Portada - Últimas noticias

WASHINGTON (Sputnik) — El presidente de EEUU, Donald Trump, dijo que desclasificó y envió al Congreso un memorando redactado por miembros oficialistas del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes sobre supuesto abuso de poder del Buró Federal de Investigaciones (FBI) y el Departamento de Justicia.

"El memo fue enviado al Congreso, fue desclasificado; el Congreso hará lo que sea que tenga que hacer", dijo el presidente a periodistas en la Casa Blanca.

Trump comentó que "mucha gente debería avergonzarse e incluso peor que eso, por esto lo envié al Congreso para que haga lo que la parezca, lo que sea que haga estará bien; [el memo] fue desclasificado".

Trump comentó que "mucha gente debería avergonzarse e incluso peor que eso, por esto lo envié al Congreso para que haga lo que la parezca, lo que sea que haga estará bien; [el memo] fue desclasificado".

El Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes de EEUU publicó este 2 de febrero un memorando previamente desclasificado por el presidente Donald Trump que acusa de parcialidad y abuso de poder a funcionarios del FBI y del Departamento de Justicia que investigan la trama rusa.

El contenido del polémico memorando redactado por asistentes del presidente republicano del Comité, Devin Nunes, fue leído en voz alta en una conferencia telefónica con periodistas y publicado en el sitio web del Congreso, precedido por una carta de Trump autorizando su desclasificación.

El memo, redactado por el presidente del Comité, el republicano Devin Nunes, sostiene que altos cargos del Gobierno favorecieron a integrantes del opositor Partido Demócrata y acusa a funcionarios de agencias federales como el FBI y el Departamento de Justicia de cometer abuso de autoridad cuando solicitaron permiso para vigilar al exasesor de campaña de Trump, Carter Page.

Según el memorando republicando, el Departamento de Justicia autorizó esa vigilancia y la renovó en varias ocasiones basándose en el dossier compilado por el exagente británico Christopher Steele, fuente de larga data del FBI, cuyo trabajo fue parcialmente financiado por la empresa Fusion GPS, que a su vez tenía un contrato con el Comité Nacional Demócrata.

Sin embargo, dice el memorando, en ningún momento las autorizaciones para vigilar a Page dieron cuenta de estos elementos relacionados con la veracidad del dossier de Steele.

El memorando también asegura que Steele reconoció en 2016 al entonces vice fiscal general asociado Richard Ohr que “estaba desesperado por evitar que Trump resultara electo y se manifestaba con pasión en contra de que Trump fuera presidente”.

También el texto asevera que personal del FBI (Buró Federal de Investigaciones) y altos cargos del Departamento de Justicia mostraron clara parcialidad contra Trump y a favor de la ex candidata presidencial demócrata Hillary Clinton.

El mandatario dijo que "lo que está pasando en este país es una infamia".

En un tuit transmitido por la mañana Trump dijo que "el máximo liderazgo e investigadores del FBI y del Departamento de Justicia han politizado el sagrado proceso investigativo a favor de los demócratas y contra los republicanos, algo que hubiera sido inconcebible hasta hace poco tiempo atrás. ¡El personal de a pie es gente estupenda!".

El presidente podía bloquear la publicación del memorando, tal como lo recomendaron altos cargos de los organismos de defensa y seguridad por los presuntos riesgos de divulgar su contenido.

Por su parte, la Asociación de Agentes del FBI, en referencia al memorando, anunció en un comunicado que la política partidaria no va a distraer o disuadir a los agentes del Buró Federal de Inteligencia (FBI, por su sigla en inglés) de sus misiones contra el crimen y el terrorismo.

"Los ciudadanos estadounidenses deben saber que continuarán siendo bien atendidos por la fuerza de seguridad más preeminente del mundo. Los agentes especiales del FBI no hemos permitido, ni permitiremos, que la política partidaria nos distraiga de nuestro solemne compromiso con nuestra misión", dijo el presidente de la Asociación, Thomas O'Connor.

El exespía británico Christopher Steele, autor en 2016 de un dossier sobre supuestas debilidades del entonces candidato presidencial estadounidense Donald Trump parcialmente financiado por el Comité Nacional Demócrata, reconoció que se encontraba en una campaña desesperada por evitar su victoria electoral.

Steele reconoció en 2016 al entonces vice fiscal general asociado Richard Ohr que "estaba desesperado por evitar que Trump resultara electo y se manifestaba con pasión en contra de que Trump fuera presidente", dice un memorando publicado este viernes por el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes de EEUU, presidido por el republicano Devin Nunes.

El dossier de Steele, de 35 páginas, contenía afirmaciones no corroboradas de que Trump participó en actividades que podían hacerlo vulnerable a supuestos intentos de chantaje por parte de Rusia, según el memorando.

Steele financió su dossier parcialmente por un contrato con la empresa Fusion GPS, vinculada a su vez con el Comité Nacional Demócrata.

Sin embargo, alega el memorando, el Departamento de Justicia se basó en ese dossier para autorizar la vigilancia del ex asesor de campaña de Trump, Carter Page.

Las autoridades rusas han negado en reiteradas ocasiones las acusaciones de interferencia en el proceso electoral estadounidense y la supuesta ayuda a la candidatura de Trump, destacando la ausencia de pruebas al respecto.

Lo más destacado del memorando republicano con presuntos abusos del FBI contra Trump

Los republicanos condenan una actitud prejuiciosa hacia el presidente Trump por parte de los servicios de Inteligencia durante la campaña electoral de 2016.

El memorando que el presidente Donald Trump autorizó desclasificar este viernes ha sacudido al FBI y al Departamento de Justicia de EE.UU., entidades a las que el documento atribuye supuestos abusos contra el mandatario en su campaña presidencial y durante la investigación sobre la presunta injerencia rusa en las elecciones de 2016.

Compilado por legisladores republicanos y publicado bajo fuertes objeciones demócratas, el texto de cuatro páginas acusa a los servicios de Inteligencia de haberse basado en el llamado 'Dosier Steele', también conocido como 'Dosier Trump' —que describe presuntos vínculos entre Trump y Rusia— para obtener una orden de espionaje al entorno del actual presidente estadounidense.

Según el memorando, ese controvertido expediente —financiado en gran parte por la campaña presidencial de Hillary Clinton— fue "esencial" para que en octubre de 2016 la Administración Obama concediera luz verde a las actividades de vigilancia del FBI a través de dicha orden, amparada en la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISA, por sus siglas en inglés).

A partir de entonces, la orden de vigilancia fue extendida tres veces también con base en ese dosier, elaborado por el exagente de Inteligencia del MI6 Christopher Steele. Notablemente, las solicitudes no mencionan en ningún momento que Steele trabajaba entonces para una compañía cuyo director principal figuraba en la nómina de los demócratas, subraya el documento.

El memorando especifica que varios altos cargos del Departamento de Justicia y el FBI pusieron sus firmas en las aplicaciones de esas extensiones, entre ellos el entonces director del buró James Comey, que en junio de 2017 había calificado el dosier de "carente de verificación".

"Ni la solicitud inicial en octubre de 2016 ni ninguna de las renovaciones divulgan ni hacen referencia al papel del Comité Democrático Nacional o a la campaña de Clinton [...] en la financiación de los esfuerzos de Steele, aunque los orígenes políticos del expediente Steele eran conocidos por altos funcionarios del Departamento de Justicia y del FBI", señala el memorando.

Recibidos secretamente en Estados Unidos los directores del FSB y del SVR

El general Alexander Borotnikov, director del Servicio Federal de Inteligencia de la Federación Rusa (FSB), y Serguei Narichkin, director del Servicio de Inteligencia Exterior (SVR), viajaron en secreto a Estados Unidos, a finales de enero de 2018, y se reunieron allí con el director de la CIA, Mike Pompeo, y con el director de la Inteligencia Nacional estadounidense, Dan Coats.

El director del SVR, Serguei Narichkin (ver foto), es una personalidad política de primer plano y pertenece desde los años 1990 al círculo de colaboradores más cercanos del presidente ruso, Vladimir Putin. Fue director del primer canal de la televisión rusa, presidente de la Duma (el Parlamento ruso) y primer ministro adjunto.

Desde la reintegración de Crimea a la Federación Rusa, Serguei Narichkin es objeto de las sanciones estadounidenses contra diversos dirigentes rusos, sanciones que incluyen… una prohibición de entrada a Estados Unidos decretada por el presidente Obama en marzo de 2014.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente