2010, la Presidencia de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo entregó una subvención para la “mejora de las condiciones actuales de seguridad alimentaria en el Valle del Artibonite (Haití)”.

Meses después, el Boletín Oficial del Estado informó de la entrega de más de 260.000 euros a la entidad ‘Oxfam Greate Bretain’ con el objetivo de “promocionar la ganadería entre los productores pobres de Niger”.

Las cifras son realmente altas. Y es que Oxfam tuvo el año pasado unos ingresos de algo más de cien millones de euros (3,7 millones aportados por el Gobierno español y 23,1 por la Unión Europea). La filial española comenzó a funcionar en el país hace 60 años, pero no fue hasta el año 2000 cuando se sumó a la confederación de Oxfam Internacional, integrada por 22 organizaciones.

Orgías y abusos

‘Oxfam Greate Bretain’ es la entidad que se vio envuelta en el escándalo al destaparse que directivos y cooperantes de la organización contrataron a prostitutas en Haití poco después del terremoto que devastó el país en 2010.

Un documento interno al que tuvo acceso The Times reveló que Oxfam aceptó la dimisión de tres hombres y despidió a otros cuatro en el marco de una investigación sobre “explotación sexual, descargas de pornografía, abusos de poder e intimidaciones”.

Uno de los hombres que abandonó su cargo sin recibir ninguna acción disciplinaria fue el entonces director de la ONG en Haití, Roland van Hauwermeiren, que -según el diario- admitió haber mantenido encuentros con prostitutas en una “villa” alquilada para él por la organización humanitaria.

A pesar de esa confesión, la directora ejecutiva de Oxfam en aquel momento, Barbara Stocking, ofreció al cooperante belga una “salida por fases y digna”, en lugar de despedirle, para evitar “implicaciones potencialmente serias” para la reputación de la ONG.

Según The Times, existe un informe confidencial que detalla las pesquisas internas de la organización humanitaria, subraya que existía una “cultura de la impunidad” entre su personal destinado en Haití y advierte de que podría haber menores de edad entre las mujeres que sufrieron explotación sexual por parte de los cooperantes.

La corrupta Intermón Oxfam integra la plataforma que ayudó a los golpistas a eludir a la Justicia el 1-O

La corrupta Intermón Oxfam forma parte del plataforma que ayudó a esconder a los golpistas del 1-O en plena investigación judicial. Intermón es miembro de la federación investigada policialmente “de organizaciones sociales implantadas en Cataluña”. Una plataforma de ONG que opera bajo el nombre de La Fede, tal y como ha reconocido un portavoz oficial de Intermón a OKDIARIO. Y esa plataforma se convirtió, según detalla la documentación en manos de la Guardia Civil, en un mecanismo para esconder los dominios de Internet usados por los golpistas en plena investigación para intentar evitar el 1-O.

La documentación y el informe completo de la Guardia Civil –al que ha tenido acceso este diario– se encuentra ya en el Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona. Y en él se relata a la perfección cómo, cada vez que la Guardia Civil se acercaba a uno de los dominios de Internet empleados por los golpistas para organizar el referéndum ilegal o mantener contactos entre sus equipos, La Fede –que en Internet opera como Lafede.cat–, se encargaba de absorber el dominio cortando la posible identificación de sus protagonistas anteriores.

La operación de camuflaje ocurrió en múltiples ocasiones. La Guardia Civil deja constancia del empleo de este mecanismo de elusión de la investigación judicial a lo largo de todo su informe con reseñas como la siguiente: “El día 19-02-2017 el usuario 148437 (omnium) modifica los servidores de AKAM.NET a los de BRUCE.NS, CLOUDFLARE.COM del dominio: referendumcatalunya.cat. El día 21-02-2017 a las 11:45:20 el usuario 148437 (omnium) inicia el proceso para el cambio de titularidad del dominio “pactepelreferendum.cat” a Lafede.cat- Federació d’organitzacions per a la justicia global […]”.

 

A las 11:53:59 de ese mismo día ocurría exactamente lo mismo, pero con otro dominio de los perseguidos por la Justicia: con “referendumcatalunya.cat”. Y de nuevo, el receptor de la “titularidad del dominio era “Lafede.cat- Federació d’organitzacions per a la justicia global”.

 

El asunto llega a la obscenidad máxima cuando la Guardia Civil –con orden de perseguir los dominios de Internet por parte del juez– descubre que “el usuario omnium (Lafede.cat- Federació d’organitzacions per a la justicia global) ha accedido al Panel de Control de dominios desde la misma IP que la que suele utilizar el CTTI”. El CTTI es el centro de tecnologías de la propia Generalitat, lo que, a juicio de la policía debe implicar un grado de coordinación elevado.

De hecho, otro de los cambios de titularidad de los dominios ilegales de Internet implicó directamente al CTTI: el del día “27-01-2017”, dominios que días después, tal y como recoge la Guardia Civil, “en fecha 21-02-2017 vuelve a cambiar la titularidad de dichos dominios, siendo el titular actual Lafede.cat”.

La Fede o “La Federación de Organizaciones para la Justicia Global (en adelante «Lafede.cat») hace suyo el espíritu y finalidades con las que se constituyeron y actúan la Federación Catalana de ONG por la Paz -FCONGP-, la Federación Catalana de ONG para los Derechos Humanos -FCONGDH-, y la Federación Catalana de ONG para el Desarrollo -FCONGD-, y quiere dar un paso adelante para fortalecer la actuación y la colaboración entre las organizaciones que trabajan en estos ámbitos” señala en su página web.

La Guardia Civil implica a Roures en la organización del 1-O

Un informe elaborado que la Guardia Civil entregado al Tribunal Supremo señala que la productora Mediapro, fundada por Jaume Roures, tenía como misión "difundir el mensaje soberanista a un público mayor" durante el 1-O. Contar con los servicios de Roures y su influencia en el mundo de la comunicación fue una de las estrategias políticas de los independentistas para internacionalizar el referéndum ilegal celebrado el 1 de octubre.

Además, la Benemérita considera que el propietario y fundador de la productora podría formar parte del "Comité Ejecutivo" que se plasmó en el documento EnfoCats "en calidad de profesional experto en el ámbito de la comunicación".

Roures eligió las imágenes

El informe destaca que Roures habilitó un centro de prensa desde donde el Govern informó "sobre el desarrollo y resultado del referéndum ilegal" y que Mediapro "produjo el vídeo 1-O difundido por la cadena de televisión TV3 en el que se narraron los acontecimientos relacionados con el referéndum, se enaltecieron a las personas que fueron capaces de hacerlo efectivo y se difundieron los mensajes que interesaban a la causa independentista", según informa El Mundo.

Asimismo, los investigadores señalan que los "máximos responsables del movimiento independentista son conscientes de que en sus acciones de comunicación juegan un papel fundamental los medios de comunicación social" y detallan que "contar con el soporte de un proveedor de servicios audiovisuales de la entidad Mediapro permitiría difundir el mensaje soberanista a un público mucho mayor".

Además, el mismo documento recoge tres llamadas cruciales que se realizaron aquel día entre el ex número dos de Junqueras en el Departamento de Economía, Josep Maria Jové, y varias personas no identificadas en las que hablan por teléfono sobre producir un documento audiovisual "para la historia", algo que sospechan que se refiere a la producción de Mediapro.

Análisis: Oxfam: un escándalo sexual con serias consecuencias

Francisco Herranz

El escándalo sexual protagonizado por Oxfam en Haití y Chad está teniendo un serio impacto que se va a dejar sentir en las organizaciones benéficas de todo el mundo porque la caridad depende de los buenos valores morales, y aquí han brillado por su ausencia.

El vergonzoso suceso también está siendo aprovechado por quienes buscan reducir o cortar los fondos públicos que se dedican a la ayuda al desarrollo. Resulta que siete empleados de la misión que Oxfam desplegó en Haití tras el devastador terremoto de 2010 que mató a 220.000 personas, entre ellos su jefe, Roland Van Hauwermeiren, contrataron los servicios de prostitutas —algunas posiblemente menores de edad— y organizaron una orgía con el dinero de los donantes y los contribuyentes. Más tarde se supo que volvieron a hacerlo en Chad, un paupérrimo país centroafricano devastado por el hambre y la guerra. El personal de la ONG de origen británico no era tan limpio y maravilloso como a uno le gustaría pensar.

De acuerdo con una información exclusiva publicada por el diario inglés The Times, la entonces directora ejecutiva de Oxfam, Barbara Stocking, ofreció a Van Hauwermeiren una "salida por etapas y digna", porque su despido habría tenido "implicaciones potencialmente serias" para la labor de la ONG y su reputación. Nadie de la dirección de la organización humanitaria informó de esta conducta bochornosa e inexcusable a las autoridades haitianas sobre la base de que "era altamente improbable" de que estas tomarían alguna medida.

Parapetados en la cultura de la impunidad, los implicados en este despreciable comportamiento de explotación y abusos sexuales salieron por la puerta de atrás con mucha discreción. Tras la investigación, Oxfam despidió a cuatro trabajadores —otros tres dimitieron— acusados de haber participado en orgías con prostitutas, descargar material pornográfico e ilegal, acoso e intimidación. Pero se fueron sin pagar por lo que hicieron. De hecho, la ONG dio "referencias positivas" de algunos de ellos, lo que les permitió trabajar de nuevo en otros proyectos humanitarios con personas vulnerables.

Van Hauwermeiren, de 68 años, dimitió de Oxfam en 2011, pero un año después comenzó a trabajar con la organización humanitaria Acción contra el Hambre, con la que colaboró durante dos años en un proyecto en Bangladesh. Según esta ONG francesa, antes de contratarle se puso en contacto con Oxfam, pero esta no le quiso indicar los motivos de su "dimisión". Los denunciados no se quedaron en el paro y encontraron trabajo en otras oenegés como Mercy Corps, Cafod, World Jewish Relief y Acted.

Oxfam reconoció ahora que "el comportamiento de algunos miembros del personal en Haití fue totalmente inaceptable", destacó que se había abierto una investigación interna para llegar "hasta el fondo" del asunto e informó al Parlamento y a la Agencia de Cooperación británica (DFID), así como a otros donantes, como la Unión Europea y la ONU.

Stocking, directora ejecutiva de Oxfam entre 2001-2013, admitió que, siete años después, habría actuado de otra manera. "Entonces pensamos que la mejor forma de actuar era cerrar todo el caso lo más rápido que pudiéramos", declaró en una entrevista a la BBC. En otras palabras, la estrategia consistía en tapar el asunto con un velo de silencio e hipocresía.

Visto lo visto, el sucesor de Stocking, Mark Goldring, habría hecho público el escándalo sexual cuando se produjo. "En retrospectiva, preferiría que hubiésemos hablado de mala conducta sexual. Pero no creo que a nadie le interese describir los detalles del comportamiento de una manera que realmente llame la atención extrema cuando lo que queremos hacer es avanzar y llevar a cabo un programa de ayuda", dijo.

Al lamentable comportamiento de los trabajadores se sumó la torpeza de sus jefes. Da la triste y amarga sensación de que los directivos de Oxfam intentaron tapar entonces aquellas sórdidas miserias y ahora pretenden minimizarlas, pasando página deprisa, para que los efectos colaterales sean menores en su cuenta de resultados.

El golpe a la credibilidad de la organización ha sido muy severo, extremadamente severo. Habrá que ver cómo se recupera y cuánto tiempo le lleva hacerlo. Ya han rodado las primeras cabezas. La actual directora adjunta, Penny Lawrence, que ejercía de directora de programas en 2010, presentó su renuncia "profundamente arrepentida por el daño y la angustia generada para quienes apoyan a Oxfam, todo el sector de cooperación y para la mayoría de las personas vulnerables que han confiado" en la ONG.

Oxfam es una mega organización multinacional nacida en Londres que trabaja en justicia comercial, comercio justo, educación, deuda, ayuda internacional, sustento de la vida, salud, Sida, igualdad de género, guerras, desastres naturales, democracia, derechos humanos y cambio climático. La organización posee una amplia red de tiendas de libros, ropa y artesanía, entre otros productos; la cadena de 1.200 establecimientos se extiende por Europa (incluida España), Asia (Hong Kong y Japón) y Oceanía (Australia y Nueva Zelanda). Al año recibe 330 millones de euros de fondos gubernamentales y donaciones públicas. Emplea aproximadamente a 10.000 personas (además de 23.000 voluntarios) en todo el mundo.

La denuncia mediática ha abierto una ventana muy peligrosa. El grave incidente ha desatado una dura y contundente respuesta del Gobierno conservador británico. La ministra de Cooperación de Reino Unido, Penny Mordaunt, ya advirtió de que su ministerio retirará la financiación a todas las ONG que no cumplan los estándares de comportamiento. Pero eso implicaría un preocupante doble rasero, porque ¿acaso harán lo mismo con las escuelas anglicanas o católicas subvencionadas a cuenta de los sacerdotes pedófilos denunciados, condenados y expulsados?

La Comisión Europea, uno de los mayores donantes internacionales junto con el Reino Unido, respondió indignada en términos similares a los de Londres. Un portavoz de Bruselas exigió explicaciones urgentes y transparentes. Están en juego millones de euros. Si ambas entidades deciden cortar el grifo, la viabilidad de Oxfam corre peligro.

Estos comportamientos neocoloniales, racistas, corruptos y misóginos no deben reproducirse de nuevo. Es preciso desarrollar un mejor sistema de protección en el sector de la ayuda humanitaria, porque existe un grave problema de abusos sexuales y este escándalo es desgraciadamente solo la punta de iceberg.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente