Portada - Últimas noticias

ANKARA (Sputnik) — Las Fuerzas Armadas turcas entraron en la ciudad siria de Afrín y apoyan la ofensiva del Ejército Libre Sirio (ELS) contra las formaciones kurda, informa NTV.

Según la fuente militar, los tanques "no enfrentan una resistencia seria por parte de las fuerzas de autodefensa de los kurdos".

El 20 de enero el Estado Mayor de Turquía anunció el inicio de la operación militar en la región siria de Afrín, bautizada Rama de olivo.

La operación está dirigida contra de los yihadistas y los grupos kurdos como el Partido de la Unión Democrática (PYD) y su brazo armado, las YPG, a los que Ankara vincula con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), terrorista en Turquía.

Según comunicó el ente castrense turco, el primer día de la operación 72 aviones destituyeron 108 objetivos de los 113 designados.

La Fuerza Aérea turca destruyó 45 blancos kurdos en Afrín

ANKARA (Sputnik) — Al menos 45 blancos de los grupos armados kurdos fueron destruidos este 21 de enero por la Fuerza Aérea turca durante la operación militar en la ciudad siria de Afrin (noroeste), dice un comunicado del Estado Mayor de Turquía, al que tuvo acceso Sputnik.

"En el marco de la operación Rama de Olivo en Afrin nuestra Fuerza Aérea destruyó 45 blancos de los terroristas, entre ellos refugios, almacenes de municiones y posiciones de combate", consigna el texto.

El Estado Mayor turco añade que "los 32 aviones, que participaron en la operación, volvieron a sus bases".

Por su parte, las Unidades kurdas de Protección Popular (YPG) afirmaron que en los enfrentamientos en Afrín murieron cuatro soldados turcos y diez miembros de grupos de la oposición armada siria.

Muchos militares turcos y 20 rebeldes proturcos resultaron heridos, agregaron las milicias kurdas.

Las YPG aseguraron además que destruyeron este 21 de enero cinco tanques turcos.

En cuanto a sus propias bajas, los kurdos indicaron que perdieron a tres combatientes.

 

El Ejército turco lanzó el 20 de enero la operación Rama de Olivo contra los combatientes kurdos en Afrin, provincia siria de Alepo (noroeste).

Tras una ofensiva aérea, en la que según el Estado Mayor de Turquía participaron 72 aviones y fueron destruidos en total 153 blancos, más tarde el Gobierno turco anunció el inicio de una operación terrestre en la zona.

Damasco condenó la operación turca contra Afrin y subrayó que es parte inalienable del territorio sirio.

La ciudad turca de Reyhanli sufre un ataque con misiles desde Afrín

ANKARA (Sputnik) — La ciudad de Reyhanli en la provincia turca de Hatay (sur) se sometió a un ataque con misiles desde la ciudad siria de Afrin, donde el Ejército turco está llevando a cabo una operación contra los grupos armados kurdos, recoge el diario Sabah.

El medio afirma que tres misiles fueron lanzados contra Reyhanli.

El alcalde de la ciudad, Huseyin Sanverdi, dijo a la cadena de televisión NTV que en el ataque murió un ciudadano sirio y 32 personas resultaron heridas, dos de ellas se encuentran en estado grave.

Agregó que todos los heridos fueron trasladados al hospital de Reyhanli.

Lavrov: "Las acciones unilaterales de EEUU en Siria enfurecieron a Turquía"

MOSCÚ (Sputnik) — Las acciones unilaterales de Estados Unidos en Siria enfurecieron a Turquía, declaró el ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov.

"En Siria ahora se están emprendiendo acciones unilaterales [de EEUU], que ya enfurecieron a Turquía", dijo Lavrov en una entrevista con el diario ruso Kommersant.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha afirmado que EEUU envió miles de camiones con armas a las Unidades kurdas de Protección Popular (YPG), organización que Ankara vincula con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), proscrito en el país por considerarse un grupo terrorista.

Canciller turco: la propuesta de Francia de convocar reunión de la ONU sobre Afrín equivale al apoyar a los terroristas

ANKARA (Sputnik) — La propuesta de Francia de convocar una reunión de emergencia de la ONU por la operación turca en Afrín la coloca junto a los terroristas, declaró el ministro de Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu.

Horas antes, el jefe de la diplomacia francesa, Jean-Yves Le Drian, anunció que Francia pide una reunión urgente del Consejo de Seguridad sobre la situación en Siria, incluyendo en Afrín.

"Si Francia o cualquier otro país presenta este tema ante el Consejo de Seguridad de la ONU, quedará en la posición de un país que está junto con los terroristas; no consideramos posible presentar el tema de nuestra operación en Afrín ante la ONU", dijo Cavusoglu, de visita en Bagdad, en una declaración transmitida por el canal de televisión NTV.

El Ejército turco lanzó el 20 de enero la operación Rama de Olivo contra los combatientes kurdos en Afrin, provincia siria de Alepo (noroeste).

Tras una ofensiva aérea, en la que según el Estado Mayor de Turquía participaron 72 aviones y fueron destruidos en total 153 blancos, el Gobierno turco anunció este 21 de enero el inicio de una operación terrestre en la zona.

Damasco condenó la operación turca contra Afrin y subrayó que es parte inalienable del territorio sirio.

Cavusoglu y Le Drian mantuvieron una conversación telefónica sobre la situación en Siria, en particular en Afrin, Idlib y en Guta Oriental, cerca de Damasco.

En un comunicado publicado después de esa conversación, el Ministerio de Exteriores de Francia llamó a las autoridades turcas a "actuar con moderación en un contexto difícil en el que la situación humanitaria se deteriora en varias regiones de Siria como consecuencia de las operaciones militares que están siendo llevadas a cabo allí por Damasco y sus aliados".

"Ankara comete un error imperdonable"

Al lanzar una ofensiva contra las fuerzas kurdas en la región siria de Afrín el Ejército de Turquía corre el riesgo de sufrir grandes pérdidas, declaró en una entrevista con el periódico Vzglyad el director del Centro de Investigaciones Oriente Próximo-Cáucaso, Stanislav Tarásov.

"Los estadounidenses han preparado bien a los kurdos, así que están armados hasta los dientes y serán capaces de repeler el ataque", explicó.

Asimismo, subrayó que Damasco tiene el derecho legítimo de "trasladar las actividades militares al territorio del país agresor", es decir, a Turquía. Según indicó Tarásov, "parece que los estadounidenses intentan llevar a Erdogan a un punto de no retorno para involucrarlo en una guerra".

De acuerdo con el experto ruso, "esto no será una ofensiva de un día". Además, indicó que ahora es posible un golpe militar en Turquía.

"Al ir en contra de EEUU, la OTAN y Europa, Erdogan no llegó a un acuerdo ni con Irán, ni con Rusia. Así que sus ambiciosas maniobras tácticas pueden fracasar tras el primer enfrentamiento con las unidades kurdas, que son muy capaces", reveló.

Según Tarásov, los resultados de la operación Escudo del Éufrates no permitieron al Ejército turco mostrar su eficacia militar, no obstante, actualmente, el país otomano "no solo tiene conflictos en sus fronteras, sino que corre el riesgo de perder su integridad territorial", algo que supondría "una segunda catástrofe geopolítica tras la disolución de la URSS".

También calificó la operación Rama de Olivo como un "error político" de Erdogan.

"Este es uno de los enigmas para los expertos de Oriente Medio. A diferencia de las exrepúblicas soviéticas, Turquía siempre ha sido un país bastante abierto, integrado en Occidente. Al mismo tiempo, comete errores imperdonables. Es increíble cómo son engañados por los kurdos y los alauíes", declaró.

"No entiendo por qué los estadounidenses están tendiendo una trampa a su aliado de la OTAN", se preguntó. Al mismo tiempo, explicó que la situación en Turquía es el siguiente paso de la "primavera árabe" estadounidense.

"Asimismo, los estadounidenses tendrán la posibilidad de intervenir en Irán sobre los hombros de los kurdos", detalló. Concluyó que "hay que reconocer la coherencia con la que actúa EEUU".

El Ejército turco lanzó el 20 de enero la operación Rama de Olivo contra los combatientes kurdos en la provincia siria de Afrín. Tras una ofensiva aérea, en la que participaron 72 aviones y fueron destruidos en total 153 blancos, Ankara anunció este 21 de enero el inicio de una operación terrestre en la zona.

La clave para entender la intervención de Turquía en el norte de Siria

El pasado 20 de enero, el Estado Mayor turco anunció oficialmente el inicio de la operación Rama de Olivo contra los grupos armados kurdos en el noroeste de Siria.

El jefe del Centro de Estudios Islámicos del Instituto de Desarrollo Innovador, Kiril Semiónov, compartió su valoración sobre las razones y el porqué del avance militar de Turquía en el noroeste de Siria. Según el experto, Ankara quiere crear una zona de seguridad a lo largo de su frontera con Siria.

"Si nos dirigimos al mapa veremos que Afrín es muy oportuno para unir la región de Idlib y la región en la que se realizó la operación Escudo del Éufrates. Es decir, si toman Afrín, se creará una zona de seguridad bastante extensa a lo largo de la frontera con Turquía. Después de eso Turquía podrá declarar que cumplió con su papel en Siria y crear una unión territorial estable", explicó Semiónov en una entrevista a RT.

Precisamente la región de Afrín es un enclave kurdo en el noroeste de Siria, separado del principal territorio del Kurdistán sirio. Al oeste hace frontera con la región de Idlib, que permanece en manos de los insurgentes proturcos, y con la región de Al Bab al este, ocupada por tropas turcas desde principios de 2017.

"Es una operación bastante difícil, ya que en Afrín hay 10.000 combatientes kurdos y está muy bien fortificada. Los turcos han intentado hacerlo [tomarla] más de una vez. Es difícil decir si serán capaces de lograr una victoria decisiva o llegarán a un acuerdo", agregó el experto.

Desde el Ministerio de Defensa de Rusia mostraron su preocupación por la ofensiva, al tiempo que calificaron de "provocación" las medidas de EEUU en la zona. El ministerio denunció que las acciones "irresponsables" de EEUU, como el suministro de armas a las formaciones kurdas en el norte de Siria, socavaron el proceso de paz y motivaron la intervención turca.

¿Cuál es el interés de Rusia en lo que pasa en Afrín?

Turquía lanzó la operación Rama de Olivo contra los kurdos en el norte de Siria. Rusia se limitó a "expresar preocupación" y no condenó las acciones de Ankara. De acuerdo con Kommersant, la visita a Moscú de los jefes del Estado Mayor de Turquía demuestra que las acciones de Ankara fueron coordinadas con el Kremlin.

El Ministerio de Relaciones Exteriores ruso afirmó en un comunicado que Moscú "mantiene su posición invariable para encontrar una solución en Siria; se basa en mantener la integridad territorial, respetar la soberanía de este país y buscar un acuerdo político a largo plazo".

Asimismo, el Ministerio de Defensa responsabilizó de lo que está ocurriendo en Afrín no a Ankara, sino a Washington. "Los principales factores que contribuyeron al desarrollo de la crisis en esta parte de Siria fueron los pasos instigadores de Estados Unidos destinados a aislar áreas con población principalmente kurda", señalaron en el comunicado del ente.

"El suministro incontrolado del Pentágono de armas modernas a las fuerzas proestadounidenses en el norte de Siria, incluido, según la información disponible, sistemas de misiles antiaéreos portátiles, contribuyó a la rápida escalada de las tensiones en la región y condujo a la operación de las tropas turcas", explicaron desde el Ministerio de Defensa ruso.

Según Kommersant, los detalles de la operación Rama de Olivo se discutieron el 18 de enero en una reunión realizada en Moscú entre el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, y el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas rusas, Valeri Gerásimov, con el jefe del Estado Mayor turco, Hulusi Akar, y el director de la Inteligencia Nacional de Turquía, Hakan Fidan.

Según fuentes de Kommersant cercanas al Ministerio de Defensa ruso, en esta reunión Rusia estaba interesada en una demarcación clara del área de la operación militar turca. Según uno de los interlocutores del periódico ruso, el Gobierno turco designó a Afrín como "un objetivo último e inalterable", asegurando que su zona no se expandirá, ya que es allí donde las Fuerzas Armadas de Turquía podrán "tomar medidas enérgicas contra los terroristas kurdos".

Otro interlocutor militar de alto rango, que prefirió mantenerse en el anonimato, explicó a Kommersant que la posición rusa hacia las acciones de los militares turcos es una "posición de no interferencia": "Tenemos nuestros propios objetivos y tareas en Siria".

Con respecto a la visita de los funcionarios turcos a Moscú, que precedió al comienzo de la ofensiva, el ministro de Asuntos Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, señaló: "Rusia no necesita oponerse a la operación en Afrín, incluso para evitar incidentes indeseables. Por el contrario, necesitamos coordinar estrechamente nuestras acciones, y especialmente el trabajo de la aviación".

"La operación turca en Afrín podría tener lugar únicamente como resultado de acuerdos con Moscú, especialmente teniendo en cuenta el uso del espacio aéreo sirio por parte de la Fuerza Aérea de Turquía. Para evitar incidentes, fue necesario obtener el consentimiento de Rusia para abrir el cielo", explicó Kirill Semenov, jefe del Centro de Estudios Islámicos del Instituto del Desarrollo Innovador de Rusia.

"Moscú no tenía ninguna obligación ante los kurdos. El hecho de que anteriormente el Ejército ruso desplegara observadores en la zona de Afrín fue un paso dado para negociar aún más con Ankara. En aquel entonces a Moscú no le era rentable una operación. Pero ahora puede culpar a Estados Unidos, que suministra a los kurdos sistemas de defensa aérea portátil y otras armas y convierten a los kurdos en un instrumento de influencia estadounidense", señaló Semenov.

"Detrás de los kurdos se puede ver a Estados Unidos, mientras que para el presidente Erdogan la operación contra los kurdos es su batalla principal. Al mismo tiempo, las relaciones entre Turquía y Estados Unidos y Occidente en general son cada vez más hostiles. En esta situación, Rusia puede otorgar Afrín a Turquía a cambio de un mayor acercamiento con Ankara y para contar con su apoyo en la celebración del Congreso del Diálogo Nacional sirio", sostuvo Ruslan Pújov, director del Centro de Análisis de Estrategias y Tecnologías de Rusia.

Para Kommersant, los informes sobre la partida de militares rusos del área de Afrín confirman que en las negociaciones en Moscú se coordinaron las acciones durante la operación turca.

Oficialmente, la operación Rama de Olivo comenzó el 20 de enero a las 17:00 hora de Moscú, pero para entonces, como señalan representantes del Ministerio de Defensa de Rusia a Kommersant, todo el grupo operativo del Centro Ruso para la Reconciliación de las partes beligerantes y la Policía militar rusa ya habían sido trasladados al área de Tell Adzhar "anticipando posibles provocaciones". Sin embargo, el Ministerio "realiza un monitoreo continuo de la zona de operaciones militares con la ayuda de medios técnicos y de inteligencia".

Por su parte, el ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, desmintió el 19 de enero la información suministrada por Turquía sobre la retirada de militares rusos de Afrín, sin especificar de qué militares estaba hablando. No obstante, una fuente de Sputnik en el Ministerio de Defensa de Rusia confirmó el 20 de enero que en efecto se realizó la retirada a Tell Adzhar.

Finalmente, el hecho de que Ankara coordinara la operación con Moscú fue confirmado por el primer ministro turco, Binali Yildirim. "Rusia no tenía objeciones", afirmó en una entrevista televisiva.

Las acciones de Moscú, que prefirió no obstaculizar la ofensiva del Ejército turco, fueron tomadas de manera negativa por los kurdos. "Afrín forma parte de la zona de responsabilidad de Moscú. La luz verde dada a Ankara es un gran error. Rusia debe dejar a Turquía", señaló el representante del Kurdistán sirio en Moscú, Rodi Osman, a Kommersant.

No obstante, los expertos rusos entrevistados por Kommersant admiten que hay una cierta lógica en las acciones de Moscú, que se rehúsa a ponerse del lado de los kurdos. "Rusia entiende el deseo de Turquía de garantizar su seguridad e integridad territorial. Moscú no apoya (incluso porque hoy no es rentable) las acciones del Partido de los Trabajadores del Kurdistán —PKK, por sus siglas en kurdo—. La integridad de Turquía hoy es de interés para Rusia. Las declaraciones turcas sobre la relación del Partido de los Trabajadores del Kurdistán con los kurdos sirios sí tienen base", subrayó el director del Centro Carnegie de Moscú, Dmitri Trenin.

"Rusia cree que es necesaria una solución al problema kurdo para un acuerdo en Siria. Un cierto grado de autonomía para los kurdos es parte del acuerdo sirio de posguerra", sostuvo el experto.

De acuerdo con Trenin, "aquí Moscú está lista, incluso contra los deseos de Ankara y Damasco, de involucrar a los kurdos en las negociaciones. Es importante determinar qué es del interés legítimo de Turquía, y cuáles son las ambiciones excesivas de Ankara y personales del presidente Erdogan".

Los periodistas de Kommersant consideran simbólico el hecho de que la información sobre el comienzo de la operación turca en Siria apareciera casi simultáneamente con las declaraciones de que Rusia, Turquía e Irán habían coordinado las listas de los participantes del Congreso del Diálogo Nacional sirio, que está previsto a realizarse entre el 29 y 30 de enero en Sochi.

El principal obstáculo para el Congreso fue durante varios meses la renuencia de Ankara de ver entre sus participantes a representantes de la Unión Democrática kurda. A finales de diciembre aparecieron los primeros informes de que Moscú y Ankara lograron llegar a un compromiso. Según datos no oficiales, se decidió que los kurdos estarán representados en Sochi como una comunidad, no como un partido, mientras que todas las personalidades kurdas que incomodan al Gobierno turco no se incluirán en la lista de invitados.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS